No sé si me estoy volviendo loco.

Una día un hombre me dijo:

-Javier, quédate con quien, cada mañana, te sonría y te provoque una sonrisa. Con dos palabras. O tres. Bueno más o menos.

Quédate con quien sea capaz de alterarte el alma cada vez que te escriba. O te hablé. O cuando tu estas esperando que te hablé.

Quédate con quien te alegre el día, aunque este lleno de dañinas espinas. Con un ánimo, o una canción.

(lo del quédate es una metáfora o como se diga eso, ya los de letras que lo comenten)

Buscale, no le pierdas, por que, sabes.?

Hoy por hoy, es muy difícil encontrar personas entre tanta gente. Y la vida es muy jodida…

Jodidamente divertida coño.!!!

Y Es que ¿sabes.? Es que no hay otra. A mi ya me vino jodida de serie y mira aquí estoy.

Y bastante duele golpearse el dedo meñique del pie con la silla del comedor.

(esto no se a que viene pero mola, a que si.?)

Y esas personas, que hablábamos, son las que andan escondidas entre sonrisas. Entre llantos y oscuridades, dando luz.

Esa luz que no esperas que, hoy por hoy (si, otra vez, hoy por hoy, el que escribe soy yo y lo pongo todas las veces que quiera) alguien sea capaz de hacerlo.

Y son capaces de que te sientas abrigado por sus simples palabras, por sus miradas (si existe la circunstancia, momento o lo que sea), por sus consejos, y también por sus errores, siempre acompañados de una sonrisa. La veas o no. Pero sabes que está.

Personas que no intoxican tu vida, nunca lo harán, no tienen esa capacidad, ni intención, aunque las conozcas solo por sus letras. Por una foto de lo conocido como perfil. Que, por cierto, no se porque le llaman perfil, si la mayoría de gente esta de frente o en la playa, o una foto de los pies en el agua, etc, pero vamos, de perfil…

Y cuando contactas con ellos, lo notas, porque se te llena el alma y se van las tristezas. O algunas de ellas, (si se van todas, tampoco es plan, que hariamos los pseudopoetas como yo), o algo así he leído en una galleta del chino de al lado de casa. Que por cierto hacen unos callos al curry y wanton que me zampe el otro día. Buenísimos. Pero tres dias el wc. Me fue bien para guardar la linea.

Lo curioso, sabéis o sabes, es ese décimo (10) sentido, que localiza a la persona, que te acompaña en todas tus cuestas y bajadas. Y a mil kilómetros, siente y se alegra se como te va. Y te anima. Apoya.

Aquí. De cuerpo presente, el que escribe, un detractor acerrimo, en sus tiempos, de Facebook, entiende, o ha conseguido entender una cosa más simple que la complejidad del propio Facebook y sus chorradas, que las hay. Las hay a patadas.

Entendí que la comunicación es más importante que el medio que la transporta.

Yo, osea yo, persona de papel y lápiz, no lo entendía, no había manera, hasta que conseguí entender, que es muy cierto. La comunicación es más importante que el medio que la transporta

He estado fuera de Facebook, unos diez días, pensando, viendo, mirando, observando, palpando, renovando, comiendo, hablando, aprendiendo de todo y sobre todo. Vamos lo que se hace normalmente no?

Y, no era mi intencion, de veras, pero, al margen que me enrollo como una persiana, quería contarlo, se me ocurrió y tenía que compartirlo, aunque pocos hicieran caso, pero me daba igual, quería escribirlo. Y es que me gusta. Soy un adicto a escribir y explicar, aunque a los demás les importe una mierda. A mi tambien me importa lo mimso que a ellos no les importe.

Una de las grandes ventajas de Facebook. Que te puede importar todo una mierda.

Y como una amiga de aquí, de Facebook me dijo, “Me gusta que escribas aqui tambien, ya que no entro en tu blog, porque se me olvida, (mentira, es que ha perdido la dirección y no se atreve a decírmelo) así lo leo aqui”

Y por eso mismo me alegra saber que puedes contactar con personas, que no gente, y explicarle tus cosas y tus vivencias.

Realmente es bonito.

También es bonito, el codillo al horno con patatas que me apreté ayer con un vino de Enate, (vino de Aragon , tierra de mi padre,) y en buena compañía. La del camarero y un matrimonio mayor que había en la sala, pero vamos que el codillo estaba buenisismo.

Y también es bonito los pescaos esos del norte. Pero no es lo mismo.

Y mas cosas que transcurren en esta via que es la vida, llorar, hablar, escribir, escribir a gente o con gente, las gambas a la plancha, reir, osea pensar con gracia. Todo ello es imprescindible, es como el agua, el fuego, el aire, la tierra, Matias Prats, el elefante blanco…

Y más cosas, pero estoy cansado y me voy a ver la tele, que dan una de risa.

“Expediente Warren”, me encantan las pelis de risa.

Vale ya me callo.

©Javier Sánchez 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s