Un viaje al terror – (Un relato de hace años)

PARTE 1 – YA PARA EMPEZAR SI ESO.

Todo comenzó con una mala resaca…. Menuda tontería, todas las resacas son malas, por lo menos yo no me lo he pasado bien con ninguna.

Aquella mañana, me desperté con el tarro a punto de explotar, y me dio un algo de que tenia que ir a esquiar y mira me lié la manta a la cabeza, no por le de irme, es que me dolia muchísimo, preparé todo, cogí los palos de esquí, los esquíes, el traje de astronauta y me dirigí al baño a echar toda la bilis que me quedaba. Al rato cuando ya me encontraba mejor me encamine hacia La Molina, estación de esquí, a unos 130 km de Barcelona. De las más antiguas. Tuvo el primer telesquí de España, osea que llegó la tele aquí antes que a los hogares españoles, esto no tiene ninguna gracia, pero bueno hay que rellena. Que cosas.

De hecho, la estación, funciona desde 1908, que todo era en blanco y negro, tenía que ser difícil esquiar así por lo blanco y lo negro y no hostiarse.

(adjunto foto)

el viaje1.jpg

Estos son los primos de mi madre, de Ecija… que no conocían la nieve, solo la conocían por la radio.

.

Os explico, referente a la foto.

Corría el año 1960 cuando viajo la familia de mi madre a ver la nieve y en aquel viaje hubo muy mala suerte, vino. La familia, de Écija, la sartén de Andalucía, no habían visto la nieve mas que por la radio y lo que les habían explicado los Noruegos que iban de vacaciones allí, y le dijeron a mi padre, “Tú llevar a familion a ver nieve, en Españen haber muchas montañas”, vamos, que les llevara a pisar la nieve.

Dicho y hecho, para allí que fueron, a La Molina. En pleno pirineo y en pleno Enero. Provocando al tiempo, sin miramientos. Y así fue la provocación… que salió como salió.

Jacinto Carlos adquirió gratis una pulmonía, salia en manga corta a – 10 grados de los chungos, los celsius, que hace más frío, él decía que pasaba mucha calor en Écija y quería volver fresquito, y la verdad es que volvió calentito, con cuarenta de fiebre, murió al mes y medio… de un ataque virulento de caspa, no de la pulmonía.

El otro Serapio Lopez perdió un ojo con un palo de esquí, ya ves, de madera que eran y largos y con un pincho que parecían lanzas de la guardia suiza.

Y el último, Pepe Ojolindo “alias el manco”, joder con el último, pues que lo atropello un coche, un coche!! en 1960…!!! En la Molina!!!, que en aquella época pasaba uno cada cuatro o cinco horas, y con toda probabilidad sería el mismo coche, nada oye, que ese fue el que le pillo. Un Seat 600 turbo Injection GSI. Solo le partió una pierna, dos brazos y el dedo meñique. Pero vamos que se fue contento, según mi madre. Que pena de gente. También murió a los seis meses. Le atropello, mira tu, otro Seat 600, con la mala suerte que del golpe cayo un barranco al rió y ahogo. Que pena de hombre.

Bueno, a lo que iba.

Imaginaros, coche nuevo, pedazo de pepino… bueno va, la verdad, es que es de mi amigo Juan, el pastoso, os acordáis el que me llevo a aquella FiestaLunchMeetimg para la venta de alcachofas en almíbar? Pues ese. Y pues eso, pepino de coche, buen día y venga a hacer camino….

Buena carretera, bien vestido, cómodo, calzoncillos nuevos, duchadito, vamos todo limpito y preparado, solo me faltaba la colonia, que por cierto no tenia en casa, la del Mercadona que compro a tres euros, se me había acabado, era la colonia o pagar el alquiler y comer. La vida del currante es asi. Perooooo… mi amigo se había dejado una botella en la guantera y ponía, “Eau de Cloac de Javier Sanchez (Paris)”, (curioso que el autor tenia el mismo nombre que yo). Y me dije, esto tiene que oler de puta madre. Me voy a poner.

colonia.jpg

“La puta colonia”

Dicho y hecho, conduciendo, mientras pillaba el volante con la mano izquierda, voltee el frasco con la derecha, aguantando el tapón para que cayeran unas gotillas, pero cogí un bache de la carretera, que parecía el lago Ness, y se me escapo de la mano el putisimo tapón de la putisima botella y como consecuencia de tal evento, me cayó media botella por todo el cuello, el jersey y los pantalones. Que me caló los leotardos hasta el escroto (los huevecillos).

Hostias!! Hostias!! Vaya tela, bueno calma, calma, nada, nada, pensé, esta es colonia buena y no escocerá. No es la del Mercadona que te puedes quedar ciego si te cae en los ojos.

Jajajajajajaja!!!… Y un huevo (nunca mejor dicho), se desato el infierno en mis intimissimi. Por los dioses del Olimpo, tuve que parar el coche en un bar/gasolinera/charcuteria/cirujía plastica “take away” de carretera y salir dando botes al servicio, al baño vamos.

Claro que, evidentemente, la llave la tenía el cabrón del dueño, joder, en todos los sitios igual, que se creen ¿que se les van a llevar las baldosas o el wc. ?

Me dirigí al individuo/encargado del establecimiento y antes de mediar palabra me dio “la llave”, con “el llavero”… a saber: la llave, de unos cuatro centímetros, de latón, iba atada, mediante una especie de cadena de barco, a un ladrillo de unos cinco kilos. La madre que lo parió. Os aseguro que no es fácil abrir una puerta con semejante objeto colgando de una llave pequeña.

El excusado, w.c. o jiñaero , evidentemente, estaba a tomar por saco, detrás de la casa del gasolinero. Madre mía qué mal rato pase por el camino, pero llegué.. y entré, me quité (todo con acento en la e) los pantalones, los leotardos, los gayumbos y me eche agua. Primero fue un alivio pero al momento… Agua fria.!! Error. Lo peor…Como gasolinaaaaaa al fuego y viceversa.!!!!

– Aaaahhhhhhh.!!!! (grito de espanto y horror, si, también dolor, nota del autor). Estaba a punto de llorar, pero un tío con un carro como el que estaba aparcado fuera, no llora.

Bueno si… lloré…

Me puse a gritar y a llorar como una magdalena (ahora muffy) parecía que me había poseído un cantaor se flamenco. Camarón, que en gloria este.

-Ayyyyyayyyyyyy yaaaa ayyyyyy, oleeee!!!!

Al momento vino el encargado del establecimiento.

– Pero que pasa, que pasa??
Y me vio allí con todo el excusado encharcado de agua, los pantalones, los leotardos y los gayumbos bajados. Y los huevos colorados como dos tomates pelaos, pero fosforito. Como dos semáforos, de esos, uno para ir recto y el otro para girar.
Y me dijo:

– Que le pasa?… Joder que bien huele aquí, si siempre huele a mierda.
Y le conté lo que me había pasado. El cabrón, cuando ya se me paso un poco el infernal dolor, me atendió amablemente, me presto un pañal de su bebe y polvos de talco. Me sentí mucho mejor. Se lo agradecí y encamine hacia el coche, iba andando como si hubiera o hubiese cabalgado doce días a caballo, el encargao me decía adiós, allá a lo lejos, y todavía se oían las carcajadas.

Madre mía que mal que estaba. Que mal rato. Que escozor y encima ahora, una hora y pico sentado.

Me muero. Todavía me escocía como si me hubiera mordido una cobra. Y todavía estaba en Aiguafreda, me quedaban unos 100 o 110 km. Un infierno en aquel coche de 40.000 euros, no digo la marca porque BMW no me deja, pero es un carro que te mueres.

Bueno, pues con mi infierno en los huevos, seguí conduciendo. Y todos los baches… para mi. ¿No os ha pasado que cuando os estáis meando, pillais todos los baches que existen en la carretera, que por cierto, poco antes de tal situación, la carretera estaba como el mármol.? Pues sucede.

Me cago en toda la calavera del ingeniero de caminos que hace veinte años que no pasa por aquí y estará en su casa viendo la tele. Iba esquivando baches, que parecían minas, joder vaya trago.

Pues poco a poco iba pasando el infierno. Ya casi me iba calmando y recuperando. Y de pronto.

¡Se requiere que reposte combustible. Gracias!!!

– Aaaaaaaaahhhhhhh!!!, quien coño habla.!!!

Mire el retrovisor y ya veía fantasmas.

¡Reposte lo antes posible combustible!!!!

– Aaaaaaaaahhhhhhh!!! Hostiasssss.!!!

Me fije en la pantalla de la consola de en medio, que por cierto era mas grande que la tele de casa.

¡De allí salia la voz de la loca esa!
La madre que me parió, que susto me he dado, casi me salgo de la carretera.

Cuando mi ritmo cardíaco se normalizo, paré en una gasolinera
Voy a repostar (joder que bien hablo), todavía me escocían un poco los lichis, pero era soportable.

Me dirijo a donde debería de estar la puertecilla del deposito y allí no hay quien meta mano. No hay para abrir, no hay ninguna rendija, ni instrucciones de Jedi de “abrete, la fuerza te lo ordena”.

El encargado me vio dando vueltas al coche y salió….

– Buenas noches caballero, o lo has robado o te lo han dejado y ni idea no?

– Cierto caballero, no se abrirlo.

– En el mando hay un botón, con un dibujo del logo de una gasolinera.

Yo quería morirme, y el cabrón del encargado se reía, por dentro, pero se reía.

– Cuanto le pongo.? Lleno?

– Si, si claro, cuanto cabe?

– Estos coches? Unos 80 litros.

– No jodas.!! Que va tío 40 euros y ya esta.

– Vale, vale, pero para la vuelta no le llega… Estos coches chupan que no te cuento.

– Bueno ya luego si eso…. que ya, queeeeee 40 euros oiga.

Me cago en la puta, me va a salir mas caro que mi coche. Quien me mandaba a mi pedirle el coche al cabrón ese…

Después de dejarme 40 eurazos, en acariciar el fondo del depósito del BMW suprermegafashion de mi amigo. Entre en el cabrón del coche y lo conecte. Estaba empezando a odiar ese coche. Me recordó a cuando me compré el Seat Panda GTI, el primer coche antivirus de la historia.

Era feo, como el Fary comiendo un limón. Aquel coche mi primer coche, recién sacado el carnet de conducir, 98 prácticas que hice, mi profesor, Antonio, me dijo.

– Hostia Javier sube ya a examinarte, ya te conoces Barcelona como la palma de la mano, la gente te saluda al pasar, hasta la guardia urbana te saluda, sabes mas que yo.

Sube ya cohone!!!
– No estoy seguro Antonio, creo que haré unas diez mas.
– Y un huevo, el lunes te examinas. Y no hay mas que hablar.
Y así fue, me examine y aprobé. Con algunos problemillas, pero aprobé.

El carnet me costó mil pesetas mas que el coche.

Negocio redondo.
Mientras pensaba esto…

– Recuerde.!!! Poco combustible en uno de los depósitos.!!!

La hija puta de la pantalla, me había dejado como Paquirrin delante de una raíz cuadrada.

… Entonces cai…
– Queeeeeee???? En uno de los depositos??? Que tiene, dos depósitos!!!

La madre que me pario. Pero cuanta gasolina cabe en este coche. Por el retrovisor vi al cabrón del gasolinero, que se iba a su casa partiéndose de risa. Moví el coche. Y solo pensaba que, me vuelvo a Barcelona o sigo. Si me voy a casa no me arruinare hasta los cincuenta y podre comer. Pero si sigo, solo podré comer nieve con sal y encima no ligare. Joder.!!! Que mala suerte que tengo. Es que se me va a aparecer la niña de la curva en una recta y seguro que me limpia el parabrisas. Que mala suerte que tengo coño. Me estoy agobiando, es mas ya estoy agobiado. Estoy mas agobiado que un barrendero en Tarifa. La ciudad del viento.

Bueno, pues seguí por la nacional, casi llorando, pensando en los dos depósitos de gasofa de aquel avión con ruedas. Me quedaban 100 km por delante.

Me puse a pensar en que lo iba a pasar de maravilla, el apartamento del cabrón este, el hogar con el fuego, el bareto lleno de monadas enfundadas en su mono de esquí.

Mono de esquí.!!!! Hostias u ostias!! me lo he dejado en su bolsa, con los guantes, la gorra y las gafas de sol para esquiar. No me lo puedo creer. Pero que pasa, esto son señales, algo que me dice que no vaya a esquiar, que no debo de ir, se me iba la cabeza e iba a 140 km barra hora, y la verdad es que ni se notaba, menudo cochazo. Joder, joder que viaje, me estoy mareando, entre el pestazo a colonia y que ahora tendré que cómprame y/o alquilar un mono, de esos que huelen a sabana Santa, estoy vendido, y… oye, que veo luces al fondo de la carretera… Que se mueven, arriba y abajo, joder me va a dar un ictus. Voy a parar, voy a parar….

Paré en al arcén y vi las luces que se acercaban, me empecé a poner nervioso y de pronto estaban al lado de la ventanilla del coche.
Toc, toc, tocaron en la ventana.

-No me mate señor marciano…

– ¿Que? Caballero se puede saber que está haciendo.??

– Hostia los picos… perdón agente, estaba cansado y me he parado.

Joder era un control de la guardia civil. No puede ser. Que mas me puede pasar. Abrí la ventana y el guardia, se retiró de golpe de la ventana del coche.

– Joder por dios, pero a que huele??? A bebido usted.??

– Ehhhh agente, huele a colonia cara de la muerte, francesa. es que… mire es una larga historia, pero se lo resumo, se me ha caido el frasco, iba conduciendo, y me quería poner la colonia y… pues eso, que la he liado ¿no?

– Si. ¿Francesa? ¿Eing? ¿Que dice?… Pare mas adelante donde esta el otro agente.

Yo solo vi dos luces mas…

– Donde, ¿allí donde las farolas que se mueven.??

Me sentía mareado, como borracho. La puta colonia…

– Joder con el tío… Si, si allí. Va a tener que soplar para que le comprobemos el nivel de alcohol en sangre.

– Vale agente. Lo que usted diga.

Avancé varios metros y paré a la derecha, en Inglaterra a la izquierda. No eran farolas, eran las luces del coche patrulla de los picoletos. Y escuche.

– Paco, que el caballero sople, me parece que no esta muy bien.

Se acerco el otro picoleto, llevaba los dos palos de luz en la mano y me dije – míralo parece el PicoJedi – Me entro la risa tonta, creo que demasiada tensión. Y el pestazo mareante de la colonia.

El guardia se acerco.

Los picoletos

– Disculpe caballero deberá de hacer esta prueba del nivel de alcoholemia. Retire el plástico y ponga el aparato en el medidor, por favor.

A mi se me estaba yendo la cabeza o me había poseído algo, pero pensaba, como te voy a poner el aparato ahí, no llego por la ventanilla del coche, además vaya rollo, bajarme los leotardos y sacar el cimbrelillo, si, que pasa, la tengo pequeña. (todo esto con voz en off y con eco en mi cabeza)
Y se me escapo la risa. El picoleto se mosqueo y me dijo.

– Señor le invito a que baje de coche, haremos la prueba fuera de él.

Yo pensaba, ¿me invitas? Que también vale dinero bajar de este coche. Y se me escapo la risa.
Mal asunto, el guardia me miro con cara de. “hoy todavía no he matado a nadie, no me provoques’ o eso pensé yo.
La tarde se alargaba…. O eso me parecía a mi. Joder que marrón y que mareo.

El guardia, me dio un pito, o lo que yo creía que era un pito.

Con el pestazo de la colonia y el alcohol de la colonia, que supongo que desprendía y mi ropa, creo que pille un colocón del quince.

Pues eso, que no era un pito, era un tubito que tenía que poner en el aparato de soplar.

Me lo puse en la boca a la primera, increíble, porque apuntaba hacia otro lado, pero lo coloque.

El picoleto me dijo.

– Ahora, por favor caballero, le proporciona la documentación del vehículo a mi compañero y procederemos a efectuar la prueba del nivel de alcoholemia.

Joder, no le entendía.

– Oiga por qué habla como Gongora

– Mire señor, se lo pido con educación

– Joder, pues dígame como toda la vida, – deme los papeles del coche!! -. Es que me he mareado cuando me lo ha pedido.

– Mire!! No me toque los cojones, dele los papeles a mi compañero y sople, coñññññoooo.!!

– Ahí las dao, ahora nos entendemos. Ese es mi picole… mi guardia civil. Dame el parato que soplo.

Le puse el tubillo ese y me puse a soplar…

El agente me decía, – venga, sople, sople, sople… – Y yo soplaba y soplaba, y pensaba voy a explotar como una sandía con gafas. Hijo de puta…. – vengaaaaa ya queda poco, sopleeee.-

Yo quería morirme, me iba a dar un ictus de un momento a otro…

– Vale ya ya….

Yo cogí aire como esos, de las películas que salen del agua después de estar un cuarto de hora subiendo de las profundidades.

– Uuuuuuhhhhhhhggggg.!!!!! joder que me ahogo coñoooooo.!!!

– Muy bien, lo ha hecho muy bien señor

Yo pensé tampoco es una raíz cúbica, es soplar, casi me muero, pero, vamos.

– Pues nada ha salido un 0.10,no hay problema.

Joder podía haberme puesto un nueve si lo he hecho tan bien…

– Mire señor, vamos a hacer una cosa, se va a quedar aquí con las puertas de coche abiertas para que se ventile y cuando le pase el mareo y el pestazo, coge usted y sigue su camino.

– Vale, vale, así lo haré.

Tres cuartos de hora.!!!! y el puto coche todavía olía. El picoleto, entre risas casi me dijo.

– Pffff, mire váyase, váyase, porque esto no hay quien lo arregle, vaya con las ventanillas abiertas y despacio eh pfffffggjajajajaja, Huy perdone….

Me cago en la madre que pario al kiwi, que se iba riendo hacia otro coche. Y le decía

– Deme los papeles coño!!! Pffffjajajajajajaa.

Yo me decía, ese es mi picoleto, el conductor alucinaba… ya no vi mas subí al coche, y me fui, con las ventanillas abiertas en pleno enero a la 6 de la tarde, a 3 grados. Que viaje, me cago en todo. Hacia La Molinaaaaaaa.!!!! Bufffff…

Al cabo de una media hora, me dije mira, este cabrón no deja fumar, pero me voy a apretar un purito pequeño que dejan un pestazo espantoso y así quito el de “eau de cloaca”. Me puse el purito en la comisura del labio, que bien escribo coño, y hostias, se me cayó, no tenia sensibilidad en la parte izquierda de la cara, (en Inglaterra sería la derecha), con el frío me había cogido un golpe de aire. Intenté tocarme la cara y el brazo izquierdo no responde. Hostia puta, lo que decía mi madre del golpe de aire era verdad!!!. No, no, no, no, no, otro problema más. Pero que pasa!!!, solo falta que me caiga en un charco, en ese mismo instante y/o momento paso un camión tráiler de 25 ruedas y mientras intentaba apartarme de la carretera el super camión piso un charco lleno de agua, pero no un charco, sino “EL CHARCO”, creo que el más grande de toda Cataluña, parecía el lago Ness, el lago del cocodrilo gigante ese, me puso perdido de agua, aceite, meaos de perro, cagadas de paloma, barro y mierda en general y la tapicería del coche quedó hecha una mierda. Me puse a reir, Jajajajajaajsjsjssjaaaaaa, que me puede pasar mas….

“ATENCION!!! Poco combustible en uno de los depósitos.”

Continuara …..

© Javier Sanchez 2017-2019

14 comentarios en “Un viaje al terror – (Un relato de hace años)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s