Una historia espantosa.

El hombre estaba parado a la orilla de la carretera, era casi medianoche, hacia autostop, (vamos parar un coche para que te auxilien o viajar como el rey, osea, de gorra). Era una noche espantosa, una de esas noches cerradas, con una tormenta terrible, luces y truenos, lluvia torrencial, vamos de esas que te cagas.

El hombre caminaba ya hacía varias horas y nadie paraba para llevarlo. Su vehículo se había estropeado en medio de la nada, en plena carretera de la montaña. La tormenta era tan fuerte que no se se alcanzaba a ver a unos tres metros de distancia. A dos, si, a tres, ya no. Curioso ¿Verdad?.

Esta es mi tía Paca. Es que ni encuentro ninguna foto de una carretera con mucha lluvia.

De repente, vio entre la cortina de lluvia, cómo un extraño coche con las luces de posición, se acercaba por la carretra lentamente, él estaba en la cima de una engañosa cuesta, conocido como falso plano, el vehiculo se detuvo justo a su lado. El hombre, dado su penoso estado, empapado, helado de frio y que era muy feo, sube al vehiculo sin dudarlo y rapido cierra la puerta. Mira hacia el asiento de al lado y se da cuenta con asombro de que nadie va conduciendo el coche. Detrás tampoco hay nadie. Curioso. Iba a decir algo… y el coche de repente, se mueve suavemente.

Sorprendido y acojonado (todo hay que decirlo) se agarró al asa superior de la puerta como si eso le fuera a salvar la vida y mirando repetidamente al asiento del conductor y al frente, consecutivamente y muy rapido, alucinando. De repente, en una de las miradas al volante, la cortina de agua cede un instante, ve la carretera y con horror se percata de que delante hay una curva a la derecha (no cortes, Carlos trata de arracarlo, por dios!!, perdón, se me ha ido la olla).

El individuo, asustado, se agarra esta vez al salpicadero y comienza a rezar e implorar por su salvación al advertir su trágico destino.

– No me lo puedo creer, no me lo puedo creer. Esto solo me puede pasar a mi (asi unas 50 veces). Y encima soy feo. Pero feo, joder voy a morir feo, me van a velar boca abajo.

Aún no habia terminado de salir de su espanto cuando, justo antes de llegar a la curva, aparece una mano tenebrosa por la ventana del chofer y mueve el volante lentamente pero con firmeza.

Entre relámpagos y truenos, el hombre chilla de pánico, paralizado por el terror de la imagen de aquella mano agarrada al volante, medio cierra los ojos y se aferra con todas sus fuerzas, esta vez al asiento; inmóvil e impotente ve cómo sucedía lo mismo en cada curva del oscuro camino, mientras la ensordecedora tormenta aumentaba su fuerza. Y sigue gritando.

A cada gesto de la mano fantasmal, fuera se oía como un quejido.

Ni podia más y sacando fuerzas de un bollicao que se había comido antes, atina a abrir la puerta y baja del coche a la primera oportunidad. El hombre corre como poseido, gritando y agitando las manos por encima de la cabeza por toda la carretera hasta el pueblo más cercano.

Sin parar, corriendo como un verdadero poseso. Vamos, un runing de estos de ahora, hasta arriba de geles y todo esas mierdas que se comen, que un dia vamos a tener un disgusto.

Exhausto, todo empapado, helado de frio y lo de feo no se le habia pasado, llega a un pueblo y se dirige a una casa con luz, que era, como no, la cantina del pueblo, justo a la entrada y se encontraba aún abierta. Entra y pide una botella de ron, un donuts y dos magdalenas (ahora muffins).

Todavía temblando y con la cara desencajada, fea de cojones, empieza a contar a todos los presentes la horrible experiencia que acababa de vivir. Se hizo un silencio ante el asombro de todos.

Como a la media hora entran a la cantina dos hombres, resoplando y con cara de extenuacion, atabiados con sendos chubasqueros negro azabache de la temporada anterior, y le dice uno al otro en tono molesto:

.- “Mira Francisco María de la Cruz, allí está el tonto la polla que se subió al coche cuando lo veníamos empujando y en la bajada nos dejo alli colgados gritando como un loco”

Que gentuza, de verdad ¿eh?.

.

© Javier Sanchez 2019

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s