27 de junio de 2019

Todavía no me lo puedo creer que este mes de junio haya arrasado y desolado mi enfermo corazón y me haya rasgado el alma como si fuera una hoja de papel. Rota en mil pedazos diminutos, uno por cada día de nuestra vida.

Después del de tu compañera de vida y de tus hijos, un puñado de tierra, que partía de mi mano, produjo un estruendo atronador sobre aquella madera. Casi muero en ese mismo instante cuando aquella tierra, que partía de mi temblorosa mano, cayo sobre ese lecho de madera. Todavía suena en mis oídos y en mis pesadillas ese ruido.

No puedo creer que ya no estés, siguen aflorando lágrimas sin aviso, a cada minuto, en cualquier esquina. No me hago a la idea, que cincuenta años de amistad sigan, pero sin tú estar presente, porque todavía soy tu amigo, tu hermano.

Hermano de cuerdas de guitarra, de piano, de música, de vivencias inolvidables. Y se que estas sonriendo, allá donde estás, donde tú y yo sabemos, donde el amor en su estado puro existe, que es lo que en esta vida merece la pena, lo único que merece la pena.

Cuando toqué al piano tu canción, nuestra canción preferida, a la que tantas vueltas dimos pues tu compañera me lo pidió y no me puede negar ante aquellas lagrimas, te vi sentado a mi lado, en la banqueta del piano, asintiendo y sonriendo, perdóname por no poder acabarla, me fue imposible. Nadie creerá esto… yo si y tú también, para mi, suficiente.

Tengo el cielo derrumbado sobre mi cabeza, y se que me ayudas a subir las escaleras, porque no puedo, incluso ayer cuando inicie el largo viaje de vuelta a mi casa, allí estabas, vigilando, como siempre, “al loco de Javi”, como decías.

Amigo mío, ahora vendrá, mas pronto o mas tarde, mi calvario, y egoístamente te lo digo, tú no vas a estar, me queda por delante mucho, joder y no vas a estar. No vas a estar físicamente, aunque se que te tengo siempre sentado a mi lado.

Y yo, pobre mortal, solo se escribir, y no muy bien, y hacer música, la verdad, es que no se hacer grandes cosas. Seguiré escribiendo mis relatos, mis tonterías de humor que tanto te gustaban, eso me dijiste y así lo haré.

Pero lo único que sé y he sabido hacer bien es ser tu amigo y tu hermano.

Hasta siempre Hermano y amigo.

 

© Javier Sanchez 01/07/2019

 

 

17 comentarios en “27 de junio de 2019

  1. Preciosas palabras para un momento tan triste. Seguro que desde donde esté estará encantado de este recuerdo tan entrañable.
    Los buenos se van, porque a los otros nadie los echa en falta, y dejan honda herida. Es muy doloroso, pero no a todos se les recuerda como tú lo has hecho.
    Fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. No hay palabras que pueda decirte que consuele ese gran dolor, que con tanto sentimiento expresan tus palabras por ese gran amigo que se ha ido. Pero hay un lugar en el vivirá para siempre y ese lugar, sin duda es, en tu corazón. Te envío un abrazo grande amigo Javier

    Le gusta a 1 persona

  3. •~…emotivo lleno de ustedes, hay más que palabras, más que sensaciones plasmadas… y se sienten… más allá del desgarro, Javier se tienen, y ese es el sello de la complicidad de la hermandad, de la verdadera amistad. Pocos en este mundo la experimentan. Sin más un abrazo silente en letras desde el respeto.~•

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s