Son cosas del corazón.

Y mi abuelo me dijo.

– “Eso son cosas del corazón chiquet.”

Sentado en el poyo de la ventana, mirando hacia el monte como cada día, mi abuelo contemplaba, suspendido en el aire, el tiempo de su larga vida. Los rayos del sol delataban el humo de su caliqueño, que por cierto se olía desde las habitaciones de la planta superior.

Allí, en aquel pequeño comedor lindante al pequeño habitáculo donde estaba la chimenea, la que calentaba las habitaciones. En aquella pequeña chimenea, había dos bancales, izquierda y derecha del hogar, los inviernos eran duros, muy duros en las tierras de Aragón. El calor de aquel fuego templaba la estancia del comedor, mi abuelo se ponía en el estratégico sitio donde el calor le daba directo. Justo a lado de la ventana.

– Ni hecho aposta hijo, entre el solete de la mañana y el calor eterno de la lumbre…

La ventana, de antigua madera, que habría dado vista a los abuelos de mis abuelos. Madera de barniz marrón antiguo y cristales pegados con la pasta antigua que olía como a pescado, aún después de décadas. Aquellos cristales que habían dejado pasar tantas bellas contraluces, ahora alumbraban el castigado semblante de mi abuelo.

Recién levantado, me senté a su lado, allí en la mesa, a unos dos metros, todavía estaba su desayunos, su vaso de leche, sus cinco galletas maría y nada más.

– “Hay que ser pobre en el desayuno hijo, un poco más tarde ya comeremos como las personas, pero hay que bajar a dar de comer a los animales, a los que nos dan de comer…, ellos primero”.

– Si abuelo, lo sé – le contesté.

Y hablábamos de todo, largamente y con la pausa del ensordecedor tic tac del reloj de la cómoda del comedor. Aquel hombre arrasado por una guerra, por el trabajo del campo, por los hijos, que se le fueron a servir lejos de casa. Me contaba historias de una dura vida, dirigida, infiernos fríos, guerras, en las cuales, su enemigo hablaba igual que él o, con suerte, fue al colegio con él.

Historias de otro siglo, otro siglo. Nacido en 1890, sus ojos vidriosos, cuando me hablaba de aquella áspera vida, me partían el alma.

– Cuéntame algo Javier, como te va en los estudios, acuerdaté, no dejes de estudiar nunca.

Yo tenía 18 o 19 años, y cada verano iba a ver a mis abuelos y a mi tío abuelo, a empaparme de vida y de historia viva. A llenarme de arrugas aquella piel tan lisa y pulida, para prepararme para la vida. Me encantaba cuando se juntaban los dos hermanos y tenían la deferencia de contarme su vida. Si, la deferencia y el regalo de contarme su vida.

– Bien abuelo, voy haciendo y trabajando, ya sabes que papá con todo no puede. Sabes abuelo, llevo días queriendote comentar, hay una chica en la universidad, preciosa, me encanta y no me deja dormir. Es algo que no puedo dominar. No me aclaro,lo hago todo mal. No puedo estar tranquilo. Sabes que te lo cuento todo, pero si no quieres, lo dejamos correr…

– Javier, eso son cosas del corazón, nada tienen que ver contigo.

– No te entiendo abuelo.

– Te voy a contar… Cuando ví a tu abuela, estaba trabajando en casa, y me sucedió que se me quedaba en la cabeza todo el día. E iba a los caballos a darles de comer lo hacia mal, daba paja mojada o le daba heno que no tocaba aquel año y mi padre me reñía y se disgustada muchísimo.

Y llego un día, que no aguantaba más y decidí ir a la habitación de mi abuelo, que el pobre estaba enfermo, yo hablaba mucho con el, como haces tu conmigo, que se agradece mucho, te lo aseguro a estas edades. Pues m senté al borde de la cama y le conte lo que me pasaba con tu abuela.

– Y que te dijo abuelo?

“- Chiquet, eso son cosas del corazón, deja que pase, lo que pase.”

– ¿Me has entendido Javier?

– Si, me has dicho lo mismo que te dijo tu abuelo.

– No, Chiquet, no, te he dicho que, “cuando vi a tu abuela.”

Y nos reímos los dos como dos tontos. Me levante y le di un beso en la frente, como hacia siempre con mi padre y me fui a prepararme el desayuno, que ya estaba la abuela, terminando de ponérmelo al lado de la lumbre.

Lo abuela sonrió y me dijo,- las cosas del corazón Javi… y me dio un beso.

©Javier Sanchez 2018

Anuncios

Anecdota en el CAP. (Centro de Atención Primaria) 

Llegué sobre las 9:30 a la consulta del médico, vistazo periférico radial de 180 grados a la sala para ver la fauna. Detectados seis personas; un habitual y monologista de profesión (HABLABA SOLO), digo hablaba solo porque a la persona que tenia al lado y le estaba hablando, no le hacia ni puto caso,  dos señores mayores que habían forjado una amistad inquebrantable en el centro a base de recetas y de quien estaba más jodido de los dos, una señora …mayor que hablaba con el que hablaba solo (cada uno su propia conversación), que es el que hablaba con la otra persona que no le hacía ni puto caso;  y una chica joven, 27 – 30 años y 1.60 de altura aproximadamente (este dato es importante), con sus auriculares escuchando lo que fuere, sentada enfrente de toda esta fauna humanasociomedicoadicta.


Bien, el que no escuchaba, un energúmeno de 1.98 cm de altura y unos 140 kilos de peso, en canal, aproximadamente, solo tosía y tosía, moqueando constantemente, llevándose el pañuelo a la nariz para desalojar los residuos, por cierto, pañuelo que parecía un sello de correos en aquella mano que parecía una tapadera de water.

Evidentemente estaba constipado el pobre hombre, no hace falta estudiar 10 años para saberlo y en un momento dado se levanto de un respingo, harto de escuchar las batallitas que el “habitual, de profesión monologista” le estaba contando y fue a depositar sus 1.98 cm y 140 kg al lado de la muchacha de 1.60 cm y 60 kg. Desproporción peligrosa donde las haya. 

La chica, gafas modernas, pelo largo, tejano impoluto y bambas, blancas, blanquísimas por cierto, le miró de reojo con atención-impresión-miralo-que-grande-por-dios. Madre mía que mazacote de tio.
Goliat, le llamaremos asi, se sentó al lado de la chica e inmediatamente empezó a toser compulsivamente, pero como que mucho, como si se hubiera tragado un erizo con tabasco.

¿Consecuencia?, la muchacha y la fila de sillas, los cuadros y los tripticos se movían como si la azotara un terremoto escala 7. Cada vez que tosía Goliat, la muchacha se sujetaba las gafas con la carpeta que llevaba en la mano derecha y con la izquierda a la silla. Así durante unos 10 interminables minutos…

Aquella situación empezaba a pasar de penosa para la chica a cómica. Comencé a percibir la famosa oleada de risa tonta al ver aquellos 140 kilos de mazacote, moviendo la hilera de sillas en la cual estaba la chica. Que parecía que estaba en un toro mecánico.

Mientras los dos amigos del CAP, a lo suyo, la señora mayor y el monologista también a lo suyo. Intercambiando medicamentos y ciriticando a la doctora, que segun ellos no tenia ni idea. Ellos si por que tenia un master en el programa “SABER VIVIR” . Programa pseudo médico, que desorienta totalmente a la población. (sic)

Pues sentía como me subía el ataque de risa por el estomago, aquella pobre chica zarandeada por oleadas de tos de Goliat… buenísimo, me gire, madre mia que me va a dar algo, decidí mirar la publicidad de “NO FUMES”, “NO BEBAS”, “NO FOLLES”, “NO COMAS ESTO”, “NO COMAS LO OTRO”, “NO HAGAS NADA QUE ES MALO”, “VACUNATE CONTRA LA CASPA”,  (vamos los famosos trípticos de la seguridad social, que no te dejan hacer nada interesante en esta vida, en la otra tampoco), pero el problema, es que oía toser a Goliat y no sé que fue peor, verlo y oírlo o solo oírlo, y entonces ya lo que faltaba, Goliat estornudo, y al no verlo mi imaginación se desboco y veía a la chica pegada en el techo como spiderman (espaiderman, para los amigos) y todas las sillas desparramadas por la sala, los papeles de la carpeta de la chica y una bamba blanquisima en un rincon de la sala.

No pude mas, me reí, tapándome la boca y automáticamente me gire para disculparme, aunque fuera con la vista, pero me fije que la chica, también se estaba partiendo la caja cada vez que le zarandeaba el monstruo.

De pronto…
– “Javier Sánchez….., puede pasar por favor !!” 

Lo de “por favor” es un eufemismo, lo he puesto para quedar bien con la S.S.
Vaya por dios!!, en el peor momento, estaba intentando recuperarme del ataque de risa silenciosa e incontrolable que tenia.

¿sabéis lo que es eso?, ¿intentar no reír y no poder controlarlo ? 

Y ahora tenia que entrar a ver al médico, con la cara resplandeciente y apunto de soltar una carcajada. Imagina… camisa de fuerza y para Sant Pau.(hospital de barcelona)
Reuní todas mis fuerzas y encamine hacia la puerta de la consulta. Pase por al lado de la chica, cruzamos miradas y nos reímos a la vez. Pero sin estridencias, como si ella comentara, “madre de dios la que me a caído y tu te has dado cuenta” y yo comentara, “te prometo que no voy a soltar una carcajada… , dios ayúdame”

Pase la consulta con el médico como pude. Cuando salí, la chica, se había cambiado de sitio, Y Goliat iba a entrar. Me miro de soslayo y movió la cabeza negando y riendo.

Cada vez que me acuerdo todavía me rio.

©Javier Sánchez 2015

Carta a my littel friend 

Aunque ya no hay el contacto que había, todo son épocas, momentos, circunstancias que requerían aquel apoyo. Y es normal.

Esta carta, fue muy importante para mi. Fue un paso adelante.

Como ves, la guardo y orgulloso y la publico. Es la auténtica narración de una superación y un esfuerzo.

Ahi queda. Para siempre.

__________________________________________________________________

Recuerdo que cabias en mano. Te tuve entrr mis brazos, con pocos dias. Cabias entre los dedos. Era como twner un nuevo bebe. Yo ya tenia uno, pero con el tiempo, fuiste algo muy especial.

De aquella niña que salio del vientre de mi amiga …, tuve el presentimiento que seria importante la vida, sera porque conocía a su madre y sabia que aquello no podía pararse de ninguna forma.

Fueron pasando años, te vi crecer, poco a poco, con tu pausa, pero con mi prisa, la edad manda, para ti despacio, para mi un suspiro.

Aquella niña de pelo oscuro y sonrisa perenne fue creciendo, nada fácil, nada regalado. Recuerdo aquellas tardes que subías por la calle del colegio, con tu hermano, con diadema, la famosa diadema y una sonrisa constante. y un saludo educado, siempre. La falda uniforme del colegio y el hola buenas tardes. El gen de tu madre estaba instaurado en ti a fuego.

Años pasan, aquella niña empieza a revolucionarse. Comienza a marcarse a fuego la personalidad, tal y como eres. Comienzan los problemas, algo normal de por si en todos los adolescentes, y de pronto se oye una voz que me pide ayuda. Tu voz.

No sabes que hacer, bueno si, quieres peinar canas y pelos, y tintes y chafardeos. Mal asunto. Después de muchas conversaciones, ayudo a tu madre, en una reunión los tres, una reunión de alta cumbre en “El Jamaica” a convencerte de que estudies.

En ese punto de inflexión me convierto en tu guardaespaldas mental. Las consultas son un torrente inacabable, e incluso recuerdo que me llamabas para saber que te tomabas porque te dolía la barriga. Osea “En el extraño amigo de Maria”.

Tus cumpleaños, peleando con tu madre, quien seria el primero en felicitarte.

Problemas de amores, novios, amigas, amigos, y vinieron malos tiempos, tenia que pasar, lo esperaba, y me entere el primero de problemas, que me dejaron conmocionado y te dije lo que debías de hacer. 

Vinieron tiempos de hundimientos semanales y convencimientos. Horas tras una pantalla hablando de todo. 

Y una simple canción que ayudo a sacar la cabeza, de aquel pozo maldito.

Mas años…

En tu mayoría de edad la pusieron, yo la oí en una grabación, yo no podía estar allí. Era imposible. Pero lo sentí.

Y llego la universidad. Esfuerzo, miedo valor. todo en uno, pasamos horas estudiando, yo también tengo medio titulo en pedagogía, no es oficial, pero aprendí mucho. Casi rendición, pero no se permitió, casi de todo pero no se permitió. Aunar criterios, perfeccionar redacciones, que no es mas que decidir el criterio que tienes y que siempre te a acompañado.

Han sido años divertidos, de ultimas horas, de

-“friend, es para mañana, me ayudas??”,

de

-“no puedo mas”,

de

-“sigue, por favor, tu puedes, yo lo se”.

Y la vida ha transcurrido rapido, en un parpadeo, En un suspiro.

Pues, friend, con todo esto junto, me entregaste, una amistad que he valorado como algo primordial en mi vida. Aunque tu lo desconozcas. A sido,es, importante, en mi vida, he cuidado de mi hijo y he cuidado lo que he podido de ti. Hasta donde me ha permitido la vida llegar.

Pero…

Ahora toca disfrutar de la recompensa…

Al esfuerzo.
A todo tu mérito, que lo tienes no lo dudes. Nunca lo dudes.
A tu perseverancia.
A noches interminables.
A dudas.
A alegrias.
A tristezas.
A llantos

A desilusiones

A soluciones.

Enorgullecete de toda esa historia, de esa historia, que de la nada paso a ser lo que ahora es. Nada pasa por casualidad, ni es regalado. Piensa y nunca olvides en todo lo que se ha quedado en el camino, todo lo que te has dejado por ese camino y sobre todo piensa en lo que has tenido la suerte de haber recogido en ese mismo camino

Por fin has llegado, lo has conseguido. 

A pesar de llantos y de nadar casi siempre contra corriente.
Lo has conseguido.!!!

Llegaste al principio de camino. El primer paso ya se ha realizado.

Sientete orgullosa, se orgullosa y levanta el puño.
Y siente dentro de tu alma el grito del fruto de tu esfuerzo.
LO CONSEGUI…!!!

Felicidades my little friend. Eres muy grande.

Tu amigo, orgulloso y viejo (por edad) amigo

Javier Sánchez 2015

Publicado 2017

CON AGUA, ME LO TOMO. ASI

Ya no, ya no somos dos

Simplemente así
Termino sin pedir
Ya no somos dos

Ya no, ya no somos dos
Como un rayo de luz
Todo termino
Ya no somos dos

Y ya, ya no, es que no.
No me quedan mas lágrimas
Aunque bebo mucha agua
Me lo tomo así. Con agua

Y es que vi, que eramos tres
Y tres es multitud, siempre
Y las esquinas de las camas
Se aburre uno.

Ya no, ya no somos dos
Es que somos tres
Y solo tengo un cajón
Y no es para tres.

Y es que vi, que me faltaba de tó
Tu ya no estabas, o a trozos si
Y en las esquinas de las cámas
Se aburre uno

Y ya, ya no, es que no.
No me quedan mas lágrimas
Aunque bebo mucha agua
Me lo tomo así. Con agua

Bis

Letra y musica
Luis y Javier

Terminada en noviembre de 2015


__________________________________

Te prometí que la publicaría Luis.
Y aquí esta.

Javier
1 de enero de 2016

A mi amigo del alma, Luis, que me dejo en esta vida sin despedirse. Nuestra musica quedara para siempre entre tu y yo. Mi guitarra, la tuya, mi piano, tu bajo y nuestras letras y nuestras musicas, nos esperan a que de nuevo compongamos juntos. 

Te echo tanto de menos, que mi alma se quiebra cada dia. Aunque hago lo que me enseñaste, me pongo la nariz de payaso y tiro p’alante. 

Ya iré para allí, sientate y ensaya.


Publicado febrero de 2017 


ADEU LLUIS, FINS DESPRES 

​Maldita sea Luis, porque te me vas ahora… Y hoy…

Nos teníamos que ir a Londres.

Teniamos que ensayar varias canciones. Yo la letra y tu la musica, como siempre. Todo el material que teniamos para crear algo bonito. Diez canciones que tengo que terminar por ti ahora. Yo solo. Porque te me has ido de viaje.

Te me has ido en un suspiro. En cinco días. Cinco días Luis. No me has dado tiempo a nada. Teníamos muchas cosas que hacer.

Y como decíamos tu y yo:

“Pasados los cincuenta hay prisa. Y si no vives, es culpa tuya”

Me dejaste solo en fin de año, comiendome doce uvas, a cual mas mala, por cierto. Por que sabes que la soledad amarga todo lo que toca. Aunque lo disimule cada dia.

Y…  porque soy tu amigo, me quede a esperar… a esperar… a esperar…a que salieras otra vez de la batalla, solo e mi casa, sin nadie. Mientras tu peleabas contra el hijoputa, como llamabamos a tu maldita enfermedad.

Y, de repente, esta mañana,  de buena mañana,  tú,  que vas por libre siempre,  coges  tu mochila, tu sonrisa perenne y te vas, sin avisarme…. , ni llamarme al movil has hecho.

 Me dejas solo con esta pandilla de locos. Que hoy estan muy serios. Se nos ha hundido el mundo a todos. Por cierto, que sepas que hemos quedado el grupo para tocar una vez al mes. Tu estaràs igual. Siempre.

Joder Luis, solo a ti se te ocurre irte hoy, con el año estrenado y te lo llevas todo, nuestros martes de cada mes, nuestras historias, nuestros chafardeos, nuestra musica.

Sobre todo nuestros chafardeos y nuestras historias incoherentes que nadie entendia.

Que hago ahora, quien me va a ayudar a poner motes. A puntuar a las chicas, a sacarle punta a todo. Y yo no puedo tocar la guitarra y el bajo, a la vez.

Joder Luis, dijiste en la “jamm session”  de diciembre.

“En el 2016 todavía estaré, Javi”

Otra de tus bromas. Y me lo creí, y te dije, eapero que sea más tempo que ese.

Y lo has hecho. Un dia le ha quitado. Que cabrón. Lo has hecho, que se joda el 2016. Has peleado como un jabato.

Luis, se que lo sabes, pero te lo digo igual,  esta mañana estaba allí, a diez metros,  cuando te fuiste. Me llamo Sara, que fuera rápido. Y llame a todos y todos han estado y estamos. 

Y lo supe, sentí un inexplicable vacío en el alma y al rato me lo dijeron.

Joder Luis. Acabé el año mal,  mejor dicho, acabamos el año mal y me haces empezarlo de la peor manera.

Espero que mejore. Y que tú, ahora, estés es un bello sitio, sentado en tu soñado  sofa blanco, con tu bajo, y alegrando la vida de los que por alli pasen, pero sobre todo,  sin el puto dolor y viviendo “la otra vida”, de la que hablábamos tantas veces. Ya no te preocupes ya por eso.

Tu  descansa.

Y como decíamos, cuando se metían con nosotros.

“Para que preocuparnos de lo que hacer en esta vida, disfrutemos y hagamos el gilipollas, total, no saldremos vivos de ella. ”

Era genial, lo que nos reíamos… 

Pero sabes Luis

“Ya no me quedan lágrimas…  Y mira que bebo agua”

Te he robado la frase que nos inventamos, para la cancion que compusimos en el mes pasado.

Pronto sonará Luis, Ángela y yo llevamos diez dias arreglandola en secreto. Era una sorpresa. Y ahora pondremos todo nuestro amor en ello.

Bueno, buen viaje Luis. Te recordaré toda mi vida. Y ya nos veremos. Por que sabes que tarde o temprano llegaré. Me llevare la guitarra. ..  Tenemos que acabar mucha musica. Y hablar y contarnos nuestras historias, sobre todo yo que no callo. A lo mejor alli no te atabalo como aqui.

Pero cuando me llegue el momento. Tú ya sabes que me gusta estar por aqui.

Tu amigo, jugador de rugby  y musico, como tú.

Hasta siempre

Javier Sanchez,

” Magoo”

1 enero de 2016

Las palabras de Javier WordPress. Com