Caminando va ella

Caminando va ella
por la calle del viento
pa casa, pa casa va ella
con el alma creciendo.

Con el alma creciendo
desando retirar el dia
con los pies ardiendo
con la sonrisa perdía

Con la sonrisa perdía
en el camino largo a casa
olvidando la cara sombría
alguien espera que la abraza

Alguien espera que la abraza
que le quita la angustia del día
En su cara una sonrisa le esboza
Rosas y claveles, el fin del día.

Caminando va ella
Con el alma creciendo
Con la sonrisa perdía
Alguien espera que la abraza

Almohada, perfume de casa
palabras suaves, ojos verdes
tranquila noche, en casa
besos que saben a soles

Besos que saben a soles
Caricias llenas de estrellas
Mundos de olores
que mueven sus manos bellas.

Que mueven sus manos bellas
Vida suave, después del frío
Amor a oscuras, delirio
Labios entre dos vidas llenas.

Labios entre dos vidas llenas.
Y después, el sueño sonriente
Abrazadas entre ellas
Hasta mañana y vuelta a la gente

Almohada, perfume de casa
Besos que saben a soles
Que mueven sus manos bellas
Labios entre dos vidas llenas.

© Javier Sánchez noviembre de 2020

Como una isla

Cómo una isla,
rodeado de ti
como una isla
abrazado por ti.

Como una tenue luz,
la de una vela,
allí al fondo de mi vida,
te veo entre tanta niebla.

Pero soy como una isla
Solo y rodeado de ti
Y como el mar eres
pues vas y vienes…

Soy un espejo, espejo,
de agua en calma
como tú mirada de ángel,
entre horizonte y cielo

Ni conmigo, ni conmigo,
pero tampoco sin mi.
Como el mar acaricia una isla
que la quiere y no la quiere.

Pero soy como una isla.
Solo y rodeado de ti
Y como el mar eres
vas y vienes, vienes y vas.

Cómo una isla,
rodeado de ti
como una isla
abrazado por ti

 

© javier sanchez septiembre de 2020

La dama del agua

 

Dama del agua,
flotando en la cuna,
te envuelve la sal
que cerca tus senos.

Dama del agua,
olas se arremolinan
entre tus piernas
buscando tu secreto.

El mar envuelve tus tules
tu bello cuerpo acaricia
y posee tu estancia.
Poder de Neptuno.

Espuma blanca
sensual espuma blanca,
entre tus bellas manos,
se desliza entre tus dedos.

Deseo ser el mar
Deseo ser la espuma blanca
Deseo ser las olas.

Las que acaricias
Las que te acarician
Las que te envuelven.

Dama del mar
siempre te veo
sentado en la linea
de la cuna de la vida.

Danzando en el agua
danzando entre la sal
danzando entre la arena.

.

© Javier Sanchez 23 de agosto de 2020

Y sentir que el cielo cae

Sería  bonito.
Un beso en tu frente 
Una caricia a tu mejilla 
Y acariciar tu sonrisa. 

Sería  bonito.
Abrazarte sin solución 
Ver tu cara sonriendo 
Y entrar en tu vida con suavidad 

Y sentir que el cielo cae. 

Sería  precioso 
Arquear tu espalda 
Bebiendo de ti 
Y escuchar tu canción 

Y sentir que el cielo cae 

Sería  vital 
Tu cuerpo retorciéndose 
Del dolor que no duele 
De la caricia de los dioses 
Y escuchar tu canción 

Y sentir que el cielo cae 

Sería  precioso 
Cubrirte a besos 
Y recuperar la respiración 
Con susurros de pluma 
y escuchar tu canción 

Y sentir que el cielo ha caído . 

©Javier Sanchez 2020

Esas rosas

Rosas, de amores sinceros.
No de mero cumplimiento.
Rosas sin espinas, esas duelen
Rosas de fragancia a la vida

Rosas, escondidas
Tras un beso
Tras un te quiero
Tras un te siento

Rosas incendiarias
Incandescentes de vida
Eternamente rosas
Rosas del color de tu pelo.

Rosas sinceras
Rosas amables
Rosas amantes
Rosas, de rosas.

Rosas, de amores sinceros.
No de mero cumplimiento.
Rosas sin espinas, esas duelen
Rosas de fragancia a la vida

Rosas, las del camino
Que me lleva a tu regazo.
Rosas, mejor bondadosas,
Rosas del olor de la sonrisa.

Rosas, de manos, de viento
Rosas frescas de la mañana.
Rosas de rocio, perfume sagrado,
Del color de tu blanca piel.

Rosas sinceras
Rosas amables
Rosas amantes
Rosas, de rosas.

Rosas, de amores sinceros.
No de mero cumplimiento.
Rosas sin espinas, esas duelen
Rosas de fragancia a la vida.

Rosas del verbo amar.
Rosas del verbo acariciar.
Rosas del verbo besar
Rosas del verbo tú

 

 

© Javier Sánchez 2020

Que es que si

Está mi alma, llena de vacío,
desde los deseos inconfesables
hasta que la realidad de los mismos
hace un nudo en mi cabeza.

Mi alma está llena de arena,
que me ahoga por momentos
que pesa, que me llora,
sin cesar, sin un descanso.

Mi alma está llena de vientos,
fríos, gélidos, que me agrietan
techos de insomnio, de imágenes,
ausencias equivocadas, que matan.

Esta mi alma llena de vacío
desde el tiempo del no,
que hablamos sin hablar
por miedo a descubrir…

Que es que si.

 

 

© Javier Sánchez 2020

Te

Te beberé a sorbitos
como chocolate caliente
que en invierno
besa mi vientre

Te comeré a besos
hasta dejarte
sin tu aliento y
los tuyos sin el mio

Te hablare suave
en un te quiero,
verde como tus luceros
y claro como tu alma

Inventare un poema,
que te haga mirarme
despacio como tu sabes,
delicado como tu cuerpo.

Y te daré mi vida,
mi vida, para que la uses
como quieras, por que
siempre fue tuya…



©Javier Sánchez 2020

De camino

Cruzo mis tierras baldías,
y guardo mi corazón
en el hatillo para que no desfallezca
por el relente de la mañana.

Convierto los hielos de la vida  en agua
para poder navegar, navegar,
por los, sin ti, ríos y mares
muertos de mi vida.

Separo las altas montañas
para que nazcan preciosos valles
y camino incansable, a resuello,
por esos senderos tuyos y míos

Y me alío con el viento
para que me lleve, como pluma
por que, por dios, ya te veo
ya te siento, ya te siento.

© Javier Sánchez 2020

Una historia de amor

Aquella pequeña luz
Pequeñita y preciosa
La que nunca me invadió.
Ni acarició mi soledad de ti.

Nunca supiste realmente quien fui.
Dijeron que había una forma mujer.
Una forma de una vida contigo.
Pero nunca pudo ser, mujer, amor.

Yo solo quería estar a tu lado.
Solo para toda mi vida
Yo solo quería estar a tu lado
Solo para toda tu vida.

Paseabas por mis pensamientos
Desde la flor del cerezo en tu pelo
Vestida de blanco entre la hierba
Danzando por mi vida, mujer. Amor

Que tiempos cariño. Que tiempos.
Los que respiraba tu aliento en mi alma
Saboreando tu voz en mi boca.
Y tus manos, que me hacían morir.

Yo solo quería estar a tu lado.
Solo para toda mi vida
Yo solo quería estar a tu lado
Solo para toda tu vida.

Pasada la vida, mujer. Ya de largo
Sigo pensando, que aquella luz
Aquella pequeñita y preciosa luz
Nunca me alumbró, para que tú.

Me vieras con aquella carita de tonto.
Cuando me perdía en tu sonrisa
Contemplarás las lágrimas en mis ojos.
Cuando me perdía en tu belleza

Y Yo solo quería estar a tu lado.
Solo para toda mi vida
Yo solo quería estar a tu lado
Solo para toda tu vida.


© Javier Sánchez 2020

La tristeza del bandido

Espero la muerte del sol, deseando estoy a la luna que se demora.

Desespero de luna. ¡Vive dios.!

Con el frío en el cuerpo, siento vuestra alma mi señora y es el tiempo que muere en mis manos.

Mirando a la luna, ángel de ángeles, esperando bajo vuestro balcón, dedico mi frio a contemplar vuestra silueta, a la contra luz del quinqué de vuestra alcoba.

Y se pierden mis ojos entre vuestro cabello rubio, bella aurora, y aún sin ver vuestra sonrisa, pues solo que imaginármela puedo.

Y el corazón se me acelera, ese corazón que camina escondido entre las flores de vuestro jardin, a sabiendas de cuando os asomáis a contemplar la luna, como cada noche.

Observo embelesado como vuestro semblante se ilumina de brillante plata, cuando sonreís con ese bello gesto, yo caigo de rodillas al frio suelo. Con el alma llorando de amor.

Con cabeza gacha, hundido, en la oscuridad de mi sombra, la que quiere trepar el muro que separa mi vida de la vuestra.

Señora mía, ángel de mis sueños, de mis visiones y anhelos, si vos supierais lo que siento, llamaríais a la guardia nocturna. Para que, prestos, apresaran mis pensamientos.

Mi dama de cabello de oro, nunca sabréis quien soy, ni por que os amo entre los matojos y flores de vuestro jardín, pues sabed que soy un bandido y que no os merezco.

Asalto en caminos, a los hombres. Y cada noche vuelvo a vuestra escondida verá, para contemplaros, mi bella dama, mi bella señora, angel del cielo, pues vuestra belleza me redime.

.

©Javier Sanchez 2020