Un pequeño empujoncito

A veces creemos, a veces deseamos  que alguien nos empuje. Porque nos hundimos, nos volvemos del revés, en carne viva y … nos sentimos como que nadie nos ve.

A veces, es el momento de pedir desde el desespero, que te acricien el alma.

Por que es cuando escuchas, “es que no piensas”, que  nos dicen, ellos los que caminan por los andamios de la vida, los que patinan por la vereda de nuestros sentimientos, sin acercarse por no pincharse con tus rosas.

Y te ves, te ves en el espejo del  suelo, de cerca, y piensas, pides  que alguien te de un empujoncito, ese empujoncito de realidad.  Para que puedas coger la carrera que nadie te da. Solo tú, aunque implores ese empujoncito de realidad, que ya conoces, pero no alcanzas. Y lo necesitas, para líbrarte del peso.

Y lloramos, juntos,  a sabiendas que llorar es bueno, descarga el cielo en el espejo del suelo.

A veces creemos, a veces deseamos, que alguien nos empuje. Porque nos hundimos, nos volvemos del revés, en carne viva y …  nos sentimos como que nadie nos ve.

Aunque sí, hay alguien que te ve.

A mi amiga.

 

 

© Javier Sánchez 2019

4 comentarios en “Un pequeño empujoncito

  1. Tus letras hoy muestran un poquito de tristeza… Ánimo Javier !! Espero que mañana sea un nuevo día y nos vuelvas hacer reír con tu genialidad y con el buen humor, escritos en los textos, que nos regalas a todos los que te leemos. Un abrazo amigo 😊😘

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s