Asesino, CAP 1

Capítulo 1
“El origen”

Mi nombre, bueno, no importa, Llamadme como se llama un amigo mío. Es un poco gilipollas el chico y no creo que lea esto. Escribe libros y en blogs, no sé, es un tío muy raro. Y además come tofu. Bueno pues, mi nombre inventado es Sánchez, Javier Sánchez, sé que es un nombre, vulgar y más clásico que la botella de litro, pero es lo que hay, tengo muy poca imaginación, la verdad. Pongamos que soy nacido en Barcelona allá por el año 1963, vamos que calzo 58 años o algo así. Me dedico a solucionar, de manera taxativa, los problemas que causan a los demás la gente de mal vivir, esa clase de gentuza que hace la vida imposible a los seres humanos, que son unos cabrones vamos y la verdad es que sin mucho, pero peor es robar en super mercados, a señoras mayores o lo peor de todo, ser político de profesión

Como ya he dicho, tengo 58 años, más o menos, soy calvo, bueno tengo los pelillos esos que salen a los lados y por detrás de la cabeza, que me quedan fatal y me hacen más mayor de lo que soy, aparento unos 59 más o menos. Poseo una barriguita tamaño medio, metro setenta y ocho, ojos marrones color miel o eso me dicen y pelos en las orejas. Ah!, Dato importante, soy rubio, por las partes que hay pelo por lo menos, doy fe tengo fotos de cuando era joven. Estudié derecho y me saqué el título en 12 años, si lo sé, me cuesta estudiar, no me concentro y llegó un momento estaba harto de tanto estudiar, a ver, estudiaba álgebra, ya me contarás para que me servía el álgebra en derecho, ojo y derecho romano, joder, a mi que me importa lo que hacian los romanos hace dos mil años. Pues no había manera, hasta que un día glorioso del mes de septiembre encontré un método infalible, amenacé a todos los profesores que no me aprobaban su asignatura (o sea, todos) y aquel mes los reuní en la sala de anatomía práctica de medicina y sólo tuve que enseñar un cuchillo de grandes dimensiones de mi madre, hacer como si tuviera un tic en mi párpado derecho y sorber aire entre dientes como Hannibal Lecter. El ambiente también ayudaba, con las mesas de los cadáveres. Oye, mano de santo, todo aprobado en un año, igual que el político ese del PP. Sólo tuve que decir “Este año me aprobais todo, que estoy muy loco” moviendo el párpado y haciendo el ruido ese con la boca.

Salí de la uni y trabajé solo en un bufete de abogados “Federico Monegros and Brothers” Un año que estuve en aquella oficina, me echaron del colegio por ir ebrio a un juicio por atropello. Es que me aburría muchísimo. Escribio un relato un atontao de esos que escriben en blogs, “EL JUICIO” se llama el relato. Me pidió permiso y se lo di, a cambio de 69,36 €
Bueno ya en la calle (despedido) y después de un lardo tiempo infructuoso de búsqueda de trabajo, no conseguí nada y decidí trabajar de esto de “solucionador problemas”. Se me ocurrió viendo “El rey león” , no me preguntéis porqué, es muy escabroso como todas las películas de Disney.

Sigamos…

Pues actualmente vivo con mi madre, que la pobre esta en una silla de ruedas y está más sorda que un pez de goma, pero tiene una buena pensión oye, que eso ayuda mucho a los que no hacemos nada. Vivimos en un piso del Eixample (Barrio de Barcelona, denominado El Ensanche en castellano). El eixample es un barrio del centro de la ciudad de Barcelona, es el más grande, el que haya estado en Barcelona lo reconocerá de inmediato (no tengo fotos, lo miráis en internne). Se caracteriza por sus manzanas (cuadras para los que no son de aquí) hexagonales. En un principio un tal Cerdá lo diseño como que las partes interiores que formaban las manzanas serían destinadas a espacios lúdicos, garajes, etc. Evidentemente, esto es España y no ha lugar a eso, procede más la especulación del terreno y demás chanchullos. Bueno, lo dicho, mirarlo en internet que me pongo de mala leche.

El piso lo ocupé, con mi mamá como ya os he dicho, despues de eliminar a su propietario, dueño de una empresa que producía pepinillos en vinagre, encurtidos y dulces de todos los sabores.
Un tipejo asqueroso que explotaba a sus trabajadores, humillandolos hasta extremos irracionales. Horas extras sin pagar, jornadas interminables, sueldos bajos y lo peor, les ponía todo el día, en el hilo musical de la fábrica, todo un repertorio de canciones de Raphael y comía tofu. Vamos un auténtico cabrón y mala gente.

Todo sucedió porque dio la casualidad de que en aquella época puse un anuncio en la prensa escrita, no había Internet.

“Se ofrece servicio impecable de Solucionador de problemas”
Llama al 555786432
Solo tardes – Discreción absoluta
Precios asequibles – se puede pagar en cómodos plazos.
Preguntar por Javier

Me llamó toda clase de degenerados sexuales y políticos de todos los colores, la gente estába muy loca y muy salida, proponiéndome toda clase de juegos sexuales, a algunos estuve a punto de acceder. Bueno. fue un año terrible, viviendo de la pensión de mi madre, no haciendo nada, sólo, todo el día, afilando las pistolas y limpiando los cuchillos. Era un desespero. Hasta que un día llamó uno de los trabajadores del cabrón ese y me pidió si podía “hablar” con él. Acepte mi primer trabajo de “solucionador”. Hablar significa en el argot “sisino” que hablas tú y él no habla nunca más.

Y lo eliminé, limpiamente, sin sangre ni nada. Le di de su propia medicina. Le puse trescientas veces “Tubular Bells” (entero) en todas sus versiones y doscientas veces el Coro de jotas de Zaragoza cantando una interpretación especial de “Highway to hell” de ACDC, con bandurrias eléctricas y y voz con autotune. Creo que falleció sin sufrir, o no, la verdad es que no lo sé pues yo me fui de aquella espantosa sala, no soportaba aquel sufrimiento.

Como habréis deducido mi trabajo, es como bastante especial, soy un asesino a sueldo titulado o mejor como me gusta decir a mi, “solucionador de problemas”. Llevo en la profesión unos veinte años. Bueno, ahora estoy todavía como en un ERTE, pero espero que esto mejore. Puta pandemia. Es que no se puede salir a ningún lado, tengo la mesa del despacho de asesino llena de expedientes de gente y oye que no hay manera de solucionar el tema. La gente me llama para saber si he “hablado” con tal o con cual. Que presión por dios.

Ahora se va despejando el asunto y voy saliendo, pero las primeras semanas y meses de 2020 era horrible, me cosieron a multas, no había manera de sacar beneficio, cada vez que iba a realizar un trabajo me pillaba la policía y me multaban. A veces salía a hacer trabajos y me costaba dinero, volvía con un par de multas y el trabajo sin hacer. Lo tuve que dejar en Julio de 2020, hasta hoy 5 de octubre de 2021 que voy a empezar a realizar los trabajos pendientes, por orden de fecha, oye, a destajo.
Lo decidí ayer que salí sobre las 3 de la mañana y la calle estaba petada de gente. Botellones , fiestas privadas, drogas, políticos, la gente potando, meando por la calle. Joder estaba alucinado parecía aquello sodoma y gomorra. Se ve que ya hacía tiempo que no había toque de queda y yo ni me habia enterado del tema. Eso es a causa de que como tuve que tirar la tele y la radio porque mi madre es sorda y tenía a los vecinos hasta los cojones, pues eso, que no me enteré. Pero vamos ya estoy en la calle.

Bueno aquí lo dejo. En el siguiente capítulo os explicaré mi primer trabajo post pandemia.
Hala, a disfrutar de la vida. Si es que no estáis en algún expediente.

Sigue en Capítulo 2




© Javier Sánchez, 4 de octubre, por la tarde, ahí sobre las 17 pm, hora zulú del año 2021

Amigos, pa siempre. O no.

¿Tantos amigos tienes?

– “Yo es que tengo (en Facebook, tweeter, tinder, Instagram, tiktok, chony’s, mamalon, amigospasiemopre y demás mierdas venenosas de amistades de esas raras de las redes). tepeciemtos mil amigos, pero, solo me fío de dos”
O
– Yo tengo muchos amigos pero solo me fío de dos.
O
– Yo tenía un amigo pero ya no me fío de nadie.

Vamos a ver, vamos a ver, en el primer caso, en realidad, tienes dos amigos, porque si no te fías de los otros es que no son tus amigos.

En segundo caso, es lo mismo pero se ve que, posiblemente por suerte, no tienes internet y la resolución es la misma, tienes dos amigos.

Y en el último caso, ya no tienes amigos eres un paria. Ponte a hacer calceta o macramé con una cuerda de barco, o vete al monte a cazar arañas con una escopeta.

Vamos, que cuando veo en cualquier sitio de estos, como, sin ir más lejos, facebook por ejemplo, a personas con 500 o 1000 amigos, es que lo flipo como un Tuareg en Cabo Norte. Sé que, de ellos, la mayoría ni le conocen en directo, osea personalmente que se decía antes, oye, como me pasa a mí con mucha gente que te piden agregarse y gente a la que te has agregado. Después los vas conociendo, aunque virtualmente, pero los vas conociendo. Y muchos me borran, bueno me eliminan, por cansino o los elimino yo por cansinos. O porque descubro que son asesinos en serie o peor, se dedican a la política.

Pero a lo que vamos, tenemos que discernir (joder que bien escribo) las calidades y/o cualidades y/o categorías y/o gentuza de esta clase de relaciones:

Amigo:

Individuo catalogado como el que está a tu lado siempre, el que llega cuando todo el mundo se ha ido, el que su abrazo te tranquiliza, y su voz te guía, (si es un político, no).
Es el que si te atropella un avión de cuatro hélices en un descampado, llorará y sufrirá por ti. Y si la roscas, irá a tu entierro y te pondrá la mayor corona de flores que haya robado del velatorio de al lado. Que quieres, mis amigos son asi. Pondrá tu cancion favorita, porque la sabe y hablara de ti, porque puede y sabe de lo habla. Porque puede, si señor.

Conocido:

Se confunde con el amigo, viste un camuflaje perfecto, verde oliva y amarilla, pero no te engañes, no es tu amigo. No lo será. No le pidas dinero, ni se lo des o prestes. Ni le cuentes nada personal. Puede que ni te escuche, que es lo más probable, o peor, puede que si te escuche y después lo cuente.
Hará todo lo contrario que el amigo. Si te atropella un avión de cuatro hélices en el mismo descampao, se acercara a algún amigo tuyo y le preguntará, solo para saber, por puro morbo. Y si la palmas, no ira a tu entierro y si va, solo para pipear a ver “ca pasao”

Saludable:

Ya lo dice la palabra, es “pa” saludar, para darle la mano, que tal te va, etc.. , se confunde con conocido, hay una delgada línea verde, como la del PP, VOX y CS.
Que nunca ha de confundirse. Bueno, en ese caso, si se confunden. Que mal ejemplo he puesto.
La verdad es que te importa un cojon como le vaya, (ojo, al el también). Te saluda por educación, o porque no te pudo esquivar. (Ojo tú haces los mismo), no ascenderá nunca a conocido y menos a amigo.
Si te atropella un avión de cuatro hélices en ese descampao de antes, ni llorara, ni sufrirá, ni se acercara a un conocido para preguntar nada, porque desconoce de tu ausencia. Y si por casualidad se entera del fatídico evento de aviación, automáticamente asciende a “conocido temporal” y comentara, en cualquier sitio. “Joder, a ese tío lo conocía yo (y dice “conocía” el muy cabron, como si la hubiera palmado, que no lo sabe, pero lo da por hecho)” Y si la palmo, se enterara en el bar tomando unos cubatas.
-Ostras u ostias!!, depende la hora, y la cantidad de pelotazos, “que se ha morio el calvo aquel de las gafas raras” (ese soy yo) “Era un poco desagradable. Pero pobre, que mala suerte, no somos nada y él ahora menos”, bueno Juanito ponme otro que este se me ha roto.

Los amigos, ay los amigos!! , unos se quedan para siempre, otros se alejan poco a poco por diferentes motivos y otros se van cayendo por el camino.
Al fin y al cabo volvemos al principio, te quedas con los dos o tres que mencionamos, que no tienen por qué ser los mismos, o si, pero son los mejores.

Pero nunca, es mi opinión son más de tres o cuatro, o… uno.

Saludos a todos mis dos amigos.

.
© Javier Sánchez septiembre de 2021

Cuatro leyes de esas raras y cotidianas.

Existen una serie de “leyes” no escritas (ahora sí que las he escrito yo) cotidianas que no prestamos la debida atención ni el análisis pertinente que merecen. También es que me aburro como un submarinista en un descampado y mi mente no está quieta. Os pido perdón de antemano por su no os gusta el escrito. Lo digo más que nada por que hay unas 200 leyes de estas. Gracias.
Ley de Antoine y Mclean :

“No importa lo que salga mal, siempre hay alguien que lo sabía”.

Más conocido como “el listo
Vamos, un enterado de la vida, el fantasma de las reuniones, es el que todo lo sabe, su frase es:
“Eso ya lo sabia yo
Vamos a ver, si “ya lo sabías”, pues cojones, dilo y podríamos haberlo evitado.
APLICACIÓN PRÁCTICA:
La primera vez que se aplicó está ley fue al finalizar la segunda guerra mundial, en las trincheras que defendían Gibraltar de los nazis. Pues que allí había un imbécil, un tal Jon Doe, de 32 años, Capitán del Tercer Regimiento de Paracaidistas de ejercito del aire de EEUU (paracaidistas de la brigada de submarinos no hay), que le dijo a su compañero de trinchera:
“Es que eso ya lo sabía yo que se iba a liar…”

Hay que joderse que guantazo con toda la mano abierta tenía el pavo.
El “listo” murio diez años después de un ataque severo de caspa, caspa que le producia unos estornudos muy violentos, de esos que mueven sillas y mesas, y lo que paso es que, en uno de ellos, se dio con el canto del armario alto de la cocina, falleció en el acto, mas concretamente en el segundo acto de la opera en lenguaje de signos para sordos “Tristeza y semblanza de amor muy triste oye“, una comedia de aquellas art Mode, que ya despuntaban en aquellos años, de un tal Calixto Roger de la Crua. Vamos un truñaco.

Pues oye, como te digo, que le dio un ataque implacable de sueño y cayó del palco abajo, a platea. Falleció en el acto, nunca mejor dicho, también fallecio un político que estaba allí durmiendo (la costumbre), ni se entero el hombre, Jon Doe tampoco.
La esposa de Jon Doe comento “es que ya lo sabía yo, siempre durmiéndose en todos los sitios”. Ella tambien murio quince días después al ponerse un supositorio para la conjuntivitis, “le ha sentado mal” dijo el medico. Que ya le vale tambien al doc, doce años estudiando para decir semejante estupidez.

Otra de las leyes es una de las más comunes en los hogares. Y es:
Ley del “vaso en el borde de la mesa” de Alfons y Serapio (primos lejanos de Antoine y Mclean)
APLICACIÓN PRÁCTICA:
Cuando pones un vaso en el borde de la mesa. Siempre está el atontao, de turno, que saca a pasear el comentario agorero.
– Cuidado que puede caer al suelo.
Vamos a ver, porqué tiene que caer el puto vaso, ¿es que se marea al estar al lado del precipicio insondable y pierde el conocimiento?. ¿Es un vaso depresivo? ¿Es de IKEA? ¿Tiene instintos suicidas? .
El vaso si no lo tocas y/o lo empujas al precipicio insondable, no cae. Es imposible. Salvo terremotos, bombardeos o que pase mi suegra que parece un panzer desbocao o algo asi, sino, el puto vaso no se cae. Pues nada el agorero lo pondrá en medio de la mesa, “por si acaso”. ¿Que no?.

Ley de “Vamos siete días de vacaciones pero como si fuéramos a invadir Andorra” De Loreto Valverde y Araceli Smith. (hermana de Antoine, la Loreto).
APLICACIÓN PRÁCTICA:
Haciendo las maletas, y digo “las”.
Mi compañera grita desde el fondo de nuestro enorme piso de sesenta metros cuadrados.
– Cariiiiiii, llévate cinco calzoncillos más por si acaso.
-Pero bueno si ya llevo 22 para diez días, donde vamos ¿a “Laxante Village Vip*.?, ¿Que me voy a estar giñando por las piscinas, toboganes, bosques y altas montañas de todo el complejo?
– Sisisisisisi cari, – (ese “Sisisisisisi”, es sinonimo de que no te escucha) -Ah! y una Rebequita para la noche que lo mismo refresca.
– No me jodas…. ¿En Tarragona? ¿La primera quincena de agosto? ¿Que vamos a ir también a la ruta de los Tanatorios?
– Tu llevátela coño, que lo mismo… pues eso. Que te la lleves!!! Y ponme el chandal ese grueso….
Ah! Ojo al dato, vamos a una casa rural en Tarragona y llevamos comida y ropa como para colonizar Marte.

Ley “Tapa la botella de gel, que eres un descastao” . Ley de Gerard de Moussel.
APLICACIÓN PRÁCTICA:
– No has tapado la botella del gel, joder, siempre igual….
– Pues no lo entiendo María de los Dolores, ¿Pero que pasa? ¿Que pierde el efecto espuma? ¿Pierde alguna de sus propiedades curativas contra la lepra o la tuberculosis de tobillo? Porque si no no lo entiendo, iluminame cariño, vida mia de…
– De una hostia te voy a iluminar, que la tapes!!!
(es que es muy tierna ella).

Ley “eso es malo para el colesterol” del Doctor Evans y Jacinto LeMans.
APLICACIÓN PRÁCTICA:
Vamos a comer unos amigos a un restaurante, uno vegetariano, otro vegano y otro que le llamamos el camion de la basura, es el que se come todo lo que dejamos en los platos.
– Pues yo me pido, algo ligerito, unas patas de cerdo, con un poco de oreja y foie gras.y me sueltan…
– Yo no como de eso que es malo para el colesterol.
– Coño pues si es MALO para el colesterol, me lo como, asi lo elimina, ¿no?
Silecio sepulcral, todos me miran, menos el vegeta y el vegano que estaban casi potando…
No se, en la frase algo falla. También es que tengo sueño.
Continuará, hay muchas más, unas 200, pero es que tengo que tomar la medicación. Y me estoy meando.

©Javier Sanchez enero de 2021

Cuentecillo informativo para salir estás fiestas.

Info para Navidad o fin de año.

Documentación requerida más o menos.

Ejemplo.:

Noche vieja.
Vas a ver a tu suegra, sin ganas pero vas, a otro municipio y te para la policía, como no.

– Buenas noches, ¿dónde se dirigen ustedes vosotros?

– Hola agente, ya se que suena raro, pero vamos a cenar a casa de mi suegra, mis niños, mi compañera y yo mismo.
Aquí tiene, el documento firmado y sellado de mi suegra, con los nombres de los que vamos y la dirección donde vive ella oye.

– Y como se que la firmante es su suegra.

– Aquí tiene copia del DNI de mi suegra.

– Y como se que su suegra vive allí en esta dirección o vivienda para vivir.

– Aquí tiene una copia de la nota registral y certificado de empadronamiento en el cual indica que ella es propietaria y vive allí. Es una mierda de casa y huele a rancio, pero es lo que hay. ¿No se lo diga a mi compañera eh?

– Muy bien, ¿ustedes son familia?

– Si señor, desee hace 15 años oiga, bueno ella ya no me quiere nada sabe usted, pero vamos que aquí tiene el libro de familia y aquí tiene los DNI de mi compañera y mío, los pasaportes de los niños y una foto de unas vacaciones del año pasado en Gandía, mire , mire , aquí está mi suegra, es que se apunta a todo la jodía, es la que se parece a Hulk.

– Bueno puede continuar. ¿Sabe que ha de estar en su domicilio a la 1:30 de la madrugada?

– Si señor, hemos traído un tupper por si no nos da tiempo a tomar las uvas y la mierda de los turrones del chino y un termo para el cava, el whisky y el café. Ya mear si eso en casa.

– Muy bien caballero y señora, ya pueden seguir.

Para que lo tengáis en cuenta. Y oye que si no vais, pues nada. Que el año que viene también hay navidades.

© Javier Sánchez diciembre de 2020

La rosa

Y aquel hombre se dirigió a la playa, a aquella playa, dónde, entre espumas y arenas, habia un rincón, para él, único.

Como cada domingo, como le prometió a su dama, con paso cansado se acercaba a aquellas rocas, de la playa de sus recuerdos. Donde su memoria vivía cada día.

Él, cada vez que iba allí, y se acercaba a aquel sitio, se le aceleraba el corazón, porque allí, allí, entre aquellas rocas, acariciadas por el mar, surgió una belleza única. Y, con solo recordarlo, las lágrimas afloraban para caminar lento por su arrugada piel.

Allí nació algo que nadie entendió, ni ellos mismos, o posiblemente si, porque fue tan bello y puro, que les arrastró a que, día a día se vivieran sin aire. Y aunque muchos quisieron destruir y arrasar aquella inexplicable y preciosa unión… nadie los consiguió. De la manera que los odiosos pensaban.

Aquél hombre, con pausa, tranquilamente, paseando, llego a las rocas y se dirigió a una. A una en especial. Gris perla, preciosa y con una forma cómoda. Allí vivió con ella las noches de caricias más hermosas de su vida.

Se sentó, mirando al mar, con la rosa entre las manos. La brisa del mar acariciaba su cara y el sonido le recordaba a los susurros de aquel día, los olores la suavidad de unos labios, y pensando, abstraído, lejos del mundo, con las lágrimas en los ojos, que le nublaban la bella visión del mar que le acompañaba, aquel mar que les contempló.

El hombre se levantó, se secó las lagrimas y entre aquellas rocas plantó en la arena una rosa, después de darle un cálido beso.

Y partió.

Esa rosa era para una mujer, la mujer más encantadora que él jamás había conocido.

Pero es que después de mucho sufrir, la vida no les dejó estar juntos, pero es que tampoco podían estar el uno sin el otro, y un día, a causa de tanto sufrimiento, decidieron abandonar aquel amor y el le prometió que cada domingo, durante toda su vida, allí habría una rosa para ella porque él, ya no le podía dar mas que esa belleza.

Ella lloró, porque sabía que no podría recogerla nunca. Y él, con una sonrisa de amor profundo, le dijo que no se preocupara, que no existía problema alguno, si ella no podía recogerla. Pues lo más importante era que él le dejaría la rosa, para ella. Y ella lo sabría igualmente, aunque estuviera a kilómetros, porque aquella rosa estaría allí por y para ella.

Siempre. Toda la vida.

.

© javier sanchez 2019

8 a.m.

LAS OCHO DE LA MAÑANA

Ocho de la mañana, salgo de casa, para mi carrera matutina, al bar a tomar un cafe y un donut.

– Buenos dias.!!

Nadie contesta, para variar, me acerco a la barra…

Alli hay toda clase de fauna, el ejecutivo que se comia la taza y se bebia el donut, con su movil, recibiendo emails, del puto jefe, jefe que no tiene vida propia y vive solo para trabajar y alarga su problema psicológico a su subordinado, mas la llamada de la explicación del email que le acaba de enviar al esclavo. Poca vida y poco viajar para ver. No para negociar.

La maestra, que se esta apretando un carajillo de coñac “El Galopero”, famoso en el mundo entero, porque en un rato se va a enfrentar a 30 cabrones de quince años, que amparados por los perro flautas de sus padres, le van a dedicar un dia insoportable. Y sabiendo que tras tantos años ejerciendo, esta al borde de la depresión. O de un día de furia.

Dos chicas de unos veinte años, tomando un te sin teina, sacarina. Una con una zanahoria y la otra un trozo de apio. Y hablaban no se que de perder peso…

No me lo puedo creer, eran dos niñas, con dos cuerpos de veinte años, sin un átomo de grasa, vientre plano, todo en su sitio, y hablaban de perder peso. (¿?). Peligro. Mucho peligro.

El cantamañanas, “singing morning” , que se cree el mas gracioso del bar, pegando unos gritos que pa que te cuento, hablando con el camarero, del partido de furbo, como no, entrenador de toda la vida, de graderia claro. Pesao como el solo, porque se cree el más gracioso. Ni el camarero le hace caso. Bueno nadie le hace caso… nunca.

El guaperas, alto moreno, ojos verdes, traje negro impecable (del Zara), perfume caro (cuatro dias sin cenar), maletin de piel, peluco de 3.000 euros, (un mes y medio sin salir y sin cenar) y con prisa.

– Eh Pssst.!! Oye.!!! Una cortado, corto de leche, con sacarina, es que tengo prisa. Llego tarde a…

El camarero corta la conversación

– cortao, poca leche, sacarina!!!

El guaperas, mira su peluco unas doscientas veces, antes de que le traigan el cortado. Se situa en la barra, en su postura estudiada al milimetro…. Se sabe guapo. Toma el cortado y mira el reloj dos veces mas. Y se va… a la cola del paro. Dando tres o cuatro vueltas, antes de llegar. Tiene la mala suerte que la oficina de desempleo está delante del bar.

En una esquina hay un hombre tembloroso, se esta tomando un cafe con leche y un croasan. Tirándoselo todo por encima. Y habla con el otro camarero, que está pensando que a la una termina el turno y, la verdad, no le hace ni puto caso.

El que le habla, el tembloroso, es Alberto, un recien separado, que le esta confesando que pudo salir hoy de IKEA… Se perdió.

– Desde el Sábado por la tarde que llevo alli, me perdi en el almacén de cojones “Junkhra” y las almohadas “Ronkargrl” , me quede solo, no veia la linea de seguir palante. Y alli me quede.

Ha sido horrible, sin cobertura, sin nadie… todavía no he ido a casa, mi mujer no se lo va a creer.

Yo gritaba y gritaba, a los de seguridad, para ver si me echaban a la calle, y asi orientarme, pero solo me indicaban de lejos.

– Oiga, salga de ahi ya mismo y siga la linea!!!

– Pero que linea!! Si aqui no hay nada!!

– Que salga de ahi cojones!!

Y se iban…

El tio estaba en la barra llorando como una ensaimada, lo de madalena ya huele, renovarse o morir. Y nadie le hacia caso. Vaya cuadro.

Tambien hay cuatro currelas, en una mesa, son de la obra de al lado, una reforma de estas de fachada. Los cuatro con bocata de metro y medio.

– Nene!!! Cuatro cervezas!! Maas!!! Y ve poniendo cuatro carajos que vamos tarde ya.!!!

Que nos llama el andamio. Veeennngaaaa!!!

Hostia puta!! Se habían apretado dos birras cada uno y un carajillo. Y al andamio… manda cojones.

Tambien en un rincón esta el alcoholico, un poco desarrapado, y dejado de si, con cara de cansado, que se bebe una cerveza a las ocho de la mañana, con la cabeza baja, sabiendo que todos los superhumanos, toda esta fauna, le estan mirando y criticando. Sin saber su espantosa historia. Lo que le ha llevado al agujero. Y juzgandole. Sin miramiento ni empatia alguna.

Y alli estaba yo, en la barra, sin que el puto camarero me ponga el cafe, con mi camisa de rebajas, mis pantalones de 15 euros, que no me atrevo a lavarlos por si acaso se destruyen y mi fiambrera tipo bolso.

Lo mejor del mercado, me he hecho unas pechugas de pollo con una sopita, que estarán calientes cuando llegue la hora de comer. Treinta euros me ha costado la supermegafiambrera.

Me encanta ir al bar a esta hora, veo la vida tal y como es. Como se pinta cada mañana. Como la pintan cada mañana cada uno de los personajes que la componen.

Que la componemos.

Me siento de verdad entre tanta gente. Entre esta gente. Porque son la cotidianidad pura y dura. Mucho mas dura que lo que cada uno de ellos muestra, pero entre todos la componemos a la perfección.

Y esta tontería os queria contar.

Gracias por leerla.

©Javier Sanchez 2019

En el médico

Ayer fui al médico, al de cabecera, mas conocido como de medicina de familia, nunca he entendido eso, yo vivo solo, bueno con mi hijo y mi yerna, perdon nuera, pero eso no cuenta como familia ¿no?. ¿Porque le llaman “de familia”? ¿Y los solteros?

¿Y los divorciados o separados? ¿Y los feos? . No sé, creo que no esta bien hecho esto.

Pero bueno, el asunto es que solo fui para arreglar unos papeles, en concreto lo conocidos como “últimas voluntades”, esto es debido a que, en anteriores capítulos, el medico, no este, el del horóscopo del cangrejo, me dijo que…

– Te queda como mucho uno o dos años de vida. Asi sin paños calientes, aunque a veces es mejor.

Pero vamos que podia afinar más, que entre uno y dos años, hay una diferencia, espera que pillo la calculadora….., Joder, un año!!! Será cabrón!!!

La otra vez que me mori tambien me pasaron cosas raras. Me explico:

Aquella vez el médico, un tal Menguele, me dijo. Joseph Luis de nombre.

– Tu palmar en uno o dos años, tú mirrar y atenderr, her Xavier, toma tres muestren de orinen cada dien y ya nos vemos en tres gloriosos días de nuestro Reich.

Es lo que me suena de la otra vez. Le contesté Tanke her Doktor. Hail usted o algo asin.

Pues eso, me fui a casa e hice lo que herr doktor me indicó. Aunque solo bebi dos veces, sabía muy amargo y me revolvía el estómago. Cuando volvi a ver a herr doktor ya me enteré de que eso del meao no funcionba asi. El tio me miro como si fuera gilipollas, que bien pensado, la verdad, asi me senti, pero oye así aprendí. También os digo que me mee en los pantalones, porque el cabrón ese echo mano al cajón… Me vi muerto de muerte natural por balasera. Era un hombre creo que con la maldad tatuada.

Hoy le traigo al doctor las tres muestras de mi oro amarillo, a ver que hace con ellas, lo mismo, ahora, como esta todo tan adelantado saben el dia y hora. Es para organizarme, tengo hora para pedicura, para el dentista y he quedado con Maria para ir al cine, una de risa “El exorcista”.

Bueno ya os contaré, o no… Dentro de un año. Más o menos, ya os iré contando.

© Javier Sánchez 2019