AVANCES EN ANESTESIOLOGIA SANITARIA.

Que modernidad que hay en la sanidad pública, de verdad que merece la pena conservarla, no venderla a fondos y empresas buitres que solo van al negocio de jugar con la vida y el dinero, vamos que si tienes pasta vives y si no, te mueres.

Pues es que la semana pasada, me tenían que operar a corazón abierto, el corazón no, el pecho abierto, no se porque le llaman asi, el anestesista me hizo el examen de rigor, que si estaba casado, se ve que es algo que va en detrimento del descanso postoperatorio, me pidió la declaración de la renta, unos extractos bancarios, que color de ojos tenía mi abuelo, si fumaba, bebía, follaba, etc, a todo esto ultimo le contesté que no. También me explicó que me podía morir por efectos de la anestesia, o porque el cirujano le diera un vahído y me clavara el bisturí atómico en la cabeza y cosas de esas que te animan mucho antes de la operación. Le dije al anestesista que vale que me daba por enterado de todo el terror que me había metido en el cuerpo.

Posteriormente me ofreció dos opciones para la aplicación de anestesia, la anestesia tradicional que luego estás que parece que te has ido de fiesta con la reina de Inglaterra y Hemingway en una noche desbocada o una sesion en pleno quirófano de tres películas alemanas de esas de antena 3 que dan los sábados por la tarde, más una de Buñuel doblada al portugués y con subtítulos en árabe, ojo, a elegir y todo. Carta abierta.

Elegí «Reencuentro en el paraíso», «Secuestro en el paraíso», «De vuelta al paraíso» y de musica «Concierto de guitarra y balalaika con el maestro, El manco de Triana, OPuS 14 turbo GTI»

Oyes, mano de santo. Ni efectos secundarios ni nada. Eso sí, me duele el pecho que te cagas, será de la raja, pero es lo de menos. Cómo una rosa que estoy ya.

Luego dicen que la sanidad y la ciencia no funciona.

Ah! Ya estoy bien, gracias por preguntar y por todas las flores que me enviasteis al hospital, casi me muero de alergia pero quedó bonito, no tuvo tanta suerte mi compañero de habitación que falleció por los de las flores, le cayó un jarrón de 7 kilos en toda la cabeza. Mala suerte, de todas formas tenía muy mala cara.

© Javier Sánchez septiembre de 2021

Queja. O no.

Buenas tardes a todos, si lo lees por la mañana pues aplicas el momento. Os cuento lo que me pasa.

No sé, debe de ser el tiempo, se me caen las cosas de las manos.
Debe de ser el tiempo, se me olvidan las cosas. De veras. Es como una pequeña posesión. Debo de estar poseído por un idiota desorientado, debe de ser eso, porque yo no era así. Y estoy seguro de que mi yo que se ha escondido tampoco lo es.

No sé, a lo mejor debe de ser el tiempo, que me engancho con todo, es como si mis brazos o mis piernas, a veces no tuvieran fuerza. Es curioso, habiendo sido jugador de rugby, que era capaz de levantar a un tío en carrera y de frente a mí.

No sé, es curioso, dede de ser el tiempo, porque soy capaz de escribir un poema, o un relato o componer una pieza de música, pero no recuerdo porque me he levantado de la silla. Es curioso ¿verdad?. O no, pero para mí sí.

No sé, pero debe de ser el tiempo… el tiempo que llevo pisando el suelo, debe de ser eso, que desde hace un tiempo hacia aquí ya no me sale nada bien, joder, que no es poco, una pandemia, una enfermedad cuasi incurable, amigos que se me van, otros que los creía amigos, se diluyen en el tiempo, la economía casera que esta acabando con mi cerebro y mi salud, joder es que son muchas cosas. Y además, las cabronas, es que si ponen en fila esperando para darme una hostia tras otra. Es que nada me sale bien, seguro que me baño en una piscina municipal y se me come un tiburon. No sé, o es que alguien me ha echado un mal de ojo, aunque de momento veo bien.

Pero no deja de ser curioso. Y de veras que esto no es una queja, es un comentario, porque ya se que simplemente me dirán «es que ya estás mayor», a ver, pues puede ser, pero es que eso no es óbice para que me salga todo como el culo. El rey Emerito tiene más años que la puerta de la casa de mi pueblo y vive como un rey… emérito, pero rey.
Que, por ejemplo, después de trabajar durante cuarenta y cuatro años, hoy por hoy, después de todo lo dado, este en el paro, si, en el paro, al fin y al cabo un ERTE no deja de ser un paro, osea, sin futuro alguno. Llamadme negativo. Pues os equivocais, sé que esto pasa y le pasa a mucha gente. Y no es ser negativo, es ser realista y explicar una situación, vamos que me lo podía haber callado y así no dar la oportunidad para que me digan eso, simplemente, repito, es ser realista, aunque uno es republicano, hijo y nieto.

Y ya finalizo señorías. Estoy seguro que estoy poseido por un imbécil con cara de idiota, desorientado. Pero como estamos siendo sinceros, la digo. Que va a ser que no me lo merezco, vamos, que no. No es justo, que todo lo que me está pasando desde hace un año hacia aquí, es injusto y pienso llevarlo al Tribunal Supremo, bueno no, que tal y como está el patio lo mismo acabo en la cárcel. ¿Veis como no tengo suerte?

Bueno pues escribiré un artículo sobre el tema de lo que me pasa…. Bueno tampoco que es este. ¿Veis como estoy poseído por un idiota?

© Javier Sánchez octubre de 2020