Una historia paranormal.

Os voy a contar la historia de cuando me morí de muerte. Ya me había morido otra vez hace unos años, pero esta vez fue diferente. Es una sensación rara, como si te dieras un golpe en el dedo meñique cuando vas con las chanclas esas de dedo, que son una mierda, feas, de choni y antiesteticas de la muerte y además sucias, porque cuando llevas una rato andando se te llenan los pies de mierda y porquería de la calle y luego lo manchas todo en la cama. Es que yo no me ducho por las noches, aunque vuelva de ayudar en un incendio en el bosque. Y claro se pone todo de mierda que plantas lentejas en las sábanas y agarra seguro.

Bueno pues eso, pues que me morí así de la manera más tonta, claro creo que también algo tuvo que ver aquel autobús, que venía a toda leche, ehhhhh, os lo habéis creído ¿eh? Pues lo esquive!!! y en el regate fui a parar a darme contra el semáforo, me di un leñazo importante en un brazo, oye un daño que p’aque te cuento y en eso que del daño me mareé y caí al suelo dándome en la cabeza con una farola y allí me quedé sin conocimiento viendo gente entre tinieblas. Un tío que pasaba por allí pensó que me había dado un infarto en todo el corazón, el atontado, y empezó a prácticarme una RCP, que no es ningún partido político, es Reanimación a Cardio Puñetazos, porque el tío era un animal de 140 kilos y 1.90 de altura, yo entre tinieblas vi como se acercaba la sombra de aquel orco e iba diciendo.

– Apartarsus que soy médico de medicina de esas, que se de que va esto oigan, hagan sitio, hagan sitio!!!

Yo en mi semidesmayo estaba alucinando y acojonado, más si cabía. El gigante verde comenzó a la reanimación, me daba unos apretones en el pecho que yo creía que me partía por la mitad, ostias que daño!!. Y cuando le iba a decir que se equivocaba, que yo estaba bien, me morreaba, creo que hasta me metió la lengua y todo. Y oye que me soplaba, joder y no me dejaba respirar pues me tapaba la narizy yo que me ahogaba, unos soplidos que se me hinchaban hasta los pies. Bueno así hasta que me salvaron los de la ambulancia. Y se me llevaron al hospital. Yo le decía al sanitario:

– Déjameee que le meto!! Casi me matas atontadoooo!!! Te volveré a buscaaaaarrr!!! Aunque sea lo último que hagaaaa.!!!

Y el largo me saludaba y reía. Y la gente le aplaudía y le daba la mano. Yo me decía, me cago en el largo cabrón, encima le aplauden y casi me mata.

Pues con tantas ostias, morreos y soplidos, la verdad es que me desamye o me morí o algo así…

Pues oye, pues si, joder pues que me morí, otra vez. Puto larguirucho de mierda. Y esto de morirme me sentó fatal. Porque tenía cosas que hacer, pintar el comedor, poner una lámpara, tener un hijo, escribir un libro, y plantar un árbol, esto último ya lo hice en otra vida, pero mola plantar un árbol y verlo crecer, y que algún cabron lo queme, pero eso es otra historia. Ah.! También quería ver la última película de Tom Cruise.
Una muy buena que sale corriendo, bueno de hecho siempre está corriendo el tío ese, y es espia, pero sobre todo unas carreras que pa que te cuento. Hace unos sinpas que te mueres, pillalo al pavo… También quería cómprarme unas botas Panamá Jack. Que llevo media vida queriendolas. Ah! Y… Ah no eso era de otra cosa del divorcio.

Ah sí, ha no me acordaba!! Que había quedado con una amiga, que después de veinte años me ha dicho que si, no se a que, porque ya no me acuerdo que le pedí, pero me ha dicho que si. Osea que tenía que ir a cenar con ella a un restaurante muy fashion.

Y nada, que aquí estoy, en la camilla, todo muerto, blanco, bueno blanco ya soy, más blanco todavía. Y entre mis pensamientos raros me preguntaba tonterías, como que los negr… la gente de color se pondrá gris no.?? No se, es una intriga que hace tiempo que me consume. Bueno ya no, porque me he morido otra vez. Ya da igual.

Pues eso que vi la luz blanca esa. Muy chula, parece las luces molonas esas de los Audis. Que parecen Ovnis. Nada de túneles ni pijadas de esas. Una luz blanca que va de ojo a ojo, hasta marea y todo.

Bueno perdón oyes, que me disperso, de pronto sentí que me elevaba, guayyyyyyyy.!!!, parecía un dron, hice el viaje ese que se ve todo desde arriba, un viaje pastoral o pastral o algo así se llama. Joder que mal lo pasé, ya no me acordaba que tengo vértigo, unos mareos que paque te cuento. Echando toda la ectopapa encima de los médicos y enfermeros y demás auxiliares de clínica.

Pero molaba, flotando por la habitación, viéndole los perolos a las enfermeras, menos al orco de la enfermera jefe. Que era fea como un pecao. En el ectovuelo me clave dos veces la parte de arriba del gotero, joder pues aún duele, que curioso ¿no?, ¿si estaba muerto o algo así porque me dolía?pero oye que daba igual, ya se me estaba pasando el mareo y empezaba a disfrutar del viaje.

Bueno pues por allí volando, cual gallina, -¿Que? Ah perdón, mi cerebro me dice que las gallinas no vuelan- , pues como un colibrí o como campanilla o algo así, viendo a la gente todo alborotada alrededor mío.

Todos con aparatos jeringas, tubos, hasta había una persona de negro, con capucha y una guadaña, sentada en una silla jugando con el móvil. De vez en cuando levantaba la cabeza miraba a un aparato, miraba el reloj y movía la cabeza impaciente y seguía con el móvil.

– Lo perdemos, lo perdemos 19 miligramos de bisolvon dentro venoso (se dice intravenoso, me ha tocado un interno en prácticas, manda cojones que mala suerte) . Y un gélocatil se 1 MG por via rectal.!! – (Joder que hijo puta!!!) –

Los recortes pensé yo, me vais a salvar por los cojones. Y menos con este que no se entera de nada.

Vino un tipo y una enfermera, por cierto guapisima, llevaba un aparato de esos que dan descargas eléctricas, un RCP electrónico o como se llame, genial oye, me acordé del largo, la madre que lo parió al largo. Y el futuro doctor Menguele versión 1.0 conecto el aparato… me rompió la camisa, el pedazo cabron, joder era del Zara y me costó una pasta, y me puso las pegatinas esas.

– Carga a 200. Tol mundo fuera.!!!

Y el muy gilipollas, se quedó solo en la habitación. Se fueron todos al pasillo, todos mirando desde la puerta.

Yo me ectomeaba de la risa… ya me ves allí agarrado al fluorescente descojonandome.

Me metió un cebollazo que casi se me saltan los ojos, pero me hizo bajar un poco. Me retumbó por toda la cabeza. Que hostia tiene el medicucho de los cojones.

– Nada no hay pulso. Ehhhhh. – llamaba a los de fuera que estaban en la puerta mirando el espectáculo – entrad coño.!!! ¿Pero que haceis ahí??

Carga a 300, fuera.!! Y se le fueron todos otra vez de la habitación. Yo me agarraba al gotero me estaba descojonando y jajajaajajajaja, pero qué risa.

Otro cebollazo y ya me vi en la camilla. Me dolía la cabeza y el pecho, de reir y de los cebollazos de Menguele.

– Ya tiene pulso… Menos mal lo hemos conseguido.

Abrí los ojos y todavía me estaba riendo. El doctor me decía, de que se ríe, casi se muere.

– Joder doctor es que tenía que haber visto todo desde arriba, que risa. Nunca me había reído tanto. Por cierto, “endovenoso…doctor, endovenoso”.

En cuanto salga me voy a hacer running borracho por el aeropuerto a ver si me da un jamacuco o me atropella un avion. Esto no tiene desperdicio.

Y eso es lo que me paso cuando me morí. Y quería compartirlo con vosotros, queridos amigos y amigas de mi infancia. Una tontería más de las que me han sucedido en mi agitada vida. Gracias por vuestra atención y despedimos la conexión desde Barcelona.

.
.

©Javier Sánchez abril de 2021

8 comentarios en “Una historia paranormal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s