La batalla del alba

La pura, blanca y húmeda neblina cubría el camino del inicio del bosque bajo, camino al frondoso verde y antiguo.

Desde el mismo fin de la ciudad, desde el mismo principio del bosque, asfalto y verde, cemento y árbol, una línea negra separaba el fin y el inicio de la natura y la antinatura devoradora de paisajes.

Una guerra silenciosa e inexorable se libraba cada noche, natura defendía su ancestral posición y tomaba rincones y grietas para tomar posiciones poco a poco. Cada noche, con la alianza de la cuna de la vida, ganaba terreno al negro prehistórico y a la tierra maltratada convertida en piedra.

La pura blanca y húmeda neblina cubría el camino del inicio del bosque bajo, camino al frondoso verde. Hacia el otro mundo, el antiguo, donde yacen los sueños, inicios del hombre.

Y cada día, cada mañana, el hombre, que olvidó de donde proceden sus sueños, limpia rincones y grietas. De la batalla resuelta al alba.

Pensando que hace bien. Arrancando sus sueños.

.

©Javier Sanchez 2019

Anuncios

MAGIA

Hace falta mas magia en este mundo. Ya carecemos de ella. La perdimos entre aceros, cementos, prisas, envidias, ambiciones desmedidas y la ausencia de sonrisas.

Hay que prestar atención a la vida, a la que vivimos, sí, la que vivimos, esa otra, la que nos vive, es otra cosa. Es la ladrona. La que nos roba los colores y los amores.

Debemos dejar salir esa magia, cada día, con cada palabra, escrita o hablada, con cada gesto, con cada sonrisa. Esa magia que estalla con una lágrima de alegria, esa magia que te pone nervioso. Esa magia que da una caricia suave y te calma el alma.

Esa magia, hay que intentar palparla, ha de cortarse en el aire, debemos de reinventarla, recuperarla de las sórdidas luchas para ser cada día mas feliz. ¿Más feliz?, ¿comparado con qué, con quién y porque?. Ya se es feliz, entre problemas, ahí está la felicidad. ¿Alguien dijo que sería fácil?

Y es que buscando la felicidad, constantemente, no vemos que perdemos la vida y esa magia de la que hablamos, he ahí el misterio.

Los sabios dicen que, la magia, se inventó alla por cuando eramos enanos, cuando los muebles de casa eran enormes. No llegabamos a coger las galletas. Cuando las manos eran grandes y te protegían.

Aquella magia que, cuando te dormías en el sofá de casa, o en el pecho de papá, aparecias al alba en tu cama. Quien no sueña con aquella bendita magia. Hay que soñarla porque no se fue, esta escondída, entre las arrugas de nuestro tiempo.

Debemos de recuperarla para volver a aprender a sonreír, a ser capaces de reconocer el puro olor a la lavanda, entre los mil olores inventados, que no nos sirven para nada.

Hemos de recoger de debajo de nuestra antigua cama, esa magia, que nos hará recordar, que una vez fuimos felices, sin necesidad de ninguna ayuda.

Pero de verdad.

.

©Javier Sanchez 2019

Un beso

Estaban hablando, de pie, uno frente al otro, de la sonrisa de la gente que se ama, de esa sonrisa dibujada por el pintor de las alas blancas.

Estaban hablando, de pie, uno frente al otro, de esos ojos que no ven más que los ojos que tienen delante. Que no ven la maldad, que no ven nada, que tienen esa mirada ciega que deambula entre algodones.

Y sin mediar más palabras, ella, recupero las manos de el, las acompaño a su cara y le besó, le besó, sintiendo que el mundo se hundía a su alrededor, le besó sintiendo las lágrimas en los ojos y la cálida alquimia del amor que recorrió su cuerpo y le adormicia la cabeza.

No sentía nada, solo algo que le separaba del mundo normal, creía, mientras besaba a aquel hombre, que jamás podría explicar ese sentimiento, ese poder que la poseia, esa dulzura, la bella pluma que acariciaba su alma, y la bondad que le acompañaba.

Simplemente pensó, nunca volveré a besar a nadie, a nadie que no seas tú, porque no habrá nada, no existirá nada como besarte, como besarte el alma como lo he hecho.

.

© Javier Sánchez 2019

Pastillas de colores

Me duele tanto el aire que me rodea. Me duele cada mañana al mover un dedo, hasta que la oscuridad cierne mis ojos al cerrarlos vuelve a doler.

Me duele esa incomprensión, esa incultura de la gente, que juzga sin saber, sin sentir que no vivo, solo duelo y sobrevivo.

Amigos que no aceptan y critican, y que se van auto eliminando a lo largo de tu vida. La verdad, no lo eran. Lagrimas de soledad, de incomprensión, de impotencia. Sociedad que te anula, te fustra, te excreta por la sala del medico, de medico en médico. De amigos, solo te quedan los mejores, los únicos, los que se sientan a tu lado y te cojen la mano.

Me duele el dormir y el no dormir me lleva al agotamiento que me lleva a mas dolor, a estados febriles. A médicos que no aceptan lo que no entienden, y si lo entienden no lo aceptan, por que no esta en los escritos. Y mas pruebas y pruebas, cuando la prueba del sufrimiento la tiene delante. En carne y hueso.

Pastillas de colores para el dolor del cuerpo y del alma. Solo eso. Nada mas.

Ayer conocí a una persona que padece fibromialgia y me disolvi en un vaso lleno de mis propias lagrimas.

© Javier Sánchez 2019

Solo o soledad.

0 y 1, ceros y unos. Binario. Si o no.

Lo seres humanos, las personas, la gente no es así. No somos asi, ni mucho menos.

Las personas tenemos términos medios, no todo es blanco o negro. Es que también hay grises.

Hoy discutía con una amigo, bueno no discutía, teníamos un diálogo intenso, sobre un texto de algún monje budista muerto, que soltó una frase después de estar veinte años pensándola, sentado en una puta piedra. Con todos mis respetos al que realmente la inventó o pensó.

La frase decía más o menos asi:

“La mejor edad de una persona es cuando deja de esperar que la felicidad provenga de otra persona, o de fuera. la mejor edad comienza cuando se tiene amor propio, respeto por uno mismo y no se pierde la dignidad por nada del mundo, aún si esto significa quedarse solo”.

Me quede un rato pensativo. Y empecé a asombrarme. No lo entendía asi. Lo siento, bueno, no lo siento, es mi opinion.

Y le conteste que:

– En mi humilde opinión esperar que la felicidad, lo que produce felicidad, osea el conjunto de sensaciones que la producen, no provenga ni de alguien, ni de algo externo a tu persona, es cuasi imposible de llevar a cabo, que suceda. Pues la felicidad, se quiera o no, procede de sensaciones externas que producen en la persona sensaciones internas, buenas y malas, evidentemente si son conocidas como felicidad. O supuesta felicidad. La cual, tiendes a divulgar de la forma que sea.

En lo mencionado a amor propio, dignidad y respeto por uno mismo, por supuesto, estoy de acuerdo que hay que tenerlo, pero llevarlo al límite, para conservar ese estatus, de que si es necesario, el coste sea quedarse solo. Pienso que eso se transforma en prepotencia, vanidad, autocomplaciencia.

No creo que sea muy humano pensar como reza esta supuesta cita.

Y por supuesto, vaya por delante, que es mi humilde opinion, la soledad, la voluntaria, por mucho que se diga y we intente justificar, no es del todo una base humana. En los albores de la humanidad sapiens y no sapiens, hemos tendido siempre a agruparnos, el agrupamiento, ha sido su base fundamental. Algo muy significativo ¿no?

Ya se que me dirás que es una decisión muy buena y hay muchísima gente que lo decide, el estar solo. Y lo respeto, pero no lo comparto. Tambien este último termino es algo humano. Y es que no comparto la sensación que produce que alguien te pase por la cara lo “feliz” que es, viviendo solo.

Pero es que estar solo, indefectiblemente desemboca, aunque sea una hora al día en soledad pura y dura. Y no es lo mismo, estar solo que la soledad.

Y creo que ahí, hay una parte de, falsa autosuficiencia, egoísmo y/o egocentrismo cuando se predica. Y un craso error o mala interpretación.

También puedo estar equivocado.

Por supuesto. Faltaría más.

Y vaya por delante que no me rio de la decisión de mi amigo, ni por un instante, solo y simplemente que no le entiendo y no la comparto.

Mi amigo me ha contestado:

“Para mi la felicidad viene de dentro”

– No lo entiendo, ¿de dentro de uno mismo se produce felicidad,?

¿Sin ninguna connotación de otra persona o alteracion circunstancial externa .?

Eso no es cierto, la felicidad, por asi llamarla de alguna manera, no se produce en una fábrica interior.

No la creas tu solo.

A no ser que te inventes un mundo feliz, que no existe.

“y es una decision, la de estar bien sean las circunstancias que sean las que me rodeen”

– Entonces, me quiere decir que ¿no le afecta nada malo de lo que le pueda llegar a rodear.?

Eso es mas conocido como egoísmo. Y falta de empatia.

Porque, circunstancias malas, haberlas, las hay. Todos las tenemos. Y muchas cosas perjudiciales.

¿Solo le afecta lo bueno.?

“de disfrutar de las pequeñas cosas que me sacan una sonrisa como el olor de un café recién hecho, del mar o de un bosque tras la lluvia… ”

– Esto es todo bueno, no hay problema, así, escogiendo esto todo el mundo es feliz. Pero disfrutas, del café, mar o del bosque tras la lluvia. Todo elementos externos.

“Eso es lo que a mi me funciona. Lo simple. Porque yo lo decidí así, y si yo estoy bien mi mundo estará bien…”

– Eso lo entiendo, “si yo estoy bien mi mundo estará bien”, pero no cuadra con el texto budista.

Si estoy en medio de una guerra ¿no me afectarà la situación y seré feliz igual.?

¿Yo estaré bien.?

¿El estímulo de una guerra en la puerta de casa no te afectará.?

No lo entiendo. O yo soy muy tonto o hay gente que vive a un nivel muy superior al mio.

Confundimos la soledad, el estar solo, el egoísmo, el yo y después el mundo. Pero tenemos internet, Facebook, WhatsApp, Telegram, miles de comunidades de comunicación para contactar con el resto del mundo, hasta la radio y la television, y te dicen…

“es que ese no es mi mundo”.

Si es tu mundo compañero, aunque intentes evitarlo.

Vanagloriase de estar solo, no es bueno. Y en el 2019, en la era de la comunicación, cuasi incongruente.

©Javier Sánchez 2019

Esclavitud, made in Spain

En esa España, en la que deberiamos votar la abolición de la esclavitud que tanto duele y no vemos.

Si, si, esa esclavitud con nomina y numeros al límite de la vida.

Si, si, esa esclavitud que demagogos y empresarios patriotas tienen atada con la cadena del hambre y del miedo, sin papel de por medio.

Los de el domingo de misa, a euro el pobre de la puerta de la iglesia y chacha de pais latino, a cuatro euros la hora de esclava, pero, eso si, con el perdon de la confesión.

La esclavitud que esa España rancia, prepotente y anacronica mantiene, con el pelo engominado, bandera patria que encinta la muñeca.

La esclavitud de esa España de trabajar 10 horas y te arriendo por cuatro, ponme un vinito y unos percebes, que ando agotado con los problemas de la fabrica.

Este pais de pandereta, de paletada de chato de vino sin levantar cabeza hasta que, en la tele del bar, empiezan los deportes, aunque hayan cantado muertos en el mar, robos por doquier y mentiras de políticos, que ni conocen, ni les interesa. Vaya golazos ha marcado Messi.

La que dice, entre aceitunas y palillos, que el inmigrante le roba el trabajo, no paga impuestos, que me han dicho que lo tienen todo. El hijo del nieto del que tuvo que emigrar a Alemania, pero no recuerda su propia historia. Ni le interesa. La bandera patria le dara de comer.

Y es que no recordamos que fuimos esclavos, allá por el blanco y negro y somos esclavos ahora, con los mismos colores.

© Javier Sánchez 2019

Si un día

Si un día te cruzaste con aquellos ojos, aquellos ojos que pararon tu respiración, y simplemente pasaron por tu mente, dos frases… mi amor, mi vida.

Si aquel dia, aquella mirada, aquella sonrisa, fue capaz de detener el mundo que te rodeaba, y simplemente pasó por tu mente, eligeme por favor. Perdiendo la vida sin perderla.

Si en ese momento piensas que es una bendición, y crees que alguien te tiro desde el barranco más alto de los cielos para caer, en este mismo instante, a su lado, frente a ti, a tu alrededor. Y solo piensas, eligeme por favor, no quiero terminar sin tí.

Si un dia os pasa lo que me pasó a mi, hace decadas, que en la vida pasó por tu lado, tu otra vida, hablad, llorad, arrodillaros, y decidle, mi amor, mi vida, no me preguntes porqué, pero a mi me dijeron que viniera aquí hoy, y aquí estoy. Eligeme por favor.

© Javier Sánchez 2019

Fui tú, soy tú, seré tú

Soy un ser humano, no un macho.
Soy el final de tu futuro
Soy el que te miraba de soslayo, cuando tu me mirabas a escondidas.

Soy más inteligente que antes de tí.
Soy algo especial, para mi, por ti.
Soy quien soy, a causa de lo que fui, porque dependia de ti.

Soy tus lágrimas
Soy tus sonrisas
Soy tus manos
Soy tus ojos y tu voz

Me enamoro cada día, por que me enseñaste asi, a no perder la vida de vista.

Veo las flores con todos sus colores.
Soy tu tesis vital.
Soy un baño caliente y tu dolor de espalda

Soy un sincero llorador, pues evitaste que mintiera al respecto
Soy la risa con, que no, de.
Soy tu letra, dibujada en mi mente, lienzo de vida.

Soy un sentimiento, que pulula desde que mi razón te hizo caso.

Soy tú, madre, soy mujer tambien, porque soy y seré siempre tu hijo, mujer suprema.

Soy tú, madre. Te amaré toda mi vida. Mujer.

© Javier Sánchez 2019

Declaracion oficiosa

Sirva el presente escrito como afirmación y petición fehaciente a la opción de renuncia a ser adulto.

A saber.

Fundamentos:

Porque quiero volver a dormirme en el sofá y despertarme en la cama.
Porque quiero ver a mi padre desde abajo, cogido de su mano.
Porque quiero volver a ver la mirada de mi padre.
Porque no quiero sufrir las envidias, ni tenerlas.
Porque quiero volver a ser inocente.
Porque quiero llorar cuando me de la gana y que me abracen.
Porque quiero mi bocadillo de pan con chocolate.
Porque me gusta el olor aquel del colegio.
Porque quiero un beso de buenas noches de mi padre.
Porque me gusta aquel olor a leche y pan.
Porque el olor de las manos de mi madre no se me ha olvidado.
Porque quiero volver a jugar con mis amigos en el descampado.
Porque no quiero arroparme solo.
Porque no quiero que, de la mañana a la noche, un inepto me diga lo que tengo que hacer.
Porque no quiero pasar esa durísima enfermedad llamada amor y desamor
Porque quiero volver a hacer el payaso y que nadie me diga nada.
Porque vería a mi abuelo.
Porque todo sería mas puro
Porque no tendría veneno en la sangre.
Porque quiero que la imaginación me vuelva a atropellar.
Porque usted no me deja vivir.
Porque no quiero ver al de la bata blanca.
Porque nadie me contó que, a veces, esto de ser adulto, sería tan duro

¡¡¡Porque no quiero, me niego a ser adulto, coño.!!!

A quien corresponda, a la espera de sus noticias, a la mayor brevedad posible.

Atentamente.

©Javier Sánchez 2019

Por la noche, cuando morimos…

Cada noche, todas las alegrias y todas las penas callan, se sientan en un rincón y esperan, recogiditas y sin molestar, con las manitas entrelazadas.

Cada noche llega el momento de perder la guerra durante unas horas y ganar las fantasias negadas durante todo el duro día.

Cada noche, cuando enmudece el dia, nos vamos apagando cual vela y morimos por un rato.

Solo es un rato, a veces es un fugaz.

Hay que ver, y decimos que le tenemos miedo a la de negro, pero cada noche nos pasa lo mismo.

©Javier Sanchez 2019

Un ruego a la dama

Favor os pido, bella dama, cuidad de la luz de mi amanecer, pues de cierto os digo, que tengo miedo a la oscuridad que se avecina.

Mujer de dulces sedas, alumbra mi vida, preciso de vuestra belleza y pensamiento para ver mi mañana.

Nunca nadie habrá, como vos, para que mi futuro no sea incierto.

Porque, mi alba, soy quien soy, soy como soy, solo cuando vos estais a mi vera.

 

 

©Javier Sanchez 2019