LA OTRA MONEDA

El mito de tirar monedas a las fuentes, nace de la maravillosa fuente de la Fontana de Trevi, y a posteriori de muchas fuentes, (bueno la mierditas esas de las calles no sirven, los caños esos del campo tampoco, no, los grifos de casa tampoco). La gente tira monedas, en crisis también, a excepción de los ricachones que tiran American Exprés y cheques. Este hecho, sin precedentes en la historia de la humanidad, se cree que nació con la película

“Tres monedas en la fuente”, (1954) del famosísimo director

Jean Negulesco.

2 Oscars: Mejor fotografia color, canción.

Sindicato de Directores (DGA): Nominada a Mejor director

La creencia, leyenda o como le queráis llamar dice lo siguiente:

Si arrojas una moneda:
Se dice que volverás a Roma.

Si arrojas dos monedas:
Que encontrarás el amor con una atractiva italiana (o italiano).

Si arrojas tres monedas:
Pues que te casarás con la persona que conociste.

Aquí hay algo raro y es que si es acumulable, lo de “volverás a Roma”, “encontrarás el amor con un Italiano/a” y “te casarás con la persona que conociste”. Pues mucho ojo esto no me cuadra porque para que sea “la persona que conociste” debe de ser de nacionalidad Italiana, si nos atenemos a la moneda dos. Si tiras una, volverás a Roma pero no encontrarás el amor con una italiana/o, pero si no tiras la 3 la 2 no vale, y si subes a un sexto sin ascensor llegarás hecho una pena. Bueno que me lío, que cada uno haga lo que quiera y tire las monedas que crea oportunas y suba donde quiera.

Bueno pues según estudios de la Universidad de Gina Lollobrigida, de las mejores universidades de la Toscana y alrededores, consiguieron con unos documentos escritos y fotos en blanco y negro, lo que pocos saben. Por cierto por qué les llamarán en blanco y negro, el blanco no es un color ¿no? ¿O sí? Bueno sigo…

A parte de que lo anteriormente escrito es cierto, que existen esos tres deseos, también demostraron lo siguiente:  Que hubo un tal Lucio Dargento di Napoli (mi héroe), un ferretero, soltero y fiestero, de Roma, que fue el primero en tirar las monedas aquella tarde de octubre de 1954, sobre las 4, después de apretarse cuarto birras peroni y dos calzone.

Lucio tiro las tres monedas y se inventó/formuló los tres deseos y como era un cachondo (cabrón) y fiestero desbocao, pues tiró la cuarta y esta última se la calló. Y es que con esa precisamente jodió a todo el mundo mundial, en ella formuló el deseo de que con ella, con la cuarta moneda, no se cumplieran ninguno de los tres deseos anteriores. Y claro está, nadie sabía, hasta hoy que lo cuento en primicia, LA CUARTA MONEDA.

Lucio murió a la edad de 86 años en su apartamento que compró aledaño a la Fontana de Trevi, (“más que nada para reírme” dijo mi héroe), los médicos dijeron que murió de un infarto por ataque de risa continuado.

Lo que digo, mi héroe.

.

© Javier Sánchez  septiembre de 2021

AVANCES EN ANESTESIOLOGIA SANITARIA.

Que modernidad que hay en la sanidad pública, de verdad que merece la pena conservarla, no venderla a fondos y empresas buitres que solo van al negocio de jugar con la vida y el dinero, vamos que si tienes pasta vives y si no, te mueres.

Pues es que la semana pasada, me tenían que operar a corazón abierto, el corazón no, el pecho abierto, no se porque le llaman asi, el anestesista me hizo el examen de rigor, que si estaba casado, se ve que es algo que va en detrimento del descanso postoperatorio, me pidió la declaración de la renta, unos extractos bancarios, que color de ojos tenía mi abuelo, si fumaba, bebía, follaba, etc, a todo esto ultimo le contesté que no. También me explicó que me podía morir por efectos de la anestesia, o porque el cirujano le diera un vahído y me clavara el bisturí atómico en la cabeza y cosas de esas que te animan mucho antes de la operación. Le dije al anestesista que vale que me daba por enterado de todo el terror que me había metido en el cuerpo.

Posteriormente me ofreció dos opciones para la aplicación de anestesia, la anestesia tradicional que luego estás que parece que te has ido de fiesta con la reina de Inglaterra y Hemingway en una noche desbocada o una sesion en pleno quirófano de tres películas alemanas de esas de antena 3 que dan los sábados por la tarde, más una de Buñuel doblada al portugués y con subtítulos en árabe, ojo, a elegir y todo. Carta abierta.

Elegí “Reencuentro en el paraíso”, “Secuestro en el paraíso”, “De vuelta al paraíso” y de musica “Concierto de guitarra y balalaika con el maestro, El manco de Triana, OPuS 14 turbo GTI”

Oyes, mano de santo. Ni efectos secundarios ni nada. Eso sí, me duele el pecho que te cagas, será de la raja, pero es lo de menos. Cómo una rosa que estoy ya.

Luego dicen que la sanidad y la ciencia no funciona.

Ah! Ya estoy bien, gracias por preguntar y por todas las flores que me enviasteis al hospital, casi me muero de alergia pero quedó bonito, no tuvo tanta suerte mi compañero de habitación que falleció por los de las flores, le cayó un jarrón de 7 kilos en toda la cabeza. Mala suerte, de todas formas tenía muy mala cara.

© Javier Sánchez septiembre de 2021

Información a la población mundial.

A ver, según unos estudios efectuados por la Universidad de Osfor, que se ha hecho paralelamente a las pruebas de la vacuna AstropajoZenca. Se informa verbalmente a los cuñaos, enterados, listos, entrenadores de grada, nuevos epidemiólogos, amigos fantasmas y demás fauna en auge, vacunada o no que:

¿Sabéis o tenéis conocimiento, de que existe una posibilidad sobre eso de ser un boca chancla, no me callo ni debajo del agua con un ancla en el pie y una piedra en la boca? En lugar de producir vergüenza ajena y ganas de daros una hostia con toda la mano abierta a todos los de vuestro alrededor. Es la de decir lo siguiente y citamos textual:

  • La verdad es que no sé, no tengo ni los datos ni los conocimientos necesarios para poder opinar sobre este tema.

Se puntualiza en el estudio lo que ganaríamos en protectores de estómago, antidepresivos y demás medicación anti asesinato, así como un fundamental elevado estado de bienestar.

Gracias. Es una gran paso para la humanidad.

Javi
Director de la Universidad Nocturna de Barcelona la Nuit

© Javier Sánchez mayo de 2021

Cita a ciegas, como librarse cuando ya es tarde.

Hay gente que busca pareja incesantemente, en todos los sitios, en webs, en app, en el super, en la calle, en un atraco, en un tiroteo, oye en todos los sitios. A veces desemboca en algo que se llama cita a ciegas.

Una cita a ciegas no es que vayas a una cita con una venda el los ojos, eso es una tontería, aunque… oye así, puedes conocer a alguien muy interesante, pues no ves lo que hay delante y “ves” o sientes a la persona que tienes delante, eso sí es que te sientas en el sitio correcto y no en la taza del WC.

Bueno a ver, una cita a ciegas es cuando uno como yo, va desesperado por quedar con alguien, para cenar, para lo que surja vamos. Pero es que en ello hay un riesgo, que no te guste la persona o, lo que me pasa siempre a mi que, no le guste yo.

Para ello tengo un truco infalible que, mi tío abuelo José Mari, me contó y lo puesto en práctica varias veces, ojo que a mi también me lo han hecho.

Me explico: Si la otra persona no me gusta y/o atrae, pues para no dejarla allí plantada y/o mentir con el famoso “ya te llamaré cuando los pingüinos vuelen”, se procede a, por ejemplo en una cena. Cuando va avanzando, en un momento dado, comienzo a hablar de múltiples formas de cometer crímenes, haciendo que me tiemble la mano y parpadeo nervioso en el ojo izquierdo, cuando hablo de ellos. También procuro pedir carne poco hecha y me la como lentamente, haciendo el ruido con la boca que hacía Aníbal Lecter, dejando que me caiga una gotita de sangre por la comisura de la boca. Y si no se percata, a pesar de los esfuerzos, remato la cita diciendo:

– ¿Alguien sabe que estás aquí?

Oyes mano de santo.

Para más información sobre cómo escaparse de una cita que no te guste y recetas de cocina escandinava, llama al 666.98.666

(Solo mañanas)

Preguntar por Javier Sánchez

© Javier Sánchez abril de 2021