Julio Caesar Augusto y Heredia. “El Julito”

Dibujo de la época de Julio César, pintado por Gregorius Corbejus, más conocido como “El Greco”, Gran Ilustrado en Bellas Artes y ciego de nacimiento, bueno ciego de la vista, pero se dice de nacimiento para saber, bueno que eso que ya …

—————————————————-

-“Veni, vidi, vici’

Eso dicen, los eruditos, que dijo, el general y cónsul romano Julio Cesar, Julio. Caesar Augusto Heredia, “el Juli” para los amigos.

Descendiente de una larga estirpe gitana, dónde abundaban los familiares de la etnia gitana, hijo de Anuncio Caesar Ramiro, “El Tius Ramirus” y de Cleo Larania “La tía Lara”. El banderillero y ella alfarera de mármol. Procedentes de la ciudad de Emérita Augusta. Que, es curioso, también es una calle de mi ciudad. Es curioso ¿verdad?

Bueno, pues estas tres palabras, famosísimas, las dijo después de ganar una batalla de esas de nombre raro, la batalla de Zela. Y la verdad es que no las dijo allí, las dijo después ante los tíos esos que se llevaban las sábanas de casa para ir al senado. Según los eruditos, otros. Aunque yo no me lo creo. Lo de las sabanas si, me refiero a la frase y el sitio.

Y Sisisisisisi, amigos mios, ya estaban ellos, por allí, los senadores. Esto fue en el año 47 antes de comer, pone 47 A. C. ¿no?, pues eso, según la Wikipedia, que es de donde lo copio todo. Oye y qué exactitud, el 2 de agosto!!, vamos, vamos, no me jodas, no me jodas, hace ya 2070 años de eso, ¿y saben que fue el 2 de agosto?, no me lo creo.

Mira oye, habrá historiadores que se pondrán como un basilisco, como mola esa palabra, basilisco, pero tienen que entenderme, es difícil de creer, quedaría mejor diciendo, en verano del año tal, más o menos. Porque hacía un calor de cojones y todos iban con falda y sandalias, como en Marbella en agosto. Entonces, pensaría en creermelo. Solo me lo pensaría. Queeeeee eso, me lo pensaría.

A todo ello también hay una leyenda que dice que el Juli, le faltaban varios piños. Que de pequeño su madre lo llevo a los columpium después de ver Bob esponja y hacer los deberes y se metió un piñazo con toa la cara en el suelo, tirándose del toboganes, es que como ponían adoquines, pues eso, se dejó la piñata, pero todavía no se había inventado el PitaDent y se jodió, y siguió toda su vida mellado, que se ponía pipas de calabaza, pero lo dejo porque estuvo a punto de morirse al tratarse una, comiendo callos con garbanzos. Pues eso que me disperso. A tenor de la mellaura del Juli, estudios y leyendas, apoyadas por diversas Universidades, no me preguntéis, diversas oye, dicen que el Juli lo que quiso decir es:

– “Beni (de Benicio, un primo suyo que era centurión), vede (vete) y traeme un vidi (Vichi) que tengo el estómago cinchao de tanto vino y uvas.

Oye, cosa de lo mas normal. Con el calor que hace allí en Zela, perdido en Turquía, antes Turkia.

Ya lo dijo Brutus, ese que mató al Juli de doscientas dos puñaladas, y que fue sin querer, declaro luego, y que luego salia en la serie de dibujos de “Popeye el marino”. – Es que mi primo Julio con el latín se lía, no le sale bien eso de las inclinaciones esas.

Julio, siempre iba con unos laureles en la cabeza. Una toga que enseñaba medio pectoral y siempre iba de lado, del derecho, su perfil bueno.

¿raro? Si. De cojones de raro. Con la de pasta que tenía. Y oye, no se porque llevaba eso en el tarro, porque mira que lo romanos tenían cascos guays, de esos con escoba, escobilla y otros ya, que parecían la melena de un cantante de heavy.

Pero vamos que se calzaba todas las mañanas DD, después de desayunar, las tostadas con mermelada de melocotón y mantequilla. Y salia a dar una vuelta por el pueblo, para ver a la gente, gentuza o la chusma, les llamaba él, en tono cariñoso.

Después se iba a la guerra un rato, comía en “ca Pepus”, menus a 5 sestercios, y ya si eso se pasaba por el senado, no para decir nada, solo para tocar los cojones a los sabaneros, como les llamaba él.

Iba allí, entraba, – eeeeehhhh.!! –
Saludaba a los senadores, – Ave sabaneros.!!! – sacaba tabaco en la maquina, es que fumaba como un gladiador estresado, y ya se iba para casa o si le quedaba un poco de guerra, iba y la terminaba.

Y así pasaba el día el Juli, entre guerras, el logopeda, que lo llevaba su madre por las tardes después de la guerra.

Hasta que se murió a manos del Brutus ese, que decía que era hijo suyo, pero es mentira también. Doscientas treinta y tres puñaladas que le metió el animal ese.

De esto ya hablaremos otro día. Que hoy ya paso. Que tengo sueño.

“El Juli” Buen chico y mejor estudiante. Y raro de cojones.

.

©Javier Sanchez 2019

Anuncios