Mirando al cielo azul.

Ellos, estuvieron toda una vida buscando sin saber, toda una vida con la mirada perdida en los ojos de la gente, sin saber porqué, toda una vida transcurrída de una manera extraña, con ese constante peso en el pecho que no les dejaba vivir durante décadas, notando que algo les faltaba.

Toda una vida caminando, ellos solos, perdidos entre tanta gente, necesitando algo que aún desconocían, mirando al cielo azul, sin saber el porqué ya tenían la sensación de que conocían ese cielo.

Y llegó un día, llegó una mañana de otoño, aquella mañana de aquel octubre, en aquel banco de madera de aquel pequeño parque repleto de flores amarillas, de una manto de hojas caídas de los arboles, en medio de aquella enorme y ruidosa ciudad. Ellos, con toda una vida a cuestas se vieron uno sentado al lado del otro y se miraron, recordando en aquel mismo instante aquel cielo que ambos miraban cada día, y fue entonces cuando el corazón aceleró…

… hasta la sonrisa…

.

©Javier Sánchez diciembre de 2022

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.