Colores en el alma

Y el payaso tomó asiento en el banco de aquel parque, a pleno día. Con aquella sonrisa exagerada y esa palidez en su cara. Pintura en los ojos, párpados azules cruzados con unas líneas blancas. Nariz, como no, roja, simpática. La guinda de la expresión. Que es un payaso sin su nariz roja, no es nadie.

Vestido de arlequín negro y blanco y zapatones azules eléctricos. Y un bombín, pequeño, a un lado de la cabeza. Guantes azules. Y un cigarrillo en la mano…

Javier vivía escondido tras ese muro de simpatía, de alegría. Javier, venia de un cumpleaños, con veinte niños y quince padres, todos miraban al payaso con simpatía y alegría, pidiéndole más cada vez. Ellos que sabían.

Entre globos, pasteles y risas, gritos y aplausos, aquella tarde, fue como tantas. Sacar lo que llevaba dentro, muy dentro de si, para que aquellos niños vieran la vida alegre y divertida y no la oscuridad que perduraba de hacia tiempo. Javier, el payaso, les proporcionaba, desde siempre, una sonrisa. Sin nada a cambio y no pedía dinero.

Javier vivía tras aquella protección de simpatía y sentido del humor, de alegría, pero aquella tarde, sentado en su banco del parque, con la cara mirando al suelo, estaba más triste que nunca, acaba de llegar del hospital, allí, en aquel hospital, también sonrió, como no, sin dudarlo, a aquella persona vestida de blanco, cuando le dijo

– Javier, un año máximo.

Javier llegó a casa y lloró durante dos horas. Se dirigió al baño y mirándose al espejo…

– Joder chico, toda la vida dando alegría, escondiendo llantos y… mira, mírate, ya ves, el premio, me tocó el gordo y ya ha pasado el sorteo. Siempre tarde Javier, siempre tarde.

Javier el payaso, secó sus lágrimas, suspiró y comenzó a pintar de nuevo su alma de colores. Blanco, azul, rojo… Le alivio pintarse la sonrisa de color rojo. Cuando acabó, se miró en el espejo y se dijo…:

– Hola Topi como estas… vamos que ellos nos esperan.

Y Topi salió a la calle… a ese mundo que tanto le debe.

– Hola niñoooossss.!!! Me han dicho que hay una niñita preciosa que cumple seis añitosssss.!!!!

Javier ya no hablaba. Topi lo dejó en casa.

Dedicado a todos los payasos, los que nos hicieron reír, los que nos hacen reír y alegran nos alegran la vida detras de esa alma de color blanco, azul y rojo. Bravo por todos ellos.

©Javier Sanchez enero de 2021

15 comentarios en “Colores en el alma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s