El juicio

EL JUICIO

El otro día estuve en un juicio, uno de tantos que he asistido. Es aburrido que te mueres, yo iba para medico pero me equivoque al tachar la casilla de la carrera y bueno termine derecho, con Cum Lauden, un amigo Gales muy majo, el se quedo, porque no se enteraba de nada.
Bueno pues eso, no me enrollo y venimos a la actualidad…

En anteriores capítulos habia comido con unos compañeros y me había apretado unas fabes, dos botellas de vino, un carajillo de bayleis, uno de orujo, y un café. Este ultimo con sacarina, es que voy mal del azúcar y el médico me dijo que los cafés con sacarina. Ah! y una tarta al whisky. Con whisky. Estaba bien, la tarta un poco de ardores, pero bien.

Pues como letrado, estaba monismo, con las letras LP (de letrado pedo) pintadas en una camiseta de color blanco Iberia. Mi amigo Juan trato de impedirmelo, pero no hubo manera. Él estaba un poco tocado también.

Su señoría en cuanto me vio, me echo de la sala y me dijo que me pusiera la toga, como todos, algo que me jode de sobremanera, porque parezco batman y me da un calor que te cagas, además, si coges la de algún guarro, huele fatal.

Pero bueno me la puse, con el melocotón que llevaba me costo, pero lo conseguí, después de 15 minutos de pelea. Al final me la puse con un imperdible.

Me puse delante del espejo, y decia “Mariano yo soy tu padre “, hasta que entró un imbecil y me dijo – ¿que haces? – sali riéndome – nada, nada- le contesté.

Y entre en la sala. La número 69, lo que me faltaba, yo no podia aguantar la risa. Manda cojones. 122 salas y me toca esta.

Me puse la capa como Alatriste, asi por encima del hombro cruzada, y mas o menos llegue a mi sitio.

Su señoría estaba sentado allí al fondo, muy al fondo. Y me miraba raro, por encima de las gafas.

Yo lo veía así y el abogado de la parte contraria, pues eso, en la parte contraria a mi. Enfrente. O casi, porque se movia mucho.

Era un juicio por accidente de circulación, vamos que el pavo (mi cliente) había atropellado a un tio, en un paso de peatones y le rompio un pie y la muñeca.

Una barbi que llevaba para su hija.

El abogado del atropellao empezó a enumerar y contar lo que todos sabíamos, que mi cliente, se había despistado, vamos, que es gilipollas. Y que se lo llevo por delante.

Joder yo miraba al atropellado y pensaba, Joder no me extraña que te hayan atropellado… Que feo que eres. Cabrón.

Un tio con una ceja, ojos que parecían dos puñaladas en un tomate, frente estrecha, y parecía un asesino en serie. Me gire a mi defendido y le dije,.

– hassh exho bienn Gerardlo… Tenias que haberrr dado marscha pattass…

Mi cliente me miraba alucinado y me dijo.

– estas borracho.???

– Eeeeeehhhhhh, los abogados nos ebriamos no nos emborrachamos.

– pero serás hijo puta, como vienes asi??

– me han liao, tio, es que me han liao. Y ha sio Juan, el de la parte contraria, miralo el hijo puta, colorado como un tomate y se está meando… ha comido conmigo. Heyyyy Juannn.!!!

De pronto se oye

– Protesshto señorita, digo señoria.!!!

Yo ya no podía aguantar la risa.

El juez le dijo

– pero que dice, como que protesto, esta usted loco!!?

Yo no podía mas, jajajaj.

– Señor Sánchez callese.!!!

– Perdon señoria, – le dijo Juan – queria decir que conste mi desacuerdo con lo que ha comentado el abogado de la defensa.

– pero si no ha dicho nada.!! – le dijo el juez- Que le pasa abogado?? .

– su señorita, digo excelencia, es Javier que me hace de reir. Y me ha mandado un wasssap y me pone esto.

– “Tres veces lo tenia que haber atropellado a tu cliente, a el y a la puta muñeca, es mas feo que un chorro mierda en un espejo, si tiene ángel de la guarda seguro que con el ni duerme, cuando se muera lo velaran boca abajo, para no asustar a nadie.”

Y yo, señoria, es que no puedo aguantarme, jajajajajajajaj, perdone señorita, digo señoria. Pero es que mirelo… Jajajajaaja!!!

En esto yo ya habia explotado y me estaba escojonando de risa.

Y mi cliente gritando

– Hijo de puta, borrachooooo!!!

Yo solo le oia de fondo. Y muuyyy lejos.

Es que no podia parar de reir viendo a Juan con el movil en la mano enseñandoselo al juez.

Que le estaba dando un ataque de histeria.

Hasta el poli que estaba en la puerta estaba a punto de estallar.

Y eso, pues aqui estamos en el calabozo, los dos riéndonos del feo y su muñeca.

Que mierda de vida. Esto de ser médico es una mierda.

©Javier Sánchez 2018

Anuncios

11 comentarios en “El juicio

  1. Genial!! Si que tiene humor del bueno y mas que sano!! Puedes sin duda alguno, ser un gran escritor de comedias que serian (sin ser medico,tu) sanadoras para mucha gente. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s