Un beso

Estaban hablando, de pie, uno frente al otro, de la sonrisa de la gente que se ama, de esa sonrisa dibujada por el pintor de las alas blancas.

Estaban hablando, de pie, uno frente al otro, de esos ojos que no ven más que los ojos que tienen delante. Que no ven la maldad, que no ven nada, que tienen esa mirada ciega que deambula entre algodones.

Y sin mediar más palabras, ella, recupero las manos de el, las acompaño a su cara y le besó, le besó, sintiendo que el mundo se hundía a su alrededor, le besó sintiendo las lágrimas en los ojos y la cálida alquimia del amor que recorrió su cuerpo y le adormicia la cabeza.

No sentía nada, solo algo que le separaba del mundo normal, creía, mientras besaba a aquel hombre, que jamás podría explicar ese sentimiento, ese poder que la poseia, esa dulzura, la bella pluma que acariciaba su alma, y la bondad que le acompañaba.

Simplemente pensó, nunca volveré a besar a nadie, a nadie que no seas tú, porque no habrá nada, no existirá nada como besarte, como besarte el alma como lo he hecho.

.

© Javier Sánchez 2019

Anuncios

6 comentarios en “Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s