Miénteme 

Cierrame el paso.

Dime que me vaya

No me siento normal

Estas pero no estas? 

Cierrame tu vida

Dime que me vaya

Por favor, hay algo anormal

Me siento culpable

Culpable de esforzarme tanto.

Apartame de ti

Curame del desespero

Del ansia de verte

De ansia de sentirte y no verte

Enviame lejos de tu vida

No consigo superar 

El viento frio en mi cara

De rogar una palabra cariñosa 

Culpable de esforzarme tanto.

No logró entender

Confundo colores

Invierto sentimientos

Navego al reves.

Cierrame el paso.

Dime que me vaya

No me siento normal

Estas pero no estas? 

Arrasa con este cariño

Con esta dependencia

Con esta empatia 

Con este viento del norte

Cierrame el paso.

Dime que me vaya

No me siento normal

Estas pero no estas? 

Culpable de esforzarme tanto.

Solo requiero una palabra 

Dime que no 

Dime que si

Y dime que no es lo que creo. 

Mienteme. 

©Javier Sanchez 2017 

Anuncios

El hombre del traje raído. 

. El hombre de traje raído entró en el vagón del metro, con barba de ya días, pelo revuelto, y cara compungida.

Los pasajeros ni le miraron, iban con sus móviles, sus tablets, algunos durmiendo. Una humanidad distraída en colororines de ventanas pequeñas e importancia ridícula. 

Mas de cuarenta personas que ni sabian que estaban alli. Ni notaron la presencia de cada uno de ellos, mientras subían y bajaban en cada estación. 
Otro más, pensaron colectivamente. Casi molestos por su presencia. Y casi el único pensamiento distinto al que les obligaban los aparatos. 

El hombre del traje raído, situado en un extremo del vagon, levanto la cara, y les miro a todos. Abrio la boca y quedó unos segundos con la boca abierta, observando la indiferencia del resto de la humanidad. Ninguno le miraba. 

Tenia un bello brillo en los ojos, verdes preciosos, y un semblante luminoso. Y hablo… 
– Señoras, señores, no voy a pedir nada, solo les voy a decir que me he enamorado y simplemente soy feliz. Es por ello mi traje raído mi barba de días y mi pelo revuelto. Por que no puedo dedicarme a más. Es un sentimiento de una belleza extrema, es algo que es dificil de explicar. Pero es una sencilla maravilla, como la vida misma. Y solo venia a compartirlo con ustedes. 
Simplemente que estoy enamorado. Soy rico en sentimientos. 

Gracias por su atencion. 

El tren llego a la estacion y el hombre del traje raído y el pelo revuelto sonrio dulcemente a la gente que le miraba asombrada, y bajo del tren. 

©Javier Sanchez 2017 

La caricia del diablo

Maldita violencia, maldita violencia, violencia. Odio impotencia, eso no es amor. 

Liberar el miedo de tus ojos, amiga mia, cuando ves que se acerca la hora de la vuelta del infierno. 

Cada día. El sufrimiento y la espantosa incomodidad de la presencia del diablo. 

En carne viva me queda el llanto cuando clava la estaca, en tu alma, día a día y no te deja vivir ni pensar. 

Madera en la carne, para no sonreír. 

Te arrancaría del mal sueño, con una caricia se pluma, cuando él,  no es capaz se llamate por tu nombre sino por el pronombre. 

Porque es incapaz de pronunciarlo. Porque ese amor convertido en odio, o lo que nunca fue amor realmente. No entiende de nombres. 

Cuando la manga larga en verano cubre el secreto, crearía un frío invierno para que nadie te señalara. Mala gente. La mala gente. 

Caricias en tus sueños para que te arropen las luces.

Y un dia…

Y un dia me lo llevare a una isla, para dejarle allí, solo, con su locura, con su furia y su desprecio. Solo y sin el amor que nunca entendió. 

Maldito seas toda la vida. 

©Javier Sánchez 2017 

A mi amiga del alma que sufrió los arrebatos de un loco, que desconocía que es el amor.

Vive tranquila. Y olvida que vive

¿Por? 

Porque hay que pasar de puntillas por la vida.

Porque no hay que hacer el ruido coño. 

Porque no se sale a la calle cuando llueve a bailar la tormenta.

Porque no se utiliza el libre albedrio, la libertad de cambiar de opción en ese minuto loco que pasa por tu cabeza.

Porque nadie se atreve a decir, oye, te quiero.

Porque no te sientas a mi lado y hablamos tres horas del mismo tema, diciendo los dos lo mismo y terminamos riéndonos al final.

Porque no, en medio de la calle, abrimos los brazos mirando al cielo y nos dejamos invadir por la vida, dejando que nos traspase como un millon de agujas. 

Pornque no te acercas a quien quieres y se lo dices. Sin miedo. 

Porque no, regalas una lechuga en lugar de una ramo de rosas. Y cuando no toca. 

Porque no soplamos las velas de ese pastel sin ser cumpleaños de nadie. Porque no tocamos los timbres de una portería y salimos corriendo. Porque pasamos sin victorias. 

Porque nos conformamos con lo que hay. Porque dejamos que nos hagan invisibles y todo sea no. Porque nis conformamos con un gruñido mañanero. Porque no miramos lo que viene. Porque no aprovechamos todo lo que se nos cruza en la vida. Porque no dejamos que nos arrase otra vida que va como loca. 

En lugar de andar en puntillas para que nadie te vea, ni te sienta. 
Porque, coño, porque, que nos pasa, que en vez de vivir la vida, dejamos que la vida nos viva a nosotros. 
¿Será que vamos descalzos de mente? 

©Javier Sanchez 2017

La batalla del alba

. La pura, blanca y húmeda neblina cubría el camino del inicio del bosque bajo, camino al frondoso verde y antiguo. 

Desde el mismo fin de la ciudad, desde el mismo principio del bosque, asfalto y verde, cemento y árbol, una linea negra separaba el fin y el inicio de la natura y la antinatura devoradora de paisajes.

Una guerra silenciosa e inexorable se libraba cada noche, natura defendía su ancestral posición y tomaba rincones y grietas para tomar posiciones poco a poco. Cada noche, con la alianza de la cuna de la vida, ganaba terreno al negro prehistórico y a la tierra maltratada convertida en piedra.

La pura blanca y húmeda neblina cubría el camino del inicio del bosque bajo, camino al frondoso verde. Hacia el otro mundo, el antiguo, donde yacen los sueños, inicios del hombre.

Y cada día, cada mañana, el hombre, que olvidó de donde proceden sus sueños, limpia rincones y grietas. De la batalla resuelta al alba. 

Pensando que hace bien. Arrancado sus sueños. 

©Javier Sanchez 2017

Los abuelos 

Sentado en un banco, en el parque, con el bastón en la mano, vio a una pareja, que se miraba y no decia nada, solo se miraban. Y de vez en cuando se acercaban y se retiraban, como si el miedo les dominara. 
Y le dijo al compañero. 
-Y por que aquellos no se dicen la verdad de lo que sienten.

– Por miedo – le dijo el compañero.

– Por miedo a que.

– A sentir de verdad, lo que tapan entre adivinanzas. Y lo que no han sentido nunca. 

– Pues que forma de no sentir.

– Pues si, con lo fácil que es decir que el azul es azul.

©Javier Sanchez 2017

Especiales 

Existen personas, personas digo. Que no gente. Personas. Que emanan una empatia de una inmediatez asombrosa. Se cuentan como especie a extinguir, pues su atracción provoca una estabilidad emocional desconocida, por lo menos para este humilde junta palabras, su estatus de sonrisa perenne es un balsámo para la vida.

Existen personas, que sólo con mirarte, saben que te sucede, saben sacarte una sonrisa. Es una especie única. No hay, o yo no las he conocido nunca.

Y tengo la suerte, la gran suerte, de haber conocido a una de ellas. Si, la he conocido. Es como haber conocido a un elfo. Es algo tan extraño, entre tanta envidia y tanta maldad. Que te hace sentir especial, honrado y contento por el mero hecho de hacerte visible.

Y hoy me has hecho sentir especial. En cinco minutos, tú, si, tú, me has alegrado el dia, aunque ya sean las once de la noche.

Aunque esta tarde me hayas dado un rampazo que casi me produce una parada cardiorespiratoria.

 
Tú, compi, si tú. Gracias por aparecer, asi arrollandome. 

©Javier Sanchez 2017

El secreto

Y él le dijo, mil veces, te quiero.
Entre lineas, entre miradas, entre manos, entre tiempos, entre conversaciones. Entre albas.

Y él le dijo, mil veces, te quiero.
Entre problemas compartidos, entre risas, entre roces, entre promesas, entre musicas.

Y él le dijo, mil veces, te quiero.
Entre mesas, entre juegos de palabras, entre ayudas a.., de días que no llega la hora. Entre horas de minutos.

Entre intentos de abrazos, de besos cercanos.

Y… él le dijo, mil veces, te quiero.
Aunque sufria por dentro, porque sabía que no, que nunca, que no sería.

 

©Javier Sanchez 2017

Recuerdo. Definición 

RECUERDO. 

Definición:

Imagen o conjunto de imágenes de hechos o situaciones pasados que quedan en la mente.

Demasiado simple ¿no? 
¿Y si? 
De olores, sabores, tactos, sonidos y si, de imágenes. 
De sentimientos. … de infancia, de bebé, de ti, de campo, de musgo, de romero, de tomillo, de bodega, de jabón, de madre, de padre, de casa, de tu voz, de tus ojos, de tus manos, de tu aroma, de manzana, de vino, de café, de tus mejillas, de tus labios, de tu aliento, de salado, de dulce, de tu sonrisa, de tus lágrimas, de dolor, de amor, de verte, de ver, de oir, de escuchar, de crear, de sucumbir, de compartir, de mirame, de te miro, de detalle, de callar, de hablar, de sencillez, de tan, de más, de aquel te quiero, de te amo, de sin ti, no, de por favor, de acércate, de hablemos, de abrázame, de hablamos, de tu cara, de tu risa, de, calla!!, de sorpresa, de aliento, de salir, de entrar, de quédate, de adiós, de hola. 
De recuerdo. Eso si. 

©Javier Sanchez 2017 

Madre

MADRE

A tu sombra crecí
Mi luz y mi guia
Mi sendero, mi gloria
Mi salvaguarda
Al bies de tu falda.

En tus ojos me veo
En tu sonrisa, en tu olor
A tus manos, aquellas manos
que arropaban mis miedos,
y mis anhelos, esperanzas.

Tu presencia me calmaba
Mis deseos colmabas
Eras mi calma, mi guarida
El seno de mi vida.

Madre.

A tu sombra crecí
Mi luz y mi guia
Mi sendero, mi gloria
Mi salvaguarda
Al bies de tu falda.

Siempre estas en mi mente.
En el aire que respiro
En mi ser, de ti procedo
Mi luz y mi guia.

Madre.

A mi amiga del alma, Carmen. 

©Javier Sanchez 2017

 

 

80

Eran tiempos de veinte años, tiempos de amigos en directo, tiempos de palabras, de gritos, de risas, de una juventud arrasadora. Rompedora, fiel, leal. Si no llegas tú llego yo.

Tiempos de vida, piel a piel. De llamar por teléfono una vez por semana, por que no hacia falta. De verte casi todos los dias. Había una intuición, un sitio, unos amigos que allí estaban. Siempre.

Tiempos de amores, de silencios de aquellos amo, arrepentidos, de amores cada hora, de cada semana. Tiempos de preparación y trabajo, las dos cosas a la vez, trabajar y estudiar, de fines de carreras. De fines de semana. De novias y novios, de besos. De sana amistad. De respeto a la amistad por encima de todo, de grupos de amigos de un par de decenas. Cada viernes, cada sábado y después cada dia. Nunca solo, nunca silencios, el don de la palabra, del dialogo.

Época dorada, la de los que ahora hemos sido capaces de seguir las nuevas tecnologías, aprendiendo cada día y día a día. Con el esfuerzo. De la generación que, aún hoy, debe de reciclarse cada día, estudiar. De la generación que todavía descubre amigos, que aprende de sus amigos. Que es capaz de todo. Treinta y tantos años después.
Que es capaz de dejarse llevar a la felicidad sin poner trabas.

A los que la musica les atrapa en sus redes y no los suelta. Los capaces de reconocer una canción con las cuatro primeras notas. A los que esa misma canción es capaz de cortarles la respiración. Los que son capaces de enamorarse de nuevo, sin sonrojarse.

También fueron tiempos que dejaron un reguero de muerte, drogas, delincuencia, no fue fácil, nunca fue fácil, esa época, que muchos subestiman. Época de reubicaciones, de política parlamentaria, de fachas, de verdaderos golpes de estado, de grises, todavía, de porras de acero, de protestas por el pan, de volver a casa con algún morado que otro y algun llanto que otro. Tiempos de ejercito a la fuerza. De militares franquistas. De tiros en la nuca. De dos cadenas de televisión. De nada y todo.

Eran tiempos, esos tiempos de los cuales procedo, de los que forjaron mi vida, mi forma de ser, de mi cultura y de mi educación.

Mi apreciación de la vida actual, procede de aquellos bellos y duros años. De los cuales estoy orgulloso de haber sobrevivido, por que, repito, fue bello, natural, revolucionario, pero también fue duro, muy duro.

De allí vengo y muchos conmigo.

De alli soy.

 

©Javier Sanchez 2017

Aunque sea un espejismo

Amanece y hablo contigo.
Es ese ritual en la oscuridad, que hemos adquirido, sin pensar. Bien de mañana, antes del sol, solo deseo saber como estas, si has dormido bien. Cada mañana. Y charlar contigo tras el cristal, aunque cada vez mas delgado.

Y el Azul.

Este encantador ritual, esta encantadora necesidad de encontrarnos. Esa complicidad. No es que sea unica. A alguien le sucederá lo mismo, el mundo es enorme. Pero para nosostros si que lo es.

Me encanta saber de ti. Y comentar el plan del dia, sentado en el sofa, a oscuras. Y explicarte que hago. Y que haré a lo largo del dia , y ¿sabes? aunque luego desde el amanecer al anochecer estemos todo el dia hablando y preguntando si todo va bien. Si estamos bien y compartir lo que nuestros ojos ven. Cada uno en una parte.

Y si luego nos vemos, da igual, no nos damos cuenta y aún hablamos de todo, nos conocemos, compartimos nuestras vivencias.

Ahora musica, nuestra musica. Sangre de la vida, y me cuentas tus sueños con cada cancion que compartimos. Por la carretera, con un descapotable y soñando la vida en un viaje sin destino.

Dicen que se llama preocupacion cuando se pregunta ¿como estas?
Y lo es, se llama asi, y ¿sabes?, me llena de ternura que no lo entiendas. O ye sorprenda que te pregunte. Cuando me lo dijiste con esa cara, con los ojos bien abiertos.

¿Sabes? Cuando encuentras a alguien que te explica todo, cada paso de su vida diaria, sus sueños y anhelos, y esa persona responde con la coincidencia de la vida gemela a la tuya. Y cuando llegua la noche y le das o te da las buenas noches. Te das cuenta.

No me he perdido ni un momento de su vida.

Es realmente precioso, ser asi de natural, ser asi de dependiente de una palabra cariñosa, de una palabra de aliento, cada dia. En lugar de poco o nada.

A mi me encanta, la natural naturalidad. Tu natural naturalidad. Que me calma y me libera.

Aunque sea un espejismo. Me siento pleno, diferente cuando estoy contigo. Nada me molesta, no oigo, ni veo.

Aunque sea un espejismo.

 

©Javier Sanchez 2017