El taxi

Nací en Barcelona, vivo en Barcelona. Para que os ubiqueis. La cuidad mas bonita de la provincia que le da el mismo nombre Barcelona, o no, pero vivo aqui. Muy calurosa y agobiante, cerca del mar, temperaturas altas y si a ello le sumas la increíble humedad, sensación de calor, como en el infierno de Dante.

Pues esta tarde mismo he ido a comer con una amiga, (esto es mentira, era un amigo, pero mola mas poner «una amiga» , no me preguntéis porque, pero mola mas) a un restaurante muy bonito, lleno de camareros, comida rara, vasos torcidos, vino a precio de plutonio enriquecido y todo eso, y al volver, he pensado en coger un taxi. Oye más cómodo y, la verdad, con el calor que hace, es mejor…, porque coger el bus es arriesgarse, primero, a que tarde 30 minutos, en Julio y Agosto tardan más en pasar, hay servicios mínimos, y al solano en una parada de bus, que hace un calor que no aguantaría ni Lawrence de Arabia, y segundo, a que, el bus, no pase y me de un jamacuco en la parada. Y es que el metro, en verano, no me gusta, en invierno, tampoco. Osea, taxi. Esta noche no ceno y ya esta. O un pan bimbo con pan rallado, un poco de tofu light y sal.

Pero el taxi debe de ser un Mercedes que te cagas. Similar o superior. Nunca inferior.

A saber. :

Es que tengo un método ancestral. Lo que hago es esperar en la esquina hasta que pase uno que mole. Por que hay algunos que la verdad, hasta dan miedo, por el ruido y también por quien va dentro.

Pues nada, me he colocado estratégicamente en la esquina, a la sombra claro, y viendo pasar taxis, Joder han pasado lo menos siete calderos con ruedas, con los cristales de las ventanas bajadas, síntoma de que el que va dentro o es bereber o un tacaño de mucho cuidado. Y debe de hacer allí dentro de ese caldero del infierno, mínimo 50 grados.

Y entonces… Dios mio!! en la lontananza (eso es al fondo de la raya que separa la tierra del cielo, nota del autor, joder, parezco el escritor ese…. Velázquez) he divisado un vehículo que brillaba como un bocadillo envuelto en papel Albal (ya se que es una marca, pero no pasa nada, doscientos euros, es pasta). Y me dije. Este si, eeeeeeeste si.!!!

Y se acercaba, poco a poco se iba divisando la forma…… Toma, premio.!!! La espera ha merecido la pena. Un Mercedaco, clase E, que te cagas. Lustroso, bello, brillante y sobre todo con los cristales tintados y subidos. Todo ello junto = Aire acondicionado.!!!

En Barcelona es básico si no quieres morir en el trayecto, de deshidratación o golpe de calor, Y que te tiren en medio de la calzada. ¿por cierto, porque se llamará calzada.?

Los taxis de barcelona, están pintados con el techo negro y las puertas amarillas aísla del calor lo que un traje de buzo hecho de punto de cruz. Lumbreras el que se le ocurrió la idea.

Pues nada, yo todo contento, alzó la mano en plan neonazi y paro el taxi. Como mola un mercedacos nuevo, para mi y con chófer.

Entro en el vehículo, se nota frío… bieeeen…. pero joder, pero frío ¿eh? , hostias el tío lo tenía en modo deposito de cadáveres. Me salía hasta vaho de la boca.

Se gira y me dice,

– Hasta donde ir amigo.

Hostias era como Mowgli, pero de mayor, ya revenio, un Hindú o pakistaní o algo así, si de esos que son verde aceituna, raro de cojones el pollo. Parecía que se había maquillado con brócoli.

– Hola amigo, tú estar bien? Donde vamos amigo.

Pues nada, cuando he estabilizado la temperatura en el cerebro, le he dicho.

Por favor vamos a Gran de Gracia, donde el Hotel casa Fuster.

– Vale amigo…

«Yunamoerda», es como si le hubiera dicho :

Samhajbsbsh en nsnsjndnfjdj hálito dnfjdj ndnfjdj fuster.

Mowgli me mira y repite lo mismo pero realmente estaba pensando, ande coño esta eso. Bueno lo de coño no lo se. No se si los Mowglis dicen tacos.

Y me pregunta:

– Por calle Córcega hasta final si amigo.?

Pues si que lo sabe el tío…, Con esfuerzo porque no podía mover la boca del frío que tenia.

-Si claro, no hay otra forma, – le digo.

Estábamos a unas 10 o 12 calles. Y veo que hecha mano al GPS.

Bueno GPS.!! A uno de ellos, porque entonces me he fijado que aquello parecía un avión.

El. GPS, el móvil, que estaba hablando con otro Mowgli, otro GPS más pequeño, el taxímetro, y otro móvil pequeño. Apagado. Más todos los controles del Mercedes. Que no son pocos.

Y la música a toa leche, «pitaaa pitaaaa, alehjamen litradreeee ehhhhh, salaaas pitaaaaa.» Una fiesta en el taxi que te cagas.

Bueno, bueno, aquello parecía un escaparate de MEDIA MARKT (o como se escriba)

Le digo:

– mire Mow… señor, deje el GPS y no pida permiso a la torre de control, ya se lo doy yo y ya le indico.

Todo recto y cuando llegue a Paseo de Gracia le obligan a girar a la derecha y me deja allí.

– ah ya ya, vale ya se.

Yunamierda, no tenía ni puta idea. Verás donde me lleva este. Le iba a decir – que si ve nieve, de la vuelta que no hemos equivocado -. Pero no podía hablar, ni ver, tenia las gafas empañadas con escarcha de la rasca que metía.

Pero bueno, mira que paso oye, no podía pensar claramente del frío que hacia en aquel coche, pero mientras me lleve. Ya aparecemos en algún sitio.

Y Mowgli, arranca, acelerón tipo F1, me cago en mi puta calavera. He perdido tres dioptrías, con la cabeza pegada atrás, ahora tengo el poco pelo que tenía delante, en la espalda. Se me ha movido. Y las gafas me duelen, se me han clavado en la frente, ya verás para sacarlas. Quería cojerme al asidero de la ventana del coche, pero entre la velocidad y que estaba perdiendo sensibilidad en las extremidades, en las cinco, no me vi capaz. Tenia los brazo pegados al sillón del coche.

Y el frío iba aumentando, yo estaba tiritando, del frío y de lo cagao que estaba.

Mowgli, se iba girando de vez en cuando, ponía el antebrazo en su asiento y me decia:

– ¿Todo bien amigo? Tu tener mala cara – Esto me decia a 80 km/h por la calle Córcega (dos carriles y coches aparcados en los dos lados y sin mirar hacia adelante.!!!

¿Mala cara? Me mire en el retrovisor, que parecía espejo del recibidor de mi casa, y vi que tenía ya los labios morados, la cara pálida y azulada.

-Si, si, voy bien…. Gracias. – Con cinco segundos de retraso desde que lo pensé hasta que lo dije.
El pavo iba esquivando coches por sitios inverosímiles, pasaban las calles como cuando vas en tren y pasan los arboles. Creo que perdí el conocimiento unos instantes… Y he despertado casi llegando a destino. Por fin veo que llegamos a Paseo de Gracia – Hotel Casa Fuster. Time Lap 2′ 20» 325»’, eso hemos tardado. Batido récord del circuito. Imagino. Hemos parado de 80 a 0 km en 5 metros. Y Mowgli, sonriendo, se ha girado y me suelta.

– Llegado destino amigo, 4 euros.

Le he dado 5 euros, porque no atinaba a coger 4 monedas, no me sentía los dedos del frío.

He bajado como he podido del coche, en el asiento ha quedado la marca de mi cartera, de los tejanos y el dibujo de un grano que tengo en el culo. Mas la línea separatoria glútea, conocida como raja del culo. Me he encaminado para casa, parandome en todos los sitios que daba el sol, hasta que la vida ha ido volviendo a mi ser. Mowgli ha pasado por mi lado saludandome… tocando el claxon.

– Adiós, Adiós, cabrón – le he dicho sonriendo, madre mia que viaje a la Antártida que he hecho.

Toda una aventura, me río yo de las del Calleja ese.

Moraleja: Si te estas meando por la noche, levantate, coño. No te aguantes que es malísimo.

.

©Javier Sánchez 2019

21 comentarios en “El taxi

  1. me reì en cada lìnea 🙂 y me identifiqué. super divertido el cuento 🙂 pero sí que no es tan cuento porque esto pasa de la mismísima manera en Lima, o , al menos aprecido. lo que marca la diferencia es su pluma!!! supe, Javier!! gracia

    Le gusta a 2 personas

  2. Me imagino la situación y mas conociendo tu ciudad, me destornillo … pero los cuatro minutos merecen la pena el riesgo de congelación… Muy bueno!!!
    Pues nada, que comienzo a seguirte… por eso de que al menos hay alguien que haga reír, aunque lo de utilizar la figura de un oriundo del continente vecino está muy manida… hubiera preferido … umm pues no sé porque con esto de la discriminación racial, la homofobia y tal y tal… pero haya la sensibilidad de cada lector… que no nos quiten la libertad de expresión.
    Bona tarda y molts d’anys 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegra de que te rías. Nunca , nunca utilizo a nadie con otro color de piel, acento o lo que sea con mala intención, siempre aprovecho el sentido más educado y me río con ellos no de ellos. 😊
      Si alguien se siente mal, no digo tú, que lea con detenimiento mis textos y verá que no es así.
      Bienvenido compañero.

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s