Que tenga esas ganas de encontrarte.

Enamórate de un hombre. Que entre sus amigos brinde a tu nombre. Que te vea llorando y no se espante. Que te vea luchando y no se asombre.

Enamórate de un hombre. Que sea tierno y se ponga fuerte para cuidarte. Que no se gaste en juzgarte, ni se atrase en conocerte.

Enamórate de un hombre. Que te enseñe al hablarte y que aprenda al escucharte. Que pueda vivir sin vos y que se muera por verte. Que no para de quererte, que no deje de extrañarte. Que al volar, no sepa atarte ni pueda soltarte.

Enamórate de un hombre. Que se sienta hombre sin ser machista. Que no se vuelva egoísta. Que te quiera de novela aunque no tenga un cuerpo de revista. Que te abrace en la tormenta y resista.

Enamórate de un hombre. Que se ponga hermoso al mirarte. Que tenga amor para darte. Que venga con poesías para conquistarte, que venga con besos para despertarte.

Enamórate de un hombre. Que tenga estas ganas de encontrarte.

Autor:
Nicolás Andreoli

Mientras duermes

Te miro mientras duermes
Velo tu sueño y…
protejo tu luna

Te miro mientras duermes
aire profundo en tu pecho
que acaricia mi alma

Te miro mientras duermes
tu mano entre cabello y almohada
cara de ángel, hada dorada

Te miro mientras duermes
ronronea tu susurro
no hay nada mas bello

Te miro mientras duermes
Y me velo a tu vera
porque te amo inocencia.

Y aun te miro cuando
luce el día y me miras
asombrada con tus dos soles.

Siempre te miro mujer
mientras duermes…
mientras duermes…

© Javier Sánchez noviembre de 2021

Una tarde de finales de diciembre.

Se pidieron perdón, entre lágrimas
Entre los, dos preciosas lágrimas.
Porque se dolían, porque se querían
Entre dolores y cegueras, se querían

Se dijeron un nos queremos
Entre banderas blancas y llantos
Paseando en las noches del pueblo
Por el puente de La Rosa

Distancias, creadas por palabras
Puñales de algodón que duelen
En almas doloridas, por sufrimientos
Cuando será aquella vida que merecen

Y le pidió perdón, porque la vida
Regala casualidades, para suavizar
El dolor de frentes no besadas
Y entre los dos, los mismos dolores.

Esta extraña vida, la que les zarandea
Les lleva y les trae, entre lágrimas
Les lleva y les trae, entre risas
La que les zarandea y maltrata

Para cuándo llegará la otra vida
La que les salga todo bien
La que no les lleve a ver a la parca
Tantas veces, sin merecerlo.

Pero algo pudo mas que la vida
Algo puede más que todo
Y nadie sabe que es, nadie entiende
Pues algo pudo mas que la vida.

Perdón, en una tarde de diciembre
El anciano a la joven, entre lágrimas
Porque se dolían, porque no sabían.
Y enarbolaron la bandera blanca.

Para volver a sentirse en calma.




© Javier Sánchez noviembre de 2021

Desde aquí.

Suspendido de ti toda mi vida.
Desde aquel mes de diciembre
Cuidado que hace ya vida
Y todavía siento tu presencia.

Y es que, supongo que será
Que se acercan los tiempos
Los del recuerdo de tu sonrisa
Cuando crecí prendado de ti.

Que jóvenes que éramos
Que tiempos de maravilla
Que maravilla de tiempos
Que jóvenes que éramos.

Muchacha, que me hiciste
Para que pasada una vida
Muchacha como lo hiciste
Sigas en mis recuerdos.

Aquellos tiempos de playa
Guitarra de Lady Jane
Llorar a John Lennon
Diciembre maldito

Que jóvenes que éramos
Que tiempos de maravilla
Que maravilla de tiempos
Que jóvenes que éramos.

Tiempos de ternura
Del «Si te conozco bien»
En el cine «Let It be»
Complicidad tersa y suave

Música, siempre música
Sujeto tu mano, suave
A oscuras vamos creciendo
Mis llantos, porque te amaba

Que jóvenes que éramos
Que tiempos de maravilla
Que maravilla de tiempos
Que jóvenes que éramos.

Suspendido de ti toda mi vida
Y es que, supongo que será
Muchacha, que me hiciste
Sigas en mis recuerdos.

Que juventud, que maravilla
Cuanta vida, cuánto amor
Hogueras, guitarras, canciones
Cómo te amaba, como te amaba.

Que jóvenes que éramos
Que tiempos de maravilla
Que maravilla de tiempos
Que jóvenes que éramos.

Que jóvenes que éramos
Que tiempos de maravilla
Que maravilla de tiempos
Que jóvenes que éramos.

© Javier Sánchez septiembre de 2021

No sueltes mi mano

No sueltes mi mano,
por favor, mi niña.
No sueltes mi mano,
que llevas mi alma.

No sueltes mi alma,
Pues duerme en tu mano.
No dejes de mirarme, mi niña
Te necesito mas que nunca.

No dejes de mirarme
no me pierdas de vista.
No dejes que de nuevo
me inunde la niebla blanca.

Por favor, no sueltes mi mano.
No dejes de mirarme,
no me pierdas de vista,
no quiero volver a la ceguera.

No sueltes mi mano,
por favor, mírame
y no sueltes mi mano,
la que lleva mi alma.

No sueltes mi alma,
que se protege en la tuya.
Sujetame a la vida, amor mio,
pues no quiero desaparecer,

No de nuevo, otra vez ciego
No dejes de mirarme.
Te necesito ahora mas que nunca.

No dejes de mirarme,
no me pierdas de vista.
No dejes que me inunde la niebla blanca.

¿Sabes, compañera de vida, ?
Amo tus manos
Que acompañan a las mías
como alas de ángel, las de.mi vida.

© Javier Sánchez septiembre 2021

Beso tu frente

Cierro los ojos
Rozo tu frente
Tu perfume me alumbra.
Y beso tu frente.

Caricia púrpura que enseña
Que se acerca a tu pensamiento
Me rindo a tu piel surcada
Besando tu frente

Beso tu frente
Con el respeto que esperas
Con el cariño que deseas
Beso tu frente

No deseo conquistar nada
Solo busco el tiempo perdido
Y el dibujarte una sonrisa
Cuando beso tu frente.

No busco tus labios
Pues no son de mi vida
Mi alma no puede conquistarlos
Por ello, beso tu frente.

Beso tu frente
Con el respeto que esperas
Con el cariño que deseas
Beso tu frente

A oscuras te beso
cual caricia de niño
y me quedo sin cielo
cuando tu frente beso

Convierto en altar
Tu frente divina
Pues solo anhelo eso
Cuando tu frente beso

Beso tu frente
Con el respeto que esperas
Con el cariño que deseas
Beso tu frente.






© Javier Sánchez abril de 2021

Más

MÁS

Más que un beso
es rozar tus labios.
Mas que una caricia
es acercar mi mano.

Más que un susurro
es rozar tu cuello
Más que un abrazo
es tu cara acercándose.

Más que mi bello erizado
eres tu en mi mente
Más que mirarte
es paralizarme

Más que tu aroma, mujer,
es mi locura.
Solo tu consigues
que mis sentidos vivan.

.

.

©Javier Sánchez febrero de 2021