Con permiso.

Estoy, entre botica y botica, entre fórmula y fórmula y con permiso del galeno, buscando aquella pequeña flor, la que da nombre a la humanidad, la que da nombre a la vida. La pequeña florecilla de cara amarilla y pelo blanco, inocente y temerosa de los tiempos.

La pequeña flor, la única, que puede salvar de este embravecido mar de negocios de carne y llanto, de acero y piel desgarrada, de ruidos infernales que debastan vidas sin pensar, porque las armas del dinero y del egoismo no piensan, los pensadores armados, los caníbales de la vida, a esta maltrecha humanidad.

Con mi poca fuerza, andaré los mil tiempos buscando aquella pequeña flor, la que da nombre a la humanidad y un dia se escondió en el rincón mas profundo del alma del hombre, aterrorizada por lo que está viendo.

Escondida para no ver que los perjuicios causan juicios. Para que no vea que las religiones son obras de teatro, variaciones de mil directores que causan llanto y muerte.

Si la fuerzas no me fallan, con permiso del galeno, buscaré, incansable, a aquella pequeña flor, la que llora escondida, cuando ve un niño llorar por el hambre, de miedo, con el alma muerta y la mirada perdida entre un bosque de gente que llenan su mente de hipocresías, cinismo y mentiras, mientras ellos llenan el gaznate de viandas que nunca llegaron a su destino.

Mira a tu alrededor y cuéntame, por favor, porque no me dijiste que la maldad, la frialdad humana iba a campar a sus anchas. Sin medida. Sonriendo, en sus palacios de invierno, con sus corbatas de seda y sus podridos egos para razonar.

Si las fuerzas me acompañan, cavaré y cavaré buscando aquella pequeña flor, la que nos dio la capacidad de amar.

El galeno, mi galeno, entre fórmula y fórmula, que me arranca un pedazo de vida cada dia, me ha permitido buscar a aquella pequeña flor, la que nos dio el bello nombre de seres humanos.

Y es que la quiero encontrar para decirle que no llore, que no siga escondida, que, a lo mejor, si que hay solución, porque si los hombres buenos callan, imperará la maldad y lo que es peor, la ausencia de la bondad, pero si sólo uno de ellos levanta el puño, todo rodará como una avalancha.

Y cuando la tenga entre mis manos, suavemente, la plantaré en medio del mundo, para que todos, al ver tal belleza, sintamos la vergüenza de ser como somos. Para que todos, unos por hacer y otros por callar, nos avergoncemos de llamarnos gratuitamente humanos, con un arma en la mano y en la otra un símbolo injusto de la justicia.

©Javier Sanchez 20 de junio de 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s