Esas leyes que se inventan.


Basado en la ley de Evans y Bjorn : “No importa lo que salga mal, siempre hay alguien que lo sabía.”

Siempre está el enterado/ada que dice ya lo sabía. Pues cojones si ya lo sabías, dilo y podríamos haberlo evitado. 
Eso paso en la segunda guerra mundial, que había un imbécil, un tal Jon Doe, del Tercer Regimineto de Paracaidistas de ejercito de EEUU, que cuando acabo la guerra dijo, “es que ya sabía yo que se iba a liar….” 

El atontao murio a los dos días de un ataque severo de caspa, caspa que le producia estornudos muy violentos, de esos que mueven sillas, y paso que en uno de ellos se dio con el canto del armario alto de la cocina y falleció en el acto. Mas concretamente en el segundo acto de la opera “Tristeza y semblanza de amor” una comedia de esas modernas de Calixto Roser de la Crua, que ponen dos cortinas y una sofa y hala, palante. Pues le dio sueño y cayó del palco abajo, a platea. Falleció también un político que estaba allí durmiendo (la costumbre), ni se entero el hombre, Jon Doe tampoco.

La esposa de Jon Doe comento “es que me lo imaginaba”. Ella tambien murio al ponerse un supositorio para la conjuntivitis, le sento mal dijo el medico. Que ya le vale al doc, doce años estudiando para decir eso. 

Basado en “la ley del vaso” de Bjorn y Evans (primos lejanos de Evans y Bjorn) 

Cuando pones un vaso en el borde de la mesa. Siempre está el comentario agorero. 

– Cuidado que puede caer.

Pero porque, porque se tiene que caer el puto vaso, es que se marea al estar al lado del precipicio y pierde el conocimiento?. El vaso si no lo tocas y/o lo empujas al precipicio. No cae. Es imposible. Pues nada el agorero lo pondrá en medio de la mesa.

Basado en la Ley de “Vamos siete días pero como si fuéramos a invadir Andorra” De Loreto Valverde y Evans. (hermana de Bjorn) 

Ojo al dato:

– Cariiiiiii, llévate cinco calzoncillos más por si acaso. 

-Pero bueno si ya llevo 22 para diez días, donde vamos ¿a Laxante Village Vip.? 

¿Que me voy a estar giñando por las piscinas y toboganes de todo el camping.?

– Sisisisisisi cari, (ni te escucha) Ah! y una Rebequita para la noche que lo mismo refresca.

– En Tarragona? El quince de agosto? Que vamos a la ruta los Tanatorios?

– Tu llevátela coño, que lo mismo… pues eso. 


Basado en la Ley  De Gerard de Moussel. “Tapa la botella de gel, que eres un descastao” 

– Que pierde el alcohol? Pierde alguna de sus propiedades curativas contra la lepra? 

Porque si no no lo entiendo, alguien que me ilumine.

Basado en la Ley “eso es malo para el colesterol” del Doctor Evans y Jacinto LeMans.

– Me pido unas patas de cerdo, con un poco de oreja y foie gras y me sueltan…

– Yo no como de eso que es malo para el colesterol.

– Coño pues si es MALO para el colesterol, me lo como, asi lo elimina, no?

No se, en la frase algo falla. También es que tengo sueño.

Continuara, que tengo que tomar la medicación. Y a hacer pipi. 

.

©Javier Sanchez 2019




Anuncios

Estudio pormenorizado sobre el miedo (me aburro y no se que escribir)

Según la Viqui Pedia. Que es mi prima lejana por parte de madre, que vive en Albacete y está casada con un chico muy simpático, feo, muy feo el cabron, mira es tan feo que cuando era persona, vamos que no se habí casado, se invento una novia imaginaria y solo lo queria como amigo. Que manda cojones, lo feo que hay que ser,  pero bueno es muy simpático, como todos los feos que conozco, incluido yo. Bueno yo mas, que soy mas feo. Bueno ya quedó claro ¿no?

Pues, eso,  que es primo de un amigo mío de la mili, gente muy maja, el, los de la mili no y ella también. 

La mili la hice en Melilla, me toco allí por un día, si en el sorteo de fechas, si hubiera salido el del 1 de octubre me iba de cabeza a Madrid, buen destino,  pero nací el 2 de octubre, a joderse toca y me fui
pa’Melilla. A Melilla.!!! Mal destino donde los haya. Culpa de mi madre. Manda cojones.

Vamos a lio. 

El MIEDO O TEMOR:

El miedo, es una emoción caracterizada por una intensa sensación, habitualmente desagradable, bueno siempre desagradable, provocada por la percepción de un peligro, real o imaginativo – sugestivo, presente, futuro e incluso pasado.

Por ejemplo, cuando vas a Hacenda. Ahi se junta todo. O cuando vas a votar, y miras a un tio que va con un mono de trabajo, lleno de mierda y de de grasa, y te dice es que me he escapado un momento a votar, el jefe me ha dejado y coje un papel de VOX. Miedo. Pánico y te pellizcas por si estas soñando. Pero va a ser que no. 

Es una emoción primaria que procede de la derivada aversión natural al riesgo o la amenaza, el famoso instinto de supervivencia y/o conservación,  y se manifiesta en todos los animales, lo que incluye al ser humano, en mayor o menor medida (los políticos no entran en esta especie).

La escenificacion o expresion externa tiene varios segmentos. Desde la cara de sorpresa a mearse encima. Y si vienes de excusado y acabas de mear y se te aperece un fantasma de esos feos de cojones, pues no lo se, joder que todo no lo se. Consultad a la Wikypedia.  Por cierto, hecho este, el de mearse encima, que no he entendido nunca. Yo he probado a mearme encima y no me llego. Y mira que apunto para arriba, pero no hay forma, siempre me meo en el estomago máximo, en el pecho, si es por la mañana, ya me entendéis. Y estirao en la cama. Si no, nada, patas pa’bajo. 

Bueno que me lio…

La máxima expresión del miedo es el terror o tambien el pánico  (que no es un pan pequeñico, vease el acento). Además el miedo está relacionado con la ansiedad. Que no sea que viene esto, pero me ha hecho gracia, le he leido por ahi y lo he metido y como el que escribe soy yo. Pues eso. Por que yo cuando tengo ansiedad, me da por comer. O me tomo una pastilla, no me da por poner cara de:
– Joder que miedo, que me meo toa…
Los seres humanos no estamos preparados para el miedo, los políticos como subespecie de la raza humana tampoco. Aunque ellos crean que si. El dia que un político tenga miedo, se acabara la pobreza en el mundo.

Bueno, pues no sabemos comportarnos con la dignidad requerida como persona humana. Ya se que suena mal, persona humana, porque persona elefante, no suena bien. Pero es que hay que ponerlo así. Y hay una razón, es que hay personas que no son humanas.

Me tirais de la lengua… 

Sigo…

Vamos que perdemos los papeles. Los políticos menos que las personas. Ellos “pierden el dinero” (el nuestro) y la dignidad, la suya y de rebote por efecto placebo, la nuestra. Dicho esto, que también manda cojones la parrafada. Tenemos que contemplar la cantidad de tonterías que hacemos cuando nos ataca el miedo, terror y/o pánico.

Pánico. Pánico es cuando sales corriendo con los brazos en modo molinillo y gritando tonterías , tales como aaaaahhhh, ooooohhh, socorro, como me pones nena (bueno esto ultimo no. Que es de una porno que vi ayer. Que al final ni se casan ni nada.) Vamos que haces los 100 m en 8.00″ sin homologar. Y meado encima. Es lo que tiene el pánico. 

Pongámonos en situación. :

TONTERIA  1:
Estas por la noche (siempre pasa por la noche) en la cama (y en la cama)  y oyes un ruido extraño. (Visto en las peliculas de terror)

¿Qué haces? 

Te tapas con la sábana !!  Y además hasta la cabeza… y cierras los ojos, aprietas la sabana y el culo. 
Pa no ver nada de lo que pasa !

What?? (¿Queeee?)

Joder, pero estamos tontos o que, ¿es que la sábana es antibalas?,  ¿Es anti cuchillos la sabana?
¿El sisino, se va a cortar porque te tapes con la sabana? Va pensar. – Bueno vale, no te mato, que esta la sabana muy tensa no me vaya a rebotar y me haga daño, que tengo un padrastro en un dedo. 

No me jodas. Hay que ser tonto/a.

OTRA.

Esta es de mucho terror. Estas en el sofa con la luz apagada viendo una de terror, no se…., el video de tu boda, y padeces sudas, y estas hablando, di que no, di que no… y siempre es que si…, siempre. y lloras y todo eso…

O la de las vacaciones…, bueno ya me entendeis… Y te da un ataque de pánico y/o ansiedad. Y hechas a correr por la sala, sales al jardin, tropiezas, te caes a la piscina climatizada con suelo de marmol de egipto y todo eso que pasa en las casas normales. – Has vuelto a decir que siiiiiii quieroooo…. Se pasa muy mal…

OTRA:
Cuándo nos da por mirar debajo de la cama.
Hombreee, que ya tenemos una edad!
Debajo de la cama !  Al margen que la mia es de esas de canape y esta tan petado de ropa que no cabe nada.

Pero pongamos que hay alguien. Un poco gilipollas, porque vaya sitio donde esconderse, si no sale antes de que me acueste, no sale hasta el otro dia. Pero bueno, y si hay alguien, que pasa, le saludas ?

– Heeeey que pasa, escondido para matarme, pues nada ahora paras tu. Ya si eso, otro dia me llamas que vengo agotado de matar gente hoy (esto último es para acojonar, si cuela, cuela)

OTRA:
Otra magnagilipollez es mirar dentro del armario. Por fuera es facil, no hay nadie, solo tú, a no ser que tengas espejo, y te veas. el susto a veces es terrible, sobre todo por la mañana.
A alguien le cabe un señor, que sea asesino claro,  ¿dentro del armario?
Bueno a los ricos si, pero a la gente normal, como yo, no le cabe.
Si yo meto los pantalones sin cinturón porque si no, no me caben. Me refiero a los pantalones, los cinturones si.
Pero vamos ¿y si hay alguien?
¿Y si hay un tio con un cuhillo y una pistola y te tira la pistola y te dispara con el cuhillo o algo asi.?

Si te da con la pistola hace un daño que te cagas, si te dispara con el cuchillo no, pero bueno que el susto te lo llevas. Entonces ¿pa que miras dentro del armario.?

OTRA:
Oyes un ruido en casa y te levantas. Por las noches todos los ruidos son extrañamente siniestros. Las casas están hechas aposta para hacer ruidos raros, solo por la noche. Y joder al propietario o inquilino. Si es inquilino, mas. Los aquitecto son muy cabrones para esto.

Acojonao y en gayumbos, te levantas de la cama, eso si con las luces apagadas y sin ningun arma, aunque sea el palo de la escoba, el la revista “Tetas sin fronteras”  doblada a modo de porra,  y preguntas

.- ¿hay alguien.?

Pero bueno, ¿eres gilipollas?…  quien va a ver a las 3 de la madrugada, lloviendo a cantaros y relampagueando, que si te pones un cubata parece que estas en la disco, joder, pero si vives en un piso 20, los ladrones y/o asesinos no son tontos y sin estudios, bueno vale algunos si…… pero vamos, que no va a ser eso. ¿Subirán al entresuelo o al primero, pero al piso 20 … ?

Pero, vamos rizando el rizo,  ¿y si hay alguien y te contesta. ??
Que le dices, ¿le preguntas por los niños y la yaya.??
¿Pa morirse no ??
Yo me cago y después me muero, dos veces. Y después me voy corriendo… o me voy andando, porque hoy me duele la pierna. Me he torcido tobillo tocando el piano. 

OTRA:
Vas en un coche con tu amigo y, de repente, le da el siroco y empieza a correr como si fuera Fernando Alonso, (el de antes, el de ahora no) que le miras y tiene la cara del diablo y ríe a carcajadas. ¿¿Que haces??

OCURRENCIA LUMBRERAS: Estirar las piernas a tope, y cogerse a la asita de plástico de los PIN Y PON que te ponen en los coches y mirar con cara de loco a tu amigo poseído. Contra mas estires las piernas, menor es el golpe. (¿?)

¿Así seguro que si metes un ostión no te pasa nada.? ¿La asita inmuniza contra los golpes.?

Joder, hay que ser gilipollas, es más seguro saltar del coche. O en su defecto coger del cuello a tu amigo y matarlo a collejas. y si es chica, matarla a besos y después saltas del coche. hombre hay que aprovechar la coyuntura (bonito palabro)

El miedo es algo intrínseco, que parece el nombre de un gin tonic, pero ya sabéis a que me refiero, intrínseco e incontrolable, a excepción de que seas como yo, que no le tengo miedo a nada.

Solo a las arañas a los perros, gatos, leones, tigres de bengala (el único tigre que se ve por la noche) , las cigüeñas (si las cigüeñas que pasa), las mujeres morenas (las feas, las guapas no), las olivas rellenas de pimiento, la gente que lleva pantalones rojos y camisa blanca y a Matias Prats.

Pero ya estoy mejor.

Ya no tiemblo ni nada.

©Javier Sanchez 2019

No sé puede explicar el cielo.

Las palabras que acompañan al viento. Entre los trigales y flores. Que me llaman en la luna clara, mi dama.

Y los susurros que se arremolinan al bies de tu enagua, princesa mia.

De sombras entre lunas los besos suaves, robados al gesto, de ojos ciegos, sintiendo la suave respiración de tu aliento, tan cerca, tan cerca, que pierdo el sentido del tiempo.

Y tiembla mi pequeño cuerpo, pequeño mortal ante el aliento de azahar de tu boca.

De mis manos que te buscan en la clara luz de luna, buscando el terciopelo de tu mejilla, y asi, mi vida, hallar el cielo de tu boca. Y besarte a sabiendas que tú eres la luz de la luna.

Sentir tus susurros en mis oidos, como el aire entre las manos de los árboles. Tu abrazo cálido, que funde mi cuerpo con la tierra que piso.

La sabiduría de tu cintura y tu silueta que se pinta en mi cuerpo
y muero, muero de amor inexplicable, porque no se puede explicar el cielo. No se puede.

© Javier Sánchez 2019

DE VUELTA A LA UNI. CREO…

Iba a estudiar medicina, si, he dicho iba. A mis 50 años se me ha ocurrido acercarme a la universidad y estudiar lo que siempre he querido ser. Arquitecto, digo, médico. Con su bata blanca, la manguera esa de las orejas para escuchar el corazón, los bolis de colores, las palabras raras

– Pongale 10 milikilometros intropenoso de Paracetamol.!! Carga a trescientos, fuera !! Se nos va, se nos va.!!! Hora del exutus 9.04… la palmao…

Hey, yo me mori una vez, tengo una anécdota que teneis que leer y luego volvéis eh??

Leerlo es divertido. Y volvéis aquí otra vez.

https://laspalabrasdejavier.wordpress.com/2018/12/31/un-viaje-astral-tipo-dron-algo-asi-o-la-vez-que-me-mori/

Pues eso me pasó, bueno con lo que íbamos que mola lo de medico eh.!! y el juramento histerico ese, es genial.!!!

Pero bueno, como decía, lo que me ha gustado siempre es ser medico y mejor de la seguridad social, de esos de blanco, que recetan medicamentos, sin mirar ni nada, asi a boleo. Y dicen , siguiente.!!. Siempre he querido ser médico.

Y nada, que me puse mi camisa de flores y me acerque a la uni, con mis cuarenta, perdón, cincuenta tacos. Ya sabía lo que era la uni, estudie derecho, 10 años tardé en sacarme la carrera. Después como no ganaba ni un juicio y algún problemilla que tuve, a saber:

Lo leeis y luego volvéis, le dais a la flecha de para atras.

https://laspalabrasdejavier.wordpress.com/2018/09/14/el-juicio/

Pues eso, problemillas. Pasada esta oscura historia de mi vida, oscura porque no me acuerdo de casi nada, me apunté a un curso de macrame, a distancia.

Hey.! un lio, no lo hagáis, se pasa el tiempo volando. Empecé a hacer una pieza pequeña y casi me muero, me lie con los hilos y la madre que los parió, tan concentrado que estaba, un mes sin salir de casa, pues me salió una pieza que de ocho por cinco (ahorraros la rima), ocupaba toda la pared y se me cayó encima. Casi me muero de muerte. Los bomberos y la policía tuvieron que venir para sacarme de debajo del esperpento que hice, es que encima era muy feo, me lo dijo un bombero, que mal rato pase. Lo dejé, el macrame es muy peligroso, de verdad.

Pues nada, pasado el peligroso evento del macrame, entré en la Universalidad de Medicina, La divina Virgen de la Suerte, para mí, mal nombre, pero vamos, allá cada cual.

Acercome a la recepción y un individuo con cara de muerto me atendió. Ni buenos días me dio.

Pero si me dio la lista de asignaturas y el importe de la matrucula. 12.000 euros costaba la matrícula. Me dio un vahído. Vamos que me desmaye delante del caramuerto y todos los futuros receteros. El que siga mis historias sabe que soy mucho de desmayarme. Es muy comodo, a no ser que pilotes un formula 1.

Cuando recupere el conocimiento, yo solo por cierto, ni dios se había acercado, vaya tela de universidad de medicina, me acerque a la ventanilla y el caramuerto me dio la factura y la lista de las asignaturas, todas se pagaban a parte si las suspendias. Y cada vez que suspendias también. Manda cojones.

Ah. Tambien los libros aparte… Qué lo sepais.

A saber:

Medicina primer curso

ANATOMÍA GENERAL Y DESCRIPTIVA DEL APARATO TREN LOCOMOTOR.

Osea el cuerpo y los trenes. Me encantan las trenes. Algo entretenido, guay. Aunque no se qué tiene que ver con la medicina.

BIOQUÍMICA GENERAL.

Yo tenía QUIMICEFA, el juego ese de algo me servirá. Aunque quemé mi casa, que lo sepáis. Dos años en un colegio interno me costó.

HISTORIA DE LA MEDICINA; INFORMACIÓN Y DOCUMENTACIÓN CIENTÍFICA EN MEDICINA.

Esto va a ser de los chamanes, driudas y todo eso. Me mola, será como el Señor de los anillos.

ETICA MÉDICA.

Esto no se lo que es y me da que tampoco me va a servir de mucho.

BIOLOGÍA CELULAR E HISTOLOGÍA.

Otra vez la biológia esa? Ah no, que era bioquímica, y lo de la histología, será algo se la historia y todo eso otra vez

FISIOLOGIA.

Eh !! Mira con masajes y todo. Esto mejora. Habrá Happy end.!!??

BIOESTADISTICA

Hostia, esto es lo del PSOE y el PP para ver quién gana. Esto debe de ser un error.se lo diré al caramuerto.

ANATOMÍA TOPOGRÁFICA Y FUNCIONALIDAD.

Otra de lo del cuerpo, y ahora con mapas y funciones de algo. Cada vez estoy mas perdido.

BIOQUÍMICA Y BIOLOGÍA MOLECULAR

Otra vez? Esto está repetido. El caramuerto no se entera.

LATÍN y GRIEGO

Hostia, y esto? Para que quiero saber latín y griego?. Le diré al caramuerto si me convalidan el derecho romano que hice con el macrame, digo con lo del abogado.

Bueno y esto en el primer curso. Manda cojones, y esto en un año o asi. Y en medio hay que jugar a las cartas, ir al bar de la facultad, etc. Joder no se si podré con todo.

Me dirijo raudo al caramuerto.

– A ver caramue… caballero esto de los libros y asignaturas está repetido no?

– No…. (Silencio de cinco segundos), es lo que hay.

Tenía una voz que daba miedo. Yo creo que estaba muerto de verdad, un zombi de esos.

Nada que me matricule en la uni y al lunes siguiente allí estaba, a las 8 de la mañana. Entré en el aula, enorme con una pizarra que parecía el Guernica de Picasso (el pintor,el de los coches no).

Se lleno de gente, todos jóvenes, menos yo, pero daba igual yo quería ser médico de la seguridad social. Hoy tocaba:

HISTORIA DE LA MEDICINA; INFORMACIÓN Y DOCUMENTACIÓN CIENTÍFICA EN MEDICINA.

Y después anatomía.

Vaya castaña con la historia de la medicina, salían los griegos, el Hipocrates y toda esa gente que iba con túnica blanca. Yo pensaba que saldría el de 300, pero no, o el Demis Rousos, que tampoco. Y no recuerdo más, me dormí. Hasta las 11 que un chaval me despertó, señor,señor que tenemos que ir a Anatomía….

– Joder, hola – dije con los ojos hasta con legañas – me he quedado traspuesto….

– Traspuesto? – me dijo el chico – si lleva durmiendo desde las 8.30..!!

– Hostia, tienes los apuntes o como se llame,…?

– Si ya te los pongo en el Drive, en una share folder.

– Ah ok…. – ni puta idea de lo que me había dicho – gracias.

Para Anatomía que me fui. Entramos, me dieron una bata blanca, que me iba pequeña pero ya molaba.

Un pestazo a alcohol que hacía y había camillas con cuerpos o trozos de cuerpos. Me empecé a acojonar.

El chamán , un tío mayor dijo.

Hoy empezaremos por estudiar los músculos de la cara. Y destapó una cabeza. Hostia puta que asco, que repugnancia, … Me desmaye… Dos veces. El chamán empezó a urgar esto es el estrenocleidomastoideo, este es el occipital, este… me volví a desmayar.

Le pregunté al chamán, – oiga esto no es para médico de la seguridad social?-

– Esto es medicina, anatomía muchacho, que clase de médico quiere ser, que esperaba?

– Pues no sé que me enseñen a hacer recetas y a escribir raro, a decir siguiente, que le doy la baja y todo eso.

El pavo me dijo que no, que eso no es medicina, que me había equivocado de profesión, de universidad, de país y de planeta. Vamos que era gilipollas.

– Es que yo me mareo con la sangre y los muertos me dan miedo, ya verá esta noche para dormir. No se puede hacer esto con con el muñeco aquel que se le encendía la nariz?

Al rato, estaba en la puerta de la universidad, con mi mochila, mi estuche de colores en la mano y el segurata aguantandome la frente de la vomitera que tenía.

– Es que ya no tiene usted edad para estas cosas. Haga macrame como yo verá que bien le va.

Le pegue un puñetazo y me volví a desmayar. Nunca más vuelvo a la universidad.

.

© Javier Sánchez 2018

Voy andando por mis sueños, el tiempo justo para no perderme.

Voy andando por mis sueños, el tiempo justo para no perderme.

Me he perdido tantas veces que me he comprado un sombrero de Indiana Jones, para que haga juego con mis despistes.

Siempre mirando a los lados, con el paso justo para que nada se me escape.

Nada se pierda entre brumas y murmullos incoherentes.

Hay quien se empeña en solo mirar al frente. Hacia adelante. Por que es lo que firmaron y formaron. Pero hay maneras, hay formas de viajar entre sueños.

Entre vidas.

Si miras siempre adelante no veras los arboles, las flores, los campos vestidos de verde para la ocasión. Las montañas blancas, el mar, preciosa cuna de la vida. Nunca sentirás la compañía de quien esta a tu lado y no lo sabias.

Por que no miras a los lados.

A quien va delante, no le alcanzaras y el que va detrás, en el camino, nunca le veras.

Si siempre miras al frente, hacia lo establecido, hacia lo que indican e indicaron los ancestros, solo veras lo que esta preparado, nunca podrás variar, ni disfrutar del libre albedrío, nunca verás lo que tienes ni a una vera, ni a otra. Donde albergan los olores, calores, fríos, sabores, caricias, besos, bellos ojos, voces maravillosas, risas, lagrimas, nubes, soles y estrellas, miles de sentimientos diferentes, que van pasando como cuando vas en tren.

Cuando se vive de verdad, cuando se quiere, hay que observar todo, para eso esta ahi, sentir, tocar, oler, probar, bailar bajo la lluvia, bajo el sol, hablar bajo estrellas y soles, abrazar, mirar a los ojos, a esos ojos que tienes al lado, aprender a amar, dejarte amar, ser, ayudar, vivir para, desvivir por.

Dejar que te atraviese, esa vida, esa vida que creemos tan sencilla y segura, que te atraviese como millones de agujas y se te suba a la chepa como una enredadera, haciéndote cosquillas por todo el cuerpo.

Voy andando por mis sueños, el tiempo justo para no perderme. Me he perdido tantas veces que me he comprado un sombrero de Indiana Jones, para que haga juego con mis despistes.

Siempre mirando a los lados, con el paso justo para que nada se me escape.

Por que es que, aunque no me doy cuenta, se me acaba la vida, muy rapido, mas de lo que quiesiera, el tiempo se acorta y tengo prisa, no quiero terminar, este espléndido viaje, sentado en un sofá viendo una ventana de colores. No quiero rendirme a la monotonía de una pared, de un murmullo mañanero tomando un café.

Quiero vivir cogido de una mano, y no la que yo elija, sino la que quiera coger la mía hasta que mi luz se apague.

Quiero ser un ser vivo. No un ser viviente, un sobreviviente.

©Javier Sánchez 2018

UN VIAJE ASTRAL, TIPO DRON ALGO ASÍ. O LA VEZ QUE ME MORÍ.

Una vez hace, unos meses, me morí otra vez. Ya me había morido otra vez hace unos años, pero esta vez fue diferente. Es una sensación rara, como si te dieras un golpe en el dedo meñique cuando vas con las chanclas esas de dedo, que son una mierda, feas, de choni y antiesteticas de la muerte. Porque cuando llevas una rato andando se te llenan los pies de mierda y porquería de la calle y luego lo manchas todo en la cama.

Es que yo no me ducho por las noches, aunque vuelva de ayudar en un incendio en el bosque. Y claro se pone todo de mierda que plantas lentejas en las sábanas y agarra seguro.

Pues eso oye, que me morí, otra vez. Y me sentó fatal. Porque tenía cosas que hacer, pintar el comedor, poner una lámpara, tener un hijo, escribir un libro, y plantar una árbol, esto último ya lo hice en otra vida, pero mola plantar un árbol y verlo crecer, y que algún cabron lo queme, pero eso es otra historia. También ver la última película de Tom Cruise.
Una muy buena que sale corriendo, bueno de hecho siempre está corriendo el tío ese, y es espia, pero sobre todo unas carreras que pa que te cuento.

También cómprarme unas botas, Panamá Jack. Que llevo media vida queriendolas. Ah.!! Tenia que quedar con una amiga, que después de veinte años me ha dicho que si, no se a que, porque ya no me acuerdo que le pedí, pero me ha dicho que si. Osea que tenía que ir.

Es que salí a correr por la mañana, quien me mandaba a mi, con lo bien que se está en casa calentito. Pues me tomé dos cafés y uno de ellos le puse un poco de orujo, para el frío. Salí a la calle y a los doscientos metros me comí una farola. Me sentó mal el orujo… y la farola.

Y aquí estoy, en la camilla, todo muerto, blanco, bueno blanco ya soy, más blanco todavía. Los negr… la gente de color se pondrá gris no.?? No se, es una intriga que hace tiempo que me consume. Bueno ya no, porque me he morido otra vez.

Pues eso que vi la luz blanca esa. Muy chula, parece las luces molonas esas de los Audis. Que parecen Ovnis. Nada de túneles ni pijadas de esas. Una luz blanca que va de ojo a ojo, hasta marea y todo.

Bueno perdón oyes, que me disperso, de pronto sentí que me elevaba, guayyyyyyyy.!!!, parecía un dron, hice el viaje ese que se ve todo desde arriba, viaje pastoral o pastral o algo así se llama. Joder que mal lo pasé, ya no me acordaba que tengo vértigo, unos mareos que paque te cuento. Echando toda la ectopapa encima de los médicos.

Pero molaba, flotando por la habitación, viéndole los perolos a las enfermeras, menos al orco de la enfermera jefe. Que era fea como un pecao. En el ectovuelo me clave dos veces la parte de arriba del gotero, joder pues aún duele, que curioso, pero daba igual, ya se me estaba pasando el mareo y empezaba a disfrutar del viaje.

Bueno pues por allí volando, cual gallina, -¿Que? Ah perdón, mi cerebro me dice que las gallinas no vuelan- , pues como un colibrí, viendo a la gente todo alborotada.

Todos con aparatos jeringas, tubos, hasta había una persona de negro, con capucha y una guadaña, sentada en una silla jugando con el móvil. De vez en cuando levantaba la cabeza miraba a un aparato, miraba el reloj y movía la cabeza impaciente y seguía con el móvil.

– Lo perdemos, lo perdemos 19 miligramos de bisolvon dentro venoso (se dice intravenoso, me ha tocado un interno en prácticas, manda cojones que mala suerte) . Y un gélocatil via rectal.!! – (Joder que hijo puta!!!) –

Los recortes pensé yo, me vais a salvar por los cojones. Y menos con este que no se entera de nada.

Vino un tipo y una enfermera, por cierto guapisima, llevaba un RCP o como se llame. Eso de las palas que da la corriente. Y el futuro doctor Menguele versión 1.0 las cogió.

Me rompió la camisa, el pedazo cabron, joder era del Zara y me costó una pasta, y me puso las pegatinas esas.

– carga a 200. Tol mundo fuera.!!!

Y el muy gelipollas, se quedó solo en la habitación. Se fueron todos.

Yo me ectomeaba de la risa…

Me metió un cebollazo que me hizo bajar un poco. Me retumbó por toda la cabeza. Que hostia tiene el medicucho.

– nada no hay pulso. Ehhhhh. – llamaba a los de fuera que estaban en la puerta mirando el espectáculo – entrad coño.!!! Pero que haceis ahí??

Carga a 300, fuera.!! Y se le fueron todos otra vez de la habitación. Yo me agarraba al gotero me estaba descojonando.

Otro cebollazo y ya me vi en la camilla. Me dolía la cabeza y el pecho.

– ya tiene pulso… Menos mal lo hemos conseguido.

Yo estaba riendo. Y el doctor me decía, de que se ríe, casi se muere.

– Joder doctor es que tenía que haber visto todo desde arriba, que risa. Nunca me había reído tanto. Por cierto, “endovenoso…doctor, endovenoso”.

En cuanto salga me voy a hacer running borracho otra vez. Esto no tiene desperdicio.

Y eso es lo que me paso cuando me morí. Y quería compartirlo con vosotros.

.

©Javier Sánchez 2018

Nadie como tú, fue. Ni será

Aún, y todavía con el alma cortada, me siento solo, terrible, solo entre tanta gente padre. Porque necesito tu presencia. Necesito tus palabras. Necesito ver  esos ojos, brillantes y cansados. Necesito esas arrugas arropando mi vida.

Necesito tu mano en mi hombro. Siempre calmando mi vida con tus palabras y ese don tuyo de saber lo que pasaba sin estar. Necesito tu tranquilidad, el amparo de tu seguridad. Necesito tu tos, tu respiración, aunque fuere aquella crepitante y espantosa. Necesito tu cansancio, tu olor. Necesito tu forma de andar, con la mano izquierda en el bolsillo, andando tranquilo. Sintiéndolo todo.

Necesito la última vez que te vi. Pues mi vida, se fue contigo padre. Y no regresa, cada día se va un poco más rápido. Más rápido. Y tú me lo dijiste.Y cada día te necesito, cada hora y cada minuto. Hace veintisiete, a poco veintiocho años que me dejaste.

Padre, siempre me decias, Javier, “Di siempre lo que sientes, no escondas nunca nada a nadie”. “Y piensa que en esta vida hay gente con clase y clase de gente”.Y asi lo he hecho siempre y así lo hago, y así te lo digo, todavía me duele el alma por tu ausencia. No ha existido nadie como tú. Nunca.

Nunca nadie me ha enseñado lo que es la bondad como tú lo hiciste y cumpli con tu máxima idea de la vida, “solo se buena persona, es lo mejor que pueden decir de ti, lo demás carece de importancia y tu hijo, tienes ese problema de las personas buenas”. Nunca entendí eso, hasta pasados los años.

Pero lo intenté y sigo haciéndolo cada día.

Y es que te siento tan cerca y a la vez tan lejos, que a días me vuelvo loco. Me invade una tristeza, que me arrasa como una llama de fuego helado. Me llena de arena el alma. Y caigo en profundos pozos.

Y lloro con una simple canción. Con una simple persona que me sonria. Lloro con los problemas de los demás. Y todo ello lo pago. Pero es algo que no puedo explicar, tenías razón, se lo que no debería saber.

Agujeros en el alma tengo, después de mas de un cuarto de siglo, que no están llenos. Me dejaste medio vacío. Y no tengo forma de llenarme.

Nadie como tú, fue. Ni será. Padre, nadie fue, ni será. Nunca.

Gracias.

©Javier Sanchez 2018

A tu espalda

La distancia nubla mis sentimientos,
oceano que nos separa, pero ¿sabes?
cada noche vuelo junto a tu espalda
para sentir tu alma, y cierro los ojos.

Tu piel en mi piel, sucumbo a la calma
de tu respiracion, suave y susurrante
como una cancion de amor, canto de gorrion.
Acaricio tus manos, para sentir lo que sientes.

Cada noche mia, cuando sé que ya te sorprendera el dia,
me sumergo en mis sabanas, buscando el sueño perfecto.
Ése donde siento tu respiración en mi cuello,
mientras me abrazas por la espalda, suave dulzura.

Y me quedo quieta, esperando el momento anhelado
en el que al girarme, encuentro tus labios
frente a los mios, divino instante
cuando me besas con suavidad de terciopelo.

Autores
© Viviana Lizana Urbina y Javier Sanchez Lopez 2018

LO QUE INTENTARON HACERME UNOS MALHECHORES AQUELLA MAÑANA DE VERANO, SOBRE LAS DIEZ.

Y llego un día, un tiempo que…

Arrancaron lágrimas de mi sonrisa, pero… no consiguieron borrarmela.

Rompieron mi corazón, mil veces y en mil pedazos, pero… no pudieron partirme el alma.

Me robaron muchas, muchas ilusiones, pero…no consiguieron mis sueños.

La vida, ha logrado ponerme arrugas en la cara,  pero nunca, nunca, conseguira envejecer la juventud de mi corazón.

Ni mi arrebatadora sonrisa, por supuesto.

©Javier Sánchez 2018

Hasta la noche

Es cuando la luz de la mañana,
aterciopela tu piel, divino tesoro.
La que dora tu pelo a bello trasluz.
Y tus dos luceros me miran.

Y a pincel el sol, pinta tu sonrisa,
cuando cruzas la puerta de casa,
girando tu bella cara, me miras
sonriendo un hasta luego

Un beso con tu mano de ángel

Queda el perfume de tu ausencia
en nuestra almohada, en mi alma.
Y deseo, deseo ser tú el día entero.
Para no perderte hasta la noche.

©Javier Sánchez 2018

El silencio de los corderos.

Vayamos jugando a no hacer nada. A votar la sonrisa de un fascista y sus locos seguidores. Me avergüenza este pueblo que no piensa, solo piensa en estupideces sin mirar hacia adelante.

Vayamos dejando que cualquier mamarracho nos robe, que cualquier vecino se atreva a permitir que la extrema derecha xenófoba, homofoba, rancia y extremadamente retrógrada salga a la palestra no sé en nombre de que, ni porque. Todavía nadie me convenció de porque ha sucedido. No creo en el voto de castigo, votando al demonio.

Cuando lleguen los llantos. Cuando no hayan catalanes a quien echarle la culpa de todo veremos de qué sirve salvar a la patria, envolverse en banderas y recordar viejos tiempos en blanco y negro, en tiempos digitales. Aunque tal vez habrá que salvar a la patria de ellos, los que nos quieren salvar, como hace décadas. Que nos salvaron durante cuarenta años de terror.

Y el miedo, para mí, es peor, es espantoso, cuando no oigo a la gente protestar ni temblar por lo que se viene encima. O tal vez está todo el mundo contento.

Tal vez sea eso.

Vergüenza de pueblo que guarda silencio ante la ignominia, de nuevo de la orda fascista y descarada.

Acordaros del “a por ellos.” terrible frase que Pasará a la historia de este país.

Y acordaros que en el treinta y seis, los fascistas entraron por el sur.

©Javier Sánchez 2018

Desde el puente viejo

Desde el puente viejo te veo, apoyado en el muro de piedra, musgo y tiempo bajo mis pies, vigilante del valle frondoso, de verde profundo y montañas sentadas, que cuidan de nosotros. 

Por el serpenteante camino del rio te acercas, con el cestillo de mimbre, el de tu madre, lleno de frutas y queso. Te veo, a lo lejos, al tornar el recodo, enviando el sonido del agua que va hacia ti. 

Por el camino del rio, el que tantos amores han recorrido, danzas con tu esbelta figura, sonriendo, con la brizna de hierba en tu preciosa boca. Vestido blanco, alarga tu figura, y tu pelo negro se mueve al capricho del viento. 

Todos te observan, al agua a su paso, los arboles se inclinan al oir tus pisadas, las criaturas del bosque lindero, se asoman discretamente a mirarte, moviendo la cabeza a tu paso. 

Desde el puente viejo, de tierra antigua y adoquines, de piedras alisadas por la historia. Bendito puente, bendita historia, bendito camino que se convierte en el puente viejo. 

Y aquí te espero, mirando como él canta a tu belleza. Y se me acelera el alma, cuando levantas la mano para decirme, ya llego. 

Desde el puente viejo, te veo subir la pequeña cuesta, que te acerca a mi mano. Sonriendo, como cada dia. Cogiendo mi mano con la suavidad de una pluma y abrazandome. 

En el puente viejo, donde cada día te espero a que recojas , entre tus bellas manos, mi vida, que es tuya. 

©Javier Sanchez 2018

El sueño

Me he despertado, he soñado con … no lo recuerdo, no se donde estoy, he llamado, eeeeh. Despacito…, Estoy al borde de la cama, no se donde ir. Ha venido la señora que me cuida y sonríe y me ha acompañado a la salita de la casa. Ese olor me pone nervioso y me da hambre. La señora me ha traído pan con eso rojo y mantequilla. Ese olor me hace sentir bien.

No se que hago aqui. Estoy sentado en la mecedora, en el porche de casa. Miro al vacío. Mi hijo no esta. Me siento vacio, percibo ese vacio que me invade y me deja atado. No reconozco nada, hace un rato estaba en casa ahora no, ni el cielo.

Ah.! Esas estrellas son preciosas. Tengo frio, creo…

A veces, cuando intento levantarme, las piernas me fallan y no me acompañan, desfallecen sin avisarme, no me llevan a donde quiero, van ellas solas y me desespero, no puedo dar el paso que quiero, o no llego a darlo, y cuando me llevan ya no me acuerdo a donde voy y aparezco en medio de la sala entre los muebles de casa. Y aparece Maria me mira, me coje la mano y me lleva al sofá. Me dice, sientate cariño y descansa.

Cuando le voy a dar las gracias me enervo, y sudo frio, algo que se y conozco, y se me pierde en el tiempo. Me quedo parado, cierro los ojos para exprimir mi maldito cerebro, pero él ya me ha olvidado. Y lloro, sin lágrimas, no me salen, ya no se llorar por fuera, no se.

Y esa señora me sonríe y me acompaña a donde la mecedora, a ver las estrellas. Me encantan las estrellas. Vuelve el silencio a mi cabeza, vacia de risas y lágrimas, a ratos. Imágenes, sonidos. O todo junto, a la vez.

Cuando se hace oscuro aparece Maria, que reconozco en unos segundos y el pecho me da un brinco, pero al momento me quedo con el corazón a cien y aquella señora sigue sonriendo. Y me dice que vaya a cenar, que la sopa ya esta hecha y se enfria.

Me da la mano, muy suave por cierto, y me acaricia la cara, y siento algo que dentro de mi que me hace llorar, pero de alegria, aunque no termino de entenderlo.

Y de pronto me dice que coma la sopa, este plato de sopa, que no se que hacer. Tengo una cuchara en ka mano y ella me la pone en la boca, esta caliente y buen sabor, hay dias que ne atragantó, se me olvida que hacer. Me da pánico, no lo entiendo y tengo sueño. Y Ella me sonríe. Es hermosa, rubia y de ojos azules. Es la que me dice constantemente cariño.

Música, suave preciosa, y me vuelve a dar un ahogo en el pecho, María está de pie delante de mi, con lagrimas en los ojos, me dice que ella que tambien.

– tú también que… cariño.

Y mi Maria se tapa la boca y rompe a llorar, no lo entiendo, no entiendo porque llora. Y me asusta.

– También te quiero. Vida mía estás conmigo.!!!

– Que? – le he dicho que le quiero y no lo recuerdo, por dios – Siiii.!!! Cariño, baila conmigo por favor, antes de que olvide tu cara y nuestra canción.

María rompio a llorar y a reír a la vez, se abrazo a él y bailaron…

– Bailemos cariño, bailemos.

© Javier Sánchez 2018

DEDICADO 

Este tiempo va dedicado a los que van de zen, a los que se llenan la boca de frases bonitas, repletas de bondad, de palabras de tíos muertos que vivian en el tibet, tocandose los huevos todo el santo dia. A todos estos que a la espalda, para que no se vea la realidad, llevan un bate de baseball.

De sociólogos, psicólogos, periodistas, psicoanalistas, sociopatas, tertulianos fantasmas, izquierdistas de cuenta de banco lleno, que no tienen ni puta idea de lo dura y real que es la vida. La real. La que duele.

Del famoso coach o coach manager, el alentador, el de tres millones de palabras para decir nada, que no cree ni en el mismo. Y solo te dice lo que se acaba de inventar o ideas de otro. O métodos inviables e incompatibles con la vida real.

Si, si, si lo conoceréis, el del famoso:

“el limite te lo pones tu”

Y una mierda, el limite me lo pone el banco, el inutil que hace de jefe, la factura de la luz, del gas, del agua, del ibi, la compra diaria (si se puede), los amigos de verdad, no los que huyen, los apoyos, el trabajo (si lo puedes tener), el alquiler, los hijos, el jefe, el pelota del jefe, y los mil condicionantes que tienes que superar dia a dia. Ese es el limite. Y no lo pongo yo.

A los que dicen con frases de otro, a los de, dime que te escucho, y luego te juzgan sin saber. Por que no te han escuchado. Ni un segundo, ni una palabra.

A los y las que te dicen lo que hay hacer. Y en la vida real, o sea en el tú a tú, no lo harían ni locos.

A los que piden solidaridad para todo y para todos, pero en la puerta de tu casa, en la suya, ni soñarlo.

A esos, que son pura fachada. Demagogos y mentirosos. Que no son de verdad. Ni lo seran nunca.

Y un comentario acertadadisimo demi amiga M Carmen Alegría Sainz

“Y yo añadiría a los que nos cierran la puerta del empleo a los “mayores” o a los que no tenemos una imagen impecable (según los cánones). Y a muchos otros que desde sus confortables sofás ven en sus magníficas pantallas planas los desahucios y se permiten opinar que esa gente ha vivido por encima de sus posibilidades, cuando quizá hasta comer está por encima de sus posibilidades. Y a los que se niegan a ver y a los que miran a otro lado.”

A todos ellos, feliz navidad…

©Javier Sánchez 2018

Mujer

Mujer.
Necesito tu mano sobre la mía.
Necesito tus pupilas
Atravesando mi alma.

Mujer
Quisiera desfallecer contigo
Que me mires de esa manera
La que me hace morir sin morir.

Compañera
Te entregaría mis lágrimas,
las que llevo guardadas en mis manos.
Te daría mis caricias desde mis ojos.

Compañera
Nos perdimos la vida entre largos besos,
sin mirar al futuro, o tal vez no
Nos perdimos la vida entre jadeos
sin proponernos unir el alma.

Mujer
Cuando muera, me llevare tus amores,
tus sonrisas, el bendito olor de tu piel,
nuestras palabras, largas frases,
nuestros besos interminables.

Compañera
Siempre estaré contigo,
hasta después del fin de mis tiempos.
O hasta que tu quieras

.

©Javier Sánchez 1995
Texto recuperado.

A Beatriz

Que no se note.

Vengo de un pasado sublime, si, sublime, pero ahora, encerrado entre carnes, alquimistas y galenos, que no liberan mi mente, ni curan mi cuerpo.

Ni el tiempo…

Y es que vengo de un pasado hacia un presente, que quiero, que deseo vivir. Con prisa y ansia. Y quiero situarme al haber de mi vida otra vez. Si me deja de una puta vez.

Poco a poco. Poco a poco.

Siempre estoy, aunque no se note, aunque parezca desidia o ausencia por mi parte. Y sufro, sufro porque no llego al pecho del balcón, para poder subir y mirar desde allí el campo de batalla. Para saber donde esta el enemigo y no ir.

Curiosa decisión, ¿cierto?, pero es que mi padre, sabio hombre, me dijo un día que localizando al enemigo, se sabe donde están los amigos. Y asi para poder vivir lo que la vida me de. Y luchar, día a día contra dragones para conseguirlo. Motivo candente de mi simulada ausencia.

La lucha…

Vengo de un pasado sublime, que me hace vivir el presente. Y me empuja a sentir lo que sentía. Difícil tarea, pero no imposible.
Nadie esta libre de bobear con los colores del arco iris, impávido bobo. Levantar la testa y calmar el alma, solo eso me hace falta.

Paciencia…

©Javier Sánchez 2018

Esa sensación de esos días.

Esa sensación de que se te acaba el mundo, de que las ganas de llorar te agarran por el cuello y no te dejan respirar. Y sonríes.

La sensación de que te falta vida, que tus piernas están a medias, flojean dia tras dia. De que todo te avasalla. Y das lo que te llega, solo eso. Y sonríes.

Esa sensación de que ya nadie te ve, de que te sientes solo y asustado entre multitudes, esa sensación de querer llorar explosivamente, solo porque lo necesitas. Que ya no quieres hablar con nadie, por que te cuesta una vida articular una palabra, e incluso el pensar en esa palabra. E intentas sonreír.

Esa sensación de que, cada dia, tu cuerpo tropieza con alguna herida nueva, cada dia un deterioro mas, una herida que no conoces y aparece sin avisar, hundiéndote en el sillon de tu casa, en la vida y otra vez llenandote de salud artificial. Cada dia. Sin descanso. Sin pausa. Si dejarte resuello.

Esa sensación de que todo te abandona y que te empuja a abandonar todo. Con la mano en el pecho, pues ya no funciona bien el reloj. Qué piensas lo que no debes. Que te equivocas. Cada día. Y ya no crees en nada ni en nadie.

Esa sensación, espantosa, de que ya todo lo haces mal. Y es que todo te duele. De que haces daño, hagas lo que hagas.

Esa sensación de que ya no quieres querer, porque ya es que te duele querer. Y, la verdad, es que ya… no sirves para ello.

Y una mañana, vas a tu espejo, el de las ojeras, el del que poco te ves y cojes la pintura blanca, embadurnas tu espíritu, de pintura azul, que llenan tus ojos, y pintura roja, para tus palabras, y sonríes, con el cuerpo lleno de magulladuras, al borde de la extinción. Y sonríes, porque debes, quieres y debes. Porque crees que para eso te hicieron. Y ya no puedes salir de la niebla blanca.

Esa sensacion de tristeza tapada por pinturas. No se va. Nunca se va y no se ve, tapada por pintura blanca, azul y roja, vida, cuerpo y alma, risa, sonrisa y rosas.

Que no se va y no se ve.

Si, todos los sentimientos componen la vida. Incluso la tristeza. Esa tristeza tan letal, que intentas tapar con silencios, sonrisas y pinturas.

Créedme, se lo que es. Conozco ese camino pedregoso y angosto.
Es como buscar nubes en la niebla.

.

NOTA:

La depresión es la peor enfermedad de la humanidad. Letal e invisible. Si veis, apreciais u ois una contestacion, una frase que indica, que algo no anda bien, no gireis la cabeza, ni deis palmaditas al hombro, ni el “traquilo ya pasará”, “que es una mal dia o mal tiempo”. Buscaos un punto de apoyo pues se avecina algo terrible y algunos creen que es algo sencillo. NO. Es una espantosa depresion, detectarla y sentaos a lado.
.

© Javier Sánchez 2018