Un tal vez

Sentado en esta esquina
en la esquina de nuestro mundo.
Y quedo mirando a la nada.
Te suspiro, con yunque en pecho, a hondas bocanadas de arena.

Te adoro, y a ciegas, entrego mis manos al aire, buscándote entre el gélido viento del este. El viento maldito que no me deja sentir tu mano.

Y es que, ¿Sabes cariño?, es que me ahogo, cada día más, cada día más.
Y es que me pesa tanto el alma que no puedo andar.

Con estas piernas que se tornan antiguas cuando pienso cuan cerca estás de mi y cuan lejos vivo sin ti.

Sentado en esta esquina
En la esquina de nuestro mundo, con los ojos llenos de mar, que no me deja ver más lejos de mis palabras.

En ella me siento, esperando, por si un día pasas por mi vera, aunque solo sea una vez, me sonríes y me matas,
de suave y dulce muerte al decirme, solo un “tal vez”.

.

© Javier Sánchez 2020

Me acostumbré a ti.

Me acostumbré a ti
a tu gracia innata
a tu complicidad
a tus ganas de vivir.

Me acostumbré a ti
a tus luces y a tus sombra
a esa forma de morderte el labio
a esa forma de tocarme la cara
Para calmar mis pensamientos

Me acostumbré a ti
a moler café por la mañana
al olor de tu pelo
a tu olor a jabón en el baño

Me acostumbré a ti
a tu dulce mano, a tus ojos
a esos ojos ladinos
a esa risa que me curaba

Me acostumbré a ti
a hablar durante horas
de nada, a discutir sobre todo y a desfallecer contigo

Me acostumbré a ti
A tus mañanas
A tus tardes
A tus noches

Me acostumbré a ti
a tu gracia innata
a tu complicidad
a tus ganas de vivir.

©Javier Sánchez 2020

Mira, ¿sabes?

¿Mira sabes.?

Me gustaría saber escribirte un poema, no el más bonito, tampoco el mas bello, ni el mas romántico, triste o alegre.

Solo deseo saber hacerte un poema, el cual te haga mirarme de otra manera y que me entiendas, que sus palabras te hagan decir una palabra, el poema que te corte la respiración, el que te humedezca los ojos de bella emoción y te dibuje una sonrisa en tu preciosa cara.

Y ¿sabes.? Por eso lo intento todos los días.

Y no lo busco para que me quieras, ni para que me ames, solo lo busco para que sepas que si que existe.

Un día saldrá. Estoy seguro. Y seras la primera en leerlo.

©Javier Sanchez 2019

Podría, si pudiera olvidarme de ti.

Podría viajar lejos, muy lejos
Podría flotar entre las estrellas
Solo con susurrarme, un te quiero.

Podría volar entre una bandada de gloondrinas
Podría nadar entre delfines
Solo con susurrarme, un te quiero.

Podría alejarme, allá dónde viven las nubes del horizonte
Podría olvidarme de mi vida
Solo con susurrarme, te quiero.

Podría, si pudiera olvidarme de ti.

© Javier Sánchez 2019

De tiempo

Las mismas estrellas,
Miramos las mismas
Y la misma luna clara
Que mira asombrada

El mismo céfiro nos acaricia
La misma lluvia que cae
Como las mismas lágrimas
Cada día, los mismos llantos.

El agua que saboreamos
Del mismo rio, agua clara
Amor claro y puro
Sonrisa, como caricia

Desde lejano te amo
Desde la otra punta de la vida
Te siento, veo tu cara y…
Me pesa el pecho como yunque

Desde lejano te amo
Desde la otra punta de la vida
Andas a mi vera, de mi mano
Y se me ahoga el llanto

Feliz me siento de que estés a mi lado.

© javier sanchez 2019