Es que no se me ocurre nada

250 de de jamón
200 queso
Brie
150 chorizo finas lonchas
Un fuet
200 bacon

Manzanas
Peras
Melón
Naranjas
Peras

Espinacas
Lechuga
Zanahorias
Albahaca
Perejil
Rábanos

1 lejía
1 lavavajillas
1 suavizante
Colonia
Papel cocina y del otro
Pastillas lejía wc
Bolsas basura

Leche semi

Pan

Vino del malo para las visitas
Una de vino bueno para mí.
Cerveza de la mala, para cocinar y para las visitas.
Café del barato

Otro suavizante

Es que no sabía que publicar , mientras se me ocurre algo aquí os dejo la lista de la compra. Es para que leáis mientras.

De nadaaaa, a mandar.

© Javier Sánchez Abril 2021

Eso de la montaña que no va… o viene

Investigadores de la Universidad de Llale, entre los cuales hay, geólogos, topologos, ingenieros de caminos, alpinistas, ginecólogos y demás estudiosos adjuntos, que no tenían nada que hacer, de otras universidades de todo el mundo, se han unido para estudiar e intentar descubrir cuál es el nombre y ubicación real de la famosa montaña que debía de ir a ver a Mahoma.

Un estudio que más que nada es para salir de esa horrible incertidumbre que asola a la humanidad o a veinte o treinta seres humanos, oye, que no vaya a ser que es que estaba muy lejos y por eso no iba, o algo así y también por qué el tal Mahoma ha ha hecho un comunicado oficial, que él no va. Que pa que.

Para “Noticias del Mundo”
Javier Sánchez.

© Javier Sánchez abril de 2021

Que risa

Oye, que hartón de reír, os la recomiendo… Que buena que es, la mejor comedia que he visto hasta la fecha, mejor que la de “Expediente Warren”, que me reí muchísimo, mientras mi compañera me miraba raro y se iba a la habitación a rezar o algo así, ya no está en casa, se fue y todavía no sé porque.

Bueno creo que con esta película también me ha ayudado los dos porros y tres gintonics de apio y col lombarda.

Jajajajajaja, cada vez que me acuerdo.

– “Mira que ha hecho la guarra de tu hija”.

Ayyy que bueno, que me meo, es que es un no parar de reir. Y jajaja, jajaja….

Esta es la peli, no os la perdáis, de verdad, jajajajaja, que buena.

Hala hasta otra

© Javier Sánchez febrero de 2021

Cosas raras me pasan oye

Entré en la sala de espera de mi loquera (la que me envió a las clases de yoga, si lo recordáis) y me dirigí  directamente a las sillas, si, esas sillas de los ambulatorios que te borran la raya del culo de lo duras que son. Solo había una libre pues había bastantes pacientes, la gente está muy mal en la época que estamos pasando, yo no, yo ya lo estaba de antes, pero ellos no lo saben. Me senté al lado de un tio raro, con el pelo blanco y vestido como los de ABBA, todo brillante él, bueno al lado no que había una silla de por medio que no te podías sentar, la mierda del bicho que nos está separando a todos, ya sabéis.

Pues el tío estaba subido con la piernas recogidas en el asiento, como “toro sentado”, el escultor más famoso de EEUU. A mí me sonaba mucho esa cara, los que estamos piraos de la cabeza, nos suenan mucho las caras, no se eso me dijo la loquera, pero vamos que en ese momento no caía.
En un momento dado me giré hacia él para preguntarle si estaba la loquera y si había empezado la visita. Oye que se giró de repente y me soltó una frase que también me sonaba muchísimo, como su cara de loco. Me dijo:

– Mira carapasillo, he visto cosas que nunca imaginarias, batallas más allá de la discoteca Orión, gente que se hablaba con una mesa de por medio, gente que se daba los buenos días, cafés que duraban horas y conversaciones que duraban cafés, música que se quedaba en la cabeza todo el.dia, durante décadas, abrazos y besos que duraban horas. Y todo eso sucedió por las calles de mi ciudad. En los tiempos de las sonrisas.

Me quedé mirándole como un búho en una habitación a oscuras En ese momento me llamaron desde dentro del despacho de la loquera y ahí se quedó el tío encima de la se la silla hablando con un tío que se creía Napoleón.

Que cosas más raras me pasan.

© Javier Sánchez octubre de 2020

Queja. O no.

Buenas tardes a todos, si lo lees por la mañana pues aplicas el momento. Os cuento lo que me pasa.

No sé, debe de ser el tiempo, se me caen las cosas de las manos.
Debe de ser el tiempo, se me olvidan las cosas. De veras. Es como una pequeña posesión. Debo de estar poseído por un idiota desorientado, debe de ser eso, porque yo no era así. Y estoy seguro de que mi yo que se ha escondido tampoco lo es.

No sé, a lo mejor debe de ser el tiempo, que me engancho con todo, es como si mis brazos o mis piernas, a veces no tuvieran fuerza. Es curioso, habiendo sido jugador de rugby, que era capaz de levantar a un tío en carrera y de frente a mí.

No sé, es curioso, dede de ser el tiempo, porque soy capaz de escribir un poema, o un relato o componer una pieza de música, pero no recuerdo porque me he levantado de la silla. Es curioso ¿verdad?. O no, pero para mí sí.

No sé, pero debe de ser el tiempo… el tiempo que llevo pisando el suelo, debe de ser eso, que desde hace un tiempo hacia aquí ya no me sale nada bien, joder, que no es poco, una pandemia, una enfermedad cuasi incurable, amigos que se me van, otros que los creía amigos, se diluyen en el tiempo, la economía casera que esta acabando con mi cerebro y mi salud, joder es que son muchas cosas. Y además, las cabronas, es que si ponen en fila esperando para darme una hostia tras otra. Es que nada me sale bien, seguro que me baño en una piscina municipal y se me come un tiburon. No sé, o es que alguien me ha echado un mal de ojo, aunque de momento veo bien.

Pero no deja de ser curioso. Y de veras que esto no es una queja, es un comentario, porque ya se que simplemente me dirán “es que ha estás mayor”, a ver, pues puede ser, pero es que eso no es óbice para que me salga todo como el culo. El rey Emerito tiene más años que la puerta de la casa de mi pueblo y vive como un rey… emérito, pero rey.
Que, por ejemplo, después de trabajar durante cuarenta y cuatro años, hoy por hoy, después de todo lo dado, este en el paro, si, en el paro, al fin y al cabo un ERTE no deja de ser un paro, osea, sin futuro alguno. Llamadme negativo. Pues os equivocais, sé que esto pasa y le pasa a mucha gente. Y no es ser negativo, es ser realista y explicar una situación, vamos que me lo podía haber callado y así no dar la oportunidad para que me digan eso, simplemente, repito, es ser realista, aunque uno es republicano, hijo y nieto.

Y ya finalizo señorías. Estoy seguro que estoy poseido por un imbécil con cara de idiota, desorientado. Pero como estamos siendo sinceros, la digo. Que va a ser que no me lo merezco, vamos, que no. No es justo, que todo lo que me está pasando desde hace un año hacia aquí, es injusto y pienso llevarlo al Tribunal Supremo, bueno no, que tal y como está el patio lo mismo acabo en la cárcel. ¿Veis como no tengo suerte?

Bueno pues escribiré un artículo sobre el tema de lo que me pasa…. Bueno tampoco que es este. ¿Veis como estoy poseído por un idiota?

© Javier Sánchez octubre de 2020

El Julio

images

Dibujo de la época de Julio César, pintado por Gregorius Corbejus, más conocido como “El vistas”, Gran Ilustrado en Bellas Artes y ciego de nacimiento, bueno ciego de la vista, pero se dice de nacimiento para saber, bueno que eso que ya

—————————————————-

-“Veni, vidi, vici’

Eso dicen, los eruditos, que dijo, el general y cónsul romano Julio Cesar, Julio. Mas conocido como Caesar Augusto Heredia, “el Juli” para los amigos del club de petanca.

Descendiente de una larga estirpe gitana, dónde abundaban los familiares de la etnia gitana, hijo de Anuncio Caesar Ramiro, “El Tius Ramirus” y de Cleo Larania “La tía Lara”. Él banderillero y ella alfarera de mármol, tenia unas manos como tapas de water. Procedentes de la ciudad de Emérita Augusta. Que, es curioso, también es una calle de mi ciudad. Que casualidad ¿verdad?

Bueno, pues estas tres palabras, famosísimas, las dijo después de ganar una batalla de esas de nombre raro, la batalla de Zela. Y la verdad es que no las dijo allí, las dijo después ante los tíos esos que se llevaban las sábanas de casa para ir al senado. Según los eruditos, otros eruditos, no los de antes. Aunque yo no me lo creo. Lo de las sabanas si, me refiero a la frase y el sitio.

Y Sisisisisisi, amigos míos, ya estaban ellos, por allí, los senadores. Esto fue en el año 47 antes de comer, creo que es eso porque pone 47 A. C., pues eso y siempre según la Wikipedia, que es de donde lo copio todo. Oye y qué exactitud, ¡el 2 de agosto!, vamos, vamos, no me jodas, no me jodas, hace ya casi 2073 años de eso, ¿y saben que fue el 2 de agosto?, no me lo creo, os pongáis como os pongáis, yo, no me lo creo.

Mira oye, habrá historiadores que se pondrán como un basilisco, como mola esa palabra, basilisco, pero tienen que entenderme, es difícil de creer, quedaría mejor diciendo, en verano del año tal, más o menos. Porque hacía un calor de cojones y todos iban con falda y sandalias, como en Marbella en agosto. Entonces, pensaría en creérmelo y solo me lo pensaría. Queeeeee eso, que me lo pensaría.

A todo ello también hay una leyenda que dice que el Juli, le faltaban varios piños. Que de pequeño su madre lo llevo a los columpium, después de ver Bob Esponjus y hacer los deberes, y se metió un piñazo con toa la cara en el suelo, tirándose del toboganes, es que como ponían adoquines, pues eso, se dejó la piñata y tuvo que continuar toda su vida mellado, que el hombre se ponía pipas de calabaza, pero lo dejo porque estuvo a punto de morirse al tragarse una, comiendo callos con garbanzos.

Bueno, que me disperso. A tenor de la mellaura del Juli, estudios y leyendas, apoyadas por diversas Universidades, no me preguntéis cuales, diversas oye, dicen que el Juli lo que quiso decir es:

– “Beni (de Benicio, un primo suyo que era centurión), vede (vete) y traeme un vidi (Vichi) que tengo el estómago cinchao de tanto vino y uvas.

Oye, cosa de lo más normal. Con el calor que hace allí en Zela, perdido en Turquía, antes Turkia.

Ya lo dijo Brutus, ese que mató al Juli de doscientas dos puñaladas, y que “fue sin querer”, declaro luego, oye y que luego salía en la serie de dibujos de “Popeye el marino”.

– Es que mi primo Julio con el latín se lía, no le sale bien eso de las inclinaciones esas. – dijo el asesino hablando de s estimado primo refiriéndose a su mellaura galopante

Julio, siempre iba con unos laureles en la cabeza. Una toga que enseñaba medio pectoral y siempre iba de lado, del derecho, su perfil bueno.

¿Raro?, si, de cojones de raro, porque con la de pasta que tenía, no sé porque llevaba eso en el tarro, porque mira que lo romanos tenían cascos guays, de esos con escoba, escobilla y otros ya, que parecían la melena de un cantante de heavy.

Pero vamos que se calzaba todas las mañanas DD, después de desayunar las tostadas con mermelada de melocotón y mantequilla. Y salía a dar una vuelta por el pueblo, para ver a la gente, gentuza o la chusma, les llamaba él, en tono cariñoso.

Después se iba a la guerra un rato, comía en “ca Pepus”, menús a 5 sestercios, y ya si eso se pasaba por el senado, no para decir nada, solo para tocar los cojones a los sabaneros, como les llamaba él.

Iba allí, entraba, – eeeeehhhh.!! –
Saludaba a los senadores, – Ave sabaneros.!!! – sacaba tabaco en la maquina, es que fumaba como un gladiador estresado, y ya se iba para casa o si le quedaba un poco de guerra, iba y la terminaba.

Y así pasaba el día el Juli, entre guerras y el logopeda, que lo llevaba su madre por las tardes después de la guerra.

Hasta que se murió a manos del Brutus, su primo hermano, ese, que decía que era hijo suyo, pero es mentira también. Doscientas treinta y tres puñaladas que le metió el animal ese, que ya hay que tener mala leche y puntería.

De esto ya hablaremos otro día. Que hoy ya paso. Que tengo sueño.

“El Juli” Buen chico y mejor estudiante. Y raro de cojones.

.

©Javier Sánchez 2020