El Julio

images

Dibujo de la época de Julio César, pintado por Gregorius Corbejus, más conocido como “El vistas”, Gran Ilustrado en Bellas Artes y ciego de nacimiento, bueno ciego de la vista, pero se dice de nacimiento para saber, bueno que eso que ya

—————————————————-

-“Veni, vidi, vici’

Eso dicen, los eruditos, que dijo, el general y cónsul romano Julio Cesar, Julio. Mas conocido como Caesar Augusto Heredia, “el Juli” para los amigos del club de petanca.

Descendiente de una larga estirpe gitana, dónde abundaban los familiares de la etnia gitana, hijo de Anuncio Caesar Ramiro, “El Tius Ramirus” y de Cleo Larania “La tía Lara”. Él banderillero y ella alfarera de mármol, tenia unas manos como tapas de water. Procedentes de la ciudad de Emérita Augusta. Que, es curioso, también es una calle de mi ciudad. Que casualidad ¿verdad?

Bueno, pues estas tres palabras, famosísimas, las dijo después de ganar una batalla de esas de nombre raro, la batalla de Zela. Y la verdad es que no las dijo allí, las dijo después ante los tíos esos que se llevaban las sábanas de casa para ir al senado. Según los eruditos, otros eruditos, no los de antes. Aunque yo no me lo creo. Lo de las sabanas si, me refiero a la frase y el sitio.

Y Sisisisisisi, amigos míos, ya estaban ellos, por allí, los senadores. Esto fue en el año 47 antes de comer, creo que es eso porque pone 47 A. C., pues eso y siempre según la Wikipedia, que es de donde lo copio todo. Oye y qué exactitud, ¡el 2 de agosto!, vamos, vamos, no me jodas, no me jodas, hace ya casi 2073 años de eso, ¿y saben que fue el 2 de agosto?, no me lo creo, os pongáis como os pongáis, yo, no me lo creo.

Mira oye, habrá historiadores que se pondrán como un basilisco, como mola esa palabra, basilisco, pero tienen que entenderme, es difícil de creer, quedaría mejor diciendo, en verano del año tal, más o menos. Porque hacía un calor de cojones y todos iban con falda y sandalias, como en Marbella en agosto. Entonces, pensaría en creérmelo y solo me lo pensaría. Queeeeee eso, que me lo pensaría.

A todo ello también hay una leyenda que dice que el Juli, le faltaban varios piños. Que de pequeño su madre lo llevo a los columpium, después de ver Bob Esponjus y hacer los deberes, y se metió un piñazo con toa la cara en el suelo, tirándose del toboganes, es que como ponían adoquines, pues eso, se dejó la piñata y tuvo que continuar toda su vida mellado, que el hombre se ponía pipas de calabaza, pero lo dejo porque estuvo a punto de morirse al tragarse una, comiendo callos con garbanzos.

Bueno, que me disperso. A tenor de la mellaura del Juli, estudios y leyendas, apoyadas por diversas Universidades, no me preguntéis cuales, diversas oye, dicen que el Juli lo que quiso decir es:

– “Beni (de Benicio, un primo suyo que era centurión), vede (vete) y traeme un vidi (Vichi) que tengo el estómago cinchao de tanto vino y uvas.

Oye, cosa de lo más normal. Con el calor que hace allí en Zela, perdido en Turquía, antes Turkia.

Ya lo dijo Brutus, ese que mató al Juli de doscientas dos puñaladas, y que “fue sin querer”, declaro luego, oye y que luego salía en la serie de dibujos de “Popeye el marino”.

– Es que mi primo Julio con el latín se lía, no le sale bien eso de las inclinaciones esas. – dijo el asesino hablando de s estimado primo refiriéndose a su mellaura galopante

Julio, siempre iba con unos laureles en la cabeza. Una toga que enseñaba medio pectoral y siempre iba de lado, del derecho, su perfil bueno.

¿Raro?, si, de cojones de raro, porque con la de pasta que tenía, no sé porque llevaba eso en el tarro, porque mira que lo romanos tenían cascos guays, de esos con escoba, escobilla y otros ya, que parecían la melena de un cantante de heavy.

Pero vamos que se calzaba todas las mañanas DD, después de desayunar las tostadas con mermelada de melocotón y mantequilla. Y salía a dar una vuelta por el pueblo, para ver a la gente, gentuza o la chusma, les llamaba él, en tono cariñoso.

Después se iba a la guerra un rato, comía en “ca Pepus”, menús a 5 sestercios, y ya si eso se pasaba por el senado, no para decir nada, solo para tocar los cojones a los sabaneros, como les llamaba él.

Iba allí, entraba, – eeeeehhhh.!! –
Saludaba a los senadores, – Ave sabaneros.!!! – sacaba tabaco en la maquina, es que fumaba como un gladiador estresado, y ya se iba para casa o si le quedaba un poco de guerra, iba y la terminaba.

Y así pasaba el día el Juli, entre guerras y el logopeda, que lo llevaba su madre por las tardes después de la guerra.

Hasta que se murió a manos del Brutus, su primo hermano, ese, que decía que era hijo suyo, pero es mentira también. Doscientas treinta y tres puñaladas que le metió el animal ese, que ya hay que tener mala leche y puntería.

De esto ya hablaremos otro día. Que hoy ya paso. Que tengo sueño.

“El Juli” Buen chico y mejor estudiante. Y raro de cojones.

.

©Javier Sánchez 2020

Recuerdos de viajes – The souvenirs

Si hay algo patológico en esta nuestra tan especial sociedad es… El chafardeo, puro y duro. Y en este capítulo vamos a tratar una de las partes más importantes, la que afecta a los souvenirs, que en castellano significa, los recuerdos físicos que compras o robas de un sitio en concreto.

-Definición RAE:

Cotillear, chismorreo, curioseo, etc.

(Etc, no ¿Eh?, me refiero a que hay más, no os lieis)

-Definición de mi vecina “la Pepi”:

Lo que hace la guarra de la Mari Pili cuando viene a casa, que me mira todo, hasta debajo de la cama, con una libreta para contarme las bolillas de pelusa.

Anda que se han escojonao los señores protectores de la lengua con la explicación de la definición, esta más claro lo de mi vecina, sigamos,

Pues eso, chafardeo descarado de esos de radar o disimulados de reojo. Pero chafardeo al fin y al cabo. Eso es lo que hacemos, aunque se niegue, siempre se niega tal acción.

– Yo no miro, yo no miro…. A mi me da igual como tengas la casa oye, tranquilo.

¡¡¡Mentira!!!

Uno de los mas normales y utilizados es el de darse un garbeo de reconocimiento por la casa de alguien, si es conocido mejor, osea amigo de amigo, osea que no es tu amigo es un conocido con derecho a copa. Eso te da la bula Papal para investigar los adornos de los muebles, mirar electrodomésticos y paredes, fotos, alfombras, etc., de la casa de la víctima. Todo ello, para posteriormente, rajar despiadadamente, a posteriori, con los amigos, menos con el amigo directo de la victima. Esto último es una regla fundamenta del chafardero patológico.

El otro caso es si es amigo tuyo, entonces la coyuntura cambia, pero poco. Porque ya se lo dices a el. Todo no, claro, pero algo le dices. Hay confi.

Este genial estudio pormenorizado (que no se que significa, pero mucha gente lo pone en sus escritos, sobre todo la gente rara esta que escribe en blogs) que realizamos esta mañana tomando un carajillo de anís con sacarina y un croasan de chocolate, nos dirá mucho de los habitantes de la casa y/o chabola. Sobre todo respecto a los adornos y recuerdos acumulados. Estos no sólo hablan de los habitantes del sitio, sino también de su gusto como también del de los amigos y familiares que les traen souvenirs. La mayoría de ellos, con mala fe. Doy fe de ello, yo lo he hecho. Mira no me puedo contener, si voy por ahí y veo un souvenir espantoso, lo compro h me dijo, mira, para Juan, que se joda.

Bueno, que solo hay que fijarse un poco. Si tienen el toro y la sevillana encima de la tele son poco originales, más clásicos que la botella de litro y mas aburridos que una partida de ajedrez emitida por la radio. O también que el cuñao tiene muy mala hostia, porque con tv plana ya me contarás… Yo las he visto al lado de la tele, no encima, al lado. (ver capitulo 70 de “Como colocar una mierda de souvenir”, allí lo explico). Ver foto de sevillana en teles actuales y amigo cabrón.

Ver foto:

Sigamos…

Si tienen los adornos de Navidad en pleno Julio es que son unos vagos y descastaos que te cagas. Además si esos mismos adornos pasan el mes de agosto, ya no se retirarán. Y así, hasta el fin de los tiempos y mas alla. Los he visto hasta tapados con sábanas. Eh… Doy fe de ello.

Si tienen recuerdos de distintos pueblos de la geografía española es que son gente viajada. O tienen amigos y familiares y se los traen para joderles de envidia, o de buena fe, que lo dudo. La gente tiene muy mala leche con estas cosas. Se van a un hotel de 7 galaxias, en nueva Zelanda, un mes, que les ha costado el viaje 20.000 euros y les traen un imán para la nevera, que cuesta 5 dolares cuatro. Y encima tienes que aguantar la sesión de fotos hasta la madrugada. Hay muchos homicidios por esta causa de racanería y abuso de derecho. Artículo 22 párrafo 4 de la “ley de enjuiciamiento criminal de gente mala malísima” de fecha 1 de junio de 1880 (pendiente de actualización)

Hablemos, en este capitulo, de los recuerdos, del concepto recuerdos, denominaciones, causas y años de cárcel, dependiendo de lo feo que sea. Los recuerdos (en adelante souvenir que mola mas) son un elemento de la casa que no tiene parangón ni dejan indiferente a nadie que la visite.

Tienen diferentes niveles (dos) de sentimiento, externo expresivo o no. Interno inexpresivo, pero con connotaciones criminales. Y varias denominaciones humanoides de expresión y/o calla, calla, que me lio. Es que me lo acabo de inventar.

Expresión de horror, expresión interna, sonrisa exterior. Souvenir feo de la muerte. Para tirarlo a un pozo y no lo encuentre nadie. Al propietario también por guardarlo y, si es el caso, al que lo regaló.

Gracioso menos, expresión facial cuasi externa, media sonrisa. Y desviando mirada. Para no reír. Sentimiento interno, de… pero que gilipollas que eres.

Gracioso, expresión externa, sonrisa y comentario, aludiendo al objeto. Pero sin pasarse. Aunque el 80% miente. Y piensa que es una mierda.

Simpático, expresión externa, ya tocas el objeto, pero no preguntas, por si acaso, se te enrollan y te explican, como, donde y cuando se consiguió. Tampoco es para eso, que tienes hora en la pedicura.

Bonito, te gusta, simplemente, objeto chulo, te gusta de veras, pero tampoco preguntas por si acaso el rollo. Posiblemente se lo robes y pongas otro en su lugar, para este hecho ya vas preparado y te has traído uno de casa, feo de la muerte.

Y valioso, representativo. Es el que piensas, joder que hijoputa. Que chulo, también callas, pero sonríes abiertamente. También habrá intento de robo. Si no ese dia, será otro, pero al fin será tuyo. Le harás un foto con el móvil para no olvidarlo.

Sobre ellos, pues los hay de muchos tipos, conceptos y formas, como por ejemplo los recuerdos del tipo:

“Estuve en [ponga aquí el pueblo que desee] y me acordé de ti”.

De momento no hay maldad en ello, pero claro, dependiendo del nombre del sitio.

Si te regalan un recuerdo de O’Porriño do Miño, (que me perdonen los gallegos, no hay mala intención) pues a ver qué cara se te pone. “Estuve en O’Porriño y me acordé de ti”. ¿Joder vaya fama no? , pues no, el sabe que eres un porrero acabado, que fumas más María que respiras. Pero, oye, no es plan, hay mucho amigo cabrón. Es el típico que viene a cenar, te enseña las fotos, se pone hasta el ojete de comer, y te deja la mierda de souvenir, de O’Poriiño de 2 euros, que digo yo, que un orujo blanco, molaria mas, por lo menos a mí, que me encanta. Y el cabrón, cuando se va, se le oye escojonandose escalera abajo. Y al otro día te llama para seguir riéndose…. mala gente. Yo lo he hecho.

Luego están los souvenirs que parecen que son de un pueblo en concreto, pero que en realidad no lo son.

Por ejemplo, las famosas camisetas de vacas. Yo compré el año pasado una en Asturias, unas vacas haciendo puenting, paracaidismo, esquiando etc. Pues resulta que esas mismas vacas salían en camisetas de Galicia , de Cantabria y hasta de Ripoll, ah!! y en Baqueira. Las mismas. No pido denominación de origen, pero si originalidad coño que valen una pasta. Oye que daba igual la zona del norte que estuvieras, las mismas vacas salían en todos los sitios. Con cambiar el nombre era suficiente; y la actividad extraña que hiciese la vaca, todo menos pastar. Que es lo que hace una jodia vaca.

También es típico poner miniaturas de los monumentos típicos del lugar. El mini-acueducto de Segovia, la mini-Giralda de Sevilla, la mini-Sagrada Familia, míni Parque del Retiro …, este último se hace poco, porque es muy grande y la empresa excalextric lo dejo de hacer. Hace años ya.

Hay una ley comercial que dice.

Ley 1.11 de Comercio y falsificación. Del 26/10/11 párrafo 2.

“Todo monumento y/o esculturas son susceptibles de miniaturización, excepto los de las rotondas, que son jodidos por lo raras que son las esculturas interiores”

Bueno, sigamos, ya acabo, que he de ir a cenar. Hay todo tipo de modos souvenirísticos, y con tal de vender algo de recuerdo se hace lo que sea. Pongamos un ejemplo.

La bolas esas de agua con trocitos blancos que parece que cae nieve.

A mi me encantan y compré en Ecija una pequeña bola con unas casitas dentro que al agitarla parecía que nevaba dentro. La compré más que nada por que flipé. Oye, En Ecija!!!! Nevando!!! Manda cojones.!!!

– Una horterada. Sí. Qué pasa. Pero no me podéis negar que es curioso de cojones.

El primer día dices: “Mira, mira”.

Y ves como nieva en Ecija.

Y ya no lo agitas nunca jamás, pero ahí está, junto al cenicero con la forma de isla de la Palma y el de “recuerdo de portugalete”.

Los souvenirs son una compra impulsiva y por lo normal cara de “me caigo muerto dos veces”, cuando veo el ticket dos años después. Por eso es mejor no guardar los tickets que luego vienen los sustos.

Cuando te compras un recuerdo de un pueblo sabes que te están timando, que no vale para nada, es feo de cojones pero ahí lo tienes, en casa….

…O en casa de alguien. Por que no nos engañemos, Hay algunos casos de souvenirs que ha dado la vuelta al mundo. Por que en el fondo sabemos que muchos los hemos regalado. Por que son feos. De cojones.

Y lo sabes… Y el que este libre de culpa, que me invite a un vinito.

.

©Javier Sanchez 2020