Algo para contaros

Cuando la juventud te atrae y te retrotrae, todavía eres capaz de vivirla, de desgranarla, y ahora, a mis taitantos, no estás loco, ni vives algo irreal. No es otro mundo, ni agua pasada.

¿Alguien me puede indicar cual es el agua pasada de un río.? Por que el agua pasada de un rio esta mas abajo y la que miras esta pasando. Hay que buscar nuevas tierras. Nuevos horizontes, nuevas metas.

Y ni mucho menos. No es cierto, me niego a admitirlo. No vivo en un mundo irreal. Es el mio. Es el que quiero. El que no me planeo planeandolo al milimetro.

Aunque los que se hacen llamar “yo tengo los pies en la tierra” insistan que no es cierto, que es una fantasía, que por cierto, que es la vida sino, con todos sus noes y sies, sus alegrías y sus noches en blanco, sino una fantasía. Preciosa y mal vista. Mal interpretada. Pero sin duda fantástica.

¿Es dura.? Por supuesto. Complicada, claro que si, que gracia tendría sino. Nadie dijo que sería fácil. Pero es que venia así de serie. Con problemas, soluciones, y más problemas de esas soluciones. Que luego se solucionan de nuevo.

Pues porque y para que rendirse. Y a que.

Cuando aquel precioso don, que fue la juventud, que dado por la vida, te llenó de maravillas. Y tú, inconsciente o conscientemente, lo conservas en la memoria. Será por algo, aquella experiencia queda guardada, indeleble en nuestra mente. Ya nos prepara para todo y nos da un arma. La juventud. Toooodos pasamos por ella. Nadie se libró.

Pero pensamos que fue algo que ya no sirve. Error, la juventud es el arma contra todo, solo tenemos que alzar la mano y cogerla de la cabeza. Ese animo guardado desde hace tiempo saldrá. Lo se, he corrido ese camino.

Y ahora vas y te nutres de él, de ese don, para suavizar la dureza de tus arrugas. De tus taitantos. De tus reniegos. De todo lo que puedas y sepas utilizar. Para que lo utilices. En vez de aposentarte mirando al techo, para ver que pasa, si es que pasa.

El pasado es para eso, el trampolin para un salto preciso.

Y no, no es que vivas en el pasado, es que, por contra, tienes ganas de vivir un mejor presente y no te conformas con que esta vida te pase por encima, como un caballo desbocado. Por eso hechas mano al pasado; es como endulzar un bizcocho que ha quedado sieso.

Ese pasado, que crees que nunca se repetirá, ojo, si lo hará, pero no de igual manera. No con manos suaves y belleza inaudita. Pero si, su maravilla, te servirá para allanar tristezas, alegrar momentos y poner caminos donde no los hay. Porque para eso fuiste el prota, para eso te estrellaste mil veces y callaste cuando no y hablaste cuando tampoco. Para, ahora, saber endulzar ese bizcocho sieso.

Eres tú que gracias a esa juventud, cojes la vida por el cuello, o mejor, por el hombro y la vives intensamente, sin asentir a la edad, sin rendirse a los achaques, ni a las arrugas, sin pintar el mundo de color gris porque llevas en la tierra algunas décadas. Ni debes permitir que seres anodinos anulen tus ganas de ser, tus ganas de hacer tus ganas.

Nadie, nadie puede permitirse la omnipotencia de humillar lo que haces con esfuerzo. Eso solo lo hacen los ineptos y los ignorantes.

La vida, toda la vida entera, toda, hay que considerarla como la juventud de la muerte. Lo se, tengo esa experiencia, breve, pero la tengo, de veras. Y desde aquel día, que se me fue todo de las manos. Y se me hizo oscuro. Y volví. Lo aprecie y lo entendí.

Y no, no vivo en el pasado, como muchos me acusan irreverentemente; sin entender o preguntarme, porque actúo así, simplemente pienso mucho en el y aprendo de el, y aplicó sus alegrías y vitalidades, sus tristezas y soluciones y cuando toca, le explico a mi hijo, que ahora está allí, en mi pasado, lo que fue, porque de allí vengo, sin el, sin ese pasado nunca estaría, ni seria quien soy. No me avergüenzo de pensar en mi juventud, cada día, cada día un ratito, me mantiene vivo. Y sigo adelante cada día, sin pensar en los anodinos, y busco caminos, comodos o no, pero caminos nuevos, siempre y todos los dias y… quien quede atras… no tiene idea de lo que ae pierde.

Y que cada uno piense lo que quiera.

©Javier Sánchez 2019

2 comentarios en “Algo para contaros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s