Tarde de siesta

Esta tarde, después de un ágape estupendo, lentejas con chorizo, pollo con ciruelas, dos yogures y un cortado El cortado con sacarina claro, es que estoy mal de la diabetes esa, del azúcar o como se llame, me dijo el galeno, usted si se encuentra mal, coma, y si no se pincha la eparina, y yo pues me pinchaba la eparina todos los días, hasta que una vez me corté quitándole la piel a una ciruela y oye, que parecía un surtidor, oye, oye, vaya forma de sacar sangre, me asuste, me dije, me voy a vaciar entero y se me ocurrió bebermela mientras venían los de la ambulancia, no lo hagáis, no sirve de nada. Bueno pues fue más o menos antes de palmarla casi, cuando ya recuperado, me vino el imbecil del doctor diciéndome lo del rollo ese de la insulina. Ya ves seis meses metiéndome la eparina, e incluso que estuve a punto de ponerme aspirina, por qué es que mi doctor habla muy mal y… ¿que estaba contando? … Ah, si lo de la siesta.

Pues que me he acostado en el sofá un rato, pa ver si se veía mejor la tele estirado. Y si, se ve más o menos bien, igual pero de lado, raro, si, incómodo, no. Es una excusa para dormir.

Pues nada, que me he puesto la 2, la cadena dos (para los de fuera de España es la cadena estatal, que solo ponen documentales y programas culturales narcolepticos, específicos para la siesta) y emiten un programa que no dan “casi nunca”, un documental, de esos que salen leones, panteras, leopardos, esos perros cabrones que se lo comen todo, tigres blancos (mentira, como coño va a haber tigres blancos), cebras, ñus, antílopes, jabalís que allí se llaman facoqueros,.manda cojones, vaya nombre.

Este último bicho, el pavo que fue allí y lo vio, se dijo, joder, si esto es un jabalí tipo pony, el hombre ya llevaba dos años viendo de toda clase de bichos, pero todo tenía nombre y se dijo, – mira oye, a tomar por culo, a este le cambiamos el nombre y ya tenemos un descubrimiento, y se llamará… Pues mira como mi amigo se llama Paco Quero, pues Facoquero, un poco gilipollas el tío, pero bueno. Porque ya me diréis que coño tiene que ver eso del nombre de su amigo. Pero oyes, el dice que lo vio primero. Y el manda.

Tambien salen unos tíos de color arcilla con los dientes marrones (los que tienen) muy raros, los tíos y los dientes. Se ponen arcilla por todo el cuerpo y el pelo y todo. Joder si parecen un mágnum de chocolate. Los tios estos beben leche con sangre de oveja o de vaca o lo que pillen por allí. Vamos lo que aquí se llamaba, cuando yo era joven, la pantera rosa de toda la vida. Leche con grosella. Pero allí es ecológico. Y asqueroso. Y luego se ponen hasta el ojete de maíz o mijo o algo así. No se algo raro de cojones. Una pasta que se come con la manos.

También salen otros que se ponen a saltar, ¿pero a saltar eh.? Unos brincos que pa que te cuento. Los Amasais o algo así que se llaman, descendientes de Panaderais.

Estos son los esos que saltan.

Lo otros, los de la arcilla se llaman los Porcelanais, o eso entendí. Esos no saltan. Esos están sentados con las rodillas tocando la barbilla. Que manda cojones lo jodio que es eso, para las articulaciones. La cadera jodía seguro. Pero yo no veo que hagan nada más. Se pegan todo el documental con el culo pegao al suelo. No sé. Es muy raro todo.

Bueno pues después de tres cuartos de hora de saltos y de comer maíz y sangre, y yo tomando primperan y almax, porque se me ha revuelto el estómago, habrá sido el cortado, y me sacan una leóna con más años que la puerta de la casa de mi abuelo, que ataca a una cebra gilipollas, que sinceramente, yo creo que es siempre la misma, y la leona también, joder, es que yo los veo todos iguales.

Pues la cebra pastando, no se que coño, si esta todo más seco que el ojo de un tuerto y la leona, que lleva un huevo esperando detrás de una mierda de matorral, que todo el mundo la ve, menos la gilipollas de la cebra. Y de pronto, oye, que le salta al lomo y hala! o ala! a morderla hasta que la tumba y le pilla el cuello. Y así tres o cuatro cebras. Desde sitios diferentes…

Y yo me digo…

Y una mierda pa ti. Pa mi que hay un equipo, del Nacional Monografic, que cuando le esta mordiendo el pescuezo, cortan, van corriendo, los separan y los vuelven a enzarzar más tarde en otro sitio, para hacer más película. Porque yo siempre veo a la misma cebra gilipollas y a la leona. ¿Es que, no habéis notado nunca algo sospechoso? Bueno yo si, llamadme escéptico. Que no se qué significa, no me vais a llamar gilipollas, llamadme eso, escéptico.

Y luego aparecen los Ñus, con la cara de gllipollas que tienen, y a mogollon, es que hay a mogollón, yo me hago cruces, ¿pero cuantos ñus hay?, porque la pradera esta petada de ñus, no hay ni un rinconcito verde, millones de Ñus, yo creo algunos son figuras de cera, o caballos con cuernos, pero vamos, que aún así, hay a montones, vamos como para andar por ahí en sandalias, todo lleno de cagadas que ha de estar aquello embarrao de mierda.

Y de pronto, pero así por que si, les da un siroco, una pájara así de golpe y todos, a la vez, se piran a cruzar el río merendengue (todos los rios de África terminan en dengue, los afluentes en sipi).

Sin avisar ni quedar con nadie, todos al otro lado del río. Venga que me aburro.

Cinco mil millones de ñus

Sieeeempre lo mismo, los cinco mil millones de ñus a cruzar el río, que la palman la mitad o más, ahogados, pisados o zampados por los cocodrilos, coño buscaros un puto puente. Vamos digo yo… Es que me dan hasta pena. Es que son muy tontos, ya lo dice el refrán Amasai, ‘Ñu ser tonto”, tampoco se escojonaron con el refrán, pero es asín.me lo dijo

Bueno y ahí me he quedado, he perdido el conocimiento, y me he despertado con saber y ganar y Jordi Hurtado todavía vivo. Me he pegado un susto que no veas, pensaba que estaba en 1990, pero me tocado la panza y he reaccionado. Estaba en el 2019.

Me he quedado adormilado y he despertado se nuevo y comenzaba otro documental. “Los guepardos del Serengueti y la cocina de Toledo”

El guepardo hecho una pena.

Y salia un gato grande con la piel de esas de las alfombras horteras de las casa de los gilipollas, un gato canijo, pero con una mala hostia que pa que te cuento. Otra cebra comiendo tierra, (seguía sin haber hierba), de pronto aparece el guepardo ese, pero oye, como un misil, decía el narrador que corre a 90 km por hora, más que mi Renault 5 LS. Yo es que alucinaba, pero vamos, se me pasó en seguida, pues la mierda de gato, a los 100 metros ya sacaba el bofe por la boca, hecho polvo que estaba con la carrera. Y la cebra, hala, a otro sitio a posar, a ver si se la come otra leona o un elefante. Por dios que animal mas tonto.

De verdad que no me creo nada, me he puesto el Netflix y en novedades, tenían la película “Quo Vadis relouded” y a dormir un poco mas, hasta las nueve o así. Luego a cenar y a la cama. Fin de semana de mucho trajín oye.

.

©Javier Sánchez 2019

El poeta

Ay amor mío, caído en el suelo, desde aquí tu amor espero.

Ay amor mío, entre vidrios de colores beso el suelo por donde pisas

Ay amor mío, entre blancas nieves y mi por mi llanto deseo que todo pase

Ay amor mío, mi boca se convierte en miel al mencionar tu bello nombre

Ay amor mío, yo te diría que…

 

– Javier !.  Quieres dejar de hacer el gilipollas, levantarte del suelo y recoger los cristales de la botella de leche, cada día eres más tonto…

Si mi cielo, mi amor furioso, y yo aquí, caído en el suelo, desde aquí…

– Ayyyyyy!! Que te calles, madre del amor hermoso, que paciencia con el poeta de los cojones…

 

© Javier Sanchez 2019

En el hospital

Este relato esta basado en hechos reales. El que os escribe estaba allí, lo vi y escuche con mis propios ojos, bueno con mis propios ojos lo vi, tambien pienso que “con mis propios ojos” esta mal escrito, con cuales va a ser, y lo escuche con mis orejas, no con mis ojos. Joder vaya lio. He cambiado el nombre del hospital, a tenor de la Lay Organica de Proteccion de Datos, por un nombre ficticio, así no sale perjudicado el Hospital Clínico de Barcelona.

El autor.

YO

 

______________________________________________________

 

Fue en una fría mañana de Enero, topicazo que te cagas. Pero es que me encanta empezar así mis escritos de enero, los de febrero empiezan, “era una fría mañana de febrero”, así hasta junio que es, “era una calurosa mañana de junio, no como la de enero que era fría del carajo”. Y yo estaba sentado en la sala de espera del “Hospital de de la Virgen de Alomejortecuras”, un hospital privado, yo me hice socio por que el precio era muy asequible 5€ cada mes, aunque después leyendo las reseñas de Glogle vi que la tasa de mortalidad del 80%, de ahí el precio, me acojone un poco, pero bueno, mi segundo nombre es “peligro”. Pues eso, allí vi una escena que creo que recordare toda mi vida, bueno, no lo se, pero lo escribo por si acaso:

En aquella ardiente sala de espera de quirófanos, digo ardiente porque estaba la calefacción a tope, toda llena de sillas de esas revienta lumbares y que te borran la raya del culo si estas mas de media hora sentado, se abrieron las puertas de acceso al quirófano, esas que hacen ¡¡shhhhh!!, como las de Star Treck, y nada mas abrirse, por ellas sale un medico, sudando, con la gorra torcida, todo lleno de sangre y la mascara por la cabeza por encima de la gorra, un hombre alto , regordete, con las mejillas coloradas, estilo Heidi en una mala tarde de cantina con el abuelo, el hombre muy agobiado, el medico, el abuelo de Heidi, no, se dirige a la maquina de refrescos y se bebe una botella de agua de un trago y luego otra. Se acerca al micrófono y dice en voz alta:

– Familiares de Roque DaPoco, por favor.!! Acudan a… a la sala esta de espera de pacientes o por aquí, o levanten la mano o algo así. Heyyyy!!! Toy aquí!!!. Vale???

Al momento se acercó una señora de media edad, no es que tuviera media edad, tenía unos 50 años aproximadamente, me refiero a que… joder ya me habéis entendido. Cincuenta tacos que calzaba la individua.

– Si doctor medico cirujano oiga soy yo, su esposa.

– Muy buenos días, soy el Doctor Mike Knife y no, no señora, usted no es mi esposa, mi esposa es guapa de cojones y no tiene bigote. Se parece, tiene usted un aire, pero no lo es.

– No, disculpe, me refiero que yo soy la esposa de Roque DaPoco.

– Ah!! Calle, calle, vale, es que no me acordaba que estaba haciendo aquí. ¿Sabe señora DaPoco? Es que tengo lagunas mentales… vahídos ¿sabe usted.?. Es un problema, comienzo a operar y cuando me doy cuenta estoy en una silla con una mascara de oxigeno y oigo a mi ayudante que dice. “Hora del éxitus 09.33”. Es alucinante, se me pasan los días volando voy, volando vengo. ¿No le ha pasado nunca?. Me mola la palabra Exitus, EEEExituuussss, parece el nombre de una discoteca. ¡¡Vamos al Exitus a tomar algo!! ¿verdad que lo parece?, ¿Sabe a cuanto estaba la merluza hoy en el Mercadona? Carisiiiiima de la muerte.

La mujer, estaba alucinando. Le miraba ojiplatica…Se apoyo en el mostrador donde estaba durmiendo la enfermera, la cual se despertó de un sobre salto diciendo

– Por ahí no Gerardo que me hace mucho daño….

Y se quedo mirando a la concurrencia, que la estaba mirando a ella con una sonrisa en la boca, aunque alguno, se reía descaradamente. Yo.-

– Pero oiga doctor, ¿me esta tomando el pelo.? Madre del amor hermoso. Donde nos hemos metido.

– No, no, señor Roque, que me pasa muchas veces se lo prometo. Ayer mismo, en una operación a un caballo, me echaron del quirófano, es que me había equivocado de hospital. Y no me di cuenta ¿eh?, ni cuando me dieron aquel bisturí que parecía una katana… jajajajaja que risas todos oye. El caballo se murio y todo. Jajajajajaja.

– Oiga usted no esta bien ¿Eh?. Yo no soy el señor Roque, el señor Roque es mi marido, el que operó usted hace nada. Yo soy su esposa.

– Joder que no, que usted no es mi esposa, que mi Trini es mucho mas guapa. Además que yo no he operado a nadie, pero si yo vengo de hablar con una chica con mascara, que estaba en un quirofa… Ah calle, calle, si, si. Es el hombre que se ha muerto…. de muerte total.

– ¿¿¿Queeee??? , ¿¿Se ha muerto mi marido??. ¿¿Pero usted esta loco??, pero, ¿¿ que ha pasado.??? ¿Porque no me lo dice antes?

– Pues porque antes no estaba muerto y ahora si… ah perdón, se refiere al principio de la conversación. Ya, ya, o sea que ¿el calvo ese era su marido?, joder pues estaba hecho una pena, todo roto y to eso, no se ha podido hacer nada. Hemos estado 4 horas de operación…

– Pero que diceeee si hemos venido hace media hora, que le atropello un coche…y lo pasaron de urgencia al quirofano.

– No jodas, que disgusto no?. Y que tal, como ha ido… Esta bien.??

– ¿Que? Mire oiga, váyase a la mierda esta usted como una puta cabra, no se donde le habrán dado el título…

– Que titulo, pa que. Ah!! Perdone, Perdone ya me acuerdo, ya me viene ya. Si si, si. Queeee nada que lo siento señora, ha sido muy complicada y difícil la operación, pero no hemos podido hacer nada por su marido. Se ha desangrado por la nariz, se ve que se ha comido todo el guardabbarros, era muy gracioso, tenia la matricula gravada en la frente, jajajajajaja, huy perdon, bueno mejor así, porque era feo el tío eh?

– Usted es gilipollas ¿verdad?

– Oiga Sra. Roque no me insulte por favor, es que tengo una enfermedad que me impide mentir. Lo siento. Así me va con hacienda que me meten cada palo que paque te cuento.

– Madre mía… ¿Pero bueno porque doctor, por lo menos dígame que pasó al final?

– Pues que se ha muerto, coño ya se lo he dicho antes, es que no escucha, mire es que estaba muy drogado, pero que mucho oiga y pasa lo que pasa, el que juega con las drogas al final… Se lo juro por el Hipócritas ese del juramento.

La mujer, movía la cabeza, alucinando, como para despejarse de aquel mal sueño, aunque llevaba el pelo con tanta laca tipo loctite que parecía un casco de esos de los de Star Wars. Ni se movía. Pero la pobre mujer, se armo de fuerzas…

– Pero que diceeeee !! eso es imposible doctor, mi marido no se drogaba nunca. Ni bebía ni nada.

– Ya, si eso ya lo se, Pero yo si, siiiiiiiiiii.  Weah !! Soy Napoleón. Perdón señora Tacher. Me voy al bar, que me dejado un bisturí y las gafas de bucear.

. inline_image_preview.jpg

Este tio es el cirujano, que lo busque por el bar del hospital. No encontró ni el bisturi ni la gafas de buceo.

Y eso que os quería contar, todo muy surrealista y eso. Al final no vino el cirujano que me tenia que visitar, que se habia dormido el cabron . Hala, hasta luego

.

©Javier Sánchez 2019

Mira, ¿sabes?

¿Mira sabes.?

Me gustaría saber escribirte un poema, no el más bonito, tampoco el mas bello, ni el mas romántico, triste o alegre.

Solo deseo saber hacerte un poema, el cual te haga mirarme de otra manera y que me entiendas, que sus palabras te hagan decir una palabra, el poema que te corte la respiración, el que te humedezca los ojos de bella emoción y te dibuje una sonrisa en tu preciosa cara.

Y ¿sabes.? Por eso lo intento todos los días.

Y no lo busco para que me quieras, ni para que me ames, solo lo busco para que sepas que si que existe.

Un día saldrá. Estoy seguro. Y seras la primera en leerlo.

©Javier Sanchez 2019

VAYA TELA CON LO ANTIGUO.

Ya lo decía Shakespeare, en su película,

“LAS ROSAS HUELEN BIEN, PERO PINCHAN QUE TE CAGAS”:

“Vintage or non-vintage, here’s the problem.”

Él si que vestía vintage. O antiguo. O como se quiera que se defina ahora las cosas viejas. Ahora a cualquier mierda que se encuentran en un container la catalogan como vintage. Es como las películas esas en blanco y negro que se les llama obras maestras. Porque, ¿porque están hechas en blanco y negro y tienen más años que la fuente de mi pueblo?. Pero si algunas son una pesadez, son de tarde de sábado y siesta de perdida de conocimiento. Pues no. No debe de ser así. O asin. (“asin”, que la RAEL,  en un alarde de soporífero aburrimiento del titular de la letra A, dio el bonito palabro como bueno)

A lo que vamos, entre lo vintage y “yo es que soy muy ecléctico” (Que por cierto parece el nombre de una enfermedad mental) estoy hasta el mismísimo.

Ecléctico es un adjetivo de tipo calificativo que utiliza para hacer referencia a situaciones, fenómenos o personalidades que se caracterizan por tener elementos o rasgos muy distintos entre sí, sin que esto llegue a ser un problema o una patología sino más bien como una manera de combinar rasgos diversos y amplios.

Manda cojones con la definición que ahora esta de moda. Ejemplo practico:

– Es un plato de lentejas muy ecléctico. Porque las lentejas el chorizo y la morcilla de Burgos, buenísimas donde las haya, no tienen nada que ver, bueno el chorizo y la morcilla si, pero con las lentejas no. También pasa con el bocadillo de tofu ahumado.

Pero de lo ecléctico ya hablaremos otro día. Puede que hoy, ya veremos como se desarrolla este texto. Y las ganas que tenga. Es que soy muy ecléctico cuando escribo. (vago)

Estábamos hablando de lo Vintage. Estaba, y estoy harto de oír a mis amigos súper mega puestos y todos súper fashion de la muerte, que, es ver un puto sifón y decir.

-Me caigo muerta o muerto, que vintage…!!!!, que colorido y que …. esto o aquello, (es que no se me ocurre mas sandeces)

Pero vamos a ver individuo/a, si es un puto sifón, que no sabes ni para que sirve. Y si lo sabes, por aquella de las casualidades divinas, pues lo entiendo menos, porque es que es feo, un sifón es feo de cojones, una botella con un caparazón de plástico de color verde antiguo o amarillo gastado y un tapón extraño que parece un pene en horas bajas. Es feo, jolín (es por no poner joder).

Y no me digas,

– Huy que bueno esta, es como el agua con gas…. El sifón me encantaaaaa.

– Perdona querido fashion tonto la haba, el sifón es el aparato, lo de dentro, si, se parece a agua con gas, de hecho es agua con gas y hay que saber dominarlo, porque te puedes poner perdido de agua con gas, tú y los que pululen a tu alrededor, probadlo por gusto, darle a la palanquita mas fuerte de lo preciso y saltara por todos los sitios… divertidísimo.

A mi me gusta ver las antigüedades, en los mercadillos, lo que no me gusta es catalogarlas de vintage. Ahora resulta que todo es vintage. Pero ¿Por qué? ¿Por qué tienen más de 50 años? Pues por esa premisa, (me encanta esta palabra) yo, soy vintage. Me impregnare de marrón y un poco de betún de Judea y ya soy super vintage de la muerte. Para antigüedades, mi suegra and mi suegro y no son vintages, los probres son mayores. Manda cojones que sociedad mas extraña.

En los mercadillos se ven cosas bonitas, que tienen su noseque que queseyo,

Candelabros de esos de bronce, de los que llevaba Drácula cuando paseaba por su castillo El Castillo de Ampudia, en Palencia, (por cierto digno de ver, estuve hace unos meses… perdón es que se me va la olla), radios antiguas, aquellas con dos mandos, el del volumen, para distorsionar y que no se entienda nada y el que da vueltas, para el dial, de color rojo, este último es el que localizaba las emisoras, según la pegatina, de todos los lugares del mundo, aunque luego solo pillabas Radio Nacional de España, mi madre lo ponía siempre. Recorrías todo el dial y solo salía esa. Era muy divertido. Ahora vintage. O la emisora marítima, que nunca se localizaba nada. ¿Veis como soy  vintage?

También hay cuadros de ni se sabe quién, pero si se sabe, que, algunos, dan realmente miedo, sillones de colores mortecinos o de cuero, no aptos para el verano, por que si te sientas un rato, con poca ropa, corres el peligro de dejarte la piel al levantarte, o morir deshidratado. Mi tío abuelo murió en un sofá de esos, le dio un infarto en todo el corazón. Fulminado, se murió el pobre. Es que se llamaba así, Fulminado. Raro, si, pero así se llamaba.

También tenemos la rama derivada, Art Deco, que por cierto, se solapa con lo vintage en algunos trastos viejos, manda cojones. Esta, el Art Deco, es la vertiente súper artística de toda la mierda que no quiere nadie de casa de los yayos y que data de los cincuenta, sesenta, setenta más o menos. Década arriba, década abajo. Lámparas espantosas de colores rojos, verde fosforero, sillas que no hay cojones a sentarse, y si te sientas, ahí te quedas, dos o tres días.

Barras de bar, para casa, que ahora las ponen en los bares de carretera. Yo he visto una de esas en casa de un amigo. Y me la vendía como algo súper increíble art deco/vintage. Yo pensaba si, de la casa “Decomenage, abierto las 24h” de la carretera de Andalucía.

Cuadros que no hay quien los entienda. De cuatro brochazos y un punto. Titulado como te salga de allí. De esos que hay en las exposiciones de mucho arte, o eso dicen. De cuadros extraños, que parecen lo que no son, por que la verdad es que no se lo que son. Prueba evidente es que debajo le ponen un titulo y a lado el precio. El titulo es para que “mas o menos” se sepa de que va y el precio, es para que te vayas directamente a la casilla de salida. A mi me pasó en una exposición de un amigo “pintor”. Le tengo mucho cariño y respeto, pero es que no entiendo nada de su arte. Fuí a su exposición, todo lleno de intelectuales del arte e inversores en arte y pasmaos como yo, en arte. Me pasee como hacían todos, parándome en cada cuadro, y mirando pensativo fijamente, hasta hubo uno que me maree y todo. Siete copas de cava que me pimple entre cuadro y cuadro, y llegue a uno curioso, era como una lamina gris, pequeña, con un marco blanco, pero vamos era todo gris a excepción del marco, y como no ponía nada, pues le puse el titulo yo, esto se llamara “Tormenta”, por lo de lo gris. Y me quede tan pancho, hasta que vino Juan, el pintor.

-Que Javi, que te ha gustado

-Todo muy bonito, raro, pero bonito. El que más me gusta es este gris…que, por cierto, no le has puesto nombre, yo le he puesto “tormenta”, ¿Qué te parece?

-Joder Javier si eso es el cuadro de diferenciales. Anda vete para la otra esquina y no digas nada a nadie eh?. No hables con nadie, que lleve reloj de oro, ni gafas de pasta, ni vaya rodeado de gente.

Que vergüenza y quiero el tierra trágame, y mastícame, y escúpeme en una catarata. Que ridículo mas clamoroso.

A mi me pasan mucho estas cosas, mira oye todo no se puede tener, ser guapo y culto, pues va a ser que no. Con mi ex novia Laura me paso. Solo un detallito, otro día os contare mi vida con Laura.

Me llevo (arrastras) a una exposición de arte, también de arte, si, y ya allí y después de pagar 30 pavos para entrar, nada que cuarenta minutos viendo cosas extrañas, hierros torcidos y hasta una lavadora funcionando, en una esquina, debajo de un cuadro de la Gioconda, en blanco y negro, ¡¡y con ropa dentro y todo!!!, me refiero a la lavadora, no al cuadro. Yo ya estaba mas agobiado que un submarinista en Toledo, llego un momento que Laura se cabreo, mea culpa, la verdad, a toro pasado, mea culpa. Es que me aburría y me paraba delante de todas las cosas extrañas y me daba la risa en cada una de ellas. Laura se cabreo porque me conoce bien, sabe que cuando me rio solo, es que algo en mi cabeza no funciona, (tampoco es que me funcione mucho pero…) y oye, que le dije, con la gracia que me caracteriza, que…

– Oye Laura cariño, porque no venimos cuando terminen las obras, es que está todo patas arriba…. – y me reí un poco, pero solo un poco, así con la mano en la boca, pensaba que le haría gracia mi humor ácido e ingenioso.-

Madre del amor hermoso  “El Apocalipsis según Santa Laura, versículo 20.27”. Me lanzo una mirada asesina  que casi me desmayo….

– Que poca cultura tienes hijo…de verdad, eres más simple que el mecanismo de una cuchara, menos mal que te quiero. Eso te salva.

Y me dio un beso!!! No es un encanto? Y que paciencia que tiene con este paleto. Nada, a callar, me comí todas las salas de estropicios y chatarra. Dos horas mas mirando estatuas y esculturas de escultor manco. Un trago malo, pero Laura se lo pasó de miedo, joder le sacaba punta a todo. A todo le encontraba algo y yo asentía y ponía interés, pero oye que no lo pillo. Pues termine mirándola a ella solo. Soy un reumático, digo romántico

Retomemos, (ánimo que ya acabo) también encuentras miles de versiones de la lata de fabada de Andy Warhol, si, si, porque en inicio era una lata de fabada, un secreto que me contó poco antes de fallecer de muerte, el hombre raro ese. Y una serie de gilipolleces, que, en si, no lo serían sino las bautizáramos con anglicismos gilipollas. Serían los trastos de los yayos.

Es que, esto del vintage y el art deco, en la humilde opinión de quien os escribe, que soy abogado, licenciado en filosofía y letras y tornero fresador, es que la real definición es…. que es ANTIGUO!!!, es AN-TI-GUOOOOOOO!!!, es lo de los papas o los yayos. Joder, que hasta hace bien poco se vendía en los mercadillos de cosas viejas, por Pepe “el ojolindo” y Antoñito “el carapapa”. Y todo en el Rastro, en Madrid o en Los Encantes en Barcelona, o en cualquier mercadillo de todo el mundo mundial y a menos de la mitad de lo que ahora lo venden. Y con naturalidad. Con las manos llenas de mierda y regateando. Cómo mandan los cánones.

Como nos aburrimos oye.

© Javier Sánchez 2019

Mi arquitecto.

Sigo construyendo mi vida, con las piedras que ella misma me lanza. Con los desamores, con la dureza del camino, con la infelicidad, a ratos o continua, con todos los destinos que me va sirviendo en la cama cada mañana, antes de que me dé tiempo a planear nada.

Aprendo cada día, día a día, que, a pesar de mi larga existencia, sé que he de seguir construyendolo todo, sin parar. Pues el día que pare, dejare de vivir.

Me declaro escritor, poeta, humorista, guitarrista y pianista, montañista, jugador de rugby, pues nada de todo eso requiere un titulo. Enamorado de todo, sin condiciones, porque de todo está hecho mi construcción.

Y sigo construyendo, amores que olvido, los que me olvidaron, los que mantengo porque quiero, los que están en un suspiro diario, mis risas, llantos, todo lo que implica a la gente que amo. Trozo a trozo, persona a persona, construyo el cuando sientes a ese alguien en tu alma, que te ve y acaricia la espalda sin estar a tu lado.

Y es que de eso se trata, de sentir, de sentirlo, pues ella me lo dijo en aquella preciosa mañana de octubre, sigue construyendo con lo que te doy Javier, pues de ello depende tu todo.

Y aquí me tenéis de arquitecto, de albañil y de diseñador de mi vida. Sin pensar en el tiempo, porque no me da tiempo a pensar en el tiempo.

Tengo que vivir.

©Javier Sánchez 2019

Mi nuevo libro

Ya he terminando mi libro, de autoayuda, me queda solo las dedictorias y el título que creo que ya lo tengo. Y ya preparado para su publicación.

El libro lo he titulado:

“PITO, PITO, GORGORITO. (GUIA PARA TOMAR DECISIONES COHERENTES”)

Con este puto libro, consecuencia de estudios concienciados y concienzudos, intento ayudar a la gente y las personas (no es lo mismo gente que personas), sobre las decisiones que ha de tomar un ser humano ante un problema o una decision decisiva en su vida y todo esa mierda de los libros de autoayuda, que le pasa a la gente rara.

Es un libro muy bueno. De verdad. Lo recomiendo, o no, bueno, como lo veáis.

Empecé con el puto libro en 1980, he tardado 39 años en terminarlo. A sido duro, y he tenido que reescribirlo muchas veces. La mayoria de las veces porque todo iba cambiando, también porque los sujetos sometidos a estudio, se morian y me jodian todo el rollo. Una de veces pasó que se me pego fuego un camping gas que me calentaba el café y se quemó la casa y dos edificios colindantes y la última de ellas porque lo perdí. Sencillamente y gilipollamente.

Pero Joder es que no me ayudaba nadie. Si si ya se que se llama autoayuda, pero vamos que una manita, no hubiera ido mal.

Bueno, la presentación será en la tienda de congelados

“La Sirena”.

El 22 de noviembre de 2019 de 7 a 9 de la mañana.

C/ Totieso, 25 – Barcelona.

08987

Os espero. No tardéis eh.? Que la ultima vez pille una pulmonía que pa que.

Gracias a todos y a todas

©Javier Sánchez 2019

El payaso

Y el payaso tomó asiento en el banco de aquella avenida, a pleno día. Con aquella sonrisa exagerada y esa palidez en su cara. Pintura en los ojos, párpados azules cruzados con unas líneas blancas. Nariz, como no, roja, simpática. La guinda de la expresión. Que es un payaso sin su nariz roja no es nadie.

Vestido de arlequín negro y blanco y zapatones azules eléctricos. Y un bombín, pequeño, a un lado de la cabeza. Guantes azules. Y un cigarrillo en la mano…

Julio estaba escondido tras ese muro de simpatía, de alegría. Venia de un cumpleaños, con veinte niños y quince padres, todos miraban al payaso con simpatía y alegría, pidiéndole más cada vez. Ellos que sabían.

Entre globos, pasteles y risas, gritos y aplausos, aquella tarde, fue como tantas. Sacar lo que llevaba dentro, muy adentro de si, para que aquellos niños vieran la vida alegre y divertida, que aquel payaso les proporcionaba, desde hacía años, aquellos padres fueron los que reían tiempo atrás, ninguno ya le recordaba.

Julio estaba detrás de aquella protección de simpatía, de alegría, sentado en aquel banco, con la cara mirando al suelo, pues también venia aquella misma mañana del hospital, allí también sonrió, sin dudarlo, a aquella persona vestida de blanco, cuando le dijo – Julio, seis meses máximo. Julio llegó a casa y lloró durante una hora. Se dirigió al baño y mirándose al espejo…

– Joder, toda mi vida, dando alegría, escondiendo llantos y… mira Julio, ya ves, el premio.

Julio, secó sus lágrimas, suspiró y comenzó a pintar de nuevo su alma de colores. Blanco, azul, rojo… Le alivio pintarse la sonrisa de color rojo. Cuando acabó, se miró en el espejo y se dijo…:

– Hola Topi como estas… vamos que ellos nos esperan.

Y Topi salió a la calle… a ese mundo que tanto le debe.

– Hola niñoooossss.!!! Me han dicho que hay una niñita preciosa que cumple seis añitosssss.!!!!

Julio ya no hablaba. Topi lo dejó en casa.

 

©Javier Sanchez 2019

Dedicado a todos los payasos, los que nos hicieron reír, los que hacen reír y alegran la vida de los pequeños futuros y alivian la nuestra. Bravo por vosotros.

El hombre del metro

El hombre entró en el vagón del metro, pequeño, con barba de ya días, pelo revuelto, con un traje de lana antiguo, raído, con una camisa, que en si tiempo fue blanca. Aunque había algo curioso en él, su semblante, su cara era luminosa, de mirada limpia, con un brillo precioso, en sus ojos verdes. Sonriente

Los pasajeros ni le miraron, iban con sus móviles, sus tabletas, algunos durmiendo. Una humanidad distraída en los colororines de las ventanas pequeñas e importancia ridícula.

Más de cincuenta personas que ni sabían que el hombre del traje raído estaban allí. Tampoco sabían la existencia de las unas de las otras, mientras subían y bajaban en cada estación.

Otro más, pensaron colectivamente. Casi molestos por su presencia. Y casi el único pensamiento distinto al que les obligaban los aparatos.

El hombre del traje raído, situado en un extremo del vagón, levanto la cara, y les miro a todos. Abrió la boca y quedó unos segundos con la boca abierta, observando la indiferencia del resto de la humanidad. Ninguno le miraba. Algo que le asombraba. El había cambiado totalmente.

Y hablo…:

– Señoras, señores, no les voy a pedir nada, solo les voy a decir que me he enamorado y simplemente soy feliz. Y es por ello mi traje raído mi barba de días y mi pelo revuelto. Por que no puedo dedicarme a más, a nada. Es un sentimiento de una belleza extrema, es algo que es difícil de explicar. Pero es una sencilla maravilla, como la vida misma. Y solo venia a compartirlo con ustedes. Simplemente que estoy enamorado. Gracias por su atención.

El tren llego a la estación y el hombre del traje raído y el pelo revuelto sonrió dulcemente a la gente que le miraba asombrada, y bajo del vagón y corriendo fue al siguiente.

Los pasajeros levantaron la vista de sus aparatos y se miraron lentamente, cuasi avergonzados y con una oculta envidia. Y todos al unísono siguieron con la vista al hombre del traje raído, incluso hubo quien se levanto a acercarse a la ventana del vagón.

Y el tren partió de nuevo dirección a algún sitio.

©Javier Sanchez 2019