El «reloj»

Me han regalado un reloj inteligente de esos conocidos como smartreloj para deportistas, gente de negocios y gente rara de esas. Me lo ha regalado mi amigo José Jacinto Lavinia, que se dedica a diseñar y programar estos artilugios modernos, este modelo se llama «Sarcastic Watch» y pertenwce a una línea de relojes llamada «Sarcastic clock for lazy people», no sé qué significa pero como ahora le ponen a todo nombres en inglés para vender más caro… Pero me encanta el modelo (sobre todo porque es gratis) y oye que, según el libro de 387 páginas, hace de todo. Controla el ritmo cardiaco, tensión arterial, agenda, despertador, tiene conexión a todas las redes habidas y por haber, se conecta a mi móvil, a la tele, controla las calorías que consumes, también controla las que cagas, lo que andas, el tiempo que estás en reposo, lo que no veo es donde está lo de la hora pero el «reloj» está muy bien.

Mi amigo me ha dicho que lo ha programado exclusivamente para «moi» Ole, olé. Estoy muy contento porque nunca me han regalado nada, ni me ha tocado la lotería ni nada de eso y me lo he puesto de inmediato para ver como me queda, qué hace y que sorpresas me trae.

Bueno pues nada, de momento, ya para empezar llevo tres horas y veinte minutos para configurarlo y he conseguido poner la alarma que a partir de hoy sonará a las 5.15 am y será para siempre porque no se quitarlo y ponerlo a las 8 am que es cuando tengo que levantarme para ir a trabajar. He configurado el calendario, que me he equivocado y he puesto uno raro que pone que estamos en el año 5783, yo alucino debí de haber puesto modo Blade runner o algo así.
Aunque me he dado cuenta que he puesto el calendario Judío, me cago en todo.
He pasado a la sección de «Health» y ahí ya ha sido el colmo, madre del amor hermoso, vaya follón de parámetros que me pide:
«Ahora vamos a configurar parámetros para controlar su salud»

Nombre y apellidos, peso, altura, anchura, si me falta algún miembro, si estoy operado de fimosis, la edad, la edad de verdad, si hago deporte o no, si tengo dinero, cual es mi sueldo, si mi padre era calvo, color de ojos de mi abuelo, si mi madre es abogada, si he matado a alguien, distancia que recorro cada día, cual es mi meta en pasos y en la vida, no sé oye una cantidad de datos que para que te cuanto Mari Carmen.
Y al final me indicaba:
«Seleccionar nivel de sarcasmo»
Hostias!! Eso me ha dejado anonadado pero como soy muy curioso and chafardero le he puesto el máximo, el nivel 5.
Y ya terminando me ha dado el OK y un mensaje
«Final de la configuración, te ha costado ¿Eh?, Madre mía qué torpe»

Me he reído, pero me he dicho para mis interiores de adentro: : «Mira que gracioso el cabrón del reloj»

Pues nada he continuado con mi vida habitual con mu super peluco en la muñeca, me he preparado la comida y me he sentado en el sillón de la sala para comer viendo la tele.

Me he cocinado una papas fritas unas croquetas y un café con sacarina.
Mensaje del reloj.
«Cuidado que lo sano no mata, ya te vale colega y sacarina después de las papas y las croquetas, muy coherente»
Me he quedado un poco cortado pero vamos que me he comido las papas y las croquetas.
Mensaje del reloj.
«Has dado 19 pasos en tres horas, ojo al dato, cuidado no vayas a tropezar»

Será cabrón el puto teléfono lo que me controla. Después del agape me he puesto una película alemana de esas que sirven para dormir y me he dicho:
Media horita y me levanto.

Joder, casi era de noche, me he planchado la oreja 2 horas y cuarto. Me ha costado 20 minutos conectar las dos o tres neuronas que me quedan. Seguidamente he hecho el gesto de levantarme.

Mensaje del reloj.
«¿Te vas a levantar? Cuidado que ya estás mayor no te vayas a marear»

Y aquí, he cometido mi primer error, he comenzado a entablar conversación con el reloj.
-Si que pasa, voy a mear que hace horas que no meo.
Mensaje del reloj.
«Claro, claro, así estás, retienes más líquidos que la presa de Asuán»
-Vete a la mierda cabrón.
Ya en el baño pues me he dispuesto a orinar.
Mensaje del reloj.
«Jajajajajaa, eso que es ¿Un anacardo?»
– Serás asqueroso, pero bueno un poco de intimidad joder.
– Mensaje del reloj:
«Que intimidad idiota si me llevas en la muñeca»
– Bufff por dios…
Me he callado para no seguirle la corriente al aparato.
En eso que me ha llamado mi amiga del alma Sian, para ver qué hago, etc. Le he dicho que iba a bajar al super a comprar y que luego quedábamos para tomar algo.

Mensaje del reloj:
«Al super, ohhhh! ojo no te rompas, que está a 50 metros, mejor llama que te lo traigan o llévate el oxígeno»
– Voy a comprar al sitio más cerca idiota.
Mensaje del reloj:
«Sian si que vale, hace deporte y está en forma, no como tú»
– Oye déjame tranquilo, que he de hacer cosas. Voy a tomarme un cortado antes de bajar.
Mensaje del reloj:
«Eso, ojo no te vayas a desmayar por el camino…y cargado de café que tienes la tensión que parece un marcador de un partido de baloncesto»
– Si, si si si. Que te calles.
Ma cago el la madre que parió al puto reloj, deje el cortado sin tomar, cogí el carro de la compra y me diriji al super.

Al entrar en el super saludé a las y los cajeros de siempre.
-Hola chicas y chicos que tal va hoy?
-Bien Javier aquí trabajando.
Mensaje del reloj:
«Hola chicas y chicossss soy el smart reloj del zampabollos este»
– La madre que te parió callate ya o te meto en la máquina de cortar pan.

Fui directo a la zona de verduras y frutas y pasé de largo y directo a las galletas y pastelería.
Mensaje del reloj:
«Lo sabía zampabollos»
– Hola Rita ponme medio kilo de magdalenas de chocolate y…
Mensaje del reloj
”Esooo tragapuertas, pide un kilito más de pasteles de crema pastelera, que te irá muy bien»
– Vete a la mierda
– Javier – me dijo Rita – un poco de respeto coño.
– Perdón, perdón, perdón no es a ti es que llevo los auriculares y estoy hablando con un amigo…
Mensaje del reloj
«Tienes el pulso muy acelerado, pareces un perro en agosto, siéntate y respira hondo»
– Eres tú qué me pones de los nervios y donde coño me siento si esto es un super, no hay sillas… Joder, me estoy poniendo malo.
Voy a comprar verduras y me voy para casa algo malo me pasa…

Mensaje del reloj
«Ahora tu pulso es normal comparado con una ameba y la tensión ahora la tienes baja, que deterioro de ser»
Ni caso. No le hice ni caso. Compre verduras y doce cervezas y ya para casa, estaba muy mareado.
Al rato llegue a casa.
– Buff, estoy agotado…

Mensaje del reloj
«Agotado? hoy has dado 150 pasos, voy a llamar a una ambulancia por si acaso»
Porfavor que agonía de trasto y que no se calla. Voy a sentarme un rato.

Mensaje del reloj.
«Si.si,si,si. Siéntate no te vaya a dar algo»
Ya no aguanto más voy a llamar a José…
– José mira que te digo: el reloj cabrón este no lo quiero, es una mierda, no aguanto más. Vienes a buscarlo o lo tiro por la ventana.
– Jajajajajaja veo que he hecho bien el programa. Bajalo al uno el nivel de sarcasmo o al cero. Seguro que como eres un chafardero y no has leído el libro lo has puesto al cinco.
– Vete a la mierda mierdisima José Jacinto.
Mensaje del reloj:
«ojo no te alteres, ya tienes el pulso alto»
– Bufff que hijo de puta de cacharro…

Moraleja, bonito barrio de Madrid, pero no os compréis relojes raros. Los relojes son para que veas la hora y nada más.

Mensaje del reloj:
Por dios que moraleja más «original»


© Javier Sánchez enero de 2023

Con Federico, aquella mañana en el parque.

Aquella mañana, en el parque, había quedado con mi amigo Federico, una bella y soleada mañana de marzo. Hacia un año que Federico y yo no nos veíamos, solo por carta sabiamos el uno del otro. La distancia fortalece la amistad y Federico era amigo, un amigo de verdad, sé que es una redundancia el ser un amigo de verdad. Federico, hombre culto, amable y con un excelente sentido del humor, aunque quien no lo conociera íntimamente desconocía tal faceta. Y por alli venía, por el camino del parque, entre las flores, paseando tranquilo con una sonrisa en la boca, esa sonrisa que desarmaba a cualquiera, ya preparaba sus brazos para el abrazo alargando con ello su sonrisa.
– Querido amigo cómo estás, como va la vida, tiempos hace.
– Si, tiempos hace Federico, me alegro muchísimo de verte. Un abrazo amigo mío.

Federico me dio un abrazo como solo él sabía dar y me invitó a sentarnos en el banco.
– Sabes amigo mío anoche estaba muy nervioso y no habia manera de dormir. Tenía tantas ganas de verte…
– Aquí estoy y el mundo también, lo he traído conmigo.
– Ay amigo, este mundo que está dejando de soñar y solo piensa en militar.
– Si, Federico , así es…
– Mira amigo mío, cuando consegui dormir tuve un sueño y vinieron a mi sueño unas palabras que pulularon a través de mis sueños y se convirtió en algo como un pequeño poema. Solo son las primeras estrofas, escucha amigo:

El sueño va sobre el tiempo
Flotando como un velero
Flotando como un velero

Nadie puede abrir semillas
En el corazón del sueño
En el corazón del sueño.

– Suena a música Federico.
– No me digas amigo mío, aunque, bien pensado todos los poemas suenan a música y huelen a verbo.
– Así es Federico, así es. A música y a verbo.

© Javier Sánchez enero de 2023

Les paraules d’amor

Paraules damor.
  que ericen la pèll
  Viatjant des de la joventut.
  Pell de vida.  Pell de desig

  Paraules d’amor
  De boca a boca.
  De llavis a llavis.
  Ales que embogeixen.

  Et sento, al meu costat
  Et sento, pell de seda
  Et sento, somriure a l’alba
  Et sento, perfum de matins

  Paraules d’amor.
  Neixen de las meves màns
  Tinta de les meves venes
  paper i espelma, de nit groga

  Paraules d’amor
  Cures entre cotons
  Cotons de moments
  Sensuals i perfumats

  Et sento, al meu costat
  Et sento, pell de seda
  Et sento, somriure a l’alba
  Et sento, perfum de matins

  Paraules d’amor
  Paraules de seda
  Paraules perfumades
  Paraules xiuxiuejades

Paraules d’amor
  De boca a boca.
  De llavis a llavis.
  Ales que embogeixen.

  Et sento, al meu costat
  Et sento, pell de seda
  Et sento, somriure a l’alba
  Et sento, perfum de matins.

Paraules damor.
  que ericen la pèll
  Viatjant des de la joventut.
  Pell de vida.  Pell de desig

Paraules d’amor
  Ellas que ens falten
  Que no trobem
  Que no busquem

© Javier Sánchez Gener de 2023