Hijo.

Cuando todo comience a hundirse a tu alrededor.
Cuando esa sombra te haga sentir tan minúsculo e indefenso.
Ahí estarán mis manos para acariciar tus lágrimas.

Allí estaré. Siempre estaré, aunque no esté. Aunque ya se me acabe el tiempo.

Cuando la noche se acerque y el miedo atenace tu alma, ahí estaré. Abrazándote y acariciándo tu cabello, sentado a tu lado. Para que tengas un bello sueño.

Y recuerda que, mientras tenga fuerzas, mientras la vida me respete, si me necesitas, todo lo que tienes que hacer es llamarme y allí estaré. El primero, esté donde esté, aunque no esté.

Y un día me iré y ojalá sea cuando tú ya duermas bien. Pero tú, hijo mío, no te preocupes, que por muchos años que pasen, siempre serás mi hijo. Siempre me tendrás a tu lado. Siempre seré tu padre.

A mí hijo.



©Javier Sanchez noviembre de 2022

Anuncio publicitario

5 comentarios en “Hijo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.