Una pequeña conversación.

Ayer noche, sentado en el borde de la cama, hablando con mi padre, siempre lo hacemos. Da igual la hora del día. Siempre está dispuesto.

Pues comentábamos asuntos tontos de la vida, como que el tiempo lo cura todo, a quien buen árbol se arrima le ayuda todo el día, el madrugar es una putada y cosas de esas. Un poco de cachondeo, mi padre tiene un humor inglés y ácido importante. A mi me descoloca a veces. Yo lo he heredado por suerte, pero nada parecido al suyo, él, es un maestro.

Mientras hablábamos de la vida, de como iba, vamos lo de siempre, se puso serio y me comentó así sin paños calientes, como es su especialidad.

– Javi hijo, te veo apesadumbrado, haz lo que te he dicho siempre, aprovecha todo lo que la vida te ponga delante de tus narices, sin dudarlo, porque nunca lo volverás a ver más, tal y como te lo ofrece. Nunca.

Y, recuerda, ríe, llora, reza, si quieres y a quien quieras, o no, tocalo todo, huele, cata, escucha, disfruta, coje una gripe, que no pasa nada, ama, enamórate, ayuda y no pidas, rodeate de gente amable y deshazte de la gentuza, ya sabes que hay gente con clase y clase de gente, aprende, persigue lo que quieres sin descanso, pero sin molestar, piensa en una retirada a tiempo, siempre y sobre todo, y ante todo, se buena persona.

Le conteste…

– Claro papá, siempre te he escuchado decirme eso. Toda la vida, toda. Y siempre lo he intentado hacer así. A veces lo consigo y otras, pues la verdad es que no.

-Vale, estamos de acuerdo, ya seguiremos hablando. He de irme que he quedado.

-Ja, ja, ja, ya te vale papá, pasalo bien. Hasta luego.

Y desapareció. Tal y como vino, cómo siempre hace todos los dias. Es mi padre, y siempre, siempre le hago caso y desde que murió hace treinta años, más todavía. Como no.

Es la ventaja de tenerlo siempre a mi lado. Mi padre.

.

©Javier Sánchez junio de 2021

6 comentarios en “Una pequeña conversación.

  1. ¡Maravillosa entrada; y a su vez un homenaje para toda la eternidad!
    Treinta años, no. Hace mas de cuarenta que lo perdí; pero lo que escribes en cuanto a moral, ejemplos de vida y otras tantas cosas, es el momento cuando sus palabras repiquetean en mi cabeza una y otra vez, con la tristeza de no recordar ya tanto el timbre de su voz, tan pausada y clara en que a cada pregunta, daba una respuesta precisa y certera. Gracias Javier. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Que bonito reencontrarte con tu padre aunque sea en sueños. Yo alguna vez he soñado con mi madre y leí en alguna parte que cuando sueñas con un familiar querido es que te viene a ver 🥺

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s