THE MESSAGE

(Basado en hechos reales, he cambiado los nombres por la LDPD)

CAPÍTULO ÚNICO

El agente de la UCO, Jose Guardia Civil, encontró en un cajón del supermercado de muebles con nombres raros, KIEA, (es que me han dicho que no puedo poner la marca auténtica de IKEA), ubicado dentro de un superpoligono de supermercados, llamado…

“EL POLÍGONO DE LA PALMA, LLENO DE SUPERMERCADOS A TOPE PARA USTED Y TODA LA FAMILIA”

…un libreto firmado por Jason Carlos Tabar Dillo, fechado en viernes, 10 mayo de 2017.

El agente, que ya estaba fuera del servicio, es que acababa de mear, y salió del servicio, lo encontró en un cajón de un mueble, una cajonera llamada “GOFRĪNHSGFËR CAJONEN (KALCETINEN I GAYÛMBJEN)”.

El señor agente, (con todos los respetos señor agente ¿Eh?,no me vayan a acusar de rebeldía o algo así) estaba tratando de robar un tirador que le faltaba, y que la Mari (su esposa) le había encargado mientras ella iba a comprar vasos, cuando vio el libreto en el cajón. En el libreto indicaba el nombre, la fecha, también un “decirle a mi mujer que no la quiero, pero es que ni p’atras, ni la he querido nunca, me case amenazado por mi suegro que era madero”, y en otra nota ponía “seguratas cabrones”, y a renglon seguido, el título.

………………………………………

“A QUIEN LO ENCUENTRE.

(YO NUNCA HE VOTADO AL PP)”.

El agente palideció, no por lo del PP, todavía hay gente que entiende de política y no le vota, sino porque por allí andaba un hombre perdido hacia seis meses (vosotros le vais sumando meses, dependiendo cuando leáis esto) perdido en aquellos almacenes.

También estaba pálido como un folio A4, porque el guardia de seguridad le estaba mirando como se guardaba el tirador en el bolsillo del chándal, un chandal de esos de color verde, con la bandera de España como ribete y escudo de los picoletos a un lado. Vamos que el pavo de la secreta no era.

Se sentó. En el sofá , “CULININGÄGTAS”, y comenzó a leer, para ver si podía esclarecer algo. Y también por que estaba hasta los cojones de andar con la parienta.

El libreto decía asín:

.

A quien lea este libreto, mi nombre es Jason Carlos Tabar Dillo y el viernes día 10 de mayo de 2017 vine con mi esposa a comprar una armario de cuatro puertas “DÖGRTSENËGN 4P”, doscientos euros que valía bicho. Pero la Bego es mucha Bego y yo hago lo que me dice.

Estoy en las últimas, ya no puedo procurarme comida, ellos me persiguen y creo que en breve me van a encontrar. Y creo que me van a eliminar a matar o algo peor. He visto demasiado. Se demasiado de este maldito sitio.

Si no aparezco, esta es mi historia. Y si aparezco, pues nada, que tirare esta mierda y me iré por todos los platós de las TV a forrarme con mi historia.

Allá que voy:

En mayo florido de 2017 creo, como ya he dicho antes, entramos en este infierno de muebles y nombres marcianos, Bego y yo, a las 10 de la mañana… a las 14:12 horas, hora zulu, encontramos el puto armario. Después de que a Bego se le cansaran las piernas de dar vueltas y vueltas mirando cosas que no íbamos a comprar y con la frase amenazadora de …

-Esto para otro día que vengamos…

Ya con eso me dio una mareo meganebuloso y un bajón de azúcar.

Cuando llegamos al lado del armario a las 14:12 pm, Bego dijo:

– Pues no es como pensaba, estos ribetes color madera no me gustan, tal vez deberíamos de mirar otro…

En ese momento, me dio una bajada de tensión y/o” amarillo” y perdí el poco conocimiento que tengo.

Desperté en plena oscuridad, entre la cama “DÖRME ÄPATGA” y el armario “PÅGÜARDGA DETÖ”.

Hacia frío y la cabrona de la Bego no estaba, de hecho no había nadie. Me levanté y empecé a caminar en la oscuridad.

– Hay alguien? Socorro.!! hay alguien por aquí?

Nadie contesto… Seguí andando. Siguiendo las flechas, hasta que llegue a una esquina que había en el suelo una fecha roja que indicaba a la derecha.

(¿incongruencia?, si, ya lo sé cóño, pero es la verdad, iba hacia la derecha y era roja. Tampoco es tan raro.)

Seguí la flecha y entré por una especie de puerta pequeña que estaba escondida entre dos espejos, PÅMIRĀGSË1 y PÅMIRĀGSË2, y que accedía a un gigantesco hangar. Allí había muebles a un lado, en estantes de diez o quince metros de altura, o más, y árboles al otro, infinidad de árboles… la hostia de árboles.

¡Era.., ¡es un bosque.! Supongo que algo habrá quedado. Después les cuento.

Me quedé asombrado, allí había un bosque entero de árboles, con sus pajarillos, sus arbustos, sus latas de Coca-Cola, sus condones y bolsas de basura por el suelo, etc….

Estuve andando un rato por allí, era como de verdad, bueno era de verdad, era alucinante. ¡¡Un bosque allí dentro!!!

Desde el dentro del bosque se veía, al otro lado, todos los muebles que se almacenan para vender en la tienda.

Almacén que se veía desde el bosque.

.

Me dio otro vahído… Pero me recupere, no me voy a estar desmayado todo el rato. Si no, no acabo esto nunca.

Joder, aquello eran la entrañas del monstruo. Encontré una pequeña cueva, ponía “CUENVENPÃESCONDĖGS”, entre y allí dormí.

.

Está es la cueva “CUENVENPÃESCONDĖGS”,

Curiosamente no hacía frío, ni tampoco calor. Era extraño. Me dormí, no me encontraba bien. Bueno de hecho, no me encontraba. Y tenía hambre y ganas de mear. Y no había tele.

A la mañana siguiente, desperté entre ruidos infernales de obreros vestidos de azul, estaban haciendo muebles, otros de verde, unos regando aquel inmenso y limitado bosque y otros talando varios árboles. Aquello era alucinante y yo estaba aterrorizado.

Realmente nunca se me hubiera o hubiese pasado por la cabeza que los muebles salían así. Aunque bien pensado, ahora atando cabos, es lo que pensé más de una vez, de donde coño salían tantos muebles raros.

Pensé en quedarme unos días, a ver lo que averiguaba. Y así de paso me libraba de la Bego. Tengo una curiosidad insalvable, no perdón, inverosímil,no, inaudita, no tampoco, insaciable, eso, insaciable, ahora si.

Seguiré contando, ahora vienen unos tíos vestidos de azul y amarillo, y debo de esconderme o subir a la pequeña colina.

No podía esconderme, subí la colina, hasta arriba, más que nada porque era tontería quedarme a medias.

En la cima de la colina se veía el resto de estructuras, el bosque continuaba allende la neblina, si miraba hacia atrás estaban los camiones y la gente trabajando haciendo muebles a toda máquina.

Y un poco más a la izquierda estaba donde hacían las albóndigas, las famosas albóndigas de KIEA. Una humareda impresionante y un olorcillo increíble, con el hambre que tenía

Los guardias se acercaban, excepto el gordo que se había sentado y no se movía, infarto decían. Salte desde un pequeño barranquillo, tampoco soy gilipollas, salte por el lado.mas bajito, y caí rodando, estilo Tom Cruise en MI (cualquiera). Pare con el tronco de un árbol, al borde de la maderera, me salió mal, la hostia que me di contra el árbol me dejó un poco aturdido, entre tinieblas se.me acercaron los guardias.

– Que hace usted aquí, como a entrado!!

– Por una puerta verde que hay en una pared en la tienda.

– Miente.!! Me metió una hostia importante… Y me introdujeron en una habitación que se llamaba “CÅRCËLGNG”, todo amueblado con muebles de KIEA, llenos de etiquetas y nombres raros, me mareaba de nuevo y me desmaye de nuevo. Al instante sentí como alguien me daba más tortazos.

– Despierta.!! Despierta!!

Desperte… Hostias.!!! Era la Bego.!!

– Jason que haces ahí tumbado, estás tonto?

– Bego.!!! Qué ha pasado.!!

– Que te has desmayado, que susto me has dado. Pensaba que rompías la lámpara blanca que hemos comprado cuando te has caído.

Yo no sabía ni dónde estaba. Pregunte , Y el picoleto? Me levanté y fui directo hacia la puerta verde entre los espejos. Era un WC.

Se me acercó Bego,

– Vamos que tenemos que buscar la vajilla nueva, que la que tenemos está hecha una pena.

Me bajo el azúcar de nuevo…

Apareci en una enorme charcutería del CARREFOR.

La charcutera me hablaba a gritos…

– Que, que quieres guapo, jamón, queso, zarzaparrilla de Burgos?

Bego venia con el carro lleno como oara invadir Francia.

– Contesta a la muchacha que estas atontado!!. Tenemos que volver, ka semana que viene pone ofertas de eso de llevese dos y pague tres….

La pesadilla continuaba…. Me volví a desmayar. Y volvi a aparecer en KIEA, volvi a esconderme en una cueva donde habia toneladas de albóndigas y alli estuve cinco meses, comiendo solo albóndigas con salsa. Alli escribí este relato de lo que me esta pasando todo esto. Lo dejo en un cajón de una mesita y vuelvo al bosque, quieren matarme y hacerme daño despues. Espero que alguien lo encuentre y me ayude. Sobre todo no llameis a la Bego.

Gracias

.

© Javier Sánchez 2019

Nota del autor:

Es más largo pero tengo sueño a parte que me he liado a mitad del relato, pero es que acabo de comer y tengo sueño. Esto de escribir cansa mucho.

Anuncios

6 comentarios en “THE MESSAGE

  1. Vaya, nunca he estado en el Kiea a lo máximo que he llegado es AQUí y de aquí no me muevo no vaya a ser que me pierda, aunque dice mi mujer que ya estoy perdido, no se porque me dice eso cuando yo se donde estoy. 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s