LUJURIA.- LOS DIEZ PECADOS CAPITALES.

Vamos a seguir con nuestras video conferencias, charlas y demás tonterías que hago para que pagueis caro el haberme conocido.
Se me ha ocurrido, con mi mente brillante que te mueres, que vamos a comenzar con la saga de los 9 pecados capitales e iremos aclarando lo que es cada uno de ellos. Y me diréis ¿Y para que necesitamos saber de los 9 pecados capitales? Oye pues también teneis razón, para qué.
Pero la conferencia la doy yo. El tema lo pongo yo y si no os interesa ahí tenéis la puerta, es la tecla que pone ESC.

Como primer comentario. A tener en cuenta que en los pueblos no sucede, estos pecados sólo suceden en sitios como Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, Buenos Aires, Astroma, Logitra, etc, vamos importantes capitales de países del mundo. Todo ello más que nada para que tengáis una orientación coherente, no sirve de nada la tontería de información esta, pero, oye, así relleno espacio, y la conferencia dura mas. Gracias a todos.

Mi Tita Lujuria Sánchez del Bordillo

Está es la foto de mi tia Lujuria, si, si, le pusieron ese nombre, manda cojones. Mi abuelo era un cachondo mental. No tiene nada que ver, más que nada por el nombre que coincide.
…….

Comencemos:

1- Lujuria.

Nombre, femenino (mi tía es la muestra viviente y evidente)

Como comentario adicional… Emmmm, bueno ahora no me acuerdo, a ver si luego.

Lujuria, proviene del latín luxus: ‘abundancia’, ‘exuberancia’ o ‘lujo’ y ria, pues la verdad es que no proviene de ningún sitio, lo he buscado y no hay manera, creo que es para acabar la palabra, para que quede bien. Es que «Luju» parece nombre de un bar.

Pues la lujuria, si la ubicamos en en el marco de la moral sexual, es el deseo sexual desordenado e incontrolable, oye, vamos lo de ponerte como los ríos de lava de Mordor cada cinco minutos, lo que viene siendo, perder los papeles, o «er sentío», como dirian mis paisanos andaluces.

También es desear cosas con lujuria, sin medida, son control, sin azúcares añadidos o algo así. Esto no se explicarlo bien, lo miráis en internet.

Es considerado un pecado muy megapecado, vamos es un pecado nivel Pro y malo malísimo de la muerte. Catalogado en la escala de Pecados creada por San Pancracio de las Colinas, en el número 6 sobre 7, que es ir al «infienno» para siempre, y ojo oyes, que si no eres creyente también, aquí todos iguales. No hay salida.

San Pancracio de las Colinas creo una escala para medir lo malos que eran los pecados, allá por el año 123 DC, (después de Cristo), A saber:

1- Pecado nimio o tonto, si pagabas cura no ibas al infierno.
2- Pecado nimio + , tenías que pagar al cura y al obispo. Te libras de la cremada.
3- Pecado 1.0. Ya no sirve el pago, el cura o representante te pondrá a rezar.
4- Pecado conocido como «la estás cagando», requiere pago al arzobispado y rezo de esos de varias horas.
5- Pecado conocido como «Hasta aquí hemos llegado». Requiere penitencia de una semana. Pago de diezmo diario al cura, al obispo y a la policía.
6- Ta vas de cabeza al infierno, sin pago ni nada. Pero si rezas 7 meses seguidos, vas al infierno igual, pero con carta de recomendación.
7- como el pecado nivel 6, pero sin carta ni nada. De cabeza directo.

Dicho esto sigamos con el asunto:

También existe un sentido no sexual, o si, de la lujuria que se refiere a un deseo apasionado de algo o por algo. Pero vamos que todos sabemos de lo que hablamos. De la lascivia, que va por derroteros similares, tal cual que lo mismo que la lujuria, es el apetito o deseo excesivo de placeres sexuales o de otras cosas, como la política, el dinero y demás maldades. Tampoco hace falta ahondar tanto en el tema. Todos conocemo a alguien así.

Actualmente es considerada por el insigne Colegio de Psicología de la Antártida Sur, como una enfermedad psicológica, ya ves oye, como todo lo bueno que nos pasa. Manda cojones, ¿no os habéis fijado?, si hay alguna cosa de estas que es buena, como la adicción a la ensaladilla Rusa o a la marihuana, ya la declaran enfermedad mental. Pero oye, que le ponen su tratamiento y todo. Que por cierto te cuesta un cojón u ovario, depende del caso y/o género. Que bien que encadeno las cosas, joder. (perdón).

Ah si.!!! Lo que os quería comentar al principio, que vamos, que todo es aplicable a los dos sexos, géneros. Vamos que no vamos a andarnos con pijadas a estas alturas. Que ya somos mayores y nos sabemos la tabla de multiplicar, por lo menos yo, la del 9 no que es muy jodida, Que sabemos que hablamos de ambos dos sexos. No vamos a ir con aquello de todas y todos, todos y todas. Gracias por vuestra amabilidad al respecto

Pues eso, ah! Otro apunte  aclaratorio y/o apunte sobre la lujuria. Hay lujuria activa y pasiva, me explico.

Lujuria activa, es eso que pasa desde los 17 años hasta los setenta y algo, salvo excepciones de la naturaleza, que te comes hasta las piedras con mostaza, y… te da igual ocho que ochenta (no me refiero a la edad, es una frase hecha).

Lujuria pasiva, es la de los setenta y algo hasta los ciento cincuenta y siete años, ya, si eso, es que vamos, que difícil es de obra, aunque no imposible de pensamiento. Y no comes piedras, de hecho, no te comes nada.

Abundando en el tema que abordaremos por capítulos, a partir de hoy en veinte años (yo es que soy lento de pensamiento), sobre los pecados capitales y sobre su origen, se tiene conocimiento (poco) de que procede de una gente, que no personas, que antaño iban vestidos de batman, con unos gorros en forma de flecha, también había unos de negro casi siempre y un collar blanco, mas conocido como alzacuellos, que son los que inventaron este sietealogo (¿se escribe así?) pecaminoso, pero que ellos se lo pasan por el arco del triunfo, ya me entendéis. Aquello de «a dios rogando y con el mazo dando.»

Pero vamos, que en opinión del que me ha escrito el guion, yo no, yo no escribo nunca, la lujuria y la lascivia, es la sal de la vida. Sana y divertida, si se lleva bien y con la medicación pertinente, es un puro deleite.

Pero vamos que no lo digo yo ¿eh?. Yo solo lo comento.

.

© Javier Sanchez enero de 2022

Una conferencia del Profesor Javier Sánchez

CONFERENCIA SOBRE:
«COSAS DE LA VIDA Y ECONOMÍA APLICADA AL MACRAMÉ CON CUERDA DE BARCO»

IMPARTIDA POR EL INSIGNE PROFESOR DE NIGHT UNIVERSITY, JAVIER SANCHEZ

Más de doscientas personas en la sala de conferencias, yo es que alucino. La gente es que se aburre o tiene muy poca imaginación. Yo estaría en la playa viendo cómo amanece, con un café y dos Donuts de chocolate.

– Bueno, señoras y señores, voy a hablarles, simplificando, sobre cosas de la vida… pero que no cunda el pánico, no os asustéis, no voy a hacer una disertación filosofosociopescatera, ni sobre su coyuntura cultural, ni os voy a explicar que sucedió en la película «21 gramos», que casi pierdo el conocimiento viéndola, una aciaga tarde de verano, con un pai-pai y una jarra de limonada helada, aderezada con vodka, es que se había estropeado el aire acondicionado. No os preocupéis, tampoco nada de lo que pone en la puerta de la sala de conferencias, eso es de un tocho que me escribieron y que anoche, leyéndolo me dormí y me he despertado con el bolígrafo clavado en la oreja. Vamos que no idea de lo que tenía que deciros. Improvisare.

Bueno vamos allá:

A ver gente siesa, la vida, lo que llamamos «la vida», no es aquello o eso, definido por sociologos, filosofos, psicopatas, tertulianos, actores tertulianos, exclusivos tertulianos y demás asesinos mentales en serie que corren por ahi a joderte la vida con una frase que no la entiende ni él, y peor, que no se la cree ni él.

La vida, lo que realmente es la vida, es la acción de nuestra capacidad de mangonear y digo mangonear, que no cambiar. Man-go-ne-ar. Del latín Man (hombre) go (ir) me (no) ar (inicial de Argentina). Todos los enteraos de la vida dicen eso de «cambia tu forma de vida». Como si fuera fácil. Oye es más fácil mangonearla.

Mangonear la vida. Y no hacer o seguir a pies juntillas lo que un maestro chino, vestido de botella de 2 litros de Fanta Naranja y que vive a cinco mil metros de altura, que la verdad es que no le riega el cerebro, por la falta de oxígeno y mas aburrido que un lagarto en un cristal, nos dice lentamente con palabras que ni el mismo entiende, o si, sobre nuestra existencia y nuestra cotidianidad. O sea… nuestra vida. Esa cotidianidad que nos atonta, agobia, aburre y nos hastía.
Hasta que, el «botella Fanta», ve que no le escuchas y te da las bendiciones, un kilo de curry y te pide la voluntad, nunca menos de diez mil rupias. Entre estos elementos también están los coach, que te visitan vestidos, está vez, con trajes de 2000 euros, que te dicen que la única felicidad es la que te fabricas tú.
Y yo, que soy listo de cojones, me digo: Y un huevo pa ti.

Y encima te piden dedicación, que si estas deprimido es porque te falta algún aliciente y fuerza interior. Oye, que ni puta idea. Ya me gustaría dedicarme a dar disertaciones, con vídeos de auto ayuda y explicaciones de lo que es la vida. Todo ello desde sus 7000 euros al mes, casoplon que te cagas y nada que hacer más que pensar en lo que debes de hacer tú que no haría el ni borracho de Fairy. No los aguanto ni los entiendo. A mi tampoco me aguantan ellos ni me entienden.

Pero vamos, es que la vida no es como te dicen el ponerse bajo la lluvia, extender los brazos y empaparse de agua hasta el culo, eso no es, porque lo has visto en una película de dos gilipollas que se buscan por toda la ciudad y se encuentras en un parque de nueva York, que tiene su propia fauna y micro clima, que es más grande que Valencia, pequeño no es oye, pero se encuentran. Mira, si haces eso de la lluvia, lo que pasa luego es que un señor o señora vestido de blanco lo que te va a extender es una receta para la pulmonía que vas a pillar por atontao. Pues que no, eso tampoco es la vida. Por mucho que te lo cuente un orientador de esos.

Ni salir a la calle o a la ventana a gritar,
«te quieroooooooo cariñooooo!!!»
Como también pasa en las pelis de enamorados. Que si, que es muy bonito, pero vamos, hay países que te pueden pegar un tiro por menos y en otros te sueltan un…

– Callate gilipollas, que mañana trabajo.!!!… y te pegan un tiro.

No es eso tampoco, de veras que no.

Tampoco es ponerse tan dulce con tu chica que os tengan que ingresar en urgencias por una hiper glucemia. No hay que ser tan plasta coño. 
Deja que las cosas pasen, sé más normal. No se, la vida es algo mas sencillo, es simplemente hacer lo que puedas, remarco, lo que puedas, para estar bien, es así de simple.

Y, oídme, que posiblemente tampoco es lo que os comento, y no sirva para nada este rollo, que puedes hacerlo, o todo lo contrario a lo que he comentado en esta porquería de conferencia. No se, haced lo que queráis. O mejor y mas sencillo, lo que podáis. 

Solo hay una palabra que me encanta de la vida. Y en mi opinión de humilde humano con tres carreras, barco, casoplon de tres plantas, con guia, por que a veces me pierdo dentro, mayordomo, entrenador personal, terapeuta, psicologo y un tío que corre por allí que no se lo que hace. No se… Ah si y un Ferrari que tengo también.
 Y es:. «La naturalidad», bueno son dos palabras. También podía deciros… «Naturalidad». Bueno si queda bien, pero me quedo con la primera. 

La naturalidad, la naturalidad es lo que se puede llamar el mangoneo de la vida, esa es la verdadera vida. La auténtica pata negra. (lo siento por los vegetas, no conseguía, no me viene, no me viene, una frase guay vegana) 

La naturalidad de la vida del taparrabos y corbata, la del tanga y jersey de lana. Esa es la vida. Extraña, si. Pero tela lo que te ríes. La de cada uno, la tuya y la mia, que no son iguales, ni por asomo. Ni falta que hace. Todo ha de ser diferente y normal. Pero sobre todo diferente y natural. 

Pues como os decía, mangonear la vida, es vivirla. Y somos capaces de hacerlo, todos lo somos. Aunque pensemos que no. Eso es la vida. Eso es la felicidad que tanto buscamos y lloramos por ella, es lo que sucede entre problemas. Entre un problema y otro, tenemos momentos inolvidables, se llama felicidad, no, la verdad es que no la tenemos de forma continua, por cierto que seria un rollo, la verdad, lo que pasa es que esta prorrateada, como las pagas, y no nos fijamos, solo recordamos lo malo que nos pasó hoy. Joder hay que recordar lo bueno que te ha pasado hoy.

Otros son super héroes, los políticos, que mangonean la suya y la nuestra, eso si que es capacidad de vivir. Pero ellos no son humanos. Ni personas.
Bueno pues eso, lo que os digo, sentido del humor, y mangoneo.

Y ya para acabar, que me duele la espalda de esta silla de plástico, os comento algo bueno que me ha pasado hoy, he comprado en el super 100 gr de jamón york y un kilo de manzanas. Que está a muy buen precio. De verdad.

Recordad, naturalidad. Sobre todo eso.

Adiós y gracias por atender. Ah! Despertad a los del fondo.

©Javier Sanchez mayo de 2021