Que tenga esas ganas de encontrarte.

Enamórate de un hombre. Que entre sus amigos brinde a tu nombre. Que te vea llorando y no se espante. Que te vea luchando y no se asombre.

Enamórate de un hombre. Que sea tierno y se ponga fuerte para cuidarte. Que no se gaste en juzgarte, ni se atrase en conocerte.

Enamórate de un hombre. Que te enseñe al hablarte y que aprenda al escucharte. Que pueda vivir sin vos y que se muera por verte. Que no para de quererte, que no deje de extrañarte. Que al volar, no sepa atarte ni pueda soltarte.

Enamórate de un hombre. Que se sienta hombre sin ser machista. Que no se vuelva egoísta. Que te quiera de novela aunque no tenga un cuerpo de revista. Que te abrace en la tormenta y resista.

Enamórate de un hombre. Que se ponga hermoso al mirarte. Que tenga amor para darte. Que venga con poesías para conquistarte, que venga con besos para despertarte.

Enamórate de un hombre. Que tenga estas ganas de encontrarte.

Autor:
Nicolás Andreoli

Mientras duermes

Te miro mientras duermes
Velo tu sueño y…
protejo tu luna

Te miro mientras duermes
aire profundo en tu pecho
que acaricia mi alma

Te miro mientras duermes
tu mano entre cabello y almohada
cara de ángel, hada dorada

Te miro mientras duermes
ronronea tu susurro
no hay nada mas bello

Te miro mientras duermes
Y me velo a tu vera
porque te amo inocencia.

Y aun te miro cuando
luce el día y me miras
asombrada con tus dos soles.

Siempre te miro mujer
mientras duermes…
mientras duermes…

© Javier Sánchez noviembre de 2021

Una tarde de finales de diciembre.

Se pidieron perdón, entre lágrimas
Entre los, dos preciosas lágrimas.
Porque se dolían, porque se querían
Entre dolores y cegueras, se querían

Se dijeron un nos queremos
Entre banderas blancas y llantos
Paseando en las noches del pueblo
Por el puente de La Rosa

Distancias, creadas por palabras
Puñales de algodón que duelen
En almas doloridas, por sufrimientos
Cuando será aquella vida que merecen

Y le pidió perdón, porque la vida
Regala casualidades, para suavizar
El dolor de frentes no besadas
Y entre los dos, los mismos dolores.

Esta extraña vida, la que les zarandea
Les lleva y les trae, entre lágrimas
Les lleva y les trae, entre risas
La que les zarandea y maltrata

Para cuándo llegará la otra vida
La que les salga todo bien
La que no les lleve a ver a la parca
Tantas veces, sin merecerlo.

Pero algo pudo mas que la vida
Algo puede más que todo
Y nadie sabe que es, nadie entiende
Pues algo pudo mas que la vida.

Perdón, en una tarde de diciembre
El anciano a la joven, entre lágrimas
Porque se dolían, porque no sabían.
Y enarbolaron la bandera blanca.

Para volver a sentirse en calma.




© Javier Sánchez noviembre de 2021