Aviso a la población.

Se acabó el chollo de ir con la máscara riéndome de la gente, sacandoles la lengua e insultandoles cuando me parece bien. Aunque yo seguiré llevando la máscara, por protección y por lo anteriormente expuesto.

Alguna ventaja deberemos de tener los feos.

© Javier Sánchez junio de 2021 por la tarde.

Información a la población mundial.

A ver, según unos estudios efectuados por la Universidad de Osfor, que se ha hecho paralelamente a las pruebas de la vacuna AstropajoZenca. Se informa verbalmente a los cuñaos, enterados, listos, entrenadores de grada, nuevos epidemiólogos, amigos fantasmas y demás fauna en auge, vacunada o no que:

¿Sabéis o tenéis conocimiento, de que existe una posibilidad sobre eso de ser un boca chancla, no me callo ni debajo del agua con un ancla en el pie y una piedra en la boca? En lugar de producir vergüenza ajena y ganas de daros una hostia con toda la mano abierta a todos los de vuestro alrededor. Es la de decir lo siguiente y citamos textual:

  • La verdad es que no sé, no tengo ni los datos ni los conocimientos necesarios para poder opinar sobre este tema.

Se puntualiza en el estudio lo que ganaríamos en protectores de estómago, antidepresivos y demás medicación anti asesinato, así como un fundamental elevado estado de bienestar.

Gracias. Es una gran paso para la humanidad.

Javi
Director de la Universidad Nocturna de Barcelona la Nuit

© Javier Sánchez mayo de 2021

Subasta

Se subasta este cuadro en la sala japonesa de subastas TEPIDO LOKEKIERO. Ubicada en la localidad de Noruega de Ēgnjåbrien.

TEMA: “Nueva era de la pintura”

AUTOR: SERAPIO GARCIA MCHALAN
TITULO DE LA OBRA: “Bodegón siglo XXI”

PRECIO DE SALIDA: Dos millones de euros Canadienses.

Obsérvese la calidad del brillo de la acuarela al agua oxigenada y gel desinfectante hidro alcohólico. Un trazo firme indudablemente proveniente de la escuela de “Pinta y colorea” y un excelente color de paleta de EPSON.

Plato diseñado por el cocinero chef y agente de seguros Don Rafa Fujitsu Ori. Empatado con cama de lechuga del Serengueti y esferificación de caldo de cabeza de atún en escabeche…, perdón esto no es de aquí ,es de una publicación de mañana.

Pues eso, que el cuadro mola, ya no se harán Bodegones como los de antes. Que lo sepáis.

© Javier Sánchez abril 2021

Cita a ciegas, como librarse cuando ya es tarde.

Hay gente que busca pareja incesantemente, en todos los sitios, en webs, en app, en el super, en la calle, en un atraco, en un tiroteo, oye en todos los sitios. A veces desemboca en algo que se llama cita a ciegas.

Una cita a ciegas no es que vayas a una cita con una venda el los ojos, eso es una tontería, aunque… oye así, puedes conocer a alguien muy interesante, pues no ves lo que hay delante y “ves” o sientes a la persona que tienes delante, eso sí es que te sientas en el sitio correcto y no en la taza del WC.

Bueno a ver, una cita a ciegas es cuando uno como yo, va desesperado por quedar con alguien, para cenar, para lo que surja vamos. Pero es que en ello hay un riesgo, que no te guste la persona o, lo que me pasa siempre a mi que, no le guste yo.

Para ello tengo un truco infalible que, mi tío abuelo José Mari, me contó y lo puesto en práctica varias veces, ojo que a mi también me lo han hecho.

Me explico: Si la otra persona no me gusta y/o atrae, pues para no dejarla allí plantada y/o mentir con el famoso “ya te llamaré cuando los pingüinos vuelen”, se procede a, por ejemplo en una cena. Cuando va avanzando, en un momento dado, comienzo a hablar de múltiples formas de cometer crímenes, haciendo que me tiemble la mano y parpadeo nervioso en el ojo izquierdo, cuando hablo de ellos. También procuro pedir carne poco hecha y me la como lentamente, haciendo el ruido con la boca que hacía Aníbal Lecter, dejando que me caiga una gotita de sangre por la comisura de la boca. Y si no se percata, a pesar de los esfuerzos, remato la cita diciendo:

– ¿Alguien sabe que estás aquí?

Oyes mano de santo.

Para más información sobre cómo escaparse de una cita que no te guste y recetas de cocina escandinava, llama al 666.98.666

(Solo mañanas)

Preguntar por Javier Sánchez

© Javier Sánchez abril de 2021

Eso de la montaña que no va… o viene

Investigadores de la Universidad de Llale, entre los cuales hay, geólogos, topologos, ingenieros de caminos, alpinistas, ginecólogos y demás estudiosos adjuntos, que no tenían nada que hacer, de otras universidades de todo el mundo, se han unido para estudiar e intentar descubrir cuál es el nombre y ubicación real de la famosa montaña que debía de ir a ver a Mahoma.

Un estudio que más que nada es para salir de esa horrible incertidumbre que asola a la humanidad o a veinte o treinta seres humanos, oye, que no vaya a ser que es que estaba muy lejos y por eso no iba, o algo así y también por qué el tal Mahoma ha ha hecho un comunicado oficial, que él no va. Que pa que.

Para “Noticias del Mundo”
Javier Sánchez.

© Javier Sánchez abril de 2021

Cosas raras me pasan oye

Entré en la sala de espera de mi loquera (la que me envió a las clases de yoga, si lo recordáis) y me dirigí  directamente a las sillas, si, esas sillas de los ambulatorios que te borran la raya del culo de lo duras que son. Solo había una libre pues había bastantes pacientes, la gente está muy mal en la época que estamos pasando, yo no, yo ya lo estaba de antes, pero ellos no lo saben. Me senté al lado de un tio raro, con el pelo blanco y vestido como los de ABBA, todo brillante él, bueno al lado no que había una silla de por medio que no te podías sentar, la mierda del bicho que nos está separando a todos, ya sabéis.

Pues el tío estaba subido con la piernas recogidas en el asiento, como “toro sentado”, el escultor más famoso de EEUU. A mí me sonaba mucho esa cara, los que estamos piraos de la cabeza, nos suenan mucho las caras, no se eso me dijo la loquera, pero vamos que en ese momento no caía.
En un momento dado me giré hacia él para preguntarle si estaba la loquera y si había empezado la visita. Oye que se giró de repente y me soltó una frase que también me sonaba muchísimo, como su cara de loco. Me dijo:

– Mira carapasillo, he visto cosas que nunca imaginarias, batallas más allá de la discoteca Orión, gente que se hablaba con una mesa de por medio, gente que se daba los buenos días, cafés que duraban horas y conversaciones que duraban cafés, música que se quedaba en la cabeza todo el.dia, durante décadas, abrazos y besos que duraban horas. Y todo eso sucedió por las calles de mi ciudad. En los tiempos de las sonrisas.

Me quedé mirándole como un búho en una habitación a oscuras En ese momento me llamaron desde dentro del despacho de la loquera y ahí se quedó el tío encima de la se la silla hablando con un tío que se creía Napoleón.

Que cosas más raras me pasan.

© Javier Sánchez octubre de 2020