Sí y No

Sí y No, dos palabras con el tempo más serio, posiblemente el más importante y definitivo de nuestras vidas.

Sí y No, las dos palabras que dirimen nuestro destino.

La mayoría de nuestros problemas, de nuestras penas y decepciones, son causadas por decir No, demasiado rápido, a cualquier novedad que aparece en nuestra vida, sin pensar en la auténtica y profunda belleza de la misma.

Y el decir , cuando ya es demasiado tarde.

© Javier Sánchez 2019

Anuncios

​LA INVASIÓN DE LAS BICIS MALEDUCADAS(sin generalizar)

Amparándose en ecologismo, en la protección del medio ambiente, en la proteccion sobre la contaminacion acústica. Tenemos de un tiempo a esta parte una nueva fauna, los ciclistas.

Primero los urbanos. Que los finde se convierte en montañero .

Los ciclistas urbanos, los mismos que utilizan lo que a los contribuyentes (incluido alguno de ellos) nos ha costado una pasta, pero una pasta, en carriles especiales, carriles, por cierto, sometidos a las normas de circulación viaria, como el resto de los mortales, como el que tiene coche o moto.

PERO… con la excepción que, ellos no pagan impuesto de circulación, no pagan seguro de accidentes, y usan las instalaciones, no llevan casco, ni chaleco reflectante y el 99.99% ni respetan la mencionada norma de circulación viaria. Ni la mayoría la conocen.

Los que invaden y comparten, la mayoría avasalladora y prepotentemente, con los peatones las aceras, los mismos que por las calles estrechas, pasan por la acera a un palmo de las salidas de las fincas a toda velocidad, con el consiguiente peligro físico de los peatones.

 Los mismos que se saltan los semáforos en rojo, los mismos que pasan olímpicamente de la rotondas. Los mismos que circulan por los pasos peatonales esquivando peatones a gran velocidad. Los mismos que si les dices algo, te envían a la mierda o te insultan, aprovechando la ventaja de ir en bicicleta y lo hacen a una distancia prudencial. Como protección para si mismos.

Eso sí, respetan el medio ambiente, no hechan humo. Pero no respetan el medio del ambiente. Osea por donde y con quien lo comparten.

Eso sí, respetalos, pasa a una distancia prudencial, sobre todo cuando van de a cuatro por la carretera, de cachondeo y pasando olímpicamente de lo que venga por detras.

Respetalos cuando en una aglomeracion peatonal pasan por encima, por en medio o por debajo de quien sea, para poder pasar ellos primero. Sobre todo respetalos.

Los de Montaña, días antes urbanos, los que tampoco contaminan, pero van por donde no deben, si, y lo saben, por caminos exclusivos para personas, no por los marcados para ellos, y fuera de marcas horadando la montaña. Destrozandola.

Bajando a gran velocidad por las pistas de montaña. Por donde circulan personas. Con el riesgo de topar con alguien y una bicicleta a 40 o 50 km hora, no la frenas. Terrible. Yo lo he visto.

También sin ninguna responsabilidad civil o de accidentes. Sin nada. Casco solo

Eso sí respetalos. Por que te plantan cara de inmediato. Y las peleas llegan rápido.

Repito, no todos son iguales, los hay que respetan todo lo respetable. Por supuesto.

No somos un país lo suficientemente educado para la educación de la bicicleta.

Y ya se que el que ha ido cuatro veces en bici y el psicópata que desciende a 50 km hora por una pista de montaña, ahora saltará encima de mi cuello a explicarme

que todo es mentira, o llamarme retrógrado, que todo es una exageración, que son los coches los que contaminan y ellos no, etc. Con eso solucionado el tema.

Educación y responsabilidad. Paga como yo lo que usas. Y el derecho a circular. Y ten los mismos deberes y responsabilidades que el que tiene un coche o moto. Las mismas.

©Javier Sánchez 2016