La verdadera historia de los Superheroes – entrega 1 – Batman

Prólogo. (eso de empezar)

Vamos a ver, a que se llama super héroe, personaje, individuo con super poderes, o mas molón que el resto del mundo o como le quieras llamar. Pasearemos por la historia de algunos se estos individuos/as, que en mi super megafashion humilde opinión no eran o son tal y como nos cuentan.

Empecemos por este mismo que me a o ha venido a la cabeza : (la verdad es porque me ha dado la gana. NOTA DEL AUTOR)

________________________________________________________________________
BATMAN, EL HOMBRE MURCIÉLAGO.

En realidad, su nombre era Albert Lake Full, multimillonario, que se hizo de la nada, cosa que nunca me he creído de los multimillonarios, para ser multimillonario has de explotar a gente y pisar muchas cabezas. O que te toque la lotería siete u ocho veces como a los políticos.

Alberto, es natural de Roquefort, Francia, donde hacen la copia esa del queso de Cabrales, se trasladó a Madrid, a la temprana edad de 5 años. Ya con la edad de trabajar, a los 12 mas o menos, sus padres lo pusieron a robar bolsos y carteras, esto sucedía en el rastro de Madrid y en los encantes de Barcelona, que es como el rastro pero ahora con menos glamour que el de Madrid, y asi poco a poco, robando bolsos y carteras fue montando tiendas de ropa y a la par, material militar y se hizo muchomillonario. Se comenta que Velvet es de su propiedad, Zara y Charcuterías Alberto “Lo tenemos tólaño abierto’.

Alberto fue creciendo, pisando cabezas y hundiendo en la miseria y la mierda a gente incansablemente y sin miramientos, y a la edad de 34 años le dio un siroco y empezó a ponerse capas y cascos con orejas puntiagudas y a hablar como Sancho Gracia con resaca. Bueno realmente empezó a ponerse faldas y tacones, pero no se veía y cambio a lo anteriormente comentado.

Se convirtió en un zumbao, que conducía a 320 km. con un coche extraño que diseñaban en su tienda de ropas al por mayor. Por cierto yo me compre uno de esos trajes para Jalogüin y me tropezaba con la puta capa constantemente. No lo compréis.

Yo no se como el Batman ese podía caminar con la capa, la huevera, el pecho lata y con mas aperos que el inspector Gadget.
Este tío, de paisano, tenia voz de pito, así como Florinda Chico o Franco, pero se ponía el traje y parecía que había comido erizos con tabasco. Solo salia por la noche. Al principio a beber, porque era un borrachuzo de cuidado, pero a beber como si no hubiera un mañana, se bebia floreros, piscinas, charcos, etc y después a atrapar malotes. Cuando se le pasaba la taja. O con la taja ya si había alguna emergencia.

Unos saltos que me daba y unas hostias que se pegaba, que era para rechinar los dientes. Y hala saltando p’alli y p’aqui.
Encima no veía bien, menudo superheroe, veía menos que un gato de escayola. Y como tampoco era un lumbreras, así le iba (entre el cegatismo de ojos y el cegatismo del alcohol era un peligro para sí mismo y para la población).

Termino por salir solo a atrapar malhechores por la noche. Hasta curas llego a atrapar, decía que eran super villanos. Razón no le faltaba, pero vamos que se pasaba un poquito el murciélago.
Por cierto ¿Que pasa, que solo se delinquia por la noche? No me jodas. Así le iba que volvía a casa todo lleno de moratones y hecho una pena. Y cada dos días gafas nuevas. Menos mal que tenía a Jeffrey, el mayordomo, que tenia unos 160 años, si no, no me cuadra, por que ya lo era con los padres. Cosa está que también extraña, por que al principio he dicho que se había hecho a si mismo, por lo cual o me he equivocado o lo estoy contando mal. Pero bueno vosotros ya sabéis de que hablo. Y si no os gusta pues nada. Haceis clic en la etiqueta de “humor” y leéis otro relato, que hay muchos.

Alberto (Batman) en sus incursiones nocturnas, después de haber ido al oculista y ponerle las gafas nuevas de la semana, el oculista le puso dos pedazo de lupas que veía hasta los ácaros del aire. Pues eso, que me disperso, pues que conoció a un madero, y se hizo muy amigo de él, un madero pesado, plasta y mas soso que un bocadillo de pan rallado, y que sólo hablaba de planes y rollos de cojer a un tío que sale en la baraja del Poker.

Batman hablaba mucho con él, pero acostumbraba a dejarle con la palabra en la boca casi siempre. Mientras el otro hablaba solo en el porche de su casa, Batman ya estaba en la Batcueva (un puto sótano de su casa que iba a dar a una cueva que te cagabas de grande), ya se había duchado y cenado. Y ya tenía el pijama puesto. Y el madero largando el balcon de su casa. Unos mosqueos que me pillaba el madero, que pa que te cuento.

Un poco cabrón si que era (el batman). O es. No se, ya confundo la ficción con la realidad. Sin ir mas lejos, ayer pensaba que Rajoy era de Podemos y Pablo Iglesias invento el PSOE. Imagínate como estoy.

Pues eso, que mas… , ah si… Y lo de la luz en las nubes con el logo??
Y si no esta nublado que pasa. Y si es de día?
¿Que no hay móviles en Metrópolis o como se llame la ciudad esa?.

Ademas las malas lenguas dicen que estaba liado con Robin, vaya tela… con el payo murcielago. El pobre Robin que se pasaba el día tirando flechas en el bosque y todo eso. Una pena, pero contra el amor no se puede luchar. Y si lleva flechas, menos.


Vamos, que el Batman, era o es un tio raro de cojones, que empezó vendiendo ropa y acabo siendo un superheroe. O algo asin. Todos sus aperos y gadtges empiezan por la silaba Bat..
Batcueva, Batmovil (el coche), Batcelular (el móvil), Batsopa, Batcroqueta, Batrobin, Batgayumbo, BatRobin.
Y así hasta el infinito y más allá.

Ahora ya sale menos, tiene unos setenta años y la cadera rota. Por lo de la capa. Se la piso cuando iba a saltar de un edificio a otro, persiguiendo al Jocker ese, y se metió una toña que pa que te cuento.

Ah!! Del Jocker no hablo, porque no se me ocurre nada. Un tío rarisimo, con la cara blanca y los labios pintados. Pero, oye, como si se los hubiera pintado dentro de un 4×4 en el París – Dakar.

Ah.!! ¿Sabeis que ya no salen de Paris y no llegan a Dakar ni ná?
Yo es que lo flipo.

.

©Javier Sanchez 2018

Anuncios