Invisible 

​BASADO EN HECHOS REALES

¿No os ha pasado nunca que en la barra de un bar, que no te conocen claro, eres como invisible.?

¿Entras en el establecimiento y saludas, buen día, nadie contesta, ni los càmereros.?

¿Y piensas, lo habré dicho en ruso, como también sé.?

A mi si.

Repites, hola que tal, los camareros hablan entre sí, de lo que hicieron anoche, de que me voy a fumar un piti, que esto del PSOE que ha pasao.!??.

Ya empiezas a alucinar. Pero bueno te sientas en el taburete (no tamburete) y hablas.

– Perdone, me pones dos café solos y dos donats. Comanda sencilla donde las haya.

Somos dos. (no veinte)

El camarero pasa delante de ti con un bocata de jamón y mira en tu dirección a través de ti, mirando el cuadro de la ciudad de Barcelona que hay detrás tuyo.

Después de cinco minutos y después diez, (contar diez minutos con reloj en mano) de ver a los tres camareros pasear por su sitio y saludar a los socios honoríficos del bar. Siguen sin verte. Empiezas a cabrearte.no entiendes como no te ven,  sencillamente, y es mi opinión, pasan. 

(y el camarero /a que se mosquee sabe que lo que digo es cierto).

Vuelves a pedir.

– Oye perdona dos cafés solos y dos donuts,..

Y de reojo ves que el camarero de la izquierda lo ha oído. Pero esta en caja cobrando y no ha hecho ni caso. El que estaba a 10 grados oeste de mi posición saludaba a uno que acaba de entrar.

– Hey José, que tal, anoche bien no.?  Una birrita como siempre?

Y explotas:

– Oye, he entrado, he saludado dos veces, he pedido otras dos a tres tíos con camisa blanca y el corazón negro. El de la caja me a oído. Tu has pasado tres veces por delante mio sin si quiera preguntar, o decirme, un momento, le atiendo ahora.

Va entrando gente, habitual supongo y no os morreais de milagro. Me suda la polla si ayer follasteis todos.

Pero es que quiero dos cafés y dos donats, solo eso.

Después seguís haciendo la pelota a los habituales, que no los podéis ni ver, pero son clientes. Pero yo también. Y tengo euros, no tengo maravedís ni nada extraño.

Me vais a poner dos putos cafés y dos donuts, de una puta vez.!!!

Silencio sepulcral, y uno de ellos, el de la caja, dijo un momento señor enseguida se lo pongo.

Me los puso y le dije

– cuanto le debo.

– 5.5 señor.

– toma como estos. Y ya puedes tirarlo todo, porque ahora no lo quiero. Adiós buenos días.

Todo el bar se nos quedó mirando y ni un o comentario. Un silencio sepulcral. Luego me matarían siete veces, pero me da igual.

No iré nunca más.

Esto fue ayer en un bar de la calle Nàpoles, no digo la esquina para conservar el anonimato, no soy tan hijo de puta, en Barcelona, en el barrio del eixample, cerca del ambulatorio de la SS, sobre las 9 de la mañana.

Hasta los huevos de la gente que tiene un trabajo y no vale para el. O no se esfuerza por mantener un mínimo de servicio.

Y que conste que se que la vida de camarero es muy dura. Creerme que lo se.

© Javier Sánchez 2016

Las palabras de Javier WordPress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s