Amores de miedo.

Hace unos meses, conocí a un chica, tiene diez años menos que yo, guapa y muy inteligente, me enamoré al instante. Oye, quedé con ella y se lo dije después de una cena. Ella me miró y me comentó de que si, que sentía una especie de atracción química hacia mi que no entendía pero que le gustaba. Yo me quedé un poco raro, no sabía si levantarme e irme, ponerme a llorar o intentar sonreír. Opte por lo último, ella sonrió, solo un poco y sigui cenando.

Lo que sucede es que es muy fría y con esto no me refiero que tenga temperatura corporal más baja de lo normal, me refiero a que es poco o nada dada al romanticismo, es una mujer calculadora y oye que me tiene desconcertado. Su nombre es Luna Tica López, es de Barcelona, como yo, y la verdad nuestra relación es extraña, pero bonita muy bonita, pero extraña, o eso creo a estas alturas de la relación.

El lunes pasado le regalé un ramo de rosas, llamame clásico, y me dijo que le encantanban las Magnoliopsidas de la familia de las rosaceae, o algo así, tampoco entendí muy bien lo que me dijo, porque eran sedosas y su nivel oloroso cercano a 9 puntos en la escala Nasso. A veces pienso que me toma el pelo. Y a veces me da miedo y pienso que no.
Todavía tenía una parte del ramo en mi mano temblorosa, el papel de celofán del ramo hacia ruido de la agitación de mi mano, me quedé a cuadros. Esbozó una ligera sonrisa y me beso, poco, pero me besó, cogió el ramo y puso las rosas en una especie de probeta de cristal gigante y les echo varios esprays, de los cuales me comentó:
– Es que sirven para la coloración y para mantener el perfume, más de una semana, que es lo que durarían en ese estado antes de secarse, morir y descomponerse.
Joder, me dejó anonadado, no sabía si admirarla o echarme a llorar.

Realmente estaba preocupado pero aquella mujer me tenía obnubilado. Era algo muy curioso, con lo maniatica y extraña que era, cuando nos poníamos a besuquearmos y todo lo que conlleva la resolución del besuqueo era una mujer fogosa, era algo increíble.

Un día que andaba inspirado, porque por la.mañana ella me sonrió, le escribí un poema, más que nada para variar un poco, ella solo leía libros de química, libros de filosofía lógica, de física y lo que más me preocupaba, de criminología y patología forense. Manda cojones. Pues como os decía, le escribí un poema para intentar suavizar aquella personalidad tan, a veces poco o nada cariñosa. Le dije ven cariño quiero leerte un poema que te he escrito. Ella contesto con los ojos cerrados.
– Vaya…
Eso ya me dejó un poco mal, pero reuní fuerzas, cuando amas a alguien intentas por todos lo medios dar lo mejor de ti. Y comencé a leer.

Hay estrellas que se asemejan
a tus ojos en la mañana
Como el trigo amarillo
a tu pelo rubio como el oro

Y…

Me interrumpió.
– Mira cariño, eso de las estrellas no creo que sea posible, hay algunas que están tan lejos, a tantos años luz que posiblemente no existan. Y si se asemejan a mis ojos en la mañana, va a ser que no, pues por la mañana cualquier efecto lumínico del espacio profundo queda anulado por la presencia de la luz del sol y lo del trigo, por estés fechas el trigo está a medio crecer y es de color verde. Por cierto mi pelo no es rubio, es teñido con mechas y no como el oro más bien como el trigo pero ya maduro. No es por chafarte el poema de veras cielo.
– Mira mejor no sigo, creo que no lo entenderías como hay que entender un poema pues…
– Es que un poema la.verdad es que no se entiende, está lleno de tonterias extravagantes, de frases sin sentido y de oximorones puestos para solucionar una frase que queda curiosa, pero que no tiene sentido en la vida real.
– Mira Luna, te estoy cogiendo un asco que lo flipas, es como si saliera con Stephen Hawking pero sin silla de ruedas. Por lo menos aquel hombre estaba enamorado y…
– Mira Javi, estar enamorado es un desequilibrio químico que produce un pasajero sentido placentero y una gran ansiedad. No es bueno para la salud.
– Entonces para que coño estás conmigo!!!
– Es que haces unos bocadillos de tortilla muy buenos, al fin y al cabo las parejas de juntan por interés, alimentario, sexual o para manejar mejor la soledad pasajera.

Silencio de 15 minutos…………..

– Mira Luna, creo que debemos de separarnos , yo lo he dado todo, te quiero mucho, hoy ya bastante menos, pero esto no funciona como debe de ser.
– Si Javi, es lo correcto, ademas he conocido a un hombre, no como tú, este es guapo, es físico y filososfo. Me trata como a una reina, aunque yo sea republicana. Es detallista, no como tú que me agobias con esas cosas raras de las flores, no me lee poemas y me hace el amor como un caballo cocainómano desbocao, vamos que me pone las hormomas a tope. Es ideal.

Madre del amor hermoso, solo faltaba que pasara por el apartamento un tanque y me arrollara y con las cadenas llenas de mierda de perro.

– Si Luna, mejor que te vayas con tus paranoias, tus fórmulas y tus intentos de asesinato. Sinceramente te digo, la verdad es que no padecía de insomnio, es que te tenía miedo. Aunque sepas que siempre te amaré, se me pasará, supongo que mañana o pasado mañana. Se feliz y espero que tengas 10 o 12 niños todos rubios y con ojos marrones todos y uno con el pelo rizado. Ah! Y un poeta, como yo.



© Javier Sánchez septiembre de 2021

4 comentarios en “Amores de miedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s