BUSCANDO EMPLEO – CAPITULO 2

—————————————-

Capítulo 2

.

Salí de casa, de mañana, con la cita de ayuntamiento enarbolada al viento, por fin un trabajo que coincidía con mis expectativas, de técnico oye y nada menos que de “técnico de tratamiento de residuos urbanos” , genial, estoy contentísimo, esta noche he dormido como un bebé, por eso me he despertado cada dos horas llorando, pero vamos de 3 a 5 de la mañana no he llorado ni nada, ni me he hecho pipi.

Estaba muy nervioso esta noche, pero ya estoy en la calle, he pasado por una parte de la calle y el viento azota mi melena, me he parado es una sensación estupenda que el viento te de en la cara, así calentito… joder, ah no!!, que es la maquina del aire acondicionado del bar, Casa Pepe, bocatas calientes y fríos, joder que asco y que peste. Diez euros de Blumel a la mierda, huelo a fritanga que te mueres, pero es igual la adrenalina me invade, estoy feliz y contento.

He cogido el móvil y le he puesto la dirección.

Calle/ Nohago Na 17 bis, Barcelona.

Se ha quedado en blanco casi diez minutos con la puta rueda ese, y de pronto me ha indicado un descampao, en en Cracovia, al lado de un cementerio…. osea lo primero que ha pillado.

– Joder que mierda de Google maps…, Cogeré un taxi.

Hago ese gesto fascista para parar un taxi y se acerca uno, ¡¡¡un Seat 131 supermiriafiori!!! del año de los Beatles. Hostias, ¿todavía funciona esto?
Entre en el taxi, asientos de Sky de color verde, techo amarillo, no natural, no quiero ni pensar por qué es amarillo y el taxista, un caballero, esto es literal, por que solo le faltaba el yelmo, tenía por lo menos 120 años, delgadísimo, se parecía a Paul Mcartney, me daba verdadero miedo el tío. Y me dijo.

– Hola muchacho.

Hostias, ¡muchacho!, Hacia 30 años largos que nadie me llamaba muchacho. Claro que comparado con él yo era un niñato, de cincuenta y largos, pero niñato.

– Dónde vamos?
– Pues mire, vamos a… Calle/ Nohago Na 17 bis.

El taxista, miró la GUÍA DE BARCELONA, un libro guía que se había dejado de usar, hacia 20 años. A los cinco minutos ha dicho:

– Vale. Bamos allá, si, si, si lo ha dicho con b. Castellano antiguo supongo.

Pegó un acelerón que se me clavaron las gafas en la frente. Hostia puta, el tío era como Raikonen pero después de tres días metido en una piscina.
Yo, que estaba leyendo el papel del ayuntamiento se me puso literalmente en la cara, y no había manera de quitármelo. Y el taxista hablándome.

– Pues si chico, allí en la guerra, en Verdún cayeron muchos amigos míos – se oía un claxon y un insulto… cabrooooon!!!- ¡calla malandrín, que no te he cerrado!

Pensé, ¿Malandrín?, ¿en la guerra de Verdún?, madre mía menudo elemento, quien utiliza esa palabra, por dios, vamos y yo que seguía sin ver nada con el puto papel en la cara. Y de pronto, frenazo y …

– Ya estamos en la casa del pueblo muchacho… son 6 euros.

Madre de Dios, pague al Cid Campeador y baje del taxi, todavía con la citación en la cara. Me la quite y vi el ayuntamiento… Vamos allá Javi. Al futuro curro, con clase. Soy el mejor coño.

Un edificio de 22 plantas, un vestíbulo impresionante, ocho bedeles (conserjes IBM, i veme a buscar esto, etc, ya sabéis el chiste), cinco ascensores, y en cada uno unos paneles que indicaba donde estaba cada cosa. Yo… a lo fácil, a preguntar al bedel, que para eso estaba allí.

-Oiga, donde esta esto, es que me han citado para un cursillo de técnico…

El bedel me miro con cara de, me voy a reír de un momento al otro, entre casi risas me dijo:

– De técnico… Si coja usted el ascensor 4 y suba a la planta 2 allí coge otro ascensor, el 3 y sube a la planta 4, a la derecha y pasillo recto, vera unas escaleras a la izquierda, esas no, las de la derecha súbalas y va al piso 4 bis y ya allí vera un cartel que pone, “Departamento Técnico de tratamiento de residuos Urbanos”.

Yo me quede ojiplático, a esas horas de la mañana y semejante parafernalia de datos. Le di las gracias. Y me dirigí al ascensor 4, mientras iba para allí el bedel rompió a reír, a carcajada limpia, me giré, y paro de reír pero con la cara compungida. En cuanto me metí el ascensor se escucho una sonora carcajada en el vestíbulo. Serán hijos de puta, se ríe todo el mundo de mí desde ayer. ¿Que pasa?.

Después de dos transbordos y escaleras y preguntar a funcionarios, que ninguno sabia nada y todos eran del mismo departamento, “Este no es mi departamento, no lo se”, debe de ser enorme ese departamento. Llegue a un sitio recóndito que indicaba “Departamento Técnico de tratamiento de residuos Urbanos”. , una flecha que indicaba el dibujo de unas escaleras. Joder, pensé, quien ha sido el cabrón de arquitecto que ha diseñado esta mierda de edificio. Venga, escaleras arriba. Por fin llegue al departamento.

Hostias allí había tres mil quinientas dos personas por lo menos. Y todos con el mismo papel amarillo. Me dirigí al que parecía que estaba el ultimo.

-Buenos días caballero, es aquí para lo del puesto de técnico?

El tío se giro. Hostias!!! Era el presidiario.

-Hombre el carapapa!! Si es aquí. Para lo del… técnico has dicho?, jajajaja, bueno no se, a mi me han citado aquí para un puesto.

-Vale, vale. Ya si eso, pues vale, eso ya que me quedo si eso. – de que coño se ríe el delincuente este ,pensé.

-Tranqui carapapa. Todos estamos para lo mismo.

Después de cinco horas de cola, meandome, con hambre, con ganas de llorar, porque el presidiario se altero de la espera y me dijo que me mataría con una cuchara de café mañana por la tarde que no tenia nada que hacer y se reía, me llego el turno.

-Buenos días, bueno ya tardes. Es para lo del cursillo técnico

– Si, jajajajaja, uy perdone. Mire es un curso de 300 horas, seis horas cada día, de seis de la mañana a 12 del mediodía, cuando acabe el cursillo se hará un examen para poder acceder al puesto.

-Muy bien gracias, me apunta no?

-Ya esta usted apuntado.

– Y de técnico se sale nada mas empezar?

-Por supuesto, con su chaleco amarillo, sus pantalones amarillos, coche de empresa, y visitas por todas las calles de Barcelona. Mañana empieza el curso.

– Ah estupendo, coche de empresa y todo, lo que no entiendo es lo del chalec..

– Venga, venga, espabile, mañana lo ve en el curso…siguienteeeeeee!!!

Pues nada me fui mas contento que unas pascuas (que no se que significa, pero queda muy bien). Mañana empiezo el curso de TÉCNICO EN TRATAMIENTO DE RESIDUOS URBANOS. Miraba a la gente de la cola y les iba sonriendo con el papel en la mano, ninguno me devolvió la sonrisa, pandilla de idiotas. Saldré el primero de mi promoción, a ver quien se ríe mas. Venga para casa a echar la siesta que estoy agotado.

CONTINUA EN CAPITULO 3

© JAVIER SANCHEZ 2019

6 comentarios en “BUSCANDO EMPLEO – CAPITULO 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s