Lara – capítulo 1

Buenas tardes querido público, os quería contar una historia de mi vida, una pequeña historia con Lara.

Ahora vivo con ella, con Lara, antes ya sabéis que no, pero ahora sí, (barrio sésamo al poder). Perdonadme la tontería, entre la medicación, la mascarilla y que he venido en metro que no se puede hablar, vengo un poco desquiciado.

Y… bueno, Lara es, que os contaría de Lara, Lara es única, preciosa, pelo negro, ojos marrones caramelo, tez morena, una sonrisa naturalmente cautivadora, sin postureos, mujer muy inteligente y de un sentido del humor que me desarma y a la vez me encanta, pues tenemos esos diálogos de risa tonta, geniales.

Lara es licenciada en Bellas artes, amante de los animales, de las ballenas, los mosquitos, los peces, los boquerones, la cebras, los leones moteados, etc. También le encanta el teatro, pero el vanguardista y en definitiva, todo lo moderno y… lo raro, rarísimo. Lara tiene diez años menos que yo. No sé, de verdad os digo y muchos días me pregunto, que qué hace conmigo, no me pega nada. Perdón, yo no le pego nada. Aclarando conceptos, hay algo que no encaja. Un calvorota, gordo y feo, y ella, bueno ella es ella.

Emmmm. Vale, ya podéis dejar de criticarme y de despotricar, los de las filas de atrás también, que aunque estéis en la oscuridad, allí en la fila de los mancos, os veo igual. Pues oye que sé que es porque me quiere. De eso estoy seguro. Pero cuando veo las fotos en las que estamos juntos es como raro. Ya me pasa menos, pero, no se, esto del amor, me pilló a contrapié.

Y yo, pues yo, que os voy a contar de mi, pues nada, según protección de datos, puedo no contar nada, pero algo os contaré, es que estoy muy enamorado de ella, y en consecuencia… de todo lo que ella ama, de los animales y.. de reciclar hasta la mas mínima mota orgánica o no orgánica. Que, oye, eso de los cubos me tiene loco, cada color una cosa, pero es que soy un poco, solo un poco de verdad, daltónico, eso de los colores me confunde mucho y me lío. Pero lo llevo lo mejor que sé, coloco los cubos de izquierda a derecha y apañao. La cago de vez en cuando pero bueno

También me trago, por amor, los sábados por la tarde, los documentales de la 2 y del canal National Geográfic, con esas cebras pegándole a los leones, patos pelandose con los osos polares de la sábana africana y demás, o eso creo, porque siempre me duermo. Pero me duermo ¿eh?, con babilla en la almohadita y todo, hasta sueño y tengo pesadillas. Es lo que tiene la fiesta destroyer de los documentales de animales, que te hace perder el conocimiento. Por lo menos a mí me pasa.

Pero, oye, me encanta dormirme en el sofá, con la mano de Lara acariciando mi cabeza calva, eso me tranquiliza, esa mano es mi salvación y protección contra el mundo. Joder, que bonito me ha quedado ¿Eh?., podéis aplaudir, oye que es verdad, esa mano me protege de las maldades de este puto mundo, esta mujer es algo increíble. Joder ya se que estoy mayor, pero es del todo cierto, es mi ángel de la guarda.

Pues bueno, es que con Lara, con Lara te diviertes muchísimo, es encantadora, esa dulzura y esa inteligencia que desborda y llena todos los sitios de casa, me encanta. Pero… hay cosas que, la verdad, no me van, pero callo y acepto, me lo tomo con gentileza y me adapto, al fin y al cabo de eso se trata lo de amar y convivir, de gentileza y adaptación, que no sumisión.

Por ejemplo, esto del teatro vanguardista, no lo llevo bien, no, la verdad sea dicha. Debe de ser algo increíble, pero es que no lo capto. Ya os contaré más tarde. Y oye que tampoco lo del arte abstracto y/o moderno de ahora mismo, el de hace unas horas. No la verdad, y me esfuerzo, pero no.

Ya me ha pasado y varias veces. Mira os cuento una de ellas, que fue la más heavy.

El sábado pasado, sin ir más lejos, fuimos a una sala de exposición en el Palacio de Montjuic, Barcelona, perdón, se me olvidó, es que vivimos en Barcelona, nada la broma denla exposición a cuarenta y ocho euros la entrada, ehhhh, cada uno ¿eh? Joder, caro ¿Si?. ¿Ella contenta? Si. Entonces no es caro. ¿Que creéis que soy un pringao? Pues no, eso es que no habéis entendido nada.

Según Lara, exponía el gran escultor/pintor y albañil Laurente Gazebo, Entre nosotros, ni puta idea de quién es el pavo este. Tiene nombre de cantante  de los ochenta, por lo de Gazebo. El de I like Chopin.

Pues nada, que entramos en la exposición. Nada más entrar se nos acercó una persona con un chándal, de aquellos antiguos, y una chapa de metal, así a modo de chapela extraterrestre en la cabeza. Este marciano nos ofreció unos canapés de Cabrales con caviar. Madre del amor hermoso, casi me deshidrató instantáneamente, aquello estaba fortísimo, y el tío me decía que si me recordaban al mar. Yo alucine, le dije que si, al mar muerto, el marciano de la chapa nos informo que estaban creados por el escultor. Coño lo entendí de inmediato. Lara le dijo que estaban estupendos. Pensé, que no entendía como mi compañera siempre tenía una buenas palabras para todo. A su lado soy un puñetero gañan sin un ápice de nada. (He dicho nada, porque no se me ocurría que decir, hasta para eso soy gañan).

Un poco más adelante, pasando ya al de la chapela, otro marciano, este llevaba un cubo de basura en la cabeza, sentado a un clavicordio y vestido de mecánico de coches, con grasa y todo, y las manos llenas de mierda. El asesino este, estaba ejecutando, esto es literal, la canción “Love of my life”. Manda cojones, con un clavicordio, aporreandolo literalmente, iba a abrir la boca para sacar fuego ácido de Alien sobre los hombros y las manos del verdugo, Lara me miró, sabe que hay cosas, sobre todo relacionado con la música, que no puedo soportarlo y si es con Queen menos. Esa mirada la entendí de inmediato, me contuve. Tiró de mi mano y seguimos andando, antes de que provocara un accidente o incidente diplomático, es rápida la jodía.

Dejamos atrás al marciano envenenador y al Killer de Queen, y empezamos a seguir la línea del suelo, por cierto era original, la línea era como la Vía Láctea, muy bonito (lo único bonito de la esposicion, entre nosotros ¿eh?, porfa que no se entere ella). Y allí íbamos, lanzados, Lara me cogía la mano con fuerza, siempre lo hace, para que no me escape, caminábamos viendo a un lado y a otro… pues…cosas.

Cuarenta cinco minutos viendo cosas extrañas, hierros torcidos, televisiónes con un tío hablando en bucle que decía, “esto es todo”, una y otra vez, joder, hasta una lavadora funcionando, con ropa dentro y todo!!!. Yo alucinaba y también me aburría como un fontanero en el Sahara.
Pasado un ratito… más, llego un momento que Lara se cabreo, mea culpa por cierto, eso pasa cuando me aburro y se me va la cabeza, oye, es que le dije, con la gracia que me caracteriza, que..

– Oye Lara cariño mio, amor se mis entretelas, porque no venimos cuando terminen las obras, es que está todo roto y patas arriba…. – y me reí un poco, pero solo un poco, esa risa que busca complicidad del otro. Pensaba que le haría gracia mi humor ácido e ingenioso.

Madre del amor hermoso El Apocalipsis según Santa Lara, versículo 20.27. Me echó una mirada de soslayo, que casi me desmayo…. (Miiiiira pues rima y todo).

– Que poca cultura tienes hijo…de verdad, eres más simple que el mecanismo de una cuchara, menos mal que te quiero. Eso te salva.

Nada, a callar, me comí todas las salas de estropicios y chatarra. Dos horas mas mirando estatuas y esculturas de escultor manco. Un trago malo, pero Lara se lo pasó de miedo, joder le sacaba punta a todo. Pero termine mirándola a ella solo. Soy un reumático, digoooo romántico. Me encanta verla cuando disfruta de las cosas. Es algo genial. Creo que eso es algo que llena todos los espacios de una pareja. Acabamos riendo los dos, ella bajo a mí nivel y se juntó conmigo al cachondeo del destrozo que estábamos viendo. Mujer genial.

Pasado esto, que fue grave, mi comportamiento fue deplorable, lo admito, pero joder es que con las cosas estas, es que me superan, llamadme simple, pero creo que si hay algo que no te llega, pues no te llega.

Seguimos con nuestra vida en dos mundos que interseccionan en nosotros, que al fin y al cabo es lo más importante, esa intersección, la que se convierte en un “te quiero” mañanero, en discusiones sobre el arte, sobre la vida sobre todo, menos el trabajo de cada uno de los dos, algo prohibido en casa. Desde el primer día que ella me recogió se la indigencia sentimental.

Lara, le encanta el teatro, a mi también, pero es que… hay una diferencia, a mí me gusta el teatro normal, el clásico, no el clásico de Shakespeare, que también, si no el normal, un escenario, un telón, una casa pintada, una habitación con sus muebles y los actores y actrices desgañitandose, la gente riendo o llorando. Lo que se llama una obra de teatro.

A Lara no…, Me enseñó unas entradas para una obra de teatro moderna, de esas experimentales, que te puede venir un actor y meterte una hostia y te la comes, “es arte” te dicen, pero la hostia te la llevas, pero claro yo me conozco, si viene un tío de estos y me mete una hostia yo se la devuelvo. Me puse a temblar, primero por lo que os he contado, las hostias las devuelvo, y segundo, es que la obra se llama: “La luz y la guerra del vecino, a la sombra de un olivo mudo”.

Yo quería morirme de un ataque de setas alienigenas. Aluciné pepinillos en salmuera. Intenté poner excusas tontas, que estaba muerto y no podía ir, que tenía una reunión de consejo de ministros, pero Lara solo reía y me decía…

– Mañana te paso a buscar al trabajo y vamos. Venga a dormir, elemento, que cada día estás peor.
Y me propinó un precioso beso, de esos de “callate ya que te quiero”.

Admiti que debía de ir. Me rendí a aquella sonrisa y a aquel beso. Pero sabía que no lo iba a pasar bien y ella también lo sabia. Ella sonreía mientras se le cerraban los ojos y yo no pegue ninguno de los tres ojos en toda la noche.

Se mascaba la tragedia.

.

.

Sigue en capítulo 2 (dos).

© Javier Sánchez noviembre de 2020

Una vez que me morí.

Tengo cincuenta y tantos, y todavía no me he muerto, bueno, miento, una vez si que me morí, pero vamos nada importante. Solo me fui y volví.

Oyes, ni luces blancas, ni giratorias como en las discotecas, ni puertas blancas con muchas nubes, ni nada de nada de todo lo que se comenta, a ver, a mí no me lo han enseñado, ello no quiere decir que exista gente que lo haya visto. Pero vamos aburrido que te mueres, (joder que bien traído). Ah!! Tampoco musicas de arpas ni trompetas, ni clavicordios electrónicos.

De lo que me pasó para llegar a tal evento es que un coche de esos electricos pequeños, se me hecho encima, en silencio, como una pantera muda. Me dio un golpe y nada más, fundido en negro azabache. Que cabrones que son esos coches, es que no se oyen.

Y ya paso a recordar a un tío vestido de verde pegandome calambrazos con dos planchas y decía…


-Se nos va, se nos va.
Y yo pensaba, que coño me voy a ir, si no me puedo mover. Este tío es tonto.

Fundido en negro.

Y apareci en no se donde, no lo puedo explicar, no lo reconocía. Empecé a caminar, y nada de hacía la luz ni hostias. Por una calle. ¡¡¡Por una jodida calle.!!!

Tanto rollo lo de la pelicula Poltergeist, de Carolane ve hacia la luz!!!
Y la enana, no no vayaaaaasss!!!! O si!!! No se, espera que llamo a mi prima!!!!
No me extraña que la niña estuviera hasta el mismisimo de ves aqui, no no, ves para alli. Naaaada mentira todo.

Pues eso que de luciérnagas nada. Segui paseando por la calle esa. Curiosamente, pues me encontraba bien, no me dolia nada, ya sabeis que a partir de cierta edad está el nuevo estado se salud conocido como “SINOFUERAPOR…”

Eso es una patología endémica entre los tenemos los de una “cierta edad” , y pasa que cuando nos preguntan el “Como estas” Siempre contestamos, “Estoy bien, si no fuera por…” (Esta información es de relleno, es que me han castigado a 10 páginas por los dos lados)

Pues eso, iba paseando por esa agradable calle, todo de color azul, por cierto que es mi color preferido, y poco a poco iba apareciendo gente, también paseando, como no.

Alli habia toda clase de gente, altos, bajos, feos, guapos, hablando de feos, joder si me cruce hasta con Franco!!! , que me saludo con la manita asi como un muñequito diabólico, como hacía siempre. Llevaba unas tijeras, supongo que sería para inaugurar algún pantano.
Le dije
– Eeeehhh Paquito cabrón, que haces por aqui.
Paso de mi. Iba saludando a todos.
Y yo me dije, ¿que hará el pavo este por aqui?

De pronto me asusté, joder, a ver si va a ser esto el infierno, joder, joder, joder, que vengo con jersey, Anorak North Face y calzoncillos de cuello alto. Ostias, me voy a fundir. Además, que narices, que he sido bueno toda mi vida, bueno toda no, pero casi…

Pero no, no debia serlo, por que vi a mucha gente mala, mas mala que un bocadillo de tofu. Dictadores, asesinos, blogueros, políticos, allí había lo mejor de cada casa.

Segui andando y vi a amigos mios, pero no me podia acercar, yo lo intentaba, pero no había manera, ¿sabéis eso del pasillo largo que corres y no llegas al final? Pues así, pero para los lados. Lo sé, un poco cutre, pero oye, que era así.

Pues alli estaba Luís, Roberto, Ana, Angel, Mauricio, hostia, Mauricio, ya decia yo que no me lllamaba, y…, por dios, María, mi María, mi amor de juventud. La mujer, la jovencita que revolucionó mi infancia, adolescencia y juventud. Y luego desapercio. Alli estaba, riendo y preciosa, hablando con nuestro amigo Jorge. Joder Jorge también ha dejado lana. Pues me debia cien euros, que cabrón. Es que ya no me cuentan nada coño.

Y yo queria hablar con ella, con María, pero era imposible, me estiraba como si fuera de goma, pero no habia manera. Me esforce al máximo, apretando todo el cuerpo, casi me cago encima y consegui rozarle la mano y se giro… y me sonrió, dios mio mi Maria, me había sonreido. Como siempre, con esa sonrisa que hacía que me temblaran las piernas.

Pero en cuanto toque su mano un chasquido de luz me saco de alli con violencia, y volví a ver al pavo vestido de verde y ya volvía a dolerme todo, pero todo. Y el de verde sonreia, y chocaba las manos con las enfermeras.
– Conseguido, lo hemos conseguido, give me five!!! Menos mal, creia que se nos moría….

– Give me five, give me five!! Este tio es gilipollas, – pensaba yo para mis adentros interiores- . Que sabrá el si ha conseguido algo. Eh!! Que me he morido?, pues curiosamente me acordaba de todo, de la calle, de mis amigos, de mi amor, Maria. Es increíble.

¿Que sería aquello.?
¿Donde fui?
¿A la sala de  embarque hacia donde sea?
¿O solo era algo que realmente no existia, ni existió, ni yo que se.?

Fundido en negro, pero negro se verdad.

No sabria contaros mas de aquello, estuve en coma cuatro dias y desperté, mire a mis flancos y vi que parecía una pared de gotelé, todo enyesado, tenía hasta pintadas.

Ufff!!! Estaba hecho polvo. Pero me puse a reir, me dije si yo estoy asi, el mierda de coche ese estara para desguace. Me estaba descojonando. Entraron corriendo las enfermeras, todo alborotadas y un enfermero cachas, enorme, que parecía que se había comido a su hermano mayor, me puso un calmante.
Jodeeeeeer

Fundido en negro…. otra vez…

©Javier Sanchez octubre de 2020

Noche de ronda

El otro día fui a un restaurante supermegafashion de la muerte. Si hombre si, esos que tienes que ir vestido raro, con barba de chivo y moño a lo Samurai, y un sobrecito de Almax y primperan, por si acaso.

En los primeros tiempos, ya sabréis porque lo de los primeros tiempos, me puse en manos de un logopeda. Un mes, cada lunes y miercoles y mucho, mucho entreno para la dicción, de:
– “Pero que bueno esta esto, pooor favooorr”
(Aunque te estés cagando en la putísima estampa del cocinero alquimista terrorista y tengas arcadas).

Por cierto, os explico, es que la historia viene de muy, muy atrás. Pasó que para reservar mesa en esto, contacté hace tiempo, creo que era cuando gobernaba Aznar y en el restaurante me aceptaron la petición para proporcionarme fecha y hora más adelante, pero no me dijeron nada de nada más, los muy imbéciles.

Bueno pues dicha comunicación y confirmación de fecha y hora la recibí hace unos días, en plena second wave de la puta pandemia, que me dije, espero que me hagan una rebaja, más que nada por peligrosidad y tambien espero y deseo, por el bien de la integridad del local y de la población de Barcelona que este bien. Si no, lo quemo todo, el local y la ciudad. Más que nada porque después de casi doce años ya les vale a los payasos estos.

El restaurant mucho mas fashion que el Bulli. Más fotos, una virguería, no se veía mucho, también son gilipollas las podían hacer de día, pero en definitiva me encantó. Tres estrellas Michelin, dos o tres tenedores de oro, un Goya (esto no lo entendí) y no se qué más, es que hace tanto que no me acuerdo ya.

Pues nada, que llego el gran día, estaba más agobiado que spiderman en un descampao, mas que nada, y eso es cierto, por que ya ni me acordaba del evento culinario y no encontraba nada de donde me indicará donde coño estaba el restaurante. Se me había olvidado por completo. Lo mire en internet, y en el Google maps salía, joder menos mal, salvado. Pero claro…. con otro nombre….

Llamé a Pili, que ahora ya estaba casada, con un amigo mío y tenia gemelos (surtió efecto mi maldición), y le dije, que si se acordaba del asunto de la cena. Éramos novios por la época que hice la reserva.
Al principio ni se acordaba de mi, luego cayó,
– Ah si hombre Javi, el gilipollas…
Y le dije,
– no vienes no??
– No.

Bueno, a ver si te caen ahora trillizos y así tienes un full.
Contacte con otra amiga, que decía que si a todo, amiga de toda la vida, simpática, con conversación, un alma bellísima y muy buena persona y fea como un pecao, igual que yo.

– Serapia!! Te vienes a cenar? (se llama Serapia la pobre, me la quiero mucho, pero nunca se la presento a nadie, ella a mi tampoco.
– A onde!! Gratis?
– Siiiii, gratis.
– Vale, pásame a buscar, pero dame un rato que me tengo que arreglar.

Arreglar dice…. Madre mía, madre mía, lo que puede salir de ahí. Vamos que entre los dos, lo mismo no entramos, por que yo soy feo con ganas. Mi hermano que es un poco cabrón, me dice que cuando me muera me velaran boca a bajo…. Yo también le quiero mucho.

Pues eso, que me disperso, queeeee…. Ah sí!! Que la pase a buscar a Serapia y raudos (esta palabra la aprendí de Góngora, el pintor ese tan bueno) pedimos un taxi y nos encaminamos para el “Restaurant-Laboratorio le ou ferrat”, emmmmm, mal asunto con el puto nombre, porque cuando lo reserve, se llamaba “Restaurant Le fontaine de l’alcantarille”, alta cocina francesa, ahora con la mierda de la evolución culinaria, se llama lo del laboratorio ese.

Ya íbamos mal, mosqueado ya, y ya metidos en el taxi, no había escapatoria. Y con mi amiga Serapia, la que nunca dice que no a una cena gratis, peor. P’alante y que sea lo que Dios quiera.
Llegamos el local, un señor con camisa lila y pantalón blanco, muy guapo por cierto, nos recibe
– Buenas noches señores, ¿todo bien?- yo asentí con la cabeza y una sonrisa, pero pensé, de momento si… después ya veremos. Pero debía de ser positivo. Quería ser positivo.

Entramos en el local en cuestión…

Diseño bonito y moderno, luces de esas lilas que te acentúa lo blanco, o sea que se me veía toda la caspa en los hombros de la chaqueta negra, cabrones, en vez de chaqueta negra, parecía que llevaba un jersey jaspeado en negro blanco.
En la zona de papeo (el comedor), una luz tenue, muy tenue, vamos, tan tenue, que yo no veía una mierda, tropecé dos veces, y el de la camisa blanca me decía – cuidado señor, no se haga daño.
-¿Ostras pero no eras un chico? Joder tía poner mas luces, que parece esto Altamira. – Oye que me habían cambiado el camarero y ahora era una chica, me lo habían cambiado en el pasillo oscuro y ni me había enterado. La chica me miro, y sonrió, supongo, y que lo de Altamira, no le sonaba. O si…, o pensaba que menudo gilipollas paleto nos ha venido está noche, que es lo mas probable, no se, estoy muy susceptible hoy.

Nos aposentaron en el fondo del comedor, detrás de unas columnas. Es lo que hacen con los feos, nos esconden al fondo de todo de la sala para que no nos vean. Pues la señorita nos acompaño a la mesa y nos acercó, amablemente, la silla para que nos sentaramos. Bueno silla, una silla rara, pero rara de cojones, parecía que la habían traído del Museo de la Inquisición, allí de Santillana.
Pues es que la jodía silla tenia en reposa culos tirado para atrás y en un ángulo, no compatible con la vida y si me recostaba en el respaldo, que era como un palo, me caia por los lados y encima no llegaba a la mesa. Si me acercaba la mesa hacia la silla y mi persona, parecía el de “Mar adentro”, me quedaba a la altura de la barbilla. La única forma de llegar a la mesa era sentándome en el borde de la silla, me cago en la calavera del que la diseño. Seguro que en su casa, no las tiene. O habrá fallecido, pobre. (Cabrón).

Pues nada allí estaba yo, con mi amiga, sentado en el canto de la silla , que me tenia el culo hecho una pena, que la raya ya me había hecho una cruz y además se me están durmiendo las piernas…. y el culo… y los pies, ambos dos pies. Pensé, que para salir, tendrían sillas de ruedas. Porque yo ya no sentía nada de cintura para abajo.

Bueno, pues al momento de dormírseme los pies, vino el camarero o camarera, no se lo que era, es que no veía bien, y me trajo la carta.
Una carta en un pergamino. Todo pintarrajeado. Pero era original, no se entendía la letra… incomodo para leer pero bueno, era original.
Estaba pensando. Que si vuelvo, cosa que dudo, vendré con un frontal. Serapia me miraba rara, creo que quería matarme con una katana.
Pues nada, me pongo a leer la carta como pude, madre mía, yo no entendía nada, había desde deconstrucción de tortilla de patatas con cebolla caramelizada y lacasitos castellanos, hasta bistec de vaca japonesa en su cuerda (¿?), con sal del Himalaya (que sabe a huevos fritos, os lo juro, mi amiga Montse es lo primero que dijo una noche que fuimos a cenar…. bueno ya os lo contaré), también había Callos Madrileños al chocolate suizo y de postre , mandarinas a la mostaza de djon.

Me dio un bajón de azúcar, me maree un poco. P’a mear y no echar gota. Esto no es un menú, es la lista de la compra de un esquizofrénico, sociópata, paranoide. Fui a lo seguro
Pediré el bistec. Algo mas seguro que el resto de manjares (?)

Mi amiga, después de mirar la carta y mirarme varias veces… la pobre tenia los ojos como platos….
– Javi, esto que narices es, donde me has traído – y tras varios insultos cariñosos, llego a la misma conclusión que yo.

Al rato, nada unos veinte minutos, vino un tío trajeado, pero con pantalón corto, tipo bermudas y zapatillas deportivas, con calcetines blancos hasta la rodilla. Hostia puta, vaya cuadro, que me dije.

-Este pobre no ha dormido bien y se ha olvidado los pantalones. Y se me ha puesto las polainas esas blancas por si cuela.
– Buenas noches, mi nombre es Carlos Federico Lauren Barbero De La Crua y seré su primer camarero.
– Muchas gracias – conteste educadamente- Señor Carlos.
– No, no señor, es Carlos Federico Lauren Barbero De La Crua
– Ah! Disculpe usted, Señor Carlos Federico Lauren Barbero De La Crua. Muchas gracias – pensé, este tio es gilipollas, o me esta vacilando. Seguro que lo segundo. A mí me vacila todo el mundo.
Y el tipo del traje raro me pregunto:
– De primero que va a ser…
– Nos pondrá “El bistec a la cuerda” a los dos. – y me quise hacer el gracioso – pero atelo bien que a mi me gusta poco hecho eh??, y esboce una sonrisa…. Carlos Federico Lauren Barbero De La Crua, paso de mi, como de comer mierda y me quede con la sonrisa tonta en la boca.

-Y para beber que desean los señores,
Y le dije:
-La señora me ha indicado que un vino adecuado, a su criterio, y a mi me trae un gin tónic de esos vuestros que tienen hasta col lombarda y así ya me como la ensalada….
El tipo me miro raro, como pensando -menudo paleto que se nos ha colado.-
No lo entiendo, mi compañera, se descojonaba, y el Boy Scout, no había manera. Pase de él olímpicamente, no te rías, que te den, tú te lo pierdes, que eres más soso que un bocadillo de tofu.

Vino otro camarero todo de negro, que parecía batman y nos trajo un gazpacho, según él, era el aperitivo. En un vasito que parecía un tubo de ensayo. Y unas patatas fritas con sabor a pera de agua. Yo estaba alucinando. Miedo me daba el bistec, ya me lo veía mas pequeño que una albóndiga.
Pasó un ratito, bebí el gazpacho y el de Serapia también, las patatas las tiramos a una maceta que había al lado mismo de la mesa y, por fin, nos trajeron los bistecs.

Manda cojones, tanta mandanga y bomborrio y era un puto bistec atado a una cuerda, en una tabla de madera y un puñal del Yemen clavado en la misma. Allí estaba atado el bistec. Eso si, poco hecho. Al lado había una salsa de color azulado Star Treck, que no nos atrevimos a probar.

Nos comimos todo lo visiblemente comible, yo chupe la cuerda, cuando nadie miraba, por si acaso, nada, una puta cuerda con sabor a cuerda. Me comi la ensalada del gin tonic y me bebí el gin tónic, por dios, que asco, que sabia a brócoli y a no se que mas.

Charlamos un rato, más que nada, porque ya habíamos acabado y hala a pagar. Pues nada, 175,00 euros, sin café, sin postre, sin nada, ni pan pedimos, (por si acaso). Nos despedimos del alguien, porque no se veía nada y salimos de aquel antro de atontaos de la vida.

Al salir nos fuimos a un bar de esos de siempre llenos de grasa a comernos un bocata de bacón con queso y una cerveza. Que me sentó como el culo, por cierto. Vaya mierda de noche.
Y ya…pues eso. Noche de ronda.

.
©Javier Sanchez octubre de 2020

Deja vu

Entré en aquella discoteca y directamente me fijé en la barra. Allí había un tío raro, con el pelo blanco y vestido como los de ABBA, estaba subido a la barra, me sonaba de algo, como a una película, pero no sabía de que, me acerque y hablé con el. Después de tomar uno o siete cubatas, oye que me soltó una frase que también me sonaba muchísimo. Me dijo:

– Mira carapasillo, he visto cosas que nunca imaginarias, batallas más allá de Orión, gente que se hablaba con una mesa de por medio, gente que se daba los buenos días, cafés que duraban horas y conversaciones que duraban cafés. Allá por las calles de mi ciudad. En tiempos de las sonrisas.

Pague y me fui, ahí se quedó encima de la barra hablando con una tía que llevaba un pedo importante.

Que cosas más raras me pasan.

© Javier Sánchez septiembre de 2020

El taxista asesino

Esto que os voy a contar me sucedió hace unos días que tuve que coger un taxi. Y me da un poco de vergüenza, espero que no lo vayáis explicando por ahí, que los blogueros y escritores sois gente muy rara. Y las blogueras y escritoras también.

Os cuento:
(Es que no me puedo estar callado).

Era noche cerrada, bueno no, eso no que eso está muy sobao, queeeee… era muy tarde, estaba lloviendo y yo estaba muy cansado oye, me dolía el brazo izquierdo. Pero nada de infarto ni cosas raras de esas. Es que habia ido al cine con una amiga, a ver una película de terror, “Expediente Warren V, la reencarnación del charcutero cabrón de Connecticut”, película mala donde las haya, pero mi amiga es de esas (que también hay tíos por supuesto), que se agarran al brazo como si estuvieran al borde de un precipicio (con esto quiero decir que es como si se estuviera a punto de caer, no que en los precipicios hay gente borde, que también, pero eso, que ya me entendeis), vamos casi con gangrena que salí, los dedos azules. Oye, unos gritos, unos saltos en la butaca del cine, por dios, que vergüenza que pasé, me llamó la atención una anciana que estaba sentada detrás y solo hacia que reírse y mirar a los lados con los ojos muy abiertos y una sonrisa muy extraña. Daba miedo la vieja.

Bueno que me enrollo. Que cuando salimos del cine era tarde y después de hablar un rato nos fuimos cada uno a su casa, está última frase significa que me dio calabazas, otra vez, pero vamos, uno de acostumbra a ello. Dirigamonos a lo que importa de todo ello, oye.

En el complejo comercial del “La Maquinista” (ver google maps, de Barcelona), sobre las 00:30 am (antes de merendar), en aquella calle es que no había nadie, y yo que me sugestiono soplando la sopa (me resfrío y todo) y encima la lluvia caía cada vez mas fuerte, pues eso, en definitiva, que tiré la casa por la ventana y cogi un taxi.

El vehículo paro a mi lado, poniéndome perdido de agua, como no, siempre me pasa lo mismo, exepto en el Sáhara que allí no me pasa. ¿De que estábamos hablando?

Ah sí! entre en el vehículo, el taxista, hombre delgado, blanco como la leche, parecía que estaba mareado, estuve a punto de bajarme, daba miedo el tío, el taxi, por cierto, impoluto, parecía un quirófano. Música clásica, pero no clásica de hace dos siglos, clásica contemporánea, de esas que no hay manera de entender nada. “La muerte de la mosca de la fruta. Alegro en Do m de Laurencio Patillas” madre mía que suplicio, no es que yo sea un entendido, es que lo ponía en la pantalla de la radio.
Y el taxista sin mover un musculo.

-Buenas noches señor
-Buenas noches, usted dira donde vamos
-Vamos a la calle Sancho de Avila 42
-De acuerdo…

Ya no hablo mas el tío. El silencio era absoluto, eran las 00:52:45, mas o menos, de la madrugada, y por la calle sólo se oían las ruedas del taxi, deslizándose por el agua… Era uno de esos eléctricos, que se oye todo, lo de fuera, mas que lo de dentro. De esos me han atropellado tres ya. Es que no se oyen.

El conductor creo que pensó que yo era de Logroño o algo así, por que me empezó a dar una vuelta que casi vemos las nieve de los pirineos. Ya estaba cansado, quería llegar a casa, tenía mucho sueño, sabéis de esos que te ataca de repente, pues eso. Para distraerme comence a elucubrar que el tío ese debía de ser una asesino de viejas en serie, bueno lo de serie no diga de viejas hechas en serie, me refiero al asesino, me se entiende ¿no?Bueno pues eso soñaba que se las llevaba a dar vueltas por Barcelona y alrededores y las mataba en un descampado (que ya es difícil encontrar uno en Barcelona y/o alrededores). No sé, que me fue la cabeza, creo que me dormí.

Me desperté de repente y
se me ocurrió, el preguntar al asesino.

Para no ser incordiante ni que se molestara el taxista asesino de viejas, pensé en preguntarle…
que cuanto quedaba para la calle Sancho de Ávila

Y le toque el hombro…
-Oiga caballero, cuanto queda pa…

El taxista, levanta las manos con un respingo y un alarido que me pego un susto de muerte.
-Ahhhhh!!!!!!!
Y yo
-Ahhhhhhh!!!!!!, Que pasa!! que pasaaaaaa!!!!!
Y los dos
-Ahhhhhhhh!!!!!!

Una señora con rulos sentada a mi lado también gritaba.

– Ahhhhhh!!! No me mates!!!

– Pero señora que hace aquí!!

– No sé….

– Váyase!! Esto es entre el y yo.

Encogí las manos como si me hubiera dado la corriente, o me fuera a matar el cabrón ese, del susto que dio. Y me tire atrás al asiento gritando y me mee encima. Los dos gritando. Yo decía…

– No me mates, no me mates cabrón que yo soy joven!!!

El taxista, gritando como un loco, moviendo las manos para pegarme o asesinarme de muerte, perdió el control del coche, casi choca con un camión, se subió a la acera y nos metimos en una tienda de cristales haciéndolo todo pedazos. Todo muy pequeño y de colorines.
(Ya se que es un topicazo, pero paso así)

Por un momento no se oye nada en el taxi, solo algún jarrón que caía y se hacía añicos. Los dos, el taxista asesino y yo en estado catatónico. Hasta que el asesino se giro lentamente y me dijo con la voz temblorosa.

-Mire amigo, jamás, pero jamás, si usted me para, jamás haga eso otra vez! Casi me mata del susto!

Yo estaba alucinando, será cabrón casi me sale el corazón por el culo y me dice eso:

-Disculpe, lo siento, pero usted casi me provoca un infarto de muerte segura, no pensé que se fuera a asustar tanto si le tocaba el hombro.
El taxista le dice:

-Lo que pasa es que es mi primer día de trabajo como taxista y me ha tocado servicio nocturno.

-¿Y qué hacía antes?

– Fui chofer de coche funerario durante 25 años.


.

©Javier Sanchez 24 de de 2020

Las gafas

Esta mañana, aprovechando que estaba aburrido, muy aburrido. Hecho este que aprovecho para no hacer nada. Oye que me aburro cosa mala. He hecho algo inusitado he conectado la tele, lo sé, lo sé, poca imaginación.

Estaban emitiendo el telediario de la mañana, joder, todo son tíos que se llevan mi pasta y viven como los dos reyes de España juntos. Asesinatos, corrupción, robos, más asesinatos y Matías Prats con lo del seguro.

“Perdone que le moleste”.

Tras un rato, se ve que han cambiado de gente o hacían entrevistas, o algo había pasado, pero me he dado cuenta, por el escándalo más que nada, que había tiros y la gente hablaba raro, he pensado, joder con el telediario que realista, se están pegando y todo. Me estaba asustando. Parecía el Congreso en una mala tarde entre Podemos y Vox.

Pero pensando, pensando en ello (lo hago poco, pero lo hago) ha sido cuando, mirando detenidamente la pantalla se mi smart TV de última generación, me he percatado que, es que no veo bien, bueno es que no veo nada de bien, literalmente, veo menos que un pez de goma. Pues oye que pensaba que estaba viendo el telediario, y no, por eso se pegaban, era una peli, “El padrino I”, Francisco Ford Fiesta Copola, no se mucho de cine lo siento.

Me fije bien, concentrando a tope toda mi energía en los ojos y ví que, ciertamente, no estaba equivocado, era esa peli, la del Padrino. Pero no veo bien, no. Y encima esa película, es que tengo el agravante que confundo a los actores, si, los confundo. Ya los confundía antes, aunque esto del Robert de Niro y Al Pacino, ha sido una constante en mi vida. Nunca he acertado a la primera. Y ahora que veo poco, ya nada de nada. Confundo a Brad Pitt con Denzel Washington, por el pelo los distingo oye.

Pues nada, pasado un rato, me he hartado y lo he decidido,me voy a la óptica. Dicho y hecho, me he vestido, es que por casa voy como mi madre me trajo al mundo, sin nada, en la vida cotidiana también, es que soy pobre. Pues me he puesto guapo y he bajado a la óptica.

Ya en la calle, me ha costado encontrarla, dos droguerías, una charcutería y dos farmacias y por fin he llegado a la óptica. Preciosa, toda blanca ella, me he dirigido a la señorita que estaba tras el mostrador.

Me he acercado a la mencionada chica, que por cierto tenia unas gafas con unos cristales que se le veía el fondo del ojo.

Y con mi gracia innata de calvo gilipollasimpático. Vamos que quise hacerme el gracioso, pero mientras lo iba diciendo iba pensando que no tenía gracia e iba atenuando el tono de la frase y borrando mi estúpida sonrisa. Pero es que soy así, que le voy a hacer.

– Hola, necesito una lupas como las tuyas, por cierto oyes a ti lo del fondo del ojo para la tensión te la hacen desde la puerta del consulta no.??….

Un minuto de silencio… Quería morirme. Dos veces. La había cagado, como siempre, debe de ser algo genético. La había cagado y con el agravante de que era a ella a la que iba a poner mis ojos en sus manos. Es que no pienso. Hablo sin filtro, joder.

– Oye, que es broma eh?? Es que soy así… Idiota. Pero de nacimiento. Yo también estoy como un topo, perdona de nuevo, frase poco acertada. Perdoname. Comeme Thor y escupeme en la Luna de Endor.

La chica ha sonreído, con una de esas sonrisas de ventrílocuo que te dicen, hijoputaojalatengas

almorranasdosañosseguidos.

– Jeje (risa que indica, que me quiere matar) Que desea señor (imbecil)

– Pos mira oyes, necesito unas gafas esas que vendéis para leer o ver de cerca.

La chica me ha dicho que tenia que pasar al ojologo, para que me midiera lo que no veo. Mi mente privilegiada de filosofo extraordinario, de inmediato ha calculado un mínimo de 500 napos. Y eso me ha sonado a caro de la muerte. Y le he dicho a la.muchacha.

-Mira, ya pasaré que tengo que ir a comprar un sifón de castañas, que me he quedado sin.

-Muy bien señor, aquí estaré. (cabron, volveras)

Hábilmente, me he encaminado al chino del barrio, es una tontería esto, por que hay 200 tiendas de chinos mas los bares que han colonizado. Pero bueno que os voy a contar. Me he acercado al de la esquina, y le digo al chino.

– Buenos días, mire quiero unas gafas de esas que vendéis graduadas.

– Ah si señor, yo llamar Lio Chuan, tenel muchas gafas gladuadas, si… Cual gustal.?, tenel todas a 15 eulos, por sel tu dejal en 15 eulos.

– Ah vale – ya empezamos, me esta vacilando el Lio Chuan este.- quiero una de 2 dioptrías en cada ojo…

– ah si, si, 15 eulos, que sel dioptlias.?

– joder, las que pone dos, aquí en la pegatina de la patilla.

– No, no, 2 no, valel 15 eulos.

– A ver Lio Chuan, yo te pago 15 euros y tu me das las que ponen dos dioptrias.

– No, no, tu no entendel, vale 15…

– Mira oye, yo es que… joder, podriais aprender un poco de castellano, solo un poco, o yo de chino, pero eso lo veo mas jodido, tu no me entiendes a mi.

Estas.!! – Le indique- Mira como te lo explico, tienen la etiqueta de dos dioptrías, una moneda especial que es igual que 15 euros. Lo pillas.??

– Ah si, si, si. Vale, vale, y cuanto no ver tu? Dos o tres tlias de esas.??

Aaaaaahhhhh.!!! Me dio un ataque de “ila”, perdón ira.

– Miraaaaa, mira, no me ponga nervioso por favor… , aunque sepas kárate te voy a arrancar la cabeza. Dame las de dos tlias de esas, que valen 15 euros.!!

– El kálate sel japonés tu no estudial mucho eh.? Quince euros las gafas.

Me subió por el canalillo del estómago, un no se que de asesino, que pude contener, mordiendo la cartera….

– Toma pedazo de… lo que seas, porque me parece que me estas vacilando desde que he entrado.

– No, no, no. Quince euros.. Yo no vacilal a cliente que no ve bien, nunca y necesita gafas de dos dioptlias

– Si, si, si, si, toma agonías. Me cago en to lo que se menea veintemil veces – dije en voz baja –

– Adios señol que no ve, yo tambien cagal mucho…

Pues nada me fui con las gafas de 15 euros, que casi me cuestan un infarto y un asesinato.

Llego a casa y me las pruebo… hostia puta, veo ácaros, partículas de polvo, y lucecitas. Conecte la tele y la veía como si estuviera dentro de ella.

Pensé que eso va a ser la tele. El cabron del chino me ha vendido el Hubble o como se diga. Y no me acuerdo de más. Me desperté, entre el sofá y la mesita, con la patilla de las gafas clavada en la oreja. Hostia puta, con las gafas del chino.!!! Me han matao… Que mareo por dios, me ha bajado hasta el azúcar y el ácido úrico.

Me las puse otra vez, para probar de nuevo, me miré la mano, me ví los capilares de los dedos y toda la roña de las uñas, joder y me acababa de duchar.

Me volví a despertar, al lado de la tele panza arriba, la pantalla de la lámpara de sombrero y la bombilla quemándome la mano.

Y me dije estas gafas no son muy buenas, me sientan mal. Que mareos, por dios que mal me encuentro, acto seguido vomité.

Después de recuperarme, casi dos horas me costó quitarme el mareo y los centelleos, como pude me levanté y volví a la óptica. Y allí estaba ella con la misma sonrisa que cuando me fui de alli y me dijo..

– Que, cuantas veces nos hemos caído?? Viene usted blanco como un folio A4 Jejejejeje…. Mareadito no?

Yo pensé, que cabrona, qué razón tienes. Pero antes muerto que admitirlo.

– No, no, mira, es que me han sentado mal los Donuts con el bocata chorizo. Anda porfavor mirarme las dioptrías y hazme unas gafas, que estas de mi padre no son muy buenas. Admitis tarjeta verdad?

– Claro caballero, quiere una biodramina?

.

Mira, queeeee, a cada uno lo suyo oye.

.

©Javier Sanchez 14 de agosto de 2020

CLASE DE FILOSOFIA DE AYER Y ECONOMIA SUMERGIDA – Sesión 10008 y medio

– Queridos alumnos, a partir de hoy, que vais a venir mas, ya sea por la “nueva normalidad” o porque os han dejado salir de los reformatorios y demás sitios donde estéis encerrados, por delincuentes e asociales, vosotros los frikis de la primera fila, no, como os digo, querida clase (aula), vamos a iniciar, como complemento de mis máster clases de “filosofía y economía”, unas disertaciones sobre los superhéroes. Pero, no los cagabandurrias de los marvel, si no los de ayer, los de mi infancia y juventud. De ellos y sus tonterías e incongruencias y realidades. No muy largo que me canso y me aburre esto de hablar en público. Y para vosotros más todavía.

Nuestra master class de hoy va sobre…nuestro primer superhéroe:

TARZÁN, EL REY DE LA SELVA O TARZÁN DE LOS MONOS.

– A ver atended coño!! No me hagais gritar delincuentes. Primero y ya para romper el hielo chicos y chicas convictos, delincuentes, frikis y gente normal. Tarzán, nombre raro donde los haya, Tarzán, que coño de nombre es Tarzán, no se podría llamar Alberto, Antonio, Javier, Ursicino, Serapio… pues no Tarzán, y Tarzán que mas… Sánchez? García? McCartney? Trump? Abascal?, bueno este último no, pobre hombre, pues que no, solo Tarzán. Es que mal empieza con la presentación, con solo un nombre y raro como un perro verde, oye es que incluso suena a detergente de 2 euros los cuatro kilos de los chinos. “Tarzán, para su lavadora, lavavajillas y decapador de pintura”. Vamos, que ya le vale.

El aula entera se rie. Aunque creo que no lo han entendido, deben de ser las drogas.

– A ver; según la historia, Tarzán, era un tío que era un Conde Ingles o algo así (pero él no lo sabía, porque era un bebé), ahora no me acuerdo como se llamaba el Conde, ya lo recodare y os lo digo. Pues eso, que se perdió en la selva porque sus padres también se perdieron, esto deja claro muchas de las carencias afectivas que tuvo de pequeño. Pues eso, sus padres se pegaron un macaco con el helicóptero en la selva africana de África y él sobrevivió. Nos ha jodido! De bebe y en la selva!, Y desde que era un bebe!! (eso ya os lo he dicho, pero es que me alucina), un rollo que no hay por donde cogerlo. De verdad.

Ah si! Lord Greystoke, de los Greystoke de toda la vida. Es que no me acordaba coño.! Y me ha venido asin de golpe. Sigo…

Bueno pues el Tarzán Un tío que iba por el campo en pelota picada y gritando como un zumbao. Que tenía locos a todos los bichos, porque encima, el tío, tenía pesadillas y terrores nocturnos, y gritaba como un loco… sonaba algo así como… , bueno es que no se me ocurre como hacerlo, mira, si recordais lo que es andar descalzo por casa y golpearos el dedo meñique con la pata de la mesa, el grito es asi, mas o menos.

El pobre Tarzán realmente padecía del síndrome de Tourette, de ahí los gritos, por lo menos eso se comenta que le dijo el psicobrujo de la tribu Los Mendangues. El doctor Ngaque Noséna. Una eminencia en el síndrome mencionado y sus consecuencias en la macro sociedad indígena de la zona y alrededores. Ojo que esto saldrá en el examen próximo.

Pues eso, que en realidad era por eso que huían de él, no por otra cosa, ni respeto, ni miedo ni ninguna mierda de esas, que va, que va. Hasta los cojones estaban de él.

Ah! También se decía que el pavo hablaba con los animales que encontraba en su camino, menuda chapa que les daba. Aunque se decía que le entendían, es ¡mentira!, ni puta idea, ya sabemos que los animales son más educados que los humanos y no hablan para no molestar.

Debeis de saber que el Tarzán este es responsable de que muchos de ellos se extinguieran, más que nada porque no le soportaban, no soportaban lo pesado que era el payo y se tiraban por barrancos, arrecifes, toboganes o, peor si cabe, veían tele5 por la tarde o las películas alemanas de antena3. Esto último es lo más grave de todo y es el tema causante de la extinción del hipopótamo carnívoro “hipopotamus Bistecus”, el último se suicido aguantando la respiración hasta que exploto como el lagarto de Jaén. Esto también saldrá en el examen. Apuntad. Bueno, no. Jajajaja, que cabrón que soy.

Pues oye, y ¿sabéis ustedes vosotros quien era su mejor amiga?… ayyyyy.!, es que manda huevos también, su mejor amiga, ¡era una mona!, pero no una chica mona, una puta mona de mona, un chimpancé, más fea que el sombrero de un picoleto, no me jodas. Chita que se llamaba la mona, no Luisa ni Juani…. Chita, ojo al dato. Sin comentarios.

Pues paso el tiempo, e iba creciendo con los cuidados de la mona. Ya llegado a la edad adulta conoció a una tal Jane, que tiene nombre de coche de bebé, más conocida en su pueblo como Juana García Cisneros, que era la guía de una excursión de jubilados, que iba a buscar setas (ahora se dice hongos) en la selva africana y se metió una hostia junto con el avión en el que viajaban. Pues eso, murieron todos. Los que no se murieron del hostiazo, se los comieron los cocodrilos y los Ñus carnivoros, que correteaban por la selva, que también se extinguieron por culpa de el Tarzán. Sigo, atended que es importante…

Nada, la Jane, una tonta choni poligonera, después de la hostia con el avión y ya que estaba, pues cogió el cestillo y se fue a buscar hongos. Evidentemente se perdió, como no, faltaría más. Y, también otra vez evidentemente, que el Tarzán la rescato de las garras de un pato salvaje, también carnívoro, que le estaba comiendo los labios, y la Jenny gritaba, no para arriba no, no subas a la cara pato de mierda, para arriba no!!!! O algo así, es lo que me han contado, mi cuñao y su primo. Yo es que no lo sé, no estaba allí, os lo cuento de oídas. Y oye, que es lo que hay alumnos nocturnos, que esto es gratis, que estas clases estan subvencionadas por el Ministerio del Interior, si no os lo creéis, vosotros mismos. Que sigo, atended y no hagáis porros ahora coño! Ya eso si luego quedamos. ¡KevinCarlos! Que no me oyes… Luegooo quedamos si eso… Que sigo, ya acabo eh?

Pues se acerco Tarzán y la rescató del pato salvaje, aunque tuvo que pegarle más a la Jane que al pato. Porque la Jane no quería soltar al pato, que pobre recibió por todos los lados, por la Jane y por Tarzán. Pero al final lo consiguió, Tarzán, lo de liberar a la Jane, el pato no, el pato falleció de politraumatismos por todo el cuerpo.

Tarzán ya por la tarde se la llevo a la casa del árbol que le habían hecho los monos. Una casa con tres habitaciones y dos baños, todo exterior, de obra vista. Preciosa. Con aire acondicionado, que no funcionaba, porque no había donde enchufarlo, pero quedaba bien, revalorizaba la casa. La Jane, toda contenta ella, ya le dijo – Jolin Tarzi que queo mas guapa, como te quiero mi Tarzi.

Vivieron felices unos tres meses, que es lo que realmente dura el amor eterno, más o menos, no os engañéis, os prometo que es así, lo sé que lo he vivido con la cabrona de mi ex, que me ha dejado por un cirujano del barrio de La Bonanova, ma odio… bueno perdón, sigo…

Hasta que, un sábado, después de la mierda de película alemana de antena3, vinieron unos tíos con salacof (un gorro raro de cojones, que parece un orinal que vuela) y se lo llevaron. Les costo muchísimo, porque Tarzán se tiraba por la lianas de árbol en árbol gritando como un loco, llamando a los animales, que por cierto no vino ninguno. Le pegaron un tiro con una bala de plata, o eso cuentan las viejas del lugar. Aunque creo que eso es de otro personaje, pero hay que rellenar, que aún me quedan cinco minutos de clase. Ah.! Que esto también va para el examen.

Pues eso, Tarzán, el conde salvaje de pelo engominado, acabo sus días en el castillo de su familia, en una habitación insonorizada, pues estaban hasta los mismos de que cenando se pusiera a gritar. La familia no ganaba para sustos. Y cuando murió el abuelo de un susto, cenando con el Tarzan, que lo tenía al lado, el Tarzán gritó y el abuelo se trago una albóndiga y el tenedor, y el pobre se murió de eso. A raíz del triste episodio determinaron encerrarlo, pa siempre jamás, al Tarzán, el abuelo no que ya la había cascao. Y a la Jane se la llevaron otra vez a la selva. Pesada que te cagas la tia. Se comenta que caso con un espalda de plateada, que ella pensaba que tenia pasta, pero no era por eso lo de plateada.

Y así fueron los últimos días del Tarzán y la Jane, el rey se la selva y su novia. Es más largo, pero es que ya os tenéis que ir cada uno a donde le rote. Hala, a pastar por ahí.

Hey Kevin Carlos, ahora nos vemos tronco!!!

©Javier Sanchez 2020

Factor “Poyaque”

Nuestros círculos próximos, o sea nuestros amigos y familiares pueden llegar a ser totalmente insensibles a tu privacidad, nadie la respeta, de verdad que hasta el WhatsApp te da más opciones para que la gente no se meta en tu vida de manera irreverente, mira que es difícil que un programa de estos lo respete. Oye son como un león en una carnicería. Lo devoran todo.

Te los quieres mucho, a unos mas y a otros, pues menos mas, al fin y al cabo, a excepción de los familiares, el resto de fauna, la eliges tú. A dedo. Hasta el infinito y más allá.

Partiendo de la base de que, a mí, no me gusta ir de visita a ningún sitio que no sepan que voy. Mira sin ir más lejos, el mes pasado me operaron y al llegar a la habitación, me dijo la enfermera que me preparara, que pasáramos al quirófano y yo le dije, ¿pero ya saben que voy?.

No, no me gusta llegar a casa de nadie y que te reciban en la puerta la pareja colorada como si hubiesen subido el Everest con chanclas de playa y fumando, él con el pijama al revés y ella con el sujetador atado con un nudo por detrás, las prisas es lo que tienen. Y diciendo…

– Que tal Javi – en realidad, pensando, que coño haces aquí pedazo de… cabrón…

¿A que es simple? Pues por eso me joroban mucho las visitas inesperadas, iba a escribir “me joden”, pero estamos en horario escolar. Estás visitas te pueden partir el día, la tarde o todo en un instante. ¿No es más fácil llamar al móvil? O al fijo, o un email, o mandar a MRW o FEDEX.

– Juan, ¿vais a estar en casa?

– Dame cinco minutos que vamos a echar un asuntillo y hoy estoy inspirado tío. Cinco minutos eh?

– Valeeee, Superman, me llevo árnica para el dolor de lumbago, ya vamos saliendo. Que cundan esos cinco minutos…

Eso es lo correcto, les das tiempo a los chicos para que hagan sus guarradas y todo va mejor. Es más educado. Pues estos “destroza días”, tienen un gen que se llama FACTOR POYAQUE. Hay muchas clases de “poyaques”, pero el peor es el “poyaque weekend family”. Es el más lesivo y porculero.

El poseedor de este gen, es el que se te acopla con técnicas de comando. Por ejemplo. Que estás un sábado al mediodía, antes de comer, en el balcón fumándote un piti, descansando de una dura semana en el curro y planeando el finde con tu compañera, y de pronto, los ves a lo lejos y te da un vuelco el corazón….que me muero, que me muero. O sea, en modo “me quiero morir dos veces sin pasar por Urgencias”. Tu cuñao, tu cuñada y los niños. Madre del amor hermoso. Y te da el tembleque, no sabes si comerte el cigarro, agacharte o tirarte por el balcón… y te giras y le dices a tu compañera….

– Lolaaaaaa, joder, joder, joder.!!! Tu hermana, que viene por el parque… Con la jauría de niños..!!!! Y han girado a la izquierda y vienen hacia aquí.!!!! Y el mongolo de tu cuñao.!!! Madre mía, madre mía!!! Dame un diacepam, que me da…

– Hostias Juan!!! Cierra, cierra.!!! Pero escondete, atontado, que te van a ver!!!

Te tiras al suelo del balcón, te quemas los dedos con el cigarro y te metes un leñazo con la maceta nueva, comprada en IKEA en una mala tarde. Pasa el rato y nadie llama al interfono de la calle, pero por experiencia sabes, que ellos esperan a que entre alguien. Y te quedas en el comedor como paralizado, como en Matrix, sin moverte, como si tuvieras diarrea y te vivieran ganas de toser. Tu compañera en el pasillo que va al baño y tú en el comedor que da al pasillo de la entrada a tu casa. Y es entonces cuando los dos a la vez, veis que los dos malditos móviles están… uno en la entrada y otro en la cocina. El terror y el pánico invade la habitación, y pasa que te mueves, en modo ninja séptimo DAN, para ponerlos en silencio, le das una micro patada a la silla. Y se detiene el tiempo, la respiración, el ritmo cardiaco, todo…te cagas en IKEA, en los suecos, en el dependiente que te vendió la silla y quien me mandaría ponerla ahí. Y en el silencio, se oye.

Ding doooong.!!!!! El timbre de la puta puerta… El puto niño….

– Titoooooo.!!! Qué te oigo.!!!!! Abreee que soy Jaime, tu sobriiiiii.!!!!

Y susurrando, cuasi en ultrasonido, que solo un perro sería capaz de escucharte, dices…

– Me cago en mi calavera, he contado mal a los niños, ¿Pero no tenía tres?

– Cuatro, que tiene cuatro, que pareces tonto, por dios. Déjalos entrar. Si ya te han oído y lo mismo te han visto haciendo el gilipollas en el balcón y todo.

– Pero como me ha oído, que es ¿el niño murciélago?, si no me he movido..

– Si te he oído tito.!! Has tocado una silla… la que tienes en el pasillo a la entrada.

– Que hijo puta el batman…

Y la hermana, el cuñado y las cuatro fieras entran en casa.

– Holaaaaaaaa !!. Que pasa cuañaooo!!!!, pues que pasábamos por aquí y nos hemos dicho, poyaque estamos por aquí, vamos a verlos, que seguro que están, como no salen nunca para no gastar, por eso están forraos, verdad Mari?, jajajajaaj cuñaooooo !!!. Esto último te lo dice dándote una palmada en la espalda, en medio de los homoplatos que te corta la respiración.

Quieres matarlo, pero no puedes, hay niños delante, que también los quieres matar, porque ya están por encima de los sofás…. pero es que no puedes tampoco, es ilegal, de momento.

– Y donde ibais si son las dos de la tarde…, – antes de terminar la frase, te has arrepentido de decirla…-

– ¿Ya son las dos? Ah pos mira “poyaque” estamos vamos a hacer algo de comer. ¿No?

Esta frase, el espécimen subhumano, “poyaque”, lo dice ya dirigiéndose a la cocina, y te quedas pasmao mirándole, y tu cuñada sonriendo y tu compañera mirándote y los niños saltando en el sofá. Todo un concurso de miradas. Algunas asesinas. Y sueñas con una katana termonuclear de luz interestelar, tipo Darth Vader, que acabe con todos los cuñaos de la tierra.

El factor “poyaque”, el peor de todos, el de los jetas, familia o no. El factor de los que piensan que tienes dinero y dicen que eres millonario. El “poyaque”, individuo o conjunto de especímenes que no tienen vida propia y viven la tuya. Parecen buena gente, pero no lo son.

El “poyaque” vive tu momento, tus macarrones, tus noches, tus días, tus vacaciones. Tu vida entera, sin miramientos.

Y acaba contigo durmiendo en el sofá “viendo” la peli que a él le gusta, poyaque han comido, y se han echado la siesta ellos en el sofá y los niños en tu cama, se quedan a ver una peli en el plus… y a cenar claro…ya la hora que es “poyanosquedamos”.

Malditos.

© Javier Sánchez. 2020

Cuando era periodista. Entrevista, unica en el mundo.

Soy un periodista nato, pero con un defecto, un periodista sin la carrera terminada, suspendí todas las asignaturas del último curso, es lo que tiene el bar de Uni y las partidas de tute, las asignaturas del último curso y para de contar… así que suspendí hasta el recreo, oye, es que era muy mayor, no se puede estar en la Uni con cuarenta y siete años. Pero, bueno salí del paso gracias a mis súper poderes en ofimática. Hey, tonterías la justas, el Word y el Foto Xop hacen maravillas, ya os lo he contado varias veces, y mira, pues que falsifiqué el CV, como la Cristina y demás políticos, visto que no pasa nada, pues oye, lo hice y coló. También la tarjeta del transporte y un título de Maestro de Vudú, algo que tenia planeado, un cursillo de esos que hago esporádicamente.

Actualmente trabajo en Niu Yor Maño, periódico de la población de Jaca (Huesca), el mejor de la ciudad y también el único. Pues todo iba bien, yo iba haciendo mis artículos, de cocina, de accidentes, de chafardeos y corruptelas políticas, vamos que tocaba todos los palos.

Pero llego un día que mi jefe me descubrió, y es que el sello de la Uni era de la Farmacia de mi barrio, Farmacia Paco “el hierbaluisa”, especialidad en hierbas y boticas diversas”. Se puso como un basilisco, más que nada porque yo descubrí la trama Gurtel, Noos y uno de Pujol, y muchos más mangoneos, pero como no era periodista, este pequeño detalle le hundió en la miseria. Le dio un infarto en el todo el corazón que casi la palma dos o tres veces. Pasado un tiempo, al salir del hospital, me dio un ultimátum.

– Mira Javier, antes de que nos echen del país o del planeta, prefiero callar y hacerme el loco, pero quiero una entrevista exclusiva y única. La entrevista de tu vida. Que sea un boom mundial. El no va más. Lo mejor de lo mejor, el sumun de las entrevistas…

– Joder jefe parece usted el José Luis Moreno, que se liaba a present…

– Mira cállate y escúchame, no sé que habré hecho en otra vida para merecer esto, pero haz la entrevista o te tiro por la ventana y después bajare y te atropellare siete veces con mi coche

– Estamos en una primera planta Sr. Losantos…
– Pues te tiro veinte veces, cabrón, mentiroso, me va a dar otra vez el infarto, quiétate de mi vista y ponte en marcha, ya!!!

Salí de aquel despacho acojonado. Y me dije, me pasa algo muy serio, creo que me estoy giñando, mira, me irá bien, así de paso pienso a ver qué coño hago.

Y se me ocurrió volviendo a casa en coche, así sin giñar ni nada, lo que sería la entrevista de la historia de la humanidad. Llegue a casa y termine de planearlo, me costó muchos esfuerzos, pero al final salió, llevaba casi cuatro días sin ir al excusado y no hay mal que por bien no venga y me puse manos a la obra. Por cierto, vaya tela de frase. Tengo que analizarla un día de estos.

Después de muchas llamadas y paseos, sustos, que sí, que no, que hoy no puedo, que me duele la cabeza, que tengo mañana una conferencia en Paris… Después de mil excusas lo conseguí…

Y, pasados unos días, aquí estoy, en una habitación, oscura, como el sobaco de un grillo, con dos abrigos, guantes, gorra de lana bufanda y botas de esquí. Hace un frío espantoso. Estoy entrevistando a la famosa….

____________________________

¡LA NIÑA DE LA CURVA!

519842947_1280

Es la única foto que se dejo hacer, ya veis que es fea como un frigorífico por detrás, con los ojos en blanco, buen, no se ven en blanco pero doy fe de ello, y los pies sucios, pero de asco de potar, muy mala impresión que daba. Y miedo.

La famosa niña, ya jubilada, por culpa de las rotondas y los zumbaos que van por la carretera borrachos y drogados.

– Es que no gano para sustos… – Dijo la niña, llorosa.

E inicie la entrevista. Le di al play de la grabadora…

– Hola Niña de la curva, que tal.
– Muerta.
Me paso un rscalofrio por toda la espalda – Joder, empezamos bien…
– Ya, ya… Eso ya…. Bueno, es que, al público, primero, le gustaría saber cómo te llamas.
– Mi nombre es Avelina Font Marset. Era natural de Girona.
– Que edad tenías cuando la palmas…, falleciste.
– Tenía 32 años y 1 día.
– O sea que falleciste el día siguiente a tu cumpleaños.
– Si, veo que tenemos nivel ¿eh? es usted muy inteligente y avispado… Jajajajaajajajajaj.

Una carcajada que se me helaron hasta los pipis que tenía en mi vejiga.

– Si, perdona, gracias, por la respuesta – joder, estoy acojonado con la pava blanca esta, que estúpida que es, pensé.
– No, no soy estúpida, la pregunta es la estúpida.
– ¿Lees el pensamiento?
– No, simplemente imaginé que pensarías eso. Eres muy predecible. Más clásico que la botella de litro.

Será gilipollas, pensé, y de inmediato, otra vez acojonado.
Me calle un rato a ver qué pasaba y no dijo nada. No lee el pensamiento.

– Una pregunta, nada, simple curiosidad. ¿Has intentado ponerte en una recta?
– Pues mira me agrada que me hagas esa pregunta…Pues no, una vez me coloque en una y me pase toda la noche en la acequia y entre los arbustos. Es que estaba muy mal iluminado. Terminé con una pulmonía que casi me revivo.
– Interesante.
– ¿interesante? Y una mierda. Tosiendo toda la semana, llena de barro y mierda de vaca, y que venían los coches y tosía, y creían que les paraba, sobre todo los taxis. Un desastre.!!!
-Vale, pues mejor pasamos a otro tema, pero no te alteres que me asustas cuando chillas así. ¿Cómo fue tu infancia?
– Pues como la de todos los niños, en la granja de mis padres, con las caballerizas, la calesa, aquel coche de mi padre para arriba y para abajo, los columpios etc…
– ¿Pero tú cuando falleciste?
– El un sábado, seis de junio de de 1966.
– Muchos seises no. ¿Tiene algo que ver con el diablo?
– Pues no, tiene que ver con mi madre, que se puso de parto el día 5 y tardo un huevo en parir. No busques donde no hay. No me seas paranoico. De verdad que es para echaros de comer a parte a los periodistas, bueno periodistas….
– Es defecto de periodista…
– Pero si no lo eres…
– Como lo sabes, que sabes de mi…

Un escalofrío recorrió toda mi espalda, desde el ojete hasta la cabeza, si otro escalofrío, que pasa.

– Jajaajajajaajajaa

Otra vez esa risa. Por dios. Me enerba o (enerva), ya os he dicho que suspendí.

– Naaaada, no te asustes, lo has escrito al principio.
– Ah… vale – se me quedó una cara de gilipollas, que no sabía por dónde salir. Y Avelina siguió hablando –
– En aquella época yo montaba mucho a caballo, teníamos percherones, dos caballos árabes y un cuidador de los caballos, ya te he dicho que montaba mucho. Hacía cortos viajes con el coche de mi padre, un Hispano Suiza, precioso. De color granate. Y sobre todo me gustaba pasear, por los senderos y las carreteras.
Siempre daba grandes paseos, por el bosque hasta que llegaba a la carretera de Barcelona. Allí ya me daba la vuelta y otra vez a la granja.
Mi padre era Guardia Civil, capitán de la Guardia Civil, un hombre muy recto y un poco cabrón, todo sea dicho.

– Bueno pues, transcurrieron los años y llegó el día de mi 32 aniversario…

– Mujer te has saltado media vida
– Oye, yo te cuento lo que quiero. Además gratis. Que quieres que te cuente. Voy a lo que te interesa, como fallecí. ¿Cierto?
– Si, si, si, si. Lo que tú digas.

Me temblaban las manos de ver a aquello, de pelo negro que le tapaba media cara, así como la de THE RING, pero en feo, como si se acabara de levantar con una resaca de tres días.

– Aquel día de Junio, amaneció por la mañana, como siempre hace, y era mi cumpleaños todo el día. – Yo para mi pensaba, menuda mongola la tía esta. – Mi amigo y el cuidador de los caballos me hicieron una fiesta. En aquel party en casa de Fredy, el amigo que te he dicho antes, un amigo mío del insti, que luego me entere que murió quemado al encender un cigarrillo en una gasolinera, había varias personas más que yo no conocía, los invito el para que hicieran bulto, yo no tenía muchos amigos. Era la típica niña, bajita, de pelo negro y piel blanca, como todas las niñas, hacia lo que todas, mataba gatos, torturaba perros e intentaba matar a mi padre y cosas de esas que hacen las niñas

Joder con la tía loca esta, yo estaba estupefacto y por el frio no había manera de pensar ni de dejar de temblar.

– ¿Nos puedes dar algún nombre Avelina? ¿Alguien famoso?
– Tú que parte no has entendido que no los conocía.

Con una voz, que de hecho eran varias voces, que hizo temblar toda la habitación. Fue espantoso. Me recorrió un escalofrío…., vaaaaale ya no lo pongo maaaaassss.

– ¿Sigo? – un eco retumbo toda la habitación….
– Si, si.
– Y salí a la carretera y me atropello un coche de la guardia civil y eso. Y ahora me aparezco en aquella curva de la carretera de Barcelona. Las demás niñas de la curva no son auténticas. Son chinas.
¡¡Yo soy la auténticaaaaaaaaa jajajajajaaj, Avelina Font Marset!!!!!!

– Joder que susto Avelina, me cago en mi puta calavera, vale, vale, ¿pero ya está?, no me has contado nada de la fiesta, ni nada de tus amigos ni nada de cómo te atropello el coche de los picoletos.

– Ya, es que tengo amnesia anterograda y gonorrea, al margen de que soy psicópata y sociópata y por eso no me acuerdo de nada casi nunca, oye, y es que encima me pasa algo que me preocupa mucho…. ¡¡ que estoy muerta gilipollas!!. De que quieres que me acuerda mas, ¿de lo que cene aquel día?. Y me voy que eres muy tonto, pero tonto todo el día. Te aconsejo que cambies de profesión, no sé, estudia filosofía para dar clases. Haz lo que te de la gana imbécil.

– Bueno Avelina, pues me dejas frío, a aparte de que aquí frío aquí, tengo las canillas heladas y las manos que no siento el bolígrafo. Pero he tomado notas y con la grabación ya me apañare.

– Jajaja jajajajarggggggg!!!! , Joder que en ahogo, el bolígrafo lo tienes en el suelo y la grabadora dice… la grabadora. Que gilipollas que eres. Hala adeu que te den “periodista”. jajajajajajajaja araghsgdjdghjddhg!!!! cof , cof cof (esto es lo de la tos que no sé cómo se pone), ya me he constipado otra vez, joder!!! Por culpa tuya, mierda de periodista, pon la calefacción rata.

No lo entendí, lo de la grabadora, pero al llegar a casa, puse la grabadora y me di cuenta de lo que me dijo la asquerosa pava esa. Solo se oía.

– Graaaaagreeeeaf

fgiaaaaahooooogrtataagaaa oyyyyyyy.!!!!!!

Unos gritooooos, unos ayyyys y rugidos. Que vinieron los vecinos y el imbécil del presidente de la comunidad.

-Oiga señor Javier que no se puede hacer obras sin permiso, lo odia la ley de propiedad horizontal articulo…

-Mira Gerardo vete a la mierda, no estoy haciendo nada, será la bruja del quinto que la he visto subir con un saco de cemento…

-Palla que vamos..

-Hala a tomar por culo – y lo he inventado, si no, no me dejan tranquilo.

Me quede acojonado. Menos mal que tomé notas. La madre que la parió. Mañana se lo llevare al jefe a ver qué dice.

Para el Niu Yor Maño de Jaca
©Javier Sánchez 2020

CLASE DE FILOSOFIA DE AYER Y ECONOMIA SUMERGIDA – Sesión 9876

CLASE DE FILOSOFÍA DE AYER Y ECONOMÍA SUMERGIDA – Sesión 9876

Hoy os relato la clase que tuve ayer. Fue en otro sitio pues me cambiaron de nivel. “Porque no daba el nivel”, me dijo el idiota del cardenal o catedrático, o como se llame ese que manda en la universidad. Así me lo dijo el vejestorio, todo serio con su gorra esa arrugada con una borla a un lado. Que le quedaba como una puñalada en un tomate. Fea.

Y me ha bajado a la planta (sótano) de los que necesitan apoyo y gente de clases nocturnas. Joder, menuda pandilla de trileros y delincuentes, universitarios, si, pero delincuentes. Os relato ya el rollo de clase que me inventé.

El aula, hoy me enterado que se llama aula, no se, nada oye, que así sea…, el aula. La verdad es que yo pensaba que era eso que te limpian los perroflautas de los para psicólogos chinos, pero no, ese otro “aula”. Pues nada que el aula.

Vamos allá..

Entre en el zulo aquel, bautizado como aula. Madre mía, vaya tela de sala. Color marrón oscuro, la madera que forraba las paredes, oye, que parecían trozos de ataúd, que mal rollo que daba. Unas bancadas viejas de la muerte y… los alumnos, madre del amor hermoso, vaya fauna por determinar, había unos veinte, la mayoria de excarcelaciones de permiso por días, otros salidos de reformatorios y cuatro o cinco bien vestidos, todos con un polo raf lauren y gafas de pasta, parecían el Kent de la Barbi Carlota. Mas arriba en la quinta linea, estaban los delincuentes de verdad, haciendo trapicheos y fumando, no me atrevo a decir nada por si acaso, arriba también, a la derecha, había dos bultos, supongo que serian dos alumnos muertos de hace tiempo ya. Joder que depresión de clase. Pero bueno soy profe de filosofía y economía black, vamos allá…

– Hola delincuentes buenas noches, los que tengáis que volver a la cárcel ya os podéis ir, porque esto va a durar un poco.

Follón en la clase, perdón, el aula, protestando y llamándome impertinente. A mi!! Con lo buena gente que soy. Que gentuza de verdad y que chusma.

– Oyes tranquis, es que vamos a tardar, porque no me acuerdo de todo y me he dejado los papeles en casa, pero nada, a vuestro rollo, haced lo que queráis, os quedáis u os marcháis, a mí me da igual, yo vengo a hablar de filosofía y mierdas de esas, que no se de qué os van a servir en la cárcel. Pero, oye, que yo voy a cobrar igual, osea que vosotros mismos. Bueno procedo.

– Hoy queridos delincuentes y frikis, vamos a hablar, entre otros lumbreras, de un tal Persepolo Proctólo, que manda cojones con el nombre. Me seguís pandilla?, vale. El tío este era filósofo y onanista, lo último ya os lo contaré luego, o no, depende cuántos se hayan dormido.

— Siiiii profe.

Que eso de “Siiii profe”, vaya piara de atontaos, pensé en voz en off.

– Pues este pavo dijo en el año 400 y pico ante del Jesú.

La soledad es una excelente compañía en muchísimas ocasiones.”

– Esto lo dijo el plasta ese, queridos ignorantes de la vida, que, por cierto, era uno de esos que también iban con túnica, que vivía en un chalet de esos con columnas grandes de mármol y habitaciones sin cristales, porque no se habían inventado, y siempre estaba solo el muy tontolahaba. De ahí lo de onanista. si hay algo que no entendéis, por favor no me preguntéis que no estoy de humor.

Claro, se entiende que todo el día solo por la casa, con todo el fregado, recogida la cocina, lavadora puesta y las camas hechas, pues se le ocurrieran frases gilipollas que lo flipas. Frases que 2500 años después os han perjudicado a todos vosotros más que la mierda de drogas que os metéis. Es que me quitáis la vida…

Mirad, si el pavo este hubiera o hubiese vivido en un edificio, con su comunidad, su portero chafardero, vecinas con rulos, jubilados con bastón y demás vecinos extraños, la Soledad, seria su vecina del cuarto puerta A y cambiaría toda la frase y no hubiera pasado a la historia como alguien de lo más normal. Además la Sole sería su mejor amiga. En definitiva que es que es una frase idiota la verdad. Pilláis de qué va esto? No verdad? Lo imaginaba.

Sigo…

– La mayoría de estos “pensadores” eran griegos o romanos, unos tíos que estaban todo el día tocándose los huevos o tocándoselos a los demás. Más que nada por aburrimiento, no por mala fe.

Elucubrando sobre el sentido de la vida, sobre la amistad, la vida otra vez, y así en un bucle infinito. Vamos lo que se dice, tocándose los huevas de esturión todo el día o perder el tiempo.

Elucubrar o elucubrando es como pensar, pero más fuerte, así como apretando el ojete. Esto lo digo, porque veo a los de la primera fila que me miran raro y creo que no saben que significa, es lo que tiene ser alumno del turno nocturno, que no os enteráis de nada.

– Hoy vamos a ir mas lejos….

Todos se levantaron de inmediato, uno que le llamaban el “Flash Gordon” ya estaba en la puerta.

– Eeeeeeeeeeh ande vais!!!

Solo he dicho que vamos a ir más lejos en la sesión de hoy, es una forma de hablar , joder pero como podéis ser tan torpes. Todos a sus celdas… digo a sus bancos, los frikis también. Y sigamos, veamos que frases. Por ejemplo, el amigo

Platón sobre Sócrates.

Pues queridos ignorantes, yo, antes de ser un ser superior en todo a vosotros, pensaba que la famosa frase era alguno de esos del programa de la tele de Mujeres y Mongolos y viceversa. Pero cual fue mi sorpresa, que va a ser que no, que fue él. El Platón ese.

Yo solo se que no se nada”.

– Es que tiene cojones la frase. Si la sacamos del contexto y aplicamos la legislación vigente del humor. Hay que ser vago, pero muy vago para soltar semejante frase y así deshacerte de la persona y/o interlocutor, terminando la conversación para siempre jamás.

¿Os imaginas? Que le sueltas el rollo de tu vida y le pides su opinión, entre lágrimas, y te dice eso…. Nada cojones ¿no? ¿Habéis entendido algo?, no imagináis nada, madre mía que negrura de cerebros. Bueno da igual, quedan cinco minutos, copiar los apuntes del friki de la esquina que parece que atiende y entiende algo, por lo menos gafas lleva y eso ya es algo.

Os digo, que, por ejemplo, a mi hijo por decir “no lo se y no se nada”, le suspendieron en álgebra, Geografía, gimnasia rítmica y recreo. Y a este hombre, por la frase esa, que es casi igual, le han hecho estatuas, y todos le veneran. Es injusto, ¿no os parece?, está gente de la docencia es muy rara, pero rara de cojones.

Atendéd que esto no acaba aquí, os cuento esto porque quiero que améis la filofofia digo filosofía como yo la amo. Vamos a por otra frase, esta del Socrates, (le tengo manía a este) en una tarde de agosto, todo retumbao en la cama, tocándose los desto, se le ocurrió.

“La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas.”

Y se durmió agotado hasta el día siguiente. Madre del amor hermoso. Vamos que dos amigos o amigas, como las de ahora que se llevan bien. Más sencillo oye. Es que este hombre se complica la historia hablando raro.

Y ya por ultimo y por no aburriros y que los de arriba vayan despertando, que no vamos a ir en nada, un tal Publio Terencio, 195 AC-159 AC..

Este se cubrió de gloria, el mongolo, y dijo, así a pelo… pero sin vergüenza ni nada.

“La misma mujer es un mal necesario“,

Todos en la cla… en el aula se descojonaron de risa.

– Hey, veo que vais entendiendo de que van mis clases…

Pues el pavo este, (que en la actualidad, estaría en la cárcel pa toda la vida, con vosotros), con esta perla de frase ya no tubo descendencia ni relaciones, ni nada. No le dejaban entrar en los bares, ni en los cines, quedo sumido en el ostracismo (que no se lo que es, pero me encanta esta palabra, ostracismo, repetirlo conmigo, ostracismo, suena como a parrilada de marisco).

Todos repetían la palabra y reían.. como mola ser profe… vaya pandilla…

– Le terminaron llamando el Onano, de ahí viene la palabra pajillero, que viene del latín Ona, paji y nano, llero. Pues el Onano se junto con amigos raros y murió atropellado por un tranvía en Roma, o algo así he leído, es que tengo sueño.

Bueno, ignorantes de la vida, con esto ya no se qué contaros más, a parte que tengo sueño que ayer llegue a casa con un pedo que te cagas, que parecía un somelier desviado. Hala, ya os podéis ir a tomar por cu… a casa o a la cárcel o a hacer lo que debíais. Venga circulando…

©Javier Sanchez 2020