Queja. O no.

Buenas tardes a todos, si lo lees por la mañana pues aplicas el momento. Os cuento lo que me pasa.

No sé, debe de ser el tiempo, se me caen las cosas de las manos.
Debe de ser el tiempo, se me olvidan las cosas. De veras. Es como una pequeña posesión. Debo de estar poseído por un idiota desorientado, debe de ser eso, porque yo no era así. Y estoy seguro de que mi yo que se ha escondido tampoco lo es.

No sé, a lo mejor debe de ser el tiempo, que me engancho con todo, es como si mis brazos o mis piernas, a veces no tuvieran fuerza. Es curioso, habiendo sido jugador de rugby, que era capaz de levantar a un tío en carrera y de frente a mí.

No sé, es curioso, dede de ser el tiempo, porque soy capaz de escribir un poema, o un relato o componer una pieza de música, pero no recuerdo porque me he levantado de la silla. Es curioso ¿verdad?. O no, pero para mí sí.

No sé, pero debe de ser el tiempo… el tiempo que llevo pisando el suelo, debe de ser eso, que desde hace un tiempo hacia aquí ya no me sale nada bien, joder, que no es poco, una pandemia, una enfermedad cuasi incurable, amigos que se me van, otros que los creía amigos, se diluyen en el tiempo, la economía casera que esta acabando con mi cerebro y mi salud, joder es que son muchas cosas. Y además, las cabronas, es que si ponen en fila esperando para darme una hostia tras otra. Es que nada me sale bien, seguro que me baño en una piscina municipal y se me come un tiburon. No sé, o es que alguien me ha echado un mal de ojo, aunque de momento veo bien.

Pero no deja de ser curioso. Y de veras que esto no es una queja, es un comentario, porque ya se que simplemente me dirán “es que ha estás mayor”, a ver, pues puede ser, pero es que eso no es óbice para que me salga todo como el culo. El rey Emerito tiene más años que la puerta de la casa de mi pueblo y vive como un rey… emérito, pero rey.
Que, por ejemplo, después de trabajar durante cuarenta y cuatro años, hoy por hoy, después de todo lo dado, este en el paro, si, en el paro, al fin y al cabo un ERTE no deja de ser un paro, osea, sin futuro alguno. Llamadme negativo. Pues os equivocais, sé que esto pasa y le pasa a mucha gente. Y no es ser negativo, es ser realista y explicar una situación, vamos que me lo podía haber callado y así no dar la oportunidad para que me digan eso, simplemente, repito, es ser realista, aunque uno es republicano, hijo y nieto.

Y ya finalizo señorías. Estoy seguro que estoy poseido por un imbécil con cara de idiota, desorientado. Pero como estamos siendo sinceros, la digo. Que va a ser que no me lo merezco, vamos, que no. No es justo, que todo lo que me está pasando desde hace un año hacia aquí, es injusto y pienso llevarlo al Tribunal Supremo, bueno no, que tal y como está el patio lo mismo acabo en la cárcel. ¿Veis como no tengo suerte?

Bueno pues escribiré un artículo sobre el tema de lo que me pasa…. Bueno tampoco que es este. ¿Veis como estoy poseído por un idiota?

© Javier Sánchez octubre de 2020

4 comentarios en “Queja. O no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s