Un sueño despierto

De noche, bajo la limitada luz amarilla de la pequeña lampara, con pluma lenta, intento escribir.

De mis venas, siento fluir la sabía tinta hacia mi mano, que transforma los dibujos extraños en palabras. En frases cariñosamente coherentes.

Triste, me siento triste, pues te siento a mi alrededor, y no te puedo tocar, hoy no te puedo erizar, ni encaramarme a tu cuerpo; te siento en el bello de mi nuca e imperceptiblemente acariciando mis manos. Arropas con tus labios la pluma que quiere hablar de ti.

Fuera tras la vieja ventana de madera llueve, llueve incesantemente, y mi mente vuela descontrolada con el sonido de la lluvia en el ventanal.

Y tú, tú danzas la seda a mi alrededor. Danzas con tu perfume, envolviendo mis sentidos.

El agua me recuerda a tu cuerpo, que se deshace entre mis dedos. Me recuerda a tu cuello, a ese aroma a bosque, suave y a aterciopelado musgo, que tras el beso liviano me acompaña a tu hombro y a tu bella garganta.

Danzas la seda a mi alrededor. Danzas con tu perfume, envolviendo mis sentidos. Alterando todo mi ser.

La lluvia que enciende el hogar, es la que me acompaña a tu pecho, tu precioso y tulgente pecho, que arropo con mis manos como para recoger el ramo de flores que te regalo.

Danzas la seda a mi alrededor. Danzas con tu perfume, envolviendo mis sentidos.

Me deslizo a tu vientre, tu precioso vientre, que mis plumas acarician y mis labios besan, mientras tu regazo se mueve, y paulatinamente, se eleva y se deprime con intenciones de mujer.

Danzas la agitada seda de tu vestido a mi alrededor, y con ello te envuelves en mi cuerpo y un cada vez mas poderoso torbellino, se me torna incontrolable .

Me deslizo en un susurro hacia tu corazón palpitante, a tu terciopelo, ansioso de vida eterna, ansioso de un ahora húmedo y frenético. Esperando a la vida, vivir con presteza, esperando una explosión de locura y abriendo los brazos para el abrazo.

Pero es que fuera aun llueve tras la ventana de madera y todavía no se que escribir. Y tu sigues por aquí danzando la seda que se desliza sobre mis hombros y no me deja pensar.

No se que escribír…

©Javier Sánchez abril de 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s