LOS DIEZ PECADOS CAPITALES – PEREZA

3- Pereza.Nombre, femenino

La pereza (del latín: acedia, accidia, pigritia) es la negligencia, astenia, tedio o descuido en realizar actividades. Oye, que yo creo que, a veces, se lo inventan, los nombres me refiero, pero habrá que creerles.

Para más abundar, hay diversas definiciones y/o consecuencias y/o derivaciones de pereza o explicaciones y esas cosas:

Por ejemplo:

Por negligencia: descuido en las cosas a que estamos obligados a hacer (bien). O eso dicen que estamos obligados a hacer. Pero que lo hacemos por hacer, vamos que si eso, no lo haríamos, pero como hay que hacerlo lo hacemos y así con esa actitud, lo hacemos mal. Mira a Trump. Pues eso.

Por astenia: Es la serpiente esa que se mete en los intestinos y se come todo lo que comes sin pagar nada. Ya lo dicen los médicos intestinologos, es que as tenía por tol intestino. Ojo, que también es cansancio que te coje en todo el cuerpo y no te deja hacer nada, sobre todo después de una siesta de cuatro horas con camisón, orinal y vaso de agua en mesita, vamos el famoso, “voy a cerrar los ojos un ratito’

Por Flojedad o flojera o el famoso “quecansaoestoy”: Ma conocido con el de “Es que no puedo con lo mio..” muy recurrido en la gente que pasa de hacer cualquier cosa y busca cualquier excusa para no hacer nada. Denota poca imaginación la verdad. Yo tengo una libreta de 50 páginas de excusas para no hacer nada.

Por vago, tirao: Esto solo aplicable a Políticos.

Por Grupo musical: Pereza

Por Ya mañana, si eso.”: Del refranero español de primera clase. Genética Hispánica.

Por Tedio: Es cuando vas a ver películas Yemeníes de 3 horas y media, que te metes en el cine con el Quinco (famoso amigo de amigos, abreviatura de quin coño es ese) y pierdes el conocimiento al los 10 minutos, al borde del coma.

Por yo mismo: Javier

Y ya esta ¿eh? que esto cansa. Me voy a estirar un ratillo. Joder que pereza que tengo hoy, hace diez años. Voy a cerrar los ojos un rato.

.

© Javier Sánchez 2020

Otro mundo

Sería maravilloso viajar a otro sistema solar. No muy lejos, a la otra punta de la vía láctea, no pido más, tiene que haber algo, alguien, no podemos ser los únicos, hay billones de soles, billones de sistemas planetarios. Es algo que me agobia cuando miro por la noche al cielo. Miriadas de estrellas, de galaxias, o lo que creo que son galaxias o estrellas.

¿Y si hay alguien en la otra punta de la vía láctea?, en pantalón corto, pasando calor, mirando al cielo y pensando que:

Sería maravilloso viajar a otro sistema solar. No muy lejos, a la otra punta de la vía láctea, no pido más, tiene que haber algo, alguien, no podemos ser los únicos, hay billones de soles, billones de sistemas planetarios. Es algo que me agobia cuando miro por la noche al cielo. Miriadas de estrellas, de galaxias, o lo que creo que son galaxias o estrellas.

¿Y si hay alguien en la otra punta de la vía láctea?, mirando al cielo a traves de la ventana de su casa y pensando que:

Sería maravilloso viajar a otro sistema solar. No muy lejos, a la otra punta de la vía láctea, no pido más, tiene que haber algo, alguien, no podemos ser los únicos, hay billones de soles, billones de sistemas planetarios. Es algo que me agobia cuando miro por la noche al cielo. Miriadas de estrellas, de galaxias, o lo que creo que son galaxias o estrellas.

¿Y si hay alguien en la otra punta de la vía láctea?, en pijama, sentado en su cómoda, con una mantilla en las piernas, mirando al cielo y pensando que:

Sería maravilloso viajar a otro sistema solar… Y pensar que hay algo mejor

(Y así millones de veces)

.

©Javier Sánchez 2020

El médico gordologo.

(Este relato está basado en hechos reales, se han cambiado los nombres de los personajes por el rollo ese de la Protección de datos.
Es mentira, todo es como es)

______________________________

Ya va siendo hora que me ponga a dieta. Eso lo pensé mirándome al espejo una bonita mañana de Agosto, a 33 grados y una humedad del 90%, Mi ciudad, Barcelona, es lo que tiene. Mucha Sagrada Familia, Parque Güell, Puerto Olímpico, playas preciosas, pero un asqueroso calor pegajoso e insoportable a causa de la humedad.

Lo dicho, me estaba fundiendo, literalmente deshaciéndome de calor. Y eso que me acababa de duchar.
Pensaba, con esa voz con eco de las peliculas:
– Me van a recoger en un charco en suelo, se verán las gafas y los gayumbos y un charco de liquido viscoso.

La verdad es que estoy fondón, más bien precipición, vamos que me sobra grasa. Y he decidido ir al médico. Primero al de medicina general, que tarde 3 minutos de visita, para decirme.

– Esta usted obeso Javier. Buenos días, siguiente!!!
– Ya doctor, buenos días. Es usted un lince.

Por lo menos fue todo un detalle, no me llamó gordo sudoroso. O vaca, o ballenato, o tu no puedes estar o hacer esto. Como hace muchísima gente (por decirles de alguna manera) , esa que a los que tenemos sobrepeso, aunque sea mínimo, pero que se note, nos miran por encima del hombro, sobre todo, ahora, en la era de los cuerpos diez y gimnasios ocho horas al día.

Es penoso y se sufre, no sabéis cuanto. Los que estamos gruesos, por la razón que fuere, parece como si no fuéramos parte de la manada, sin derechos a entablar conversación con algunos especímenes de cuerpo super diez y sus palmeros. Pero bueno, otro día hablaremos del problema sociológico que produce a la gente con sobrepeso. (y que conste que sé que no es bueno tener sobrepeso, pero de eso a que sea socialmente excluyente, y eso jode más que el sobrepeso mismo).

Pues nada, el lumbreras del doctor me dijo eso, casi sin levantar la vista, más bien vio la sombra, tiene su lógica, mi sombra es grande. Y también evidentemente me preguntó si fumaba y bebía. Salida esta que vale para todas las enfermedades, solo para médicos que no saben de qué color eres. (y se que beber y fumar no es bueno ni mucho menos). Bueno beber no es bueno pero te da alegrías, joder no todo va a ser leche de soja y sopa de verduras o bocadillos de tofu. Estás dietas tienen su peligro, ayer se me quemo la ensalada, sin ir mas lejos. No se a que viene esto, pero me apetecía comentarlo.

Pero es que, actualmente, todo lo bueno, todo es malo, joder.

Pues eso, diez años estudiando para decirme eso. Rellenar un documento para solicitar visita al Endocrino.

El Doctor Jeremías Habas López, colegiado 12345 del colegio de Barcelona. Que digo yo, ¿porque tendrán un colegio? Eso siempre me ha dado miedo. un colegio para los médicos, que se supone que ya saben ¿no?. Vamos que me da miedo.

Para tres meses tenía para la visita del Endocrino. Nada a esperar. Espero que no se me olvide, una vez que me dieron cita por unos problemas que tuve en el riñón, me lo dieron para otros tres meses, y se me olvidó. Me llamaron de la seguridad social para decirme porque no había ido. Y les contesté que yo iba haciendo mi vida, con dolor de riñón, que ya me habia acostumbrado, a la morfina y a las drogas duras, pero la iba haciendo, y que tres meses no es nada. Que febril la mirada, errante en las sombras. Te busca y te nombra. Vivir con el alma aferrada. A un dulce recuerdo… O algo así.

Emmmmmm, ah.!! Perdón, se me ha ido la olla, esto es es de una canción de los Rollings, bueno que se me olvido lo de la visita coño. Menuda bronca me lleve de la enfermera,  que tenia un mal día, aquel día hacia diez años que tenia el mal día. Joder que mala hostia. Y encima todavía no me han visitado. Silencio administrativo que se llama, así, a lo mejor se cura solo.

Pues nada, mi vida transcurrió con normalidad, hasta que llegó el gran día, iba a ver al Galeno Endocrino.

Y allí me plante, como un clavo, un madrugón que pa que te cuento, a las once que me levante oye y a las doce en el medico. Con mi mejor chándal de los domingos,mis zapatos Lee Dong (de los chinos de la tienda de casa)  y con los gayumbos limpios, por si acaso le daba por exminarme.

Había mogollón de gente, y no todos gordos, yo creía que el endocrino era como un gordologo, pues no, también es flacologo y más cosas. Hasta había un tío con muletas y otro que hablaba sólo. Llevaba alli toda la mañana, y todo el rato decia,

– Llevo aqui desde las 8 de la mañana y no me llama nadie, ni los de Jazztel me llaman, es raro, porque me han de quitar el yeso. Rarísimo todo, ¿verdad ouga?

Yo alucinaba, me lo decia a mi, que ya me contaras lo que se yo de medicina, le dije

– Vaya usted a la enfermera, la cara pasillo de mala hostia, y le dira algo de lo que debe de hacer…

– No, no, ya me espero un rato mas….

-Pues vete a la mierda. Moriras aqui de viejo y con el yeso, porque has de ir a TRAUMATOLOGIA coño!!, al golpologo vamos – pense para mis adentros interiores de adentro.

– Javier Sanchez!!!!

Hostias que susto me dio el o la enfermera, no se lo que era. Tenia bigote y falda y Escoces no era. Dijo mi nombre y se metió para adentro del despacho. Pues era del Endocrino seguro. Soy un lumbreras.

Entré en el despacho.

– Buenos días
– Por favor, de uno en uno.
– Perdone, es que estoy grueso.
– Si la verdad es que si. Esta usted obeso.

Joder, será estúpido, y además ahora me suena peor lo de obeso que lo de gordo.

– Gracias, es usted muy amable – y con el tacto de Hannibal Lecter con almorranas, increíble, también pensé para mis adentros, con eco y todo -…
– ¿Como? – me dijo el galeno – es que no estaba escuchando.
– Nada, nada, pero empezamos bien. Si acabo de entrar y ya ni me escucha.

Curiosamente, pulso un botón de un reloj como esos que se utilizan en el ajedrez… Y….

Tic, tac, tic, tac…

– Mire, le voy a dar una dieta hipo calórica para que empiece a perder peso. A su  edad no es bueno estar tan gordo.

Que hijoputa el médicucho, al final le meto

– Mire me hará cinco comidas al día. Y siga el menú indicado… Hala…

Frutas con piel, verduras hervidas, legumbres, pollo plancha y poca cosa más. Todo hervido. Nada de alcohol, nada de tabaco y haga ejercicio.

Y me dio una hoja que indicaba la dieta de lunes a domingo. Y se acabó la visita. Exactamente 7 minutos 10 segundos.
– Y me vuelve usted dentro de tres meses.
Pensé, del revés te voy a volver, que ni me has mirado.
– Si, si aquí estaré. – yunamierda pense, no me vas a ver nunca mas, asi engordes 42 kilos en un mes -.

Ding.!!! Sonó el timbre del reloj. Hostias que precisión.!!!

– Siguiente!!! , Elvira Tragos, joder está ya con el nombre ya tiene dieta segura.

Será hijo puta el puto galeno. Si llegó a entrar con gafas de sol y un palo blanco, ni se entera.

Bueno pues he hecho las cinco comidas al día, aunque en la hoja solo viene, desayuno, comida y cena. Lo que he hecho es duplicarlo. Y mucha agua. Literal.

Lo único que me va mal de la fruta con piel es la Piña y el coco, es jodido de masticar. Pero vamos que los primeros días lo pase mal, me he comprado una trituradora y menuda diferencia.

Y lo del agua, pues en la piscina con la cervecita, todo el día. Eh.!!! Shitts!!! Al pie de la letra, sin perder ni una coma.

He engordado 10 kilos más y he llegado a la conclusión de que no es que esté gordo, es que no puedo descomer todo lo que como joder. No doy a basto. Tanta comida. Todo el día comiendo. Y de sano nada.
¿Habéis probado las coles de Bruselas? Joder que cosa más mala, parece que te estás comiendo un mando a distancia, por dios. ¿Y el brocoli? El brocoli es como un bonsai, pero como si comieras musgo. Que asco por favor.

Vamos que mañana voy a ver al Endoestupido, y le voy a decir que se vaya de paseo por el desierto de Atacama y que de paso lo barra, que hay mucho polvo por allí.

Soy así, gordito. Que le voy a hacer y ya a mi edad, paso de ponerme a régimen o dieta. Pa cuatro días, prefiero comerme un buen filete, que la mierda de las coles de Bruselas. Voy a crear una plataforma sin ánimo de lucro (o si) de

“Gorditos.Sin.Fronteras.ong “

Así vivimos todos un poco mejor, entre los de nuestra especie.

.


Nota del autor.
Esto es simplemente humor, hay que cuidarse. Tampoco volverse loco, pero cuidarse, y si, estoy gordito, que pasa.


.

©Javier Sanchez 2020

Que pesadilla, por Dios.

Está noche he soñado, ya se que no es nada especial para vosotros, pero yo tomo mucha medicación, mi médico me la prescribe porque soy muy plasta y siempre le digo que me encuentro mal, desde que estuve en coma tres días, siempre se caga cuando le digo que no me encuentro muy bien, pobre, a veces me da pena y se lo digo.

– Nooooo doctor Rubio, que es broma, me encuentro bien, es que estaba aburrido y he venido a verle.

– Eres un cabrón

Y nos echamos unas risas.

Oye pues he soñado que iba por la calle, mirando escaparates, las tiendas de ropa/discoteca, a la gente, a las personas, a los caballos, leones y a los unicornios grises, y de pronto en la ontananza de la calle Gran de Gracia, sita en la ciudad de Barcelona, avisté a una chica que venía caminando hacia mi excelsa persona, osea hacia mi. Venía con la mano alzada, saludando y sonriendo.

Entré en modo “nomelopuedodecreerquemepaseami”, y es que yo ligo menos que los gases nobles y de ahí el chiste este malísimo de la muerte.

Inocente de mi, pensaba que, aquella encantadora chica me saludaba a mí, digo encantadora pero a lo peor era una asesina en serie, de esas que matan muchas veces siguiendo un patrón, que hay que ser gilipollas para hacer siempre lo mismo para que te pillen, pero vamos que me disperso.

Y la muchaha, cuando llega a mi altura pasa por mi lado, sin decirme nada, sigue con la mano arriba y moviéndola y sonriendo, joder, resulta que que saludaba a alguien que había detrás de mí. Un tío apretado cachas, melena rubia al viento, moreno, guapísimo, vamos que me lo pedía yo también.

Pues en mi sueño/pesadilla, que no mejoró mi personalidad, yo, que soy muy vergonzoso y tímido, para no quedar en ridículo, seguí con la mano alzada, sonriendo y saludando, hasta un imbecil vestido con túnica naranja me ha dado un “give me five” con una pandereta. Me cago en toda su calva blanca.

– Eh ser humano.!!! Dame esos cinco por Mahatma Roberto!! Namasté!!

Será gllipollas el polo de naranja este. Posteriormente me han saludado varias personas, que he visto de reojo que seguían con la mano alzada tras rebasarme, porque se sentían igual que yo. De reojo he mirado y toda la calle estaba saludando a nadie. Excepto el cachas y la tía mona que estaban intercambiando fluidos corporales.

Y nada, que siguiendo en este ridículo bucle de pesadilla, yo seguia saludando hasta a las farolas y de repente me ha parado un taxi, he subido, para que no me viera más gente y me ha llevado al aeropuerto….

Y eso, la pesadilla ha continuado, que aparezco en Ankorage (Alaska), saludando a a gente, con Paul Mcartney cantándome a la oreja “Hello, goodbye” y que empezaba una nueva vida casandome con la Merkel.

Madre mía, menos mal que he despertado entre sudores fríos y calientes, fríos de arriba y calientes de abajo, se ve que de la emoción me he meado.

Tengo que aprender a comunicarme, un poco más.

La muchacha que me saludaba en la pesadilla, es mentira pero queda bien.¿No?

.

© Javier Sánchez 2020

Buscando trabajo. Reedición

Es una mañana fría de enero, salgo a la calle y me encamino a la oficina de empleo (lo primero es un topicazo y esto último es un eufemismo literario) para ver si hay algo nuevo, llevo dos años en paro forzoso, en mi empresa han reducido la plantilla y se ve que con mi metro setenta y seis soy demasiado grande y me han reducido a mi, oye esto de ser un poco alto trae problemas, ya lo decía mi amigo “Julito el cura” (es que era cura), esto de ser tan alto te va a traer problemas y serás un desgraciao toda la vida. Un lumbreras el jodio y un gilipollas tambien. Y envidioso, media metro sesenta y uno.

Y le dije:

– Mira Julio, yo tendré problemas y seré un desgraciao, pero tú tienes 35 años, que sepas que tu jefe, a tu edad, ya la había palmado, eso sí, pero resucitó, todo el mundo le hacía caso y le publicaron un libro, el más famoso de la historia de la humanidad. Quien es el más desgraciao de los dos… tú o yo.

Joder, se cabreo como una mona y se fue, no lo he visto más. Tenía mal aguante el curilla.

Pero bueno, a lo que iba, que me distraeis. Oye pues que nunca me sale ningún empleo que encaje con mis prespectivas, yo solo pedi un puesto de acuerdo a mi estatus, director de marketing de una empresa de coches, de BMW o algo así por ejemplo, ejecutivo de farmacéutica, no se algo con clase, como soy yo.

Pues llevaba esperando más de diez meses (unos18 exactamente) y no había salido nada de nada, solo empleos en el McDonals, de reponedor fregonero en Mercadona y cosas de esas… Nada. Era horrible. Mala época para los directivos como yo.

Llegue a la oficina, una cola espantosamente larga, casi doscientas cinco o seis personas y un exconcejal del PP, pensé, empezamos mal Javi, ya me estaba agobiando y solo eran las 8 menos cinco de la mañana, ya veía toda la mañana pérdida, sin poder echarme la siesta ni nada, pero vamos que me quedé. He hecho de tripas corazón, que no se qué coño significa, pero mi yaya lo decia mucho. Y me he puesto educadamente en la cola.

– Buenos días… – Le dije al último de la fila…-

El tío que esta delante mío se ha girado lentamente, joder es como un quesito, pero al revés, esta apretao, no tiene cuello, oye unos músculos increíbles, parece que se esta cagando, y tiene tatuajes de esos de “amor de madre”, cuchillos cruzados y serpientes. He pensado, joder le habrán hecho los tatus con una katana, eso con una aguja no se pinta. El presidiario, eso creo que es, tiene una cicatriz que le cruza toda la mejilla derecha, el resto de la cara llena de agujeros, unicejo, pero mucho, tiene una sola ceja de lado a lado de la frente, muy poblada, pero con mucho pelo, creo lleva gomina en en las cejas, es un espécimen acojonante oye, no lo había visto nunca. Y una cara de asesino que hace que me tiemblen las piernas. Espero no desmayarme, yo soy mucho se desmayarme.

Flash Back…

Cuando era joven me desamaye una vez soplando la sopa. Mi madre se asustó muchísimo, me llevo al hospital, me hicieron muchísimas pruebas y al final el médico muy serio le dijo a mi madre.

– Señora Eufrasia su hijo no tiene nada, creemos firmemente que es gllipollas.

Y con ello me quedé, mi madre me llamaba siempre, el gllipollas cada vez que me desmayaba. Un misterio, nunca han averiguado porque. A lo mejor es verdad y soy gllipollas.

Presente

Pues eso, el reo, se gira lentamente…

– Buenos días – me dijo con una voz ronca de reo cabreado recién levantado.- usted es el último, y antes de que me lo pregunte, no, no hace buen día, ni nada de nada, no quiero hablar con nadie. Y contigo, menos carapapa. ¿Estamos?

Hostias… empezaba bien el día, me había encontrado con scarface con la almorrana activa, y nada más levantarme. Vaya tela.

Y… comenzo a llover…

– Me cago en el hombre del tiempo, acabo de ver en la tele que haría sol, será cabrón.

Scarface se gira otra vez… Y echándome el humo a la cara me dijo.

– Callate. Atontao. Solo es lluvia. Nada más que lluvia. Disfrútala.

Me ha dado un bahido, pero me he controlado, ni me he desmayado, ni llorado, ni nada…

Entramos en la sala, las 8.00 am, los funcionarios abren a las 08.00.00 am, ni un segundo de regalo y si llegas a las 14.00.01pm, ya no te atienden, son la hostia, me encanta su puntualidad. A las 08.00.00 am abren, a las 10.20.00 am, este como esté, como si está hundiéndose el mundo se van a desayunar versión 1.1, la 1.0 la han hecho en casa, ya puedes estar explicando que te vas a morir el miércoles, ellos se levantan y se van.

Y allí estábamos, los parados y los funcionarios, ya nos conocíamos todos, esta el jefe, “el carapasillo” soso como un bocadillo de pan rallado, la “cara sapo”, ella no habla, es la que pone el sello de asistencia a todos, solo hace eso, también está “el pantallas”, uno que tiene en su mesa dos pantallas, no hace nada pero parece que si, hay una porra para averiguar qué hace realmente, hay un fondo de 14.000 euros ya. Y sobre todo esta “el cursillos”, este es el terror de los paraos, es el que no te da trabajo nunca, pero siempre te dice.

– Haga este cursillo y cuando termine miramos a ver.

Vaya fauna.

Y me tocó, ya había pasado por la “cara sapo” y ahora me tocaba “el cursillos”.

– Que tal Javier, como va, buscando todavía.

He pensado, no gilipollas, es que me aburro y vengo a ver tu cara de sieso.

– Si, ya ves… “Curs…” digo Luis.

– Mira, no hay nada de lo que pides, pero tengo un cursillo que…

– Joder Luis ¿otro?

– Es lo que hay, vas y lo haces, solo son quince días.

– ¿Y de que se trata?

– Es de frigorista.

– Amos, no me jodas, que estamos en enero, menuda salida, que tiene, ¿No?

– Tengo otro, y es lo que hay. Es de “técnico en procesamiento de residuos urbanos”. 300 horas.

– Ostras, suena bien, y ¿dónde he de ir?

– Al ayuntamiento. Tú ve allí y le llevas este papel.

Y el cabrón se le escapó la risa.

Me mosquee, pero bueno he cogído el papel. Ya saliendo a por el pasillo se oyen las carcajadas de los funcionarios. Me cagué en todos ellos, varias veces.

Ya de camino para casa, me siento agotado de tanto meneo, y pensaba ya en echarme una siesta, he leído el papel, citado mañana a la siete de la mañana en el ayuntamiento.

Calle/ Nohago Na, 17 bis

“Departamento Técnico de tratamiento de residuos Urbanos”

Zona 2 Escalera B, Planta 4 piso A bis, Grupo de trabajo 4, Despacho 5B Puerta 7.

Hostia puta, – pensé – me llevaré el GPS. Ya me veía de directivo del ayuntamiento.

Al día siguiente…

Salí de casa, de mañana, con la cita de ayuntamiento enarbolada al viento, por fin un trabajo que coincidía con mis expectativas, de técnico oye y nada menos que de “técnico de tratamiento de residuos urbanos” , genial, estoy contentísimo, esta noche he dormido como un bebé, por eso me he despertado cada dos horas llorando, pero vamos de 3 a 5 de la mañana no he llorado ni nada, ni me he hecho pipi.

Estaba muy nervioso esta noche, pero ya estoy en la calle, he pasado por una parte de la calle y el viento azota mi melena, me he parado es una sensación estupenda que el viento te de en la cara, así calentito… joder, ah no!!, que es la maquina del aire acondicionado del bar, Casa Pepe, bocatas calientes y fríos, joder que asco y que peste. Diez euros de Blumel a la mierda, huelo a fritanga que te mueres, pero es igual la adrenalina me invade, estoy feliz y contento.

He cogido el móvil y le he puesto la dirección.

Calle/ Nohago Na 17 bis, Barcelona.

Se ha quedado en blanco casi diez minutos con la puta rueda ese, y de pronto me ha indicado un descampao, en en Cracovia, al lado de un cementerio…. osea lo primero que ha pillado.

– Joder que mierda de Google maps…, Cogeré un taxi.

Hago ese gesto fascista para parar un taxi y se acerca uno, ¡¡¡un Seat 131 supermiriafiori!!! del año de los Beatles. Hostias, ¿todavía funciona esto?

Entre en el taxi, asientos de Sky de color verde, techo amarillo, no natural, no quiero ni pensar por qué es amarillo y el taxista, un caballero, esto es literal, por que solo le faltaba el yelmo, tenía por lo menos 120 años, delgadísimo, se parecía a Paul Mcartney, me daba verdadero miedo el tío. Y me dijo.

– Hola muchacho.

Hostias, ¡muchacho!, Hacia 30 años largos que nadie me llamaba muchacho. Claro que comparado con él yo era un niñato, de cincuenta y largos, pero niñato.

– Dónde vamos?

– Pues mire, vamos a… Calle/ Nohago Na 17 bis.

El taxista, miró la GUÍA DE BARCELONA, un libro guía que se había dejado de usar, hacia 20 años. A los cinco minutos ha dicho:

– Vale. Bamos allá, si, si, si lo ha dicho con b. Castellano antiguo supongo.

Pegó un acelerón que se me clavaron las gafas en la frente. Hostia puta, el tío era como Raikonen pero después de tres días metido en una piscina.

Yo, que estaba leyendo el papel del ayuntamiento se me puso literalmente en la cara, y no había manera de quitármelo. Y el taxista hablándome.

– Pues si chico, allí en la guerra, en Verdún cayeron muchos amigos míos – se oía un claxon y un insulto… cabrooooon!!!- ¡calla malandrín, que no te he cerrado!

Pensé, ¿Malandrín?, ¿en la guerra de Verdún?, madre mía menudo elemento, quien utiliza esa palabra, por dios, vamos y yo que seguía sin ver nada con el puto papel en la cara. Y de pronto, frenazo y …

– Ya estamos en la casa del pueblo muchacho… son 6 euros.

Madre de Dios, pague al Cid Campeador y baje del taxi, todavía con la citación en la cara. Me la quite y vi el ayuntamiento… Vamos allá Javi. Al futuro curro, con clase. Soy el mejor coño.

Un edificio de 22 plantas, un vestíbulo impresionante, ocho bedeles (conserjes IBM, i veme a buscar esto, etc, ya sabéis el chiste), cinco ascensores, y en cada uno unos paneles que indicaba donde estaba cada cosa. Yo… a lo fácil, a preguntar al bedel, que para eso estaba allí.

-Oiga, donde esta esto, es que me han citado para un cursillo de técnico…

El bedel me miro con cara de, me voy a reír de un momento al otro, entre casi risas me dijo:

– De técnico… Si coja usted el ascensor 4 y suba a la planta 2 allí coge otro ascensor, el 3 y sube a la planta 4, a la derecha y pasillo recto, vera unas escaleras a la izquierda, esas no, las de la derecha súbalas y va al piso 4 bis y ya allí vera un cartel que pone, “Departamento Técnico de tratamiento de residuos Urbanos”.

Yo me quede ojiplático, a esas horas de la mañana y semejante parafernalia de datos. Le di las gracias. Y me dirigí al ascensor 4, mientras iba para allí el bedel rompió a reír, a carcajada limpia, me giré, y paro de reír pero con la cara compungida. En cuanto me metí el ascensor se escucho una sonora carcajada en el vestíbulo. Serán hijos de puta, se ríe todo el mundo de mí desde ayer. ¿Que pasa?.

Después de dos transbordos y escaleras y preguntar a funcionarios, que ninguno sabia nada y todos eran del mismo departamento, “Este no es mi departamento, no lo se”, debe de ser enorme ese departamento. Llegue a un sitio recóndito que indicaba “Departamento Técnico de tratamiento de residuos Urbanos”. , una flecha que indicaba el dibujo de unas escaleras. Joder, pensé, quien ha sido el cabrón de arquitecto que ha diseñado esta mierda de edificio. Venga, escaleras arriba. Por fin llegue al departamento.

Hostias allí había tres mil quinientas dos personas por lo menos. Y todos con el mismo papel amarillo. Me dirigí al que parecía que estaba el ultimo.

-Buenos días caballero, es aquí para lo del puesto de técnico?

El tío se giro. Hostias!!! Era el presidiario.

-Hombre el carapapa!! Si es aquí. Para lo del… técnico has dicho?, jajajaja, bueno no se, a mi me han citado aquí para un puesto.

-Vale, vale. Ya si eso, pues vale, eso ya que me quedo si eso. – de que coño se ríe el delincuente este ,pensé.

-Tranqui carapapa. Todos estamos para lo mismo.

Después de cinco horas de cola, meandome, con hambre, con ganas de llorar, porque el presidiario se altero de la espera y me dijo que me mataría con una cuchara de café mañana por la tarde que no tenia nada que hacer y se reía, me llego el turno.

-Buenos días, bueno ya tardes. Es para lo del cursillo técnico

– Si, jajajajaja, uy perdone. Mire es un curso de 300 horas, seis horas cada día, de seis de la mañana a 12 del mediodía, cuando acabe el cursillo se hará un examen para poder acceder al puesto.

-Muy bien gracias, me apunta no?

-Ya esta usted apuntado.

– Y de técnico se sale nada mas empezar?

-Por supuesto, con su chaleco amarillo, sus pantalones amarillos, coche de empresa, y visitas por todas las calles de Barcelona. Mañana empieza el curso.

– Ah estupendo, coche de empresa y todo, lo que no entiendo es lo del chalec..

– Venga, venga, espabile, mañana lo ve en el curso…siguienteeeeeee!!!

Pues nada me fui mas contento que unas pascuas (que no se que significa, pero queda muy bien). Mañana empiezo el curso de TÉCNICO EN TRATAMIENTO DE RESIDUOS URBANOS. Miraba a la gente de la cola y les iba sonriendo con el papel en la mano, ninguno me devolvió la sonrisa, pandilla de idiotas. Saldré el primero de mi promoción, a ver quien se ríe mas. Venga para casa a echar la siesta que estoy agotado.

Lunes 15 de marzo, según mi super papel amarillo, hoy empiezo el curso de TÉCNICO EN TRATAMIENTO DE RESIDUOS URBANOS. A las 9 tengo que estar en el ayuntamiento, segundo piso, Zona “salas de cursos” y he de ir a la “Sala, el Container”, vaya tela de nombre le han puesto. Me he duchado, afeitado, he meado en la ducha, como siempre, es algo que no puedo remediar. Después, todo limpito, he tomado un desayuno mediterráneo, bocata de panceta viendo un documental de la costa brava, mediterráneo a tope.

Me he puesto mi traje de Emilio Tucci o tuchi, como se escriba, que llevé el otro día a la tintorería de mi tia Paca, que me hace precio, ha quedado niquelado, voy hecho un pincel. Gotitas de colonia “Gotas de lluvia”, del Mercadona y p’alante.

Ya en la calle, de camino al cursillo, miro mi superpeluco de oro chapado de los chinos, mira voy con tiempo, llevo mi estuche de colores, mi goma de borrar y la carpeta con folios, en la carpeta hay una foto medio rota de los Pecos, es que no la he podido quitar toda, oye que me hacía ilusión llevar la carpeta que llevaba a la Uni.

Me he liado la manta a la cabeza y he ido paseando, mala idea, pensaba que estaba más cerca, una hora y cuarto he tardado, he llegado sudando, hecho un cerdo, los zapatos me aprietan, bueno no son los zapatos, es al pie que se hincha, pero todo el mundo lo dice así. Me duele este zapato, mentira, te duele el pie.

Empapado de sudor que llego ya, no se de que me sirve ducharme, ni gastarme 3 eurazos en colonia, siempre me pasa igual.

Bueno, como digo, ya llegando al ayuntamiento, mira voy con tiempo, me voy a tomar un cortado y alguna pasta, que estoy como mareado de la caminata. “Bar Casa Macario, bocadillos fríos y calientes”, vamos p’alla, entro en el bar, pestazo a fritanga, a paella revenia, y está petao de gente, deben de ser los currelas, todos con chándal y sudaderas, el único con traje, yo. Me dirijo al barman.

– Un café con leche descafeinado, con leche descremada y sacarina y una madalena de estas rellenas de chocolate.

– Oído caballero… Un café leche y una madalena!!!

Joder con la gente esta, como grita, y ya me han empujado tres veces, ya viene el café con leche y la magdalena, joder peazo Magdalena, parece un pan de pueblo.

Voy a tomar un sorbo del café, empujon de toro de miura, joder la mitad del café con leche en mi preciosa camisa color perla y la corbata gris, ahora camisa de camuflaje y corbata color mierda. Me giro para decirle algo.

– Oiga, joder que no ve por dónde va? Me cago en….

Hostias, el presidiario!!!

– Hombre, el carapapa, dónde vas tan guapo!! Bueno ya no, estás hecho una mierda, que pena de camisa, de chaqueta y de corbata, jajajaja, que te ha pasado!!!

– Joder si me has empujado

– Eeeeeeeehhh – me dijo amenazndome de darme un puñetazo – yo no te he tocado, me han empujado a mi, no me pongas nervioso que no controlo vale?

Joder, tenía una vena el la frente que parecía un bajante, creía que me iba a matar, me mareé y todo.

– Vale, vale, pero míra para otra vez.

Se fue, el reo, para el fondo y hablaba con otros reos, daban miedo oye.

Cojo mi Madalena y la muerdo, la jodía Madalena se habia mojado con el café con leche sobrante del accidente, explotó como un globo de agua, todo el chocolate de dentro y fue a parar al cuello de mi camisa, las solapas de la chaqueta y al nudo de la corbata, mi nariz y parte de la frente, hostias, no me lo puedo creer, he salido hecho un Dandy y voy ya que parezco un mendigo que se ha caído por un barranco. Estoy lleno de mierda, los zapatos llenos de papeles y goterones de cerveza y aceite.

Al fondo veo al hijoputa del reo y sus compinches que se estám descojonado. De mi claro.

A las nueve menos diez hubo estampida, todos salieron corriendo, trabajarán en una fábrica o algo así.

Me termine lo que me quedaba del cortado y el puto amasijo de la Madalena. Y me fui para el curso.

Subí a la planta y le pregunté al bedel por la “Sala Container”, para el curso de técnico, el cabrón me indico entre risas, yo no sé qué pasa cuando digo lo de técnico. Me acerqué a la “Sala Container”, se escuchaba un escándalo terrible, entre, allí estaban todos los del bar, pero todos, el reo y sus amigos también.

– Ehhhhhh carapapa que pasa, ha era hora!!! O día!!!

Yo estaba alucinando. De pronto entró un chaval joven, melenas, camiseta y chaleco de tela de saco igual que los pantalones. Y saldalias con calcetines blancos. Que horror, por dios.

– Ehhhhhhhh, venga sentaos, vamos a empezar, abrir el libro por la página 100.

– Como? Página100? , Oiga hay un error no? Empezamos por la página 100?

Cachondeo general.

– Empezamos dice

– Carapapa, que empezamos el día 5 de febrero !!!!

– Queeeeeee? Me cago en mi estampa, – coji el papel y me fijé bien, me dio un bahido, vi que había doblado por dónde estaba el número 1. Y encima no era en marzo, era en febrero. Llevaban ya las 300 horas de cursillo, hoy era el último dia

– Hostias, profe, me.he equivocado de fechas…

– Oiga yo que quiere que le diga, léase el libro de texto, mañana hay el examen final para las tres plazas de barrendero.

– Como barrendero!! Pero esto no era de TÉCNICO EN TRATAMIENTO DE RESIDUOS URBANOS?

– Pues eso, barrendero, pero que es lo que ha entendido usted, y la verdad, permítame que me diga, esto del traje sobraba, pero si lo trae, traigalo limpio, y no venga hecho un guarro lleno de.manchurrones, es una falta de respeto a sus compañeros, mirelos, todos en chándal, pero limpitos.

Yo me quería morir ahogado en el mar de Alaska.

Toda la clase descojonandose de mi persona, me senti ridículo y también me sentí como una bomba atómica a punto de explotar con mala hostia.

– Me cago en la puta!!! Me cago en todo!!! Ma cago en el curso de TÉCNICO EN TRATAMIENTO DE RESIDUOS URBANOS, la madre que parió al “cursillos’, la madre que te parió a ti profe, al ayuntamiento y al alcalde. Mañana se va a examinar tu tía la que vive en el pueblo saharaui, perroflauta. Y a todos los cabrones estos que les den. Delincuentes. – la gente se descojonaba más todavía – Yo iba hecho un Dandy está mañana y mira como me han puesto!!! En el asqueroso bar ese. Me cago en todo, me va a dar algo…..!!!!

Cachondeo general en clase, todos partiéndose el objete de risa, que vergüenza que pasé, me levanté se la silla y me fui. La ira invadía todo mi cuerpo, iba a matar al “cursillos”….

Pero después de la siesta, o ya si eso mañana. Al.fin y al cabo me quedan seis meses de paro todavía.

.

© Javier Sanchez 2020