HOY ES.. EL DIA DEL ABUELO

Ya se, oficialmente no, pero es que da igual, humanamente si, todos los dias debería de ser

Los que nos llevaban se paseo con mano grande, prieta y firme

Con una sonrisa en la boca, sabiendo que su futuro andaba a pasito corto. Duro y precioso ciclo.

Los abuelos, los que quedan a un lado en la carrera desenfrenada de la vida, que actualmente, les esta pasando por encima. Y nosotros solo miramos. Sin intentar ayudarles en su soledad multitudinaria. Ni una mano, solo estorban por la calle. Nadie lea alienta a vivir, ya en sus últimos tiempos. Una sonrisa de juventud les va de maravilla, les alienta el aliento.

Yo, acostumbraba a sentarme con mi abuelo a escuchar la vida, la historia, de primerisima mano. De un hombre que la vida le paso por encima, y él dejó que le pasará para que sus hijos pudieran salir del agujero del pueblo, de la hazada y la helada, del sofoco de la canícula del campo en agosto.

Sus vidas, queramos o no, marcaron nuestras vidas, el camino de nuestros padres, que se esforzaron el doble para que nosotros fuéramos mas que ellos.

Y hoy por hoy nadie es capaz de sentarse al lado del abuelo y decirle, abuelo o abuela, cuentame como te ha ido la vida. Cómo ha sido eso de vivir. Cómo funciona. tranquilo, no tengo ninguna prisa, tengo todo el tiempo, solo para ti. Y necesito saber de donde vengo. Y tú explicarme qué ha pasado realmente en estos ochenta y nueve años.

Por que tu, eres mi origen.

No les olvidemos, ellos necesitan contar lo que les ha pasado.

No son cuidadores de nietos, son los padres de los padres. Por eso mismo son nuestro origen.

Guarda la tablet, el móvil y demás mierdas que diatraen la vida y disponte a escuchar una historia realmente fantástica, dura, dulce, amarga, romántica y violenta. Y atiende, porque es tu historia. Mejor que una película.

Pregunta, pregunta. Sin dudarlo, abre los ojos y despeja tus oídos, que ahí viene….

Javier Sanchez

‘Nieto”

© Javier Sánchez 2019

TDM

La fuerza del alma convertida en arena.
La sonrisa borrada, por desilusiones.
La ausencia de consideracion, por el esfuerzo trabajado.
La tensión de objetivos imposibles de cumplir.
Los llantos escondidos tras las puertas de las risas.
La amabilidad forzada con el alma destrozada.
El hundimiento del mundo a tu alrededor.
La soledad, la espantosa soledad, de la incomprensión.
La falsedad, que invoca a esa soledad entre tanta gente.
La mano que no te acaricia y el hombro que no llega.
El ser fuerte durante años, sin necesidad de serlo. Pero siendolo.
Las exigencias malvadas.
El esfuerzo del llanto que rie en el espejo.
El pozo estrecho.
El miedo

Y… que nadie te puede ayudar… no es cierto, las miradas, los alientos, las sillas que se mueven hacia ti. Eso es.

Porque es la determinación de una sola persona, solo una, la que te dara el asidero para salir, salir del pozo negro.

Pero es que este mundo no se mueve por una lágrima, no se mueve por un insomnio, por que te ocultes en la cama, bajo las sábanas. Miles de sábanas

Pero una persona, solo una persona, entre millones, puede solucionar lo que ningún profesional, ningún charlatán cuñado, ningún… yo he pasado por ahi, ánimo, todo pasa.

Un ser humano con las seis letras.

Y es que no dejo de pensar en las personas, que no gente, que vive en el infierno que yo viví. En aquel espanto de duerme vela, de hundimiento. No dejo de pensar en las tristezas incontrolables, en la soledad acompañada de nadie.

Tenemos que mirar al lado, a nuestro lado y mirar a los ojos de las personas, porque es que, si tienes alma, lo entenderas enseguida.

De verdad.

© Javier Sánchez 2019