La verdadera historia de los Superheroes – entrega 2 – Tarzán de los monos

HOY : TARZAN, EL REY DE LA SELVA O TARZAN DE LOS MONOS

Primero, nombre raro donde lo haya, Tarzán, que coño de nombre es Tarzán, no se podria llamar Alberto, Antonio, Javier, Ursicino, Serapio… pues no Tarzán, y Tarzán que mas… Sánchez? Garcia? Mccartney? Trump?. Es que mal empieza con la presentación, con solo un nombre raro como un perro verde, oye es que incluso suena a detergente de 2 euros los cuatro kilos de los chinos. Tarzán, para su lavadora, lavavajillas y decapador de pintura.

Vamos al lío.

A ver; según la historia, Tarzán, un tío que era un Conde Ingles o algo así (pero él no lo sabía, porque era un bebé ), que se perdió por que sus padres se perdieron, esto deja claro muchas de las carencias afectivas que tuvo de pequeño. Pues eso, sus padres se pegaron un macaco con el helicóptero en la selva africana de África y él sobrevivió.

Nos ha jodido!! De bebe y en la selva!! , y desde que era un bebe!! (eso ya lo he escrito, pero es que me alucina) , un rollo que no hay por donde cogerlo. De verdad.

Ah si!! Lord Greystoke, de los Greystoke de toda la vida. Es que no me acordaba coño.!!! Y me ha venido asin de golpe.

Bueno pues el Tarzán Un tío que iba por el campo en pelota picada y gritando como un zumbao. Que tenía locos a todos los bichos, porque encima, el tio, tenía pesadillas y terrores nocturnos, y gritaba como un… algo… es que no se me ocurre nada oye .

El pobre padecía del síndrome de Tourette, de ahí los gritos, por lo menos eso le dijo el psicobrujo de la tribu Los Mendangues. El doctor Mnaga Noséna. Una eminencia en el síndrome mencionado y sus consecuencias en la macrosociedad indigena de la zona y alrededores.

Pues eso, que en realidad era por eso que huían de él, no por otra cosa, ni respeto, ni miedo ni ninguna mierda de esas, que va, que va. Hasta los cojones estaban de él.
Ah.! Y el pavo también hablaba con los animales que encontraba en su camino, menuda chapa que les daba. Aunque se decía que le entendían, es mentira, ni puta idea, ya sabemos que los animales son más educados que los humanos.

Pues muchos de ellos se extinguieron, más que nada por que no lo soportaban, no soportaban lo pesado que era el payo y se tiraban por barrancos, arrecifes, toboganes o veían tele cinco por la tarde. Esto último es lo mas grave de todo y es el tema causante de la extincion del hipopotamo carnivoro “hipopotamus Bistecus”, el ultimo se suicido aguantando la respiracion hasta que exploto como el lagarto de Jaen.

Y su mejor amiga… ayyyyy.!!! manda huevos, su mejor amiga, ¡era una mona!, pero no una chica mona, una puta mona de mona, un chimpancé, mas fea que el sombrero de un picoleto, no me jodas. Chita que se llamaba la mona, no Luisa ni Juani…. Chita, ojo al dato. Sin comentarios.

Pues paso el tiempo, e iba creciendo con los cuidados de la mona. Ya llegado a la edad adulta conoció a una tal Jane, que tiene nombre de coche de bebé, mas conocida en su pueblo como Juana Garcia Cisneros, que era la guia de una excursion de jubilados, que iba a buscar setas (ahora se dice hongos) a la selva africana y se metió una hostia junto con el avión en el que viajaban. Pues eso, murieron todos, los que no se murieron del hostiazo, se los comieron los cocodrilos y los Ñus carnivoros, que corretean por la selva.

Nada, la Jane, una tonta poligonera que fue a la selva a mirar que tal lo de las setas con los viejos, y ya que estaba, después del hostiazo con avión, pues cogió el cestillo y se fue a buscar hongos. Evidentemente se perdió, como no. Y tambien evidentemente el Tarzan la rescato de las garras de un pato salvaje, tambien carnivoro, que le estaba comiendo las orejas y los labios, y la Jenny gritaba, no para arriba no, pato de mierda, para arriba no!!!! O algo asi. Yo es que no lo sé, lo estaba allí, escribo de oídas.

Se acerco Tarzan y la rescató del pato salvaje, aunque tuvo que pegarle mas a la Jane que al pato. Porque la Jane no quería soltar al pato, que pobre recibió por todos los lados, por la Jane y por Tarzán. Pero al final lo consiguió, el pato no, Tarzán, lo de liberar a la Jane.

Tarzan ya por la tarde se la llevo a la casa del árbol que le habían hecho los monos. Una casa con tres habitaciones y dos baños, todo exterior, de obra vista. Preciosa. Con aire acondicionado, que no funcionaba, por que no había donde enchufarlo, pero quedaba bien. Revalorizaba la casa. La Jane, toda contenta ella, ya le dijo – Joe Tarzi que queo mas guapa, como te quiero mi Tarzi.

Vivieron felices unos tres meses, que es lo que realmente dura el amor eterno, mas o menos. Hasta que vinieron unos tíos con salacof (un gorro raro de cojones) y se lo llevaron con un tiro de una bala de plata, o eso cuentan las viejas del lugar. Aunque creo que eso es de otro personaje, pero hay que rellenar.

Y acabo sus días en el castillo de su familia, en una habitación insonorizada. Estaban hasta los mismos de que cenando se pusiera a gritar. La familia no ganaba para sustos. Y cuando murio el abuelo de un susto, de un grito del Tarzi, al tragarse una albóndiga entera y ahogarse, determinaron encerrarlo. Pa siempre jamas. Y a la Jane la llevaron otra vez a la selva. Pesada que te cagas la paya y se caso con un espalda de plateada, que ella pensaba que tenia pasta, pero no era por eso.

Y así fueron los últimos días de Ironman, el rey se la selva. Es mas largo, pero es que ya no me aguanto mas, tengo que ir al excusado.

©Javier Sanchez 2019

Anuncios

4 comentarios en “La verdadera historia de los Superheroes – entrega 2 – Tarzán de los monos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s