Tú, crítico inactivo.

Dentro de las palabras, dentro de las frases, dibujadas en un papel, se hacen palpables los sentimientos, enormes sentimientos.

Son tan palpables que los podemos tocar como si de una materia se tratara. Suave, lúcida, áspera, aterciopelada, dulce, amarga. Así se han transformado.

Los que escriben, las personas que reflejan sus sentimientos en la preciosa bondad de dibujar palabras, lloran y ríen durante y después de pintar ese cuadro. Incluso años después.

Si tú, crítico inactivo, lector destructivo, si crees que arrasando una pequeña frase, o descomponiendo un párrafo, sales vencedor de alguna lucha eterna, erras del todo.

Un poema, un escrito, es el alma pura de un escritor, y no tiene traducción, ni valor añadido ni minusvalía. Es como es, es de ese color, es con esa métrica o sin ninguna métrica. Es como es.

Nunca intentes modificar la idea primigenia de ningún escrito, la idea, el sentimiento de la persona que dibuja su alma en negro y blanco, el sudor, la lágrima y la risa impregnan el papel en el cual está escrito.

Un escrito es un sentimiento único y puro, sembrado en un papel. Sólo es eso, aunque, para que tengas el conocimiento, es único, universal y transferible a otras mentes. Transferible, no transformable.

© Javier Sánchez 2019

7 comentarios en “Tú, crítico inactivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s