De noche

De repente, me despierto y salto de la cama… son las tres y cuarto de la madrugada, no se, algo me ha despertado, algo que no llego a entender.
Estoy muy agobiado, siento algo que no debe estar aquí y está. Estoy muy nervioso y se que mi nerviosismo se acelerará, por lo normal me controlo con estas cosas, se que el miedo incrementa el miedo y así exponencialmente hasta el pánico y el horror.
Pero esta noche es una noche extraña, la hora, las tres de la madrugada, mi falta de control, no estoy adormilado, mas extraño. Algo no va bien. Y aseguro que conozco del tema y estoy acostumbrado a ello, hecho este que no quiere decir que no tenga miedo.
Siento como algo se desliza frente a la puerta de la habitación, una sombra espesa y negra, muy negra, con una especie de silbido, y se dirige escaleras abajo. El frío, repentino, me indica de que algo que no es de aquí, esta aquí. Mi corazón se acelera.
Me acerco a la puerta de mi habitación, oía murmullos, escaleras abajo, como un mantra. Solo decía “No, no, no, no vengas, vete.”
Es una voz de niña, y un escalofrío recorre mi espalda hasta la cabeza. Algo provocaba que empezara a aterrorizarme. Decido salir al pasillo, estaba oscuro, solo la luz de la calle iluminaba parte del pasillo, a excepción del fondo de la bajo ventana.
Y… allí, bajo la ventana había algo blanco agachado cuasi desdibujado, pero era una figura humana. O parecido a un humano. Aquello me heló la sangre, el mantra, ahora, se empezaba a incorporar y con voz mas profunda y adulta me decía que me fuera, al tiempo de que me tendía la mano. Y una sonrisa torcida se dibujaba en aquella figura oscura, algo cuasi imposible, pues su oscuridad era espantosa. Me siento atraído hacia esa figura, que ahora se retorcía sobre si misma. Solo la mano sobresalía de esa figura, ahora amorfa, y la cogí. El helor de aquella alma recorrió mi cuerpo de una manera espantosa, arrasándolo todo a su paso e invadiéndome una tristeza espantosa.
Me he despertado en el pasillo, helado de frío, acurrucado en un rincón y con la mano marcada con unas huellas de otra mano. Todavía lo tengo todo grabado en mi mente. El espanto que sentí cuando aquella mano me toco y me heló el alma.
Otra mala noche.

©Javier Sánchez 2018

Anuncios

6 comentarios en “De noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s