Podría, si pudiera olvidarme de ti.

Podría viajar lejos, muy lejos
Podría flotar entre las estrellas
Solo con susurrarme, un te quiero.

Podría volar entre una bandada de gloondrinas
Podría nadar entre delfines
Solo con susurrarme, un te quiero.

Podría alejarme, allá dónde viven las nubes del horizonte
Podría olvidarme de mi vida
Solo con susurrarme, te quiero.

Podría, si pudiera olvidarme de ti.

© Javier Sánchez 2019

Anuncios

De tiempo

Las mismas estrellas,
Miramos las mismas
Y la misma luna clara
Que mira asombrada

El mismo céfiro nos acaricia
La misma lluvia que cae
Como las mismas lágrimas
Cada día, los mismos llantos.

El agua que saboreamos
Del mismo rio, agua clara
Amor claro y puro
Sonrisa, como caricia

Desde lejano te amo
Desde la otra punta de la vida
Te siento, veo tu cara y…
Me pesa el pecho como yunque

Desde lejano te amo
Desde la otra punta de la vida
Andas a mi vera, de mi mano
Y se me ahoga el llanto

Feliz me siento de que estés a mi lado.

© javier sanchez 2019

Aún

Apareces en mis sueños, como cuando niños, como mi sombre y yo la tuya

Pero eres tú, eras tú, la que dibujaste mi sonrisa, cuando yo buscaba nubes entre la niebla, e iluminabas mi camino con susurros.

Y aún te busco, bella pintora, creadora de lagrimas sonrientes.

Y es que desde aquella mañana de junio, la mañana que conoci tu cara, la primera vez, la que acaricio mi frente, como pluma de angel, revolviendo mi vida.

Te busqué, mi vida, perdida en mi memoria, mi memoria de adolescencia, de vitalidad desbocada.

Buscando nubes entre las nieblas

Aún busco, aquella flor de colores, la que pintaste en mi alma, bendito pincel.

Aún te busco, vida mía, para que veas tu bello lienzo, para…que veas tu obra, sin grises, de luces y colores.

.

©Javier Sánchez 2019

Siempre te pensé

No se si mi corazón resistirá
estar tan cerca de tus latidos
Me falta el aire cuando
veo tus brazos volar
para rodear mi cuello

Puedo resistir todos mis dolores
todas mis tristezas
cuando me ahogo
Pero una lagrima tuya
causa la muerte de mi alma

Desfallezco, me deshago
Y mis piernas se tornan antiguas
mis pensamientos se detienen
Y obnubilas mi mente

Acabas de cruzar la puerta
Y ya quiero convocar al tiempo,
para que… vuelva a traerte
a rodear mi cuello

Siempre te pensé
Desde los antiguos
Desde antes de tu
Desde antes de yo.

Acabas de cruzar la puerta
Y se me va la vida ..
Solo pensando en que..
vuelvas a rodear mi cuello.

.

©Javier Sánchez 2019

Abraza

Abrázame, abrázame hasta que pueda llorar. Lo preciso. Abrázame, abrázame, hasta que sienta tu alma.

Deja que te abrace, sólo por que quiero sentir como tu vida se une a la mía, por un instante.

Cuando abrazamos a alguien realizamos una comunión, es una de las sensaciones más agradables que existen. Pero no un abrazo de hola como estás, ni los de mentira, ni los de cumplido, aunque cada vez sean menos hasta todos éstos.

Las personas se abrazan cada vez menos, hasta tal punto que se han llegado a regalar abrazos de desconocidos, e incluso existe una tal Amma, que celebra reuniones para abrazar a gente desconocida. Increíble que se llegue a este extremo. No es natural.

El abrazo debe de ser un acto natural, una necesidad de transmitir a alguien que te importa y a quien le importas, que te alegras de verlo, de tenerlo cerca y de que te vea.

Es una caricia que te llega, y te calma y reconforta en los malos momentos, y te sube la autoestima en los buenos.

Abrazar a alguien es algo íntimo, es un acto de amor, es un regalo, es un estoy aquí y sé que estás ahí. Es el antes de mediar palabra, es el después de la primera mirada, es un escalofrío que te recorre toda la espalda hasta llegar al alma.

Abraza a quien tú quieras y te apetezca. La vida va pasando y las personas no sienten, solo pasan por la vida, sin ver nada de lo que sucede.

Abraza,… no hay mejor medicina.

©Javier Sanchez 2019

El bandido

Espero la muerte del sol, deseando a la luna que se demora.

Desespero de luna. ¡Por dios.!

Con el frío en el cuerpo, siento su alma mi señora y el tiempo muere en mis manos.

Mirando la luna, ángel de ángeles, esperando bajo vuestro balcón, dedico mi frio a contemplar vuestra silueta a contra luz del quinqué de vuestra alcoba.

Y pierdo mis ojos entre vuestro cabello rubio, bella aurora, y aún sin ver vuestra sonrisa, solo que imaginármela puedo.

Y se me acelera el corazón, ese corazón escondido entre las flores de vuestro jardin, cuando os asomáis a contemplar la luna, como cada noche. Observo embelesado vuestro semblante se ilumina de plata, cuando sonreís con bello gesto, yo caigo de rodillas al frio suelo. Con el alma llorando de amor.

Con cabeza gacha, hundido, en la oscuridad de mi sombra, la que quiere trepar el muro que separa mi vida de la vuestra.

Señora mía, ángel de mis sueños, de mis visiones y anhelos, si vos supierais lo que siento, llamaríais a la guardia nocturna. Para que, prestos, apresaran mis pensamientos.

Mi dama de cabello de oro, nunca sabréis quien soy, ni por que os amo entre los matojos y flores de vuestro jardín, pues sabed que soy un bandido y que no os merezco.

Asalto en caminos, a los hombres. Y cada noche vuelvo a veros, mi bella dama, mi bella señora, angel del cielo, pues vuestra belleza me redime.

©Javier Sanchez 2019

La dama del agua

Dama del agua
al borde de la cuna
te envuelve la sal
cercando tus senos

Dama del agua
olas se arremolinan
entre tus piernas
buscando tu secreto.

El mar envuelve tus tules
tu bello cuerpo acaricia
y posee tu estancia
Poder de Neptuno.

Espuma blanca
sensual espuma blanca
entre tus bellas manos
se desliza entre tus dedos

Deseo ser el mar
Deseo ser la espuma blanca
Deseo ser las olas

Que acaricias
Que te acarician
Que te envuelven

Dama del mar
siempre te veo
sentado al borde
de la cuna de la vida

Danzando en el agua
danzando entre la sal
danzando entre la arena.

© Javier Sanchez 2019

LA MADRE DE LAS VIOLETAS

Hermana del mar,
a merced del viento.
Que acompaña el perfume
de las bellas flores.

Las que madre recoge
en el canastillo de mimbre
y esparce por la casa
el cálido perfume de las violetas.

Mercedes, pelo ensortijado,
harinas y jabón, madre casa
pinturas y pinturas, entre paredes
Las violetas de mi casa.

Del patio blanco, puerta verde
Mercedes y violetas, Merche
Del patio blanco, alberca y cal
Violetas y Mercedes, violetas.

A la calle del Ángel
Pintura y Francisco
Cómo el agua a las violetas
Que viene Anuska, agua de vida

Francisco, que es tu hija, abre
Anuska, violetas y pintura
Calle del ángel y Toledo
Menorca, casa blanca

Y perfume a violetas madre.

© Javier Sánchez 2019

Que, a…

Tal vez sea conveniente vivir, mi amor
y tal vez convenga sentir, sin el temor
y sentirse. siempre vivo, calido y amante.
Sentirse, simplemente. Y Sin dudarte.

El tiempo solo gana al tiempo, no le tengas miedo.
Porque es mejor que pases tú que no que te pase él.
Y un tal vez, pero no esperes, no dudes. Pasa el tiempo.
El tiempo solo gana al tiempo, pero no le tengas miedo
Porque, ¿sabes..?

Prefiero el sonreír que reír¡.
El rozar que tocar.
El insinuar que besar.
La brisa que el viento.

Te prefiero a ti, que a ti.
Tu susurro a tu respiración.
La caricia de tus manos. Así.
Tu mirada a una proposición.

Un no de mohín y tus ojos de soslayo.
Tu sonrisa a tu risa. Tu puereza.
El suave bello de tu piel a tu piel.
Tu intención a tu acción,

El perfume de tu piel a cualquier perfume
Tu roce descuidado a un intencionado.
No deseo nada más que tus intenciones.
El resto son imaginaciones.

Así de sencillo.
Nada es tan complicado.
Nada es tan sencillo.
A ti.

© Javier Sánchez 2019

Cuando llega el alba y muere la noche.

Cuando llega el alba
cuando muere la noche
renaces con tu preciosa sonrisa
e iluminas mi alma.

E iluminas mi alma,
y con tu susurro, me amas
cuando llega el alba
cuando muere la noche

Y cuando muere le noche
cuando despunta el lucero
ya echo de menos tu cuerpo
necesito sentir tus manos

Y necesito sentir tus manos
tocando suave mi espalda
cuando despunta el lucero
cuando muere la noche

Cuando muere la noche
cuando llega el alba
me giro sigiloso y te miro
el mismo lucero que el cielo luce.

El mismo lucero que el cielo luce
que cuando muere la noche
muero yo con ella
por separarme de ti.

Cuando llega el alba
cuando muere la noche
cuando despunta el lucero
muero sin perder la vida.

Y muero sin perder la vida
Mirando tu cara dormida
Llorandole al sol, por tal belleza
Lamentando que has de partir

Lamentando que has de partir
Dejando el invierno en nuestra cama
Quiero coger tu mano y besarla
No podré estar sin ti, hasta la noche.

Cuando llega el alba
cuando muere la noche
renaces con tu preciosa sonrisa
e iluminas mi alma.

©Javier Sanchez 2019