Mariposas

Como te diría que no era nada malo lo que te contaba sobre lo de mis calambres de mi estómago, que no es que se de la vuelta, y no es que me encuentre mal cada día, cuando estás y más cuando no estás. Y que no se cómo explicarte que no creía en que esto sucedía, hasta que te vi.

Y hasta tuve que ir al galeno, y aquel amable hombre, me miró y sonrió y me hizo una foto que lo explica todo.

Y ahora no sé cómo decírtelo, que no es nada malo, solo son mariposas, las famosas mariposas que tú has puesto en mi estómago.

.

© Javier Sánchez 2020

Al desconocido. Perdón

Hola querido ciudadano desconocido, soy yo, soy tu mal sueño, tú preocupación, el que no se te va de la cabeza, durante todo el día machaconamente. Soy él “quien será el tío ese de ayer”.

Soy él, soy el de el lunes por la mañana, el de la calle Córcega, esquina Paseo de Gracia, el que te saludo y te preguntó por toda tu familia, trabajo, etc, y quedó en llamarte, y tú, educadamente sonreíste. Y es que todavía recuerdo aquella cara de ictus contenido. Y, la verdad, es que a solas me descojono de risa. Perdóname.

Aprovecho este foro para decirte:

Si lees esto, por casualidad. Que no oye, que no me conoces, es que me equivoqué, no tengo ni puta idea de quién eres. De veras que siento los malos días que estarás pasando.

Ah y que no te voy a llamar ¿Eh?

.

© Javier Sánchez 2020

No abras la puerta.

Tengo a dos personas en el salón de casa, una chica y un chico, uno balbuceando y la otra llamando por teléfono a su mentor o no se que, pidiéndole consejo de que qué hacían. El chico se ha mareado y todo en la puerta y entre la chica y yo lo hemos pasado al salón.

La cosa es que hace un rato han llamado a la puerta y he abierto, y allí estaban una pareja de dos, con su camisa blanca, muy monos los dos y me han dicho:

– Buenos días señor, somos testigos de Jehová.

Yo he pensado, que yo no había hecho nada, que lo del golpe al coche del obispo, en el garaje, estoy seguro que no me había visto nadie.

– Si… Y?

– Que queríamos explicarle sobre esto de Jehová y todo eso.

Ah! Hostias ! Testigos de Jehová. Los del Jehová y eso, si. Bueno, pobres, le haré pasar y así me hacen compañía.

– Ah. vale, pasad, pasad.

El muchacho se ha puesto blanco y se ha desmayado. La chica me ha dicho.

– Ya sabía yo que un día pasaría esto, siempre nos dicen que no y mire usted, para una vez que nos dicen que si.

Yo quería que me tragara la tierra y que me escupiera en Andrómeda. Porbrecilllos, no están acostumbrados. Al margen que estaba a punto de darme un ataque grave de risa… Me contuve.

Y nada aquí los tengo, uno diciendo tonterías sobre el Jehová que tiene muchos testigos, por cierto, que habrá hecho, y la otra llamando a su lama para que le expliqué de qué va eso del Jehová.

No le abro la puerta a nadie más. Lo prometo.

.

© Javier Sánchez 2020

Mejor ya oye, creo

Me estoy tomando una medicación para la narcolepsia que me va de maravillaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaansnsn
snkjdwheheheheejsnsjd

ksksk#+#-@-2-€+€

+#;+#+##+€(#({¥=¢

=${$=¥=¢=^{`™£¢

.

© Javier Sánchez 2020

EN EL YOGA – CAPITULO 2 y ultimo, toy cansado

En el capítulo anterior

Joder que pesao de tio. Por fin salí a la calle y tome una bocanada de aire, casi me muero, pues la tomé al lado de el aparato de aire acondicionado de “Pub Loli, no cerramos en tol día”, no os cuento más que estaréis cenando.

.

CAPITULO 2

Y fin

.

Aquella noche dormí como un bebe, me desperté cada dos horas llorando, es lo que tiene no estar bien de la cabeza y escribir en blogs. Pero vamos, que allá a las 3 am, mas o menos, me tome un diacepam y un Valium y un chupito de whisky y me dormí, bueno mas bien perdí el conocimiento. Desperté de repente, con un dolor intenso en la coronilla, era pronto, sobre las 11 de la mañana, estaba entre el sofá y la mesita del salón, con la lámpara en la cabeza y la bombilla, de la misma, quemándome la coronilla, de ahí el dolor intenso.

-Joder la clase de jotas!!!! Digo de yogas!!! Hostias, llego tarde. A correr. Joder, pues empiezo bien la relajacion de las narices…

Me vestí con las mallas y los calcetines tobilleros de esos, que por cierto tienen el mismo precio o más que los que te lleguan hasta las rodillas, una camiseta, una sudadera y la esterilla de esas de goma espuma lista con dos gomas y hala, al yoguero.

Llegué tarde, claro, como no. En la recepción estaba la “Namasté” y el de paisano. La señora me saludo yo hice lo mismo.

– Namaste oiga. – Me dijo que lo de oiga no hacia falta y me acompaño a la clase, yo iba dándole conversación a la “Namasté”, pero lo que pasa es que tengo un problema que mi madre es sorda y estoy acostumbrado a un volumen de voz tipo concierto ACDC desbocao.

– ¡¡¡¡¡Que tal como va el día, tranquilo no?!!!! Bueno aquí ya se precibe que todo es tranquilo, no os alteráis por nada!!! Joder, menos sangre que el tobillo un canario, ¿Que no?

La “Namaste” (que luego me entere que se llamaba Guadalupe y era del Prat del Llobregat, ate cabos, por lo de güey y todo eso), ni me contesto, solo me indicó que no gritara de esa manera, que allí debía de reinar el silencio y la armonía. Joder, que tiquismiquis, pero la verdad, tenía razón, es que yo hablaba que parecía que estaba en una lonja, por dios que gañan que soy.

Guadalupe se paró y me indico con su mano derecha que allí al fondo estaba la clase y que hacia 15 minutos que habia empezado, que al entrar tuviera la consideración debida con mis compañeros. Esto ultimo no lo entendí, pero bueno, para allí que me dirigí.

Entre en la clase, la puerta hizo ñeeeeeeeeeec!, clok!! le di a la pared de la clase, empuje demasiado, joder aquí se oye todo. En la clase, casi a oscuras, estaban todos los alumnos tumbados como los de ayer, en una posición como los musulmanes cuando rezan, después me entere que se llama el saludo al sol, la verdad es que no se si estaban todos vivos, pero alguno se movia. Me pregunté, que vaya tela, si aquí no hay ni una jodida ventana, ¿como coño saludan al sol?, y me dije, bueno Javier, abre la mente, para eso estas aqui, para abrir la mente y….. joder que calor hace aqui… bufffff!!!!

El profe, el Iñaki, me decía con las manos que me pusiera en el suelo y que me callara, yo que se, todo con gestos con las manos, parecia un dialogo de sordo mudos. Joder que estress, el tio este me pone muy nervioso. Y solo acababa de entrar en aquella sala, que por cierto, os he dicho que hacia un calor infernal ¿no?.

A mi mente de gañan, pero educado en escuela publica, de las mejores del barrio, solo se le ocurrió decir:

– Buenos días a todos y a todas, perdón por llegar tarde ¿eh? es que me he dormido y …., – pero esto lo dije sin gritar ni nada, que casi no me oí ni yo. Joder, se giraron todos a mirarme y revivieron. Iñaki se cabreó y, con un suspiro, encendió las luces.

-Vale, pues nada, nada, perdonad, pues hala, ya conocéis a Javier, es el nuevo. Acaba de ingresar hoy a nuestra escuela. Demosle una binvenida.

Yo sonreí, dando un barrido tipo periscopio de submarino, pero nadie dijo nada, ni una puta sonrisa, pasaron de mi como de comer mier…, joder que gente mas rara. Mucho namasté, mucha paz y mucha verdura, pero mas sosos que un bocadillo de tofu.

-Javier, extiende la esterilla, situate y vamos a seguir. Vamos a hacer la posición de Loto o Padmasana.

Esa posición es la mas conocida, es la típica, la de las piernas cruzados y los pies encima de los gemelos, las manos en las rodillas y haciendo el signo del OK, bueno ya sabeis cual es, no me mareeis. Antes de nada, me puse a extender la esterilla, pero la goma espuma se habia quedado con la forma y no había manera de quedara plana en el suelo, la cabrona estaba viciada de llevarla enrollada, la ponía en el suelo y volvía a su estado inicial, con el consiguiente ruidito, sssshiiiiiap!! y mi consiguiente, me cago en la puta esterilla (susurrado). Le di la vuelta y me puse encima y poco a poco me senté. Intente colocar las piernas en la manera correcta, tal y como ya estaban todos puestos y meditando, no había manera, no me daba la elasticidad de mis piernas ejercitadas en marathones y carreras de obstaculos vistas en la television de plasma de mi casa, parecia un hipopotamo con mallas sentado en una piedra y cuando lo conseguía, la puta esterilla se volvía a doblar sobre mi, era algo curioso, automatico y desesperante, cuando conseguía, mas o menos poner la piernas y los pies bien, saltaba las esterilla, sssshiiiiiap!! y me envolvia, yo me cagaba en toda su familia y hablaba en voz baja – Si tuvieras vida, te vendia a una mafia de trata de esterillas -.

Ostias, me estaba poniendo muy nervioso, como un electricista trabajando en un charco de agua. Tambien, caso aparte, es que, en la escuela, me habían regalado una sudadera que ponia “MOJAMA SECAMA – THE YOGA PUES” y me la habia puesto, oyes estaba sudando como un pingüino en una panadería, me caian unos goterones de sudor como un dedo cada uno, y de relajarme, de relajarme nada y de meditación menos. Gire mi careto de gañan simpatico e intente hablar con mi compañera de al lado, que parecía que no tenia huesos, estaba doblada como un blandiblub de aquellos que se pagaban en la pared. Cuando iba a pronunciar palabra…

-Y sobre todo beber agua ¿eh? -Indicaciones del profe.

Vamos hombre, será cabrón, como coño voy a beber agua, a parte que no me he traido, dato importante este, oye es que no tengo manos para coger nada, bastante tengo para aguantar el equilibrio con el culo en esta posicion maldita. Iba a intentar de nuevo hablar con la “sinhuesos” y de nuevo el profe….:

– Ahora vamos efectuar la posicion del arbol.

Pero bueno, joder, si todavia no me he colocado en la posición del toro sentado ese, que estoy con las piernas tocandome la panza y me voy a caer hacia adelante y el plasta de vasco este ya esta cambiando a otra posicion… me cago en todo lo que se menea, en los yoguis, en el oso yogui tambien y en mi psiquiatra que espero que este internada en un psiquiatrico y/o manicomio en las profundidades del desierto de Atacama. Aproveche que Patxi se habia cansado de dar instrucciones y hable con la “sinhuesos”

-¿Oye esto es así de rapido todos los días? Por que en lugar de relajarme, al final voy a matar a alguien. Me va a dar un siroco y no voy a conocer.

-Shhhhhhhhh! – dijo la chica de goma levantandose – Callese abuelo que desconcentras a la gente… y a mi tambien.

Abuelo? sera idiota la tia esta, pero si como mucho tiene diez años menos que yo, que por mucho que hagas yoga, la funda del cuerpo te delata, Pero como que “shhhhhhhh”, me cago en tó. Levanté la mano, desde alli, al fondo, en una esquina oscura de la clase

-Hey profeeee!!! Eeeeeeeeeeeee!!!!!! Oyes Patxi, para, para, para… (yo ya habia perdido el norte). A ver, esto no va bien, aquí hace un calor que voy a perder el conocimiento de un momento a otro, parece esto una panadería incendiada, mi puta esterilla me ha declarado la guerra, esta chica o mutante, o lo que sea, solo dirigirle la palabra me manda callar y ahora todos los demás habéis cambiado de posición y yo todavía estoy en la primera y con el culo dormido y las piernas de color azul o negro, no se, porque aqui no se ve una mierda. Joderrrrrrr…!!! Yo sentado y los demás en la posición esa de la sevillana o árbol o como se llame…. es que manda cojones. No me relajo, no hay manera,

Al profesor, le cambio la cara, quería morirse, se me acerco, sin correr, claro, no le vaya a dar un infarto al atontao, yo creo que va fumado todo el dia. se inclino y me dijo:

-Joder Javier, pero porque chillas. Si no puedes hacer algo, te levantas en silencio y te acercas a verme.

-Los cojones Patxi, la faena es mía ahora para moverme, como para ir donde estas tu en esa tarima, con tus cojines e inciensos, que me estoy mareando entre el calor y el pestazo que hace aquí. ¿Pon el aire acondicionado hombre?

-Es que esta es una clase que se hace a 42 grados de temperatura Javier, y joder, no grites.

-Mira yo hablo así,…. ¿como?, ¿que?, ¿a 42 grados? Y entonces por que me dais la sudadera, para que me muera o me deshidrate. Esto se avisa y vengo en tanga de leopardo, joder.

Patxi estaba a punto de explotar. Volvio a su poltrona de emperador…

-Bueno vamos a hacer la posición de la grulla….

Entre el calor, la esterilla, la sudadera que no podia quitarmela, me levante como pude, y le dije al Patxi…

– ¿La posicion de la grulla? Con una grulla te voy a dar en toda la cabeza YoguiAizcolari, me cago en todo, que he venido a relajarme y parezco un cocainomano.

Acto seguido me caí, mas que nada porque no me sentia las piennas, como Rambo cuando le daban dos mil balas y decia eso, caí encima de un chico, en toda su pierna derecha mis 120 kg en canal, gritaba como un loco, creo que fue por lo del hueso que le asomaba por debajo de la rodilla. Yo ya no sabia donde estaba, estaba a punto de darme un ataque, me arrastre para ayudar al chico y de paso le tape la boca para que no gritara tanto, fue instintivo y el tío solo hacia que decirme no se que y moviendo las manos como si quisiera volar… Joder, lo que pasaba es que le apretaba demasiado y le estaba ahogando. Joder que día. Fundido en negro, me desmaye del calor y de los nervios. Me desperté, desfundido en blanco, con un paramédico dándome tortazos y Patxi detrás intentando pegarme, pero la policía lo sujetaba, y yo entre tienieblas le oia que me decía….

-Vete, veteeeee!!!! vete de aquiiiiii, gañan que eres un gañan!!! Te voy a matar, te voy a matar!!! Torpe!!!

Yo le decía entre las mismas tinieblas – No grites hombre, namaste –

Y el se exasperaba más todavia

– Namaste? sueltame – le decia al policia -, sueltameeee que le doy, Namaste? Namaste voy a dar cinco mil hostias, ni meditacion, ni control, este tio es gilipollas, – Cuatro policías lo tuvieron que sujetar. Madre mia que genio. Se lo llevaron en una ambulancia, atado con las correas a la camilla y gritando no se que que queria matar al gañan cabrón o algo asi

Vaya que dia y que mareo y que calor y que…. joder nunca mas vuelvo al yoga este, esto es para gente especial o algo asi, no se, que mal que lo he pasado. Mañana ire a la psiquiatra a ver si quiere recibirme y despues, si eso, vendre a pedirle disculpas a Patxi, espero que haya salido del hospital y este mejor.

.

© Javier Sanchez 2020