Cuatro leyes de esas raras y cotidianas.

Existen una serie de “leyes” no escritas (ahora sí que las he escrito yo) cotidianas que no prestamos la debida atención ni el análisis pertinente que merecen. También es que me aburro como un submarinista en un descampado y mi mente no está quieta. Os pido perdón de antemano por su no os gusta el escrito. Lo digo más que nada por que hay unas 200 leyes de estas. Gracias.
Ley de Antoine y Mclean :

“No importa lo que salga mal, siempre hay alguien que lo sabía”.

Más conocido como “el listo
Vamos, un enterado de la vida, el fantasma de las reuniones, es el que todo lo sabe, su frase es:
“Eso ya lo sabia yo
Vamos a ver, si “ya lo sabías”, pues cojones, dilo y podríamos haberlo evitado.
APLICACIÓN PRÁCTICA:
La primera vez que se aplicó está ley fue al finalizar la segunda guerra mundial, en las trincheras que defendían Gibraltar de los nazis. Pues que allí había un imbécil, un tal Jon Doe, de 32 años, Capitán del Tercer Regimiento de Paracaidistas de ejercito del aire de EEUU (paracaidistas de la brigada de submarinos no hay), que le dijo a su compañero de trinchera:
“Es que eso ya lo sabía yo que se iba a liar…”

Hay que joderse que guantazo con toda la mano abierta tenía el pavo.
El “listo” murio diez años después de un ataque severo de caspa, caspa que le producia unos estornudos muy violentos, de esos que mueven sillas y mesas, y lo que paso es que, en uno de ellos, se dio con el canto del armario alto de la cocina, falleció en el acto, mas concretamente en el segundo acto de la opera en lenguaje de signos para sordos “Tristeza y semblanza de amor muy triste oye“, una comedia de aquellas art Mode, que ya despuntaban en aquellos años, de un tal Calixto Roger de la Crua. Vamos un truñaco.

Pues oye, como te digo, que le dio un ataque implacable de sueño y cayó del palco abajo, a platea. Falleció en el acto, nunca mejor dicho, también fallecio un político que estaba allí durmiendo (la costumbre), ni se entero el hombre, Jon Doe tampoco.
La esposa de Jon Doe comento “es que ya lo sabía yo, siempre durmiéndose en todos los sitios”. Ella tambien murio quince días después al ponerse un supositorio para la conjuntivitis, “le ha sentado mal” dijo el medico. Que ya le vale tambien al doc, doce años estudiando para decir semejante estupidez.

Otra de las leyes es una de las más comunes en los hogares. Y es:
Ley del “vaso en el borde de la mesa” de Alfons y Serapio (primos lejanos de Antoine y Mclean)
APLICACIÓN PRÁCTICA:
Cuando pones un vaso en el borde de la mesa. Siempre está el atontao, de turno, que saca a pasear el comentario agorero.
– Cuidado que puede caer al suelo.
Vamos a ver, porqué tiene que caer el puto vaso, ¿es que se marea al estar al lado del precipicio insondable y pierde el conocimiento?. ¿Es un vaso depresivo? ¿Es de IKEA? ¿Tiene instintos suicidas? .
El vaso si no lo tocas y/o lo empujas al precipicio insondable, no cae. Es imposible. Salvo terremotos, bombardeos o que pase mi suegra que parece un panzer desbocao o algo asi, sino, el puto vaso no se cae. Pues nada el agorero lo pondrá en medio de la mesa, “por si acaso”. ¿Que no?.

Ley de “Vamos siete días de vacaciones pero como si fuéramos a invadir Andorra” De Loreto Valverde y Araceli Smith. (hermana de Antoine, la Loreto).
APLICACIÓN PRÁCTICA:
Haciendo las maletas, y digo “las”.
Mi compañera grita desde el fondo de nuestro enorme piso de sesenta metros cuadrados.
– Cariiiiiii, llévate cinco calzoncillos más por si acaso.
-Pero bueno si ya llevo 22 para diez días, donde vamos ¿a “Laxante Village Vip*.?, ¿Que me voy a estar giñando por las piscinas, toboganes, bosques y altas montañas de todo el complejo?
– Sisisisisisi cari, – (ese “Sisisisisisi”, es sinonimo de que no te escucha) -Ah! y una Rebequita para la noche que lo mismo refresca.
– No me jodas…. ¿En Tarragona? ¿La primera quincena de agosto? ¿Que vamos a ir también a la ruta de los Tanatorios?
– Tu llevátela coño, que lo mismo… pues eso. Que te la lleves!!! Y ponme el chandal ese grueso….
Ah! Ojo al dato, vamos a una casa rural en Tarragona y llevamos comida y ropa como para colonizar Marte.

Ley “Tapa la botella de gel, que eres un descastao” . Ley de Gerard de Moussel.
APLICACIÓN PRÁCTICA:
– No has tapado la botella del gel, joder, siempre igual….
– Pues no lo entiendo María de los Dolores, ¿Pero que pasa? ¿Que pierde el efecto espuma? ¿Pierde alguna de sus propiedades curativas contra la lepra o la tuberculosis de tobillo? Porque si no no lo entiendo, iluminame cariño, vida mia de…
– De una hostia te voy a iluminar, que la tapes!!!
(es que es muy tierna ella).

Ley “eso es malo para el colesterol” del Doctor Evans y Jacinto LeMans.
APLICACIÓN PRÁCTICA:
Vamos a comer unos amigos a un restaurante, uno vegetariano, otro vegano y otro que le llamamos el camion de la basura, es el que se come todo lo que dejamos en los platos.
– Pues yo me pido, algo ligerito, unas patas de cerdo, con un poco de oreja y foie gras.y me sueltan…
– Yo no como de eso que es malo para el colesterol.
– Coño pues si es MALO para el colesterol, me lo como, asi lo elimina, ¿no?
Silecio sepulcral, todos me miran, menos el vegeta y el vegano que estaban casi potando…
No se, en la frase algo falla. También es que tengo sueño.
Continuará, hay muchas más, unas 200, pero es que tengo que tomar la medicación. Y me estoy meando.

©Javier Sanchez enero de 2021

6 comentarios en “Cuatro leyes de esas raras y cotidianas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s