PENSAMIENTOS DESDE MI INCOMPRENSIÓN.

Solo pienso que no podemos volver a la normalidad, ni a la mencionada por los medios, autoridades y demás hierbas venenosas como la “nueva normalidad”. Ese término no existe. Ni nuevo ni antiguo.

No podemos y no debemos porque todo lo normal, lo que consideramos o considerabamos “lo normal”, era y es el grave problema que azota a la humanidad. Esa “normalidad.”

Y esa normalidad, hay que cambiarla, insisto y no me cansaré de hacerlo cada día si es preciso. Necesitamos ser mejores, más solidarios, más cívicos, más ciudadanos, más mundiales, más amables, menos egoístas y mejores personas. Sobre todo lo último, que abarca a todo lo anterior. Ya se que es una quimera.

Y pensad una cosa, una cosa que creo que nos define como propietarios de la poca humanidad que poseemos, aún teniendo la patente de ello. Ya ahí está lo malo.

Pienso que sí está desgracia hubiera sucedido, en el tercer mundo, no tendríamos conocimiento de ello, más que algo en los telediarios y alguna que otra noticia.

Esto me da ganas de llorar, siempre me da ganas de llorar cuando veo personas en la indigencia humana. Tal vez eso me llevó a colaborar con las ONGs que trabajan con ellos, codo a codo, cara a cara, sudor a sudor, vida a muerte. Los admiro e idolatro.

Esto, por desgracia, es lo que nos define, el girar la cara para no mirar.

Y es que en los países “pobres”, pobres según nuestros canones, mueren personas cada minuto, malaria, paludismo, ébola, sarampión, gripe, enfermedades impensables en nuestras comodas ciudades. Es la inhumanidad de la humanidad.

Me he prometido no escribir el maldito nombre de este puto virus. Nunca más. No puedo verlo, es algo que me han introducido en la mente, los que han sacado filón informátivo, hasta hacerme daño, hasta hacerme insoportable el estar pendiente de todo, de mi familia, de mi. Pero, ¿sabéis? sigo… Y si, estoy triste, muy triste, aunque escriba poemas, pensamientos, cuentos y relatos de humor.

Joder, hemos de cambiar, hemos de bajar esa prepotencia humana, esa soberbia de que todo lo arreglará otro, de que somos inmunes a todo, maldita sea.

No soy creyente, nunca he sabido serlo y respeto a quien lo sea, de veras os lo digo, pero un ruego, solo uno, ruego al mundo, a la gente que compone este mundo, piense, que piense que algo cuasi quantico nos ha puesto mirando la pared, castigados. Porque el ser humano a dejado de ser humano y a pasado a ser un algo extrañamente inhumano.

Y a mis compañeros escritores, vamos a dar un poco de eso que tenemos escondido, que sabemos utilizar. Vamos a ser positivos, vamos a evitar nombrar al asesino, vamos a labrar y sembrar positividad. Pensemos en ello. Podemos hacerlo.

Gracias a todos.

P.D. No estoy depresivo, os lo aseguro. Estoy enamorado de la vida. Solo y simplemente eso.

Si no lo creéis os cuento un chiste.

.

© Javier Sánchez 2020

9 comentarios en “PENSAMIENTOS DESDE MI INCOMPRENSIÓN.

  1. Grandes verdades. Sí, acepto ‘putovirus’ como animal de compañía (no me queda otra), yo procuro no mentarlo, y la gente le llama bicho. En cuanto al positivismo creo que no falta, veo arco iris en cientos de ventanas, anuncios motivadores, balcones repletos de imaginación y creatividad unidos en la lucha…claro que esa jauría desbocada, rabiosa, zafia y ruin atenúa mucho los efectos. Quizás esto sea otro motivo más para acrecentar la tristeza como, en efecto, se percibe. El otro día te ‘leí’ muy lúcido y lucido…en tu “como antes y como ayer..”, creo que es bastante realista, por desgracia.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s