El móvil nuevo

Me he comprado un móvil de última generación. Bonito, negro zahino, 150 gramos, tacto rugoso, pantalla un poco borrosa, perdón es un plástico pegado. Muy bonito. De verdad. Parece una vitro.

Ahora voy a hacer lo que he visto en Youtube. Un…

Unboxing, muy de moda ahora. Se trata de un tio o tia sacando de la caja el movil y explicando sus alabanzas. Todas lss chorradas que se les ocurre y comparándolos con otros. Pagado por la compañía del movil claro.

Yo voy a hacer un uncajing, es mas de aquí. Procedo:

Abro la caja, bueno intento abrirla, he quitado el plastico que lo envuelve.

Ahora estoy buscando por donde coño se abre la caja. No hay manera de encontrar un resquicio para abrirla.

Tras media hora dado vueltas a la caja he visto una pequeña flechita. Que pone “open here”.

La madre que los parió, en una esquina. Solo había que tirar y se desmontaba la caja como una sandia a rodajas.

Y ahi está…

El móvil o celular

Auriculares

Un enchufe con entrada de USB

El cable

Una tarjetita, que no se que es.

Y el microlibro, de doce centímetros de ancho, de mil páginas, con todos los idiomas del mundo y alguno inventado.

Pero con una letra que ni con el huble o como se escriba, se ve nada

Me puse las gafas ver bacterias y ni por esas. Pero bueno mas o menos pude entender algo.

Lo mas importante…. Privacidad

Se desbloquea con el careto, con las huellas dactilares y con patrón de fluidos natos. (?) Eso es nuevo. Para mí por lo menos, lo es. Esto último me ha dejado mas agobiado que un buzo en Toledo.

Creo que no tiene nada que ver con los yogures de esos nuevos que son bio, con mil millones de lcasey inmunitas, (parece el nombre de un despacho de abogados), que manda cojones para contar eso en cada yogurt.

Pues eso, que se desbloquea con el careto, con las huellas dactilares y con patrón de fluidos natos.

Esto último, tampoco lo veo muy higiénico pero bueno, es el futuro. Y adaptarse o morir. Por eso se muere tanta gente.

Oyes, que lllevo toda la mañana escupiendo al movil, pasándole el dedo mojado como si fuera u sobre de correo y otras porquerias mias. Y esto no arranca ni con gasolina. Y me he quedado ya sin fluidos natos.

Y m he decidido que este trasto no funciona bien. O algo pasaba con el detector de fluidos.

Me he vestido y lo llevo al servicio técnico de la tienda donde lo compre, ayer mismo.

“The Phone Mangui” telefonía y charcutería.

Llegado a la tienda, me he dicho, joder ahora me estoy meando, pero aguantaré, no vaya a ser que el técnico me pida algo.
Me meaba de una forma explosiva, tenia que tener los ojos amarillos.

Llegue a la tienda, madre mía que cola. Vaya mierda de teléfonos que venden, si hay estas colas en los servicios técnicos. El número de tanda, el 87. Hostias.!!! Pero si van por el 60. Yo me meo toa, y encima de mi chándal nuevo de 5 euros, mira oye ya le escupo al técnico si eso, bueno al teléfono, no al técnico, pobre hombre.

Le comente al dependiente que estaba allí atendiendo si tenían wc. Me dijo que no. Joder, joder, voy a explotar como un globo de agua y lo voy a poner todo perdido. Le comente al que iba delante mio. – Oye voy al bar, es que me estoy meando, y me he aguantado mucho para eso de los fluidos y no puedo mas. Ahora vuelvo vale, voy al bar.-

– Fluidos, que fluidos?

No le entendí, lo dejé murmurando no sé qué de gilipollas, pero no aguantaba. Me fui al bar de la esquina. Oiga fermoso tabernero, tiene wc?
-Pues no, es para clientes.

-Bueno pongame un café, así ya soy cliente cum lauden. – Sera cabrón el tío.-

Entre en el wc radioactivo, joder que peste, pero debía de mear. Y mee, vaya si mee, casi pierdo el conocimiento. Salí de aquella estancia radioactiva y pestilente y me fui a la barra. Para pagar el café. No me lo tome, le dije que se lo metiera por donde le gustara.

Raudo a al tienda. (Raudo significa rápido o algo así)

– Hola ya he vuelto, hey quedan dos números!!!!. Estupendo.!!!

El tío me miro raro. – Este señor es el de los fluidos – le dijo a la concurrencia –

Todos me miraron como si fuera de Teruel . Me asuste y todo. – Holaaaaa – dije amablemente. Pasaron de mi, y se reían y hacían comentarios por lo bajito.

Me toco ya. Me acerque al técnico con mi móvil pringoso y le dije, oiga esto no funciona, la verdad es que no he podido conectarlo.

-Oiga pero que ha hecho con el teléfono, esta pringoso y hecho una porqueria.

– Pues escupirle y ponerle de todo de lo mio, hasta pipi que le he puesto, por cierto no traigo mas que ya no aguantaba y he tenido que ir a mear.

-Que ? Escupirle, pipi, pero que me esta contando.

– Oiga aqui pone en Patrones biometricos, eso de “patrón de fluidos natos”., aunque sea en letra pequeña, lo leo. Tengo razón o no? Pues yo escupía, lo lamia etc… y esto no se desbloquea.

– Oiga, aquí pone Patrón de Flujo de Datos…. Usted escribe o dice algo al micrófono y el teléfono lo procesa y se desbloquea.

– Emmmm, ah vale. Es que… ya ves eh? Que cosas, con este librito de gnomo tan pequeño, no veo, esto no es normal…. Creo que va a llover. ¿Tú tienes hijos? …¿Pero funciona no?

¿Emmmm tienen baño porfavor?

Bueno me voy…

El teléfono tal y como lo lleve al servicio técnico

Anuncios

Ochenta

Realmente los nacidos en los 80 no vivieron lo que sucedió en aquella época. Ni los de finales de los 70

Un chico/a que naciera en el 80 en el 90 tenia 10 años. De finales de los 70 tenía, aproximadamente unos 14 o 15 años. Osea no se entero de nada. Con todos los respetos eh.? Por favor.

Se entero en diferido, como mi hijo, que es del 89 y le encanta la década de los 80.

Los que realmente vivimos con plenitud aquellas casi dos décadas somos los de los muy finales de los 50 todos los de los 60 y principios/mediados de los 70. Lo comento por edad situada en la década que comentamos.

Y con esto no reivindico nada, ni pretendo quitarle nada a nadie, ni ofender a nadie, faltaría mas, solo digo que somos los que en aquella época teníamos entre 18 y 30 años, aproximadamente.

Dato, soy nacido en el 62, me encantan the Beatles, Rollings, Animals, Kinks. Y no solo ellos. Pero es que no los viví. No pertenezco a su época, solo nací en aquellos años. Nada mas.

Los viví luego en diferido. Aprendí musica escuchándoles a ellos. Solo porque me gusto. Hay gente de mi edad que no les gustó. Para gustos colores.

Pero disfrute de los 80 a tope.

Mi juventud mi espoleta a la vida pertenece a los 80.

Así que, como me ha pasado hoy, que un hombre de unos 40 o 45 años, osea que el hombre y tendría 16 en el 92, poco se enteraría de los ochenta, demasiado joven, paso por ellos como yo por los sesenta.

Estábamos él su novia y yo, hablando de la música de los años, de su música de todo lo que sucedió. Y, de repente, hablando de la edad en esa época, me dice, de repente, que yo soy de los 60 y que poco puedo saber de lo que nos paso en los 80, por que era demasiado joven.

Chico, ni puta idea. Error matemático.

Solo le he dicho cuatro palabras

– “Kool and the gang”.

– Me suenan, los he oído mucho, me gustan. – me dice.

Y le he dicho,

– pues yo los he vivido. – y he callado.

Soy educado, estaba su novia delante.

Y me a mirado, con media mueca en la boca, pensando, la he cagao. Le he sonreído y hemos seguido hablando de otra cosa. Para suavizar.

Joder, por que lo viví, lo disfrute como pocos, lo sufrí, sobreviví. Porque no todo fue musica, movida y algo que explosionó. También nos explotó en las manos, la libertad, que no conocíamos, las drogas, que se llevaron a muchos de mis amigos. Dureza en la calle.

Y ahora lo hecho de menos, y no lo oculto, nunca lo he hecho, porque no hay ni la frescura, ni la imaginación, ni la entrega, ni la lucha, ni la cercanía, ni sobre todo la musica, que se hizo en aquella época. Hasta puedo afirmar que había más libertad que ahora.

Ayyyyyyy.!!!! Hay que saber de lo que se habla.

.

©Javier Sánchez 2018

La lejía

Un domingo tranquilo, viene mi amigo José Carlos a comer, muy buen chaval, un poco corto, pero buen tio. Nos conocemos desde párvulos, allí ya lo deje , nunca termino P5, aunque nos hemos seguido viendo casi toda la vida. Es esa clase de amigo que todos tenemos, que te ha tocado, como en una lotería, y es que no lo puedes matar, porque está prohibido. La vida es así.

En la cocina está fregando los platos… le encanta fregar los platos, dice que le realiza (¿?), pero de repente….

– Joder.!! Javiiiiii llama a una ambulanciaaaaa.!!!!

– Que pasa José Carlos, que pasaaaaa???

– Dios mio, que acabo de leer en la botella de lejía “EVITAR CONTACTO CON LOS OJOS” y ya lo he visto, que hago, ¿bebo leche? ¿Un supositorio para la conjuntivitis? Por dioooooos, me voy a quedar ciego.!!!!

– José Carlos, cada día eres más gilipollas. A ver cuando se te caen las neuronas de leche que la verdad es que no maduras ni poniéndote al sol.

Y siguió chillando e la cocina, como un loco, yo sigo tomando mi café, se dará cuenta de que no está ciego.

Qué pena de chico.

© Javier Sánchez 2018

EXCLUSIVA ENTREVISTA A LA NIÑA DE LA CURVA.

Como periodista sin la carrera terminada, suspendí todas las asignaturas del último curso, es lo que tiene el bar de Uni y las partidas de tute. Y las asignaturas del último curso y ya… es que era muy mayor, no se puede estar en la Uni con cuarenta y dos años. Pero el Word hace maravillas y falsifiqué el CV, como la Cristi, visto que no pasa nada y coló.

Actualmente trabajo en Niu Yor Cames, de Jaca (Huesca), todo iba bien hasta que un día mi jefe me descubrió, es que el sello de la Uni era de la Farmacia de mi barrio, se puso como un basilisco, más que nada porque yo descubrí la trama Gurtel y Noos, y muchas más noticias, pero como no era periodista, este pequeño detalle le hundio en la miseria. Le dio un infarto en el corazón que casi la palma. Pasado un tiempo, al salir del hospital, me dio un ultimátum.

– Quiero una entrevista exclusiva y única. La entrevista de tu vida. Que sea un boom mundial. O te tiro por la ventana.
– Estámos en un entresuelo Sr. Losantos…
– Pues te tiro veinte veces, cabron, mentiroso. Ponte en marcha, ya!!!

Salí de aquel despacho acojonado. Y me dije, algo muy serio. Me estoy giñando, ya de paso pienso.

Y se me ocurrió volviendo a casa en coche. Tras muchos esfuerzos, sustos, que si, que no, que hoy no puedo, que me duele la cabeza, que tengo mañana una conferencia

Después de mil excusas lo conseguí…

Y, pasados unos días, aquí estoy, en una habitación, oscura, como el sobaco de un grillo, con dos abrigos, guantes, gorra de lana bufanda y botas de esquí. Hace un frío espantoso. Estoy entrevistando a la famosa….

¡¡”La niña de la curva”.!!

.

Fea como un frigorífico por detrás, con los ojos en blanco, y los pies sucios, pero de asco de potar. Solo le hice una foto en su oficina. Muy mala impresión que daba. Y miedo.

E inicie la entrevista.
Le di al play a la grabadora…

– Hola Niña de la curva, que tal.
– Muerta.
Joder, empezamos bien…
– Ya, ya… Eso lo he deducido. Al público, primero, le gustaría saber como te llamas.
– Mi nombre es Avelina Font Marset. Era natural de Giróna.
– Que edad tenías cuando la palmas…, fallecíste.
– Tenía 32 años y 1 día.
– Osea que falleciste el día siguiente a tu cumpleaños.
– Si, veo que es usted muy inteligente… Jajajajaajajajajaj.

Una carcajada que se me helaron los pipis que tenía en mi vejiga.

– Si, perdona, gracias.
Que estúpida, pensé.
– No no soy estúpida, la pregunta es estúpida.
– ¿Lees el pensamiento?
– No, simplemente imaginé que pensarías eso. Eres muy predecible.

Será gilipollas. Pensé otra vez un poco acojonado.
Me calle un rato a ver que pasaba y no dijo nada. No lee el pensamiento.

– Una pregunta, nada, simple curiosidad. ¿Has intentado ponerte en una recta?
– Pues mira me agrada que me hagas esa pregunta… No. Una vez me coloque en una y me pase toda la noche en la acequia. Es que estaba muy mal iluminado. Terminé con una pulmonía que casi me muero.
– Interesante.
– ¿interesante? Y una mierda. Tosiendo toda la semana, y en la curva trabajando, que venían los coches y tosía, y creían que les paraba. Un desastre.!!!
-Vale, pues mejor pasamos a otro tema, que me asustas cuando chillas así. ¿Como fue tu infancia.?
– Pues como la de todos los niños, en la granja de mis padres, con las caballerizas, la calesa, aquel coche de mi padre para arriba y para abajo, los columpios etc…
– ¿Pero tu cuando fallecíste?
– El un sábado, seis de junio de de 1966.
– Muchos seises no. ¿Tiene algo que ver con el diablo?
– Pues no, tiene que ver con mi madre, que se puso de parto el día 5 y tardo un huevo en parir. No busques donde no hay. No me seas paranoico.
– Es defecto de periodista…
– Pero si no lo eres…
– Como lo sabes, que sabes de mi…

Estaba empezando a acojonarme.

– Jajaajajajaajajaa

Otra vez esa risa. Por dios. Me enerba o (enerva), ya os he dicho que suspendí.

– Naaaada, no te asustes, lo has escrito al principio.
– Ah… vale – se me quedó una cara de gilipollas, que no sabía por donde salir. Y Avelina siguió hablando –
– En aquella época yo montaba mucho a caballo, teníamos percherones, dos caballos árabes y un cuidador de los caballos, ya te he dicho que montaba mucho. Hacía cortos viajes con el coche de mi padre, un Hispano Suiza, precioso. De color granate. Y sobre todo me gustaba pasear.
Siempre daba grandes paseos, por el bosque hasta que llegaba a a la carretera de Barcelona. Allí ya me daba la vuelta y otra vez a la granja.
Mi padre era Guardia Civil, capitán de la Guardia Civil, un hombre muy recto y un poco cabrón, todo sea dicho.

– Bueno pues, transcurrieron los años y llegó el día de mi 32 aniversario…

– Mujer te has saltado media vida
– Oye, yo te cuento lo que quiero. Además gratis. Que quieres que te cuente. Voy a lo que te interesa, como fallecí. ¿Cierto?
– Si. Lo que tú digas.
– Aquel día de Junio, amaneció por la mañana, y era mi cumpleaños todo el día. -Yo para mi pensaba, menuda mongola la tía esta. – mis tres amigos y el cuidador de los caballos me hicieron una fiesta.

Estábamos de party en casa de. Fredy un amigo mío del insti, y varia gente más que yo no conocía.
– ¿Nos puedes dar algún nombre Avelina? ¿Alguien famoso?
– Tu que parte no has entendido que no los conocía.

Con una voz que de hecho eran varias voces. Fue espantoso.

– ¿sigo?
– Si, si.
– Y salí a la carretera y me atropello un coche de la guardia civil y eso. Y ahora me aparezco en aquella curva de la carretera de Barcelona. Las demás niñas de la curva no son auténticas.
¡¡Yo soy la auténtica!!!!!!
– Vale, vale, pero ya está, no me has contado nada de la fiesta, ni nada de tus amigos ni nada de como te atropello el coche de los picoletos.

– Ya, es que tengo amnesia anterograda y gonorrea. Y encima estoy muerta gilipollas. Y me voy que ya de hace de noche y me tengo que poner allí a ver si hago que se la peque alguien. Me parto el ojete al verles la cara.

– Bueno Avelina, pues me dejas frío, porque hace frío aquí. He tomado notas y con la grabación ya me apañare.

– Jajajajaaaajaaaaaajaaaaa, la grabadora dice… Que gilipollas que eres. Hala adeu.

No lo entendí. Pero al llegar a casa, puse la grabadora y me di cuenta de lo que me dijo la asquerosa esa.

Solo se oía. Graaaaagreeeeaffgiaaaaahooooogrtataagaaa oyyyyyyy.!!!!!!

Unos gritooooos, unos ayyyys y rugidos. Vaya mierda.

Me quede acojonado. Menos mal que tomé notas. La madre que la parió.

A ver lo que dice mi jefe.

.

Para el Niu Yor Cames
©Javier Sanchez 2018

El Endocretino y la dieta

(basado en hechos reales, se han cambiado los nombres de los personajes por el rollo ese de la Protección de datos)

_________________________________

Ya va siendo hora que me ponga a dieta. Eso lo pensé mirándome al espejo una bonita mañana de Agosto, a 33 grados y una humedad del 90%, Barcelona es lo que tiene. Mucha Sagrada Familia, Parque Güell, Puerto Olímpico, playas preciosas, pero un calor insoportable, a causa de la humedad. Me estaba fundiendo. Y me acababa de duchar. Pensaba, me van a recoger en un charco en suelo, se verán las gafas y los gayumbos y un charco de liquido.

La verdad es que estoy fondón, más bien precipición, vamos que me sobra grasa. Y he decidido ir al médico. Primero al de medicina general, que tarde 3 minutos de visita, para decirme.

– Esta usted obeso Javier.
– Ya doctor, buenos días.

Por lo menos fue todo un detalle no me llamó gordo sudoroso. O vaca, o ballenato, o tu no puedes estar o hacer esto. Como hace muchísima gente (por decirles de alguna manera) , esa que a los que tenemos sobrepeso, aunque sea mínimo, pero que se note, nos miran por encima del hombro, sobre todo, ahora, en la era de los cuerpos diez.

Es penoso y se sufre, no sabéis cuanto. Los que estamos gruesos, parece como si no fuéramos parte de la manada, sin derechos a entablar conversación con algunos especímenes de cuerpo super diez y sus palmeros. Pero bueno, otro día hablaremos del problema sociológico que les produce a la gente con sobrepeso. (y que conste que se que no es bueno tener sobrepeso, pero es que es socialmente excluyente, y eso jode más que el sobrepeso mismo)

Pues nada, el lumbreras del doctor me dijo eso, casi sin levantar la vista, más bien vio la sombra y evidentemente, es grande mi sombra. Y también evidentemente me preguntó si fumaba y bebía. Salida esta que vale para todas las enfermedades, solo para médicos que no saben de qué color eres. (y se que beber y fumar no es bueno ni mucho menos). Bueno beber no es bueno pero te da alegrías, joder no todo va a ser leche de soja y sopa de verduras. Ayer se me quemo la ensalada, sin ir mas lejos. No se a que viene esto, pero me apetecía comentarlo.

Pero es que lo bueno, todo es malo, joder.

Pues eso, diez años estudiando para decirme eso. Rellenar un documento para solicitar visita al Endocrino.

El Doctor Jeremías Habas López, colegiado 12345 del colegio de Barcelona. Que digo yo, ¿porque tendrán un colegio? Eso siempre me ha dado miedo. un colegio para los médicos, que se supone que ya saben ¿no?. Vamos que me da miedo.

Para tres meses tenía para la visita del Endocretino. A esperar. Espero que no se me olvide, una vez que me dieron cita por unos problemas que tuve en el riñón, me lo dieron para otros tres meses, y se me olvidó. Me llamaron de la seguridad social para decirme porque no había ido. Y les contesté que yo iba haciendo mi vida, con dolor de riñón, que ya me habia acostumbrado, a la morfina y a las drogas duras, pero la iba haciendo, y que tres meses no es nada. Que febril la mirada, errante en las sombras. Te busca y te nombra. Vivir con el alma aferrada. A un dulce recuerdo…

Emmmmmm, ah.!! Me he liado, perdón, que esto es de una canción, bueno que se me olvido lo de la visita coño. Menuda bronca me lleve de la enfermera,  que tenia un mal día, aquel día hacia un año que tenia el mal día. Joder que mala hostia.

Pues nada, mi vida transcurrió con normalidad, hasta que llegó el gran día, iba a ver al Endocretino.

Allí me plante, como un clavo, un madrugón que pa que te cuento, a las once que me levante oye y a las doce en el medico. Con mi mejor chándal de los domingos  y con los gayumbos limpios, por si acaso le daba por exminarme.

Había mogollón de gente, y no todos gordos, yo creía que el endocrino era como un gordologo, pues no, también es flacologo y más cosas. Hasta había un tío con muletas y otro que hablaba sólo. Llevaba alli toda la mañana, y todo el rato decia,

– Llevo aqui desde las 8 de la mañana y no me llama nadie, ni los de Jazztel me llaman, es raro, porque me han de quitar el yeso. Rarísimo todo, ¿verdad ouga?

Yo alucinaba, me lo decia a mi, que ya me contaras lo que se yo de medicina, le dije

– vaya a la enfermera, la cara pasillo de mala hostia, y le dira algo de lo que debe de hacer…

– no ya me espero un rato mas….

-Pues vete a la mierda. Moriras aqui de viejo y con el yeso, porque has de ir a TRAIMATOLOGIA coño!!, al golpologo vamos – pense para mis adentros interiores de adentro.

– Javier Sanchez!!!!

Hostias que susto me dio el o la enfermera, no se lo que era. Tenia bigote y falda y Escoces no era. Dijo mi nombre y se metió para adentro del despacho. Pues era del Endocretino seguro. Soy un lumbreras.

Entré en el despacho.

– Buenos días
– Por favor, de uno en uno.
– Perdone, es que estoy grueso.
– Si la verdad es que si. Esta usted obeso.

Joder, será estúpido, y además ahora me suena peor lo de obeso que lo de gordo.

– Gracias, es usted muy amable – y con un tacto de Hannibal Lecter increíble, también pensé para mis adentros -…
– ¿Como? , es que no estaba escuchando.
– Nada, nada, pero empezamos bien. Si acabo de entrar y ya ni me escucha.

Curiosamente, pulso un botón de un reloj como esos que se utilizan en el ajedrez… Y….

Tic, tac, tic, tac…

– Mire, le voy a dar una dieta hipo calórica para que empiece a perder peso. A su  edad no es bueno estar tan gordo.

Que hijoputa el médicucho, al final le meto

– Mire me hará cinco comidas al día. Y siga el menú indicado… Hala…

Frutas con piel, verduras hervidas, legumbres, pollo plancha y poca cosa más. Todo hervido. Nada de alcohol, nada de tabaco y haga ejercicio.

Y me dio una hoja que indicaba la dieta de lunes a domingo. Y se acabó la visita. Exactamente 7 minutos 10 segundos.
– Y me vuelve usted dentro de tres meses.
Pensé, del revés te voy a volver, que ni me has mirado.
– Si, si aquí estaré. – yunamierda pense, no me vas a ver nunca mas, asi engordes 42 kilos en un mes -.

Ding.!!! Sonó el timbre del reloj. Hostias que precisión.!!!

– Siguiente!!! , Elvira Tragos, joder está ya con el nombre ya tiene dieta segura.

Será hijo puta el puto galeno. Si llegó a entrar con gafas de sol y un palo blanco, ni se entera.

Bueno pues he hecho las cinco comidas al día, aunque en la hoja solo viene, desayuno, comida y cena. Lo que he hecho es duplicarlo. Y mucha agua. Literal.

Lo único que me va mal de la fruta con piel es la Piña y el coco, es jodido de masticar. Pero vamos que los primeros días lo pase mal, me he comprado una trituradora y menuda diferencia.

Y lo del agua, pues en la piscina con la cervecita, todo el día. Eh.!!! Shitts!!! Al pie de la letra.

He engordado 10 kilos más y he llegado a la conclusión de que no es que esté gordo, es que no puedo descomer todo lo que como joder. No doy a basto. Tanta comida. Todo el día comiendo. Y de sano nada.
¿Habéis probado las coles de Bruselas? Joder que cosa más mala, parece que te estás comiendo un mando a distancia, por dios. ¿Y el brocoli? El brocoli es como un bonsai, pero como si comieras musgo. Que asco por favor.

Vamos que mañana voy a ver al Endocretino, y le voy a decir que se vaya de paseo por el desierto y que de paso lo barra, que hay mucho polvo por allí.

Soy así, gordito. Que le voy a hacer y ya a mi edad, paso de ponerme a régimen o dieta. Pa cuatro días, prefiero comerme un buen filete, que la mierda de las coles de Bruselas. Voy a crear una plataforma sin ánimo de lucro (o si) de

“Gorditos sin Fronteras. ong “

Así vivimos todos un poco mejor, entre los de nuestra especie.

©Javier Sanchez 2018.

Nota del autor.
Esto es simplemente humor, hay que cuidarse. Tampoco volverse loco, pero cuidarse, y si estoy gordito, que pasa.

Diálogo con mi muerte.

– Buenas noches, mantenedora del vaivén de mi pecho. Te observo desde esta silla, en esta habitación oscura, en la cual me has puesto, aislado del mundo. Será para proponerme algo. O pasabas por aquí.

Te veo, vestida tópicamente de negro, con la cara cubierta, que cobarde, sin voz, con guadaña como bastón, porque no puedes ni andar. Estas un poco hecha una pena. Cuidate un poco, coño. Ya te vale. Por lo menos una túnica de gris perla.

A que vienes, ¿a buscarme? ¿Porque? Por que he de abandonarme a ti. ¿Porque tu lo digas? Quien te crees que eres para indicarme que te acompañe. Dame una explicación coherente y lo mismo me lo pienso y te acompaño. Pero me has de convencer. No me valen dioses ni el famoso, porque lo digo yo. O por que me toca. Por cierto, donde esta escrito esto último.

Pero tu silencio no me convence, más que nada porque no te entiendo. No dices nada. Solo silencio. Y chorradas con el palito del cuchillo.

Mira, muerte, yo te explico:

Primero y consecutivos, no me lo merezco, he luchado mucho para estar aquí, para llegar aquí, no hay ninguna causa que haga que merezca que me vaya contigo, deseo ver los colores de la vida, deseo tener amores, ser amado, deseo seguir componiendo mi música, mis poemas, mis relatos, hacer reír a la gente, tener un bebé entre mis brazos, deseo recordar, deseo cumplir mis planes. Deseo mi vida, más de lo que tú imaginas. Eres tonta, la verdad.

Tú quien crees que eres, para venir, así con ese traje de monje Franciscano, que es feisimo , por cierto, y me vienes de noche, que me has dado un susto de muerte (valga la redundancia). Además sin llamar antes ni nada. Ya te vale. No tienes educación.

– Mira Muerte, te propongo una cosa, quedate tú aquí, vístete como un ser humano, lávate un poco, deja el palo ese con el cuchillo, que vas haciendo el ridículo con el por la calle, ya puedes dar gracias que estamos en 2018, que si estamos en los setenta u ochenta, acabas en una discoteca, con mis colegas.

Vamos pruébalo y dejamos vivir un poco, para que quieres tanta gente allí en Muertelandia, si tiene que estar aquello petado de gente, los alquileres por las nubes y el colacao carísimo.

.

¿Hay trato?

.

©Javier Sanchez 2018

El bosque de bayas y la cebra.

Hace unos días, hará más o menos dos semanas, tres días, diez horas y cuatro minutos, iba andando por el bosque de Getsemani, más conocido como el bosque de lo cacahuetes, el que esta al lado del huerto de los olivos, e iba mirando los arboles, las palmeras, las setas alucinógenas y todo lo que me alcanzaba la vista. Y al volver la esquina de un edificio que habían construido allí, Fomento de Construcciones y Contratos, me encontré a una cebra que se estaba comiendo a un león. Y le pregunté.

– Perdone que le interrumpa en su ágape matutino, pero usted es blanca con rayas negras o negra con rayas blancas.

La cebra, toda cabreada, escupió la pata del león que estaba masticando, me miro fijamente a los ojos y me espetó.

+ Tu eres feliz con momentos tristes o eres triste con momentos felices. Como tas que dao con la respuesta, cara pasillo. Venga largate y piénsalo.

Me quedé anonadado, que no se que significa pero los que saben escribir lo ponen mucho.

Desde aquel día, he dejado de pasear por el bosque, de comer bayas y tortilla de patatas.

También he dejado de hablar con animales que me han dicho que realmente no hablan. Aunque la pregunta/respuesta de la cebra me dejó hecho polvo.

Pues eso, que ahora estoy en tratamiento loqueril. Toda va más o menos bien, ya eso de sentirme Paul Macartney ya lo llevo mejor, ya ni canto ni nada. Ni tiemblo ni nada. Solo lloro un poco.

Moraleja : No vayas al bosque colocado.

Gracias, un beso a todas.

.

©Javier Sanchez 2018

Las gafas del chino.

Esta mañana, aprovechando que estaba aburrido. Lo aprovecho mucho eso. Me aburro cosa mala. Puse la tele, lo sé, poca imaginación, y estaban emitiendo el telediario de la mañana, joder, todo son tíos que se llevan mi pasta y viven como los dos reyes de España. Juntos. Asesinatos, corrupción, robos.

Tras un rato, se ve que han cambiado de gente o hacían entrevistas, o algo había pasado, pero me he dado cuenta que había tiros y la gente hablaba raro, ha sido cuando me he percatado que no veo bien, pues pensaba que estaba viendo el telediario, y no, era una peli, “El padrino I”, Francisco Ford Fiesta Copola, no se mucho de cine lo siento.

Me fije bien, concentrando a tope toda mi energía en los ojos y ví que era esa peli, al del Padrino. Pero no veo bien, no.

Y los confundo, a los actores los confundo. Ya los confundía antes, aunque esto del Robert de Niro y Al Pacino, ha sido una constante en mi vida. Nunca he acertado a la primera. Y ahora que veo menos que pez de goma, ya nada de nada. Confundo a Brad Pit con Liam Nesson. Por el pelo los distingo.

Pues nada, pasado un rato, me he hartado y lo he decidido. Dicho y hecho, he bajado a la óptica y le he dicho a la chica que atendía, que por cierto tenia unas gafas con unos cristales que se le veía el fondo del ojo, y le he dicho. Con mi gracia innata de calvo giliposimpático. Vamos que quise hacerme el gracioso, pero mientras lo iba diciendo iba pensando que no tenía gracia. Pero es que soy así, que le voy a hacer.

– Oyes a ti lo del fondo del ojo para la tensión te la hacen desde la puerta del consulta no.??….

Un minuto de silencio… Quería morirme. Dos veces. La había cagado. Y más con la chica que iba a poner mis ojos en sus manos. Es que no pienso.

– Oye, que es broma eh?? Es que soy así… Idiota. Pero de nacimiento. Yo también estoy como un topo, perdona de nuevo, frase poco acertada. Perdoname. Mátame Thor.

La chica ha sonreído, con una de esas sonrisas de ventrílocuo que te dicen, hijoputaojalatengasalmorranasdosañosseguidos.

-Jeje (risa que indica, que me quiere matar) Que desea señor (imbecil)

-Pos mira oyes, necesito unas gafas esas que vendéis para leer o ver de cerca.

La chica me ha dicho que tenia que pasar al ojologo, para que me midiera lo que no veo. Mi mente privilegiada de filosofo extraordinario, de inmediato ha calculado 500 napos mínimo. Y eso me ha sonado a caro de la muerte. Y le he dicho.

-Mira, ya pasaré que tengo que ir a comprar un sifón de naranja, que me he quedado sin.

-Muy bien señor, aquí estaré. (cabron)

Me he encaminado al chino del barrio, es una tontería esto, por que hay 200 tiendas de chinos mas los bares que han colonizado. Pero bueno que os voy a contar. Me he acercado al de la esquina, y le digo al chino.

– Buenos días, mire quiero unas gafas de esas que vendéis graduadas.

– Ah si señor, yo llamar Li Chuan, tenel muchas gafas gladuadas, si… Cual gustal.?, tenel todas a 15 eulos, por sel tu dejal en 15 eulos.

– Ah vale – me esta vacilando el Li Chuan este.- quiero una de 2 dioptrías en cada ojo…

– ah si, si, que sel dioptlias.?

– joder, las que pone dos, aquí en la pegatina de la patilla.

– No, no, 2 no, valel 15 eulos.

– A ver Li Chuan, yo te pago 15 euros y tu me das las que ponen dos dioptrias.
– No, no, tu no entendel, vale 15…

– Mira oye, yo es que… joder, podriais aprender un poco de castellano, solo un poco, tu no me entiendes a mi.
Estas.!! – Le indique- Mira como te lo explico, tienen la etiqueta de dos dioptrías, una moneda especial que es igual que 15 euros. Lo pillas.??

– Ah si, si, si. Vale, vale, y cuanto no ver tu? Dos o tres tlias de esas.??

Aaaaaahhhhh.!!! Me dio un ataque de ila, perdón ira.

– Miraaaaa, mira, no me ponga nervioso por favor… , aunque sepa kárate le voy a arrancar la cabeza. Dame las de dos tlias de esas, que valen 15 euros.!!

– El kálate sel japonés tu no estudial mucho eh.? Quince euros las gafas.

Me subió por el canalillo del estómago, un no se que de asesino, que pude contener, mordiendo la cartera….

– Toma pedazo de… lo que seas, porque me parece que me estas vacilando desde que he entrado.

– No, no, no. Quince euros.. Yo no vacilal a cliente que no ve bien, nunca.

– Si, si, si, si, toma agonías. Me cago en to lo que se menea veintemil veces – dije en voz baja –

– Adios señol que no ve, yo tambien cagal…

Pues nada me fui con las gafas de 15 euros, que casi me cuestan un infarto y un asesinato.

Llego a casa y me las pruebo… hostia puta, veo ácaros, partículas de polvo, y lucecitas.
Pensé eso va a ser la tele. Y no más acuerdo de más.

Me desperté, entre el sofá y la mesita, con la patilla de las gafas clavada en la oreja. Hostia puta, con las gafas del chino.!!! Me han matao… Que mareo por dios, me ha bajado hasta el azúcar.

Me las puse otra vez, para probar, y me miré la mano, me ví los capilares de los dedos y toda la roña de las uñas, joder y me acababa de duchar.

Me volví a despertar, al lado de la tele panza arriba. Y me dije estas gafas no son muy buenas, me sientan mal. Que mareos, por dios que mal me encuentro.

Después de recuperarme, casi dos horas me costó, volví a la óptica, que remedio, y allí estaba ella con la misma sonrisa y me dijo..

– Que, cuantas veces nos hemos caído?? Viene usted blanco como un folio A4 Jejejejeje….

Yo pensé, que cabrona, qué razón tienes. Pero antes muerto que admitirlo.

– No, no, mira, anda mirarme las dioptría y hazme unas gafas, que estas de mi padre no son muy buenas. Admitis tarjeta?

.

A cada uno lo suyo oye.

.

©Javier Sanchez 2018

El sobre de jamón

Ayer por la noche, por la noche , bien de noche, me desperté de un sobresalto, con un dolor intemsisimo en el gemelo derecho, es horrible, me puse de pie rápidamente. Al rato se me pasó, quedándose un dolor sordo, pero muy molesto. Fui a la cocina abrí la nevera, la abrí y me quedé observando su interior. Imaginar cómo en “Paranormal activity”, que va pasando el reloj de la cámara a toda hostia, allí estuve embobado hasta las 3 de la mañana, desde las tres menos cinco que llegue, espantoso ¿No?

Pues decidí comer algo, pero es que tengo que ser muy selectivo, tengo el estómago muy delicado, me sienta mal hasta el ALMAX, así que tras mucho pensar cogí un sobre de esos “abre fácil” de jamón serrano, de esos que también se come el plástico que separa las lonchas. ¿No? ¿No se come?. Joder pues yo me lo como, está bueno.

Pues eso, que en mala hora, nunca mejor dicho, eran las 3 de la mañana, ya sabéis lo que significa, cogí el maldito sobre de jamón de plástico.

Pues empecé a preparar mi pan, con tomate, aceite y sal. Todo bien puestecito en el plato. Con el punto ideal de sal , su tomatillo bien restregando por el pan y mi batido de cacao.

Cogí el sobre de jamón…, joder aquello no había manera de que el plástico se despegara, de donde pone “abrir aquí”, tirar y tirar hasta que llego un crack… mi dedo pulgar no soportó la presión, está muy depre, me lo rompí

Del dolor y sobresalto me golpee la cabeza con la campana extractora, me mareé y me apoyé en los cajones que había dejado abiertos, evidentemente se cerró y me pille los dedos, la campana se cayó encima de la vítreo cerámica y todos los cristales se me clavaron en la cara. No veía nada y andando a ciegas le di un cabezazo a la caldera que tuvo un escape de gas y claro, como no, explotó. Sentí un ruido como…. bueno, un ruido.

Estado de mi cocina después de la deflagración.

Y la verdad, no recuerdo mas…

He despertado en el hospital, todo lleno de vendas, el brazo escayolado y todo lleno de tubos por todos mis orificios.

Los del seguro, muy amables, me han llamado y enviado la foto, y me han dicho que empezarán la obra mañana, por lo de la explosión de gas y que había un sobre de esos de jamón sin abrir, que que hacían con él. Le he dicho que lo mate. Y he colgado.

Joder, tengo hambre todavía…

Desde el Hospital de la Esperanza perdida para siempre.

Módulo de
Traumatología y psiquiatría.

© Javier Sánchez 2018

Mi cuenta en Instagram

MI PEAZO CUENTA EN INSTAGRAM.

Hoy me he hecho una cuenta en Instagram, para el rollo ese de las fotos; hay que estar a la última si no, eres un matao y un apartao de la vida y de la sociedad, un paria, un asqueroso, que te mueres tres veces y no se entera nadie.

Ahora para estar dentro de todo, on fire, o on the rocks, siguiendo a todo el mundo, tienes que hacerte una cuenta en Facebook, una cuenta en Tweeter, una cuenta, en WhatsApp, una en Telegram (por si falla el WhatsApp), una en LINE, por si fallan las otras dos, una cuenta en LinkedIn (Para no conseguir trabajo).

Ah! y tienes que dejarte la barba esa del tío de LOEWE, pantalones subidos por encima del tobillo y sin calcetines (que ya me gustaría verlos en Soria en enero) y ponerte un moño a lo samurai, que con camisa y corbata queda como dos granos de pus en la frente, de aquellos que te salían de joven, a última hora, cuando habías quedado con la chica de la que te habías pillao a tope.

Que por cierto, mi madre decía que era de las pajas, puede ser, no digo que no, pero yo es que nunca me he hecho ninguna, es más, soy virgen. Sin tetas ni nada de eso, ni capa, ni la cabeza cubierta con un mantel de esos, ni hablo en arameo (me encanta ese nombre, arameo, que viene del latín, meandus soy Patxi), es más me llamo Javier, no Maria, pero vamos que la tengo intacta. La desto me refiero. Joder que soy Virgen.

Hostias, no se de que hablábamos….
Ah si…

Pues eso me he abierto la cuenta, javipeazofotosvoyhacer@instagram.orge.

Pues nada, ya todo hecho, me he puesto el anorak, que esta lloviendo, luego me lo he quitado, por que me he mareado del calor que tenia y me he ido a la tienda para pillarme la cámara.

Entro en la tienda y me he dirigido a la dependienta con gafas, consejo, siempre hay que hacer eso, es la que tiene estudios. Me he acercado a ella , se llama Begoña, lo pone en la chapita de la teta, digo de la camisa.

Pues la ja puta” de la dependienta se me ha (a) reído en todo el jepeto cuando le he pedido todo solemne

– Buenas tardes guapa, una cámara, pero de las buenas, de esas reflex, que debe de ser para los golpes, insisto, valga lo que valga, es para el instgram.

La Bego me ha (a) mirado 10 segundos sin parpadear, se ha (a) puesto colorada, luego morada y ha explotado a reír pero a carcajadas. La madre que la parió.

¿Pues no hay que hacer fotos para el INSTAGRAM ese? Pues eso, una cámara coño, ¿que he dicho de raro.?

Y mientras la cabrona esa se meaba de risa, sujetándose en el mostrador, he entendido la famosa frase que mi padre me decía a veces. Casi cada día.

– Javi, hijo, eres gilipollas.

La chica cuando ha recupera el aliento, me ha hecho pasar a una sala, que ponía,

“Sala para especiales”.

Y me lo ha explicado, buena chica, un poco cabrona, pero buena chica.
Menos mal, porque no llevaba dinero para el carrete de la máquina.

Y eso. Que me hecho una cuenta para hacer fotos.

©Javier Sánchez 2018

SIGUIENDO INSTRUCCIONES DEL PSIQUIATRA.

Esta mañana tenia visita con el psiquiatra, a las 8 de la mañana hora zulú, que, por cierto, a esa hora no soy persona, a otras tampoco, pero a esas menos, soy como un ectoplasma mareado.

He llegado a la consulta a las 7.50 y ya había dos personas o cuatro, por qué las dos hablaban con su amigo invisible, vaya tela. Al fondo había otra. Varon, metro setenta y cinco, 80 kilos, pelo castaño, caucásico. Todo trajeado, cartera de piel de serpiente africana y totalmente sieso y tieso.

– Buenos días.

Todos contestaron, los ocho…
– Buenos días..!!!!

El trajeado, me miró y me dijo..
– Buenos días tenga vuesa merced y que dios le bendiga.

– Buenos día señor… – joder vaya elemento da miedo -.

Yo no creo que este igual , aquello de creerme Paul Mccartney ya se me pasó, con la medicación.

Pues después de esperar más de una hora, y salieran todos los personajes, los ocho o diez que andaban por allí.

Quedó la sala en silencio…
De repente salió la psiquiatra.

– Javier Sánchez.!!!!
– Hoooooostiaaaaas.!! Yo doctora, yo, casi me da un infarto.

– Pase.!!!!
– Hija de pu… Pero porque grita..
Por qué grita doctora.
– Ah, que grito.!!!???
– Si coño, que la confindencialidad, se va a la mierda.!!!
– Ay perdona, que no me he quitado los tapones, es que hay pacientes que vaya tela.
– Me quede orgasmico. Perdón ojiplatico.

Que cabrona, los recibe con tapones en las orejas, hay que joderse.
– Bueno, dime Francisco.
– Mal empezamos, mi nombre es Javier Ssnchez ,. número de la seguridad social 06/96328852 y dos números más.
– Vale , Javier, cuéntame…

Le conté toda mi historia, triste y desoladora como un bocadillo de pan rallado. También le conté lo de que soy asesino en serie, pero de las malas, de esas de ocho mil capítulos. Y miania de estafar y robar a la gente

Me dijo que era el síndrome del político escondido.

Bueno, pues después de casi una hora de cascar, tomando notas, o eso creo, porque me pareció que pegaba algún cabezazo peligrosamente desnucante, osea que no me escuchaba y me ha dicho.:

.- El único modo de conseguir la verdadera paz interior y alcanzar la felicidad es acabar con todo lo que tengas pendiente o a medias. No debe de quedar nada. Debes de reiniciar tu vida. ¿¿Vale José Luis ??

Yo Le contesté.

.- Al tal José Luis que me dices no se si le parecerá bien. A mi si me lo parece y te voy a hacer caso. Cosa que tu no me has hecho a mi. Pero lo dejamos aquí… No tengo ganas de discutir.

Así que cuando llegue a casa, le di un hachazo, al portero, en toda la cabeza, por cabrón y chivato. Después de enterrar el cuerpo en una zanja de la compañía de aguas, si de esas que están meses sin que nadie haga nada, he subido a casa y he echado un vistazo por ella. A ver lo que había pendiente.

En la inspección he encontrado varias cosas que había comenzado pero que no había finalizado y me puse a ello:

He terminado por completo una botella de tinto reserva, una botella de tinto crianza,
una de agua del Carmen, de cuando se separaron los Beatles,
una bodella de Baileys,
una bodeya de grron,
un baquettte de batatas britas.
una gajjja de vallllliiiiiuuum, el resdo de unas yogoladinas y de udas badalenas
dos ladas de adun mu bodito.

Do dienes di idea de lo godidamende ffffabulosssso gue me diendo ahora midmo.

Fod favod engvía ezdo a dodoz losss gue ziendaz gue nededidan bazz inderiozz y do alganzann la velicidadd..

Coñññño oz guiero bussshho a dodoz.

¡Joed, gómo oz guiedoooooooooo..!

Gabierl Sanshe

PD. Este es mi gato y me miida mal, y me habla.

© Javier Sánchez 2018

Cosas que me pasan – El texto en la farola.

“Hoy hace seis meses, que dejé de beber refrescos de cola (es que no se puede escribir Coca Cola, por lo de la publicidad), ni alcohol, ni pastas, todo con casi nada de sal, solo como verduras y mucha fruta. Mi cuerpo ha notado la diferencia, mi cerebro funciona mejor. Me levanto cada día a las 8 de la mañana y hago deporte hasta las diez. Aunque llueva o nieve. Luego me ducho con agua fría, es tonificante. Es increíble lo bien que me siento. Y lo bueno que es hacer dieta y deporte, sin pensar en nada más.”

_____________________

Este texto me lo encontré en la calle, al lado de una farola, donde el bar que voy todos los días.
A lo mejor un día me pongo a ello y mejoro mi torso atlético.

Si eso, ya mañana, ahora estoy poniendo la mesa. Y no puedo.

©Javier Sanchez 2018