Que entiendas …

Ya no puedo decir que me falta el aire cuándo te veo, ni cuándo te siento en medio de una charla con alguien.. o en medio de la noche.

Ya no puedo decir que mi respiración se acelera, que mi estómago da volteretas, y el calor, la quemazón, el ardor no me da tregua, me lleva directo a las llamas de mi infierno…

Que me invade la tristeza cuando estás enferma o con problemas. Y… ya no puedo entrar, porque sería igual que un elefante en una cristalería.

Ya no debo decir lo que pienso, ni realmente, porque te haría daño, o no. Pero ya no debo. Porque es una gran responsabilidad, que no debo de asumir, el mencionar u opinar, porque no me puedo erigir en involuntario juez de tu pensamiento, de la dirección de tu vida. Aunque que me digas que lo necesitas. Pero es que no debo.

Y deseo que lo entiendas, que me entiendas compañera. Nadie debe controlar remotamente tu vida, ni inducirte a decisiones que pueden perjudicarte y perjudicame. Y no es que me aleje, simplemente me siento en un banco y veo tu vida pasar, con detenimiento. Como todos los que nos sentamos en el banco del parque de la vida.

Soy así y ser de otra manera.

© Javier Sánchez 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s