Ella.

Aquella tarde de octubre, salí de trabajar a las 19 horas, una hora antes de lo previsto. De hecho mi jornada laboral en aquellos tiempos terminaba a las 20 horas, pero aquel era un día muy especial.

Nervioso, estaba muy nervioso, salí de la oficina y fui directo al Paseo de Gracía, para dirigirme, a seis calles mas hacia abajo, para girar en dirección a Gran Vía. Y allí me esperaba ella. Ella. Y hacia meses ya.

Corría el año 1980, hacia un año frío y extraño, de esos que de vez en cuando, en Barcelona te arrasan, te apocan, ese frío que, gracias a la humedad, no te lo quitas de encima de ninguna manera.

A ella ya la había visto a principios de año y… me enamoré al momento. Fue ese instante fugaz, que cuando te enamoras, ocupa toda tu mente y me dije:

– Es preciosa, nunca había visto algo tan bonito, he de conseguir que estés conmigo, tarde o temprano.

Aquel cuerpecito tan perfecto, aquel pelo plateado, aquella boca preciosa y aquel timbre de voz tan especial y perfecto. Ofuscaba los sentidos, me obsesionaba, me encantaba.

Aquella tarde de octubre de 1980, con mis 18 añitos recién cumplidos, fui a por ti, fui a aquel lugar, para ver si querías venir conmigo, después de seis meses de lucha encarnizada contra el tiempo. Las horas, las noches, el duro trabajo. Durísimo.

Pero conseguí el primer paso.

Y llegué, llegue temblando, me quedé en el quicio de la puerta, incluso saboreando los nervios que invadían mis manos y entré en aquel lugar, donde sabia que, tú, siempre estabas, te busque con la mirada por todos los sitios del lugar y allí, por fin, apoyada en la pared, bella y espigada, como si me estuvieras esperando desde siempre. Preciosa y arrebatadora.

El estómago se me salía por la boca. Me encamine a un señor que andaba por allí, muy encorbatado el y le dije:

.- Quiero aquella guitarra, por favor….

Desde entonces, desde aquel dia has sido mi compañía perfecta. En mis días tristes, alegres, música, bolos, jamm sessions de blues puro, conservatorio, novias, gente. Has vivido conmigo desde hace cuarenta años y he aprendido de ti y tu de mi.

Tú, mi guitarra.

.

© Javier Sánchez febrero de 2021

2 comentarios en “Ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s