AVANCES EN ANESTESIOLOGIA SANITARIA.

Que modernidad que hay en la sanidad pública, de verdad que merece la pena conservarla, no venderla a fondos y empresas buitres que solo van al negocio de jugar con la vida y el dinero, vamos que si tienes pasta vives y si no, te mueres.

Pues es que la semana pasada, me tenían que operar a corazón abierto, el corazón no, el pecho abierto, no se porque le llaman asi, el anestesista me hizo el examen de rigor, que si estaba casado, se ve que es algo que va en detrimento del descanso postoperatorio, me pidió la declaración de la renta, unos extractos bancarios, que color de ojos tenía mi abuelo, si fumaba, bebía, follaba, etc, a todo esto ultimo le contesté que no. También me explicó que me podía morir por efectos de la anestesia, o porque el cirujano le diera un vahído y me clavara el bisturí atómico en la cabeza y cosas de esas que te animan mucho antes de la operación. Le dije al anestesista que vale que me daba por enterado de todo el terror que me había metido en el cuerpo.

Posteriormente me ofreció dos opciones para la aplicación de anestesia, la anestesia tradicional que luego estás que parece que te has ido de fiesta con la reina de Inglaterra y Hemingway en una noche desbocada o una sesion en pleno quirófano de tres películas alemanas de esas de antena 3 que dan los sábados por la tarde, más una de Buñuel doblada al portugués y con subtítulos en árabe, ojo, a elegir y todo. Carta abierta.

Elegí “Reencuentro en el paraíso”, “Secuestro en el paraíso”, “De vuelta al paraíso” y de musica “Concierto de guitarra y balalaika con el maestro, El manco de Triana, OPuS 14 turbo GTI”

Oyes, mano de santo. Ni efectos secundarios ni nada. Eso sí, me duele el pecho que te cagas, será de la raja, pero es lo de menos. Cómo una rosa que estoy ya.

Luego dicen que la sanidad y la ciencia no funciona.

Ah! Ya estoy bien, gracias por preguntar y por todas las flores que me enviasteis al hospital, casi me muero de alergia pero quedó bonito, no tuvo tanta suerte mi compañero de habitación que falleció por los de las flores, le cayó un jarrón de 7 kilos en toda la cabeza. Mala suerte, de todas formas tenía muy mala cara.

© Javier Sánchez septiembre de 2021

Queja. O no.

Buenas tardes a todos, si lo lees por la mañana pues aplicas el momento. Os cuento lo que me pasa.

No sé, debe de ser el tiempo, se me caen las cosas de las manos.
Debe de ser el tiempo, se me olvidan las cosas. De veras. Es como una pequeña posesión. Debo de estar poseído por un idiota desorientado, debe de ser eso, porque yo no era así. Y estoy seguro de que mi yo que se ha escondido tampoco lo es.

No sé, a lo mejor debe de ser el tiempo, que me engancho con todo, es como si mis brazos o mis piernas, a veces no tuvieran fuerza. Es curioso, habiendo sido jugador de rugby, que era capaz de levantar a un tío en carrera y de frente a mí.

No sé, es curioso, dede de ser el tiempo, porque soy capaz de escribir un poema, o un relato o componer una pieza de música, pero no recuerdo porque me he levantado de la silla. Es curioso ¿verdad?. O no, pero para mí sí.

No sé, pero debe de ser el tiempo… el tiempo que llevo pisando el suelo, debe de ser eso, que desde hace un tiempo hacia aquí ya no me sale nada bien, joder, que no es poco, una pandemia, una enfermedad cuasi incurable, amigos que se me van, otros que los creía amigos, se diluyen en el tiempo, la economía casera que esta acabando con mi cerebro y mi salud, joder es que son muchas cosas. Y además, las cabronas, es que si ponen en fila esperando para darme una hostia tras otra. Es que nada me sale bien, seguro que me baño en una piscina municipal y se me come un tiburon. No sé, o es que alguien me ha echado un mal de ojo, aunque de momento veo bien.

Pero no deja de ser curioso. Y de veras que esto no es una queja, es un comentario, porque ya se que simplemente me dirán “es que ha estás mayor”, a ver, pues puede ser, pero es que eso no es óbice para que me salga todo como el culo. El rey Emerito tiene más años que la puerta de la casa de mi pueblo y vive como un rey… emérito, pero rey.
Que, por ejemplo, después de trabajar durante cuarenta y cuatro años, hoy por hoy, después de todo lo dado, este en el paro, si, en el paro, al fin y al cabo un ERTE no deja de ser un paro, osea, sin futuro alguno. Llamadme negativo. Pues os equivocais, sé que esto pasa y le pasa a mucha gente. Y no es ser negativo, es ser realista y explicar una situación, vamos que me lo podía haber callado y así no dar la oportunidad para que me digan eso, simplemente, repito, es ser realista, aunque uno es republicano, hijo y nieto.

Y ya finalizo señorías. Estoy seguro que estoy poseido por un imbécil con cara de idiota, desorientado. Pero como estamos siendo sinceros, la digo. Que va a ser que no me lo merezco, vamos, que no. No es justo, que todo lo que me está pasando desde hace un año hacia aquí, es injusto y pienso llevarlo al Tribunal Supremo, bueno no, que tal y como está el patio lo mismo acabo en la cárcel. ¿Veis como no tengo suerte?

Bueno pues escribiré un artículo sobre el tema de lo que me pasa…. Bueno tampoco que es este. ¿Veis como estoy poseído por un idiota?

© Javier Sánchez octubre de 2020

El humor, la empatía y algo más.

El humor, el sentido del humor, uno de los diez sentidos que tenemos. Si, si, diez. Pensad en ello, es como los colores, como un vino, como una película.

Un día un enologo me dijo:

– Javier, da igual si el vino que te ofrecen te lo venden por 200 euros, posiblemente no te guste y te encante uno de 20 euros, porque es el que te ha dejado mejor sabor, te ha producido mejores contrastes porque era su día y te ha engañado con su precio. Un vino, una persona y un día. Creeme Javier.

El humor es algo parecido, debe de ser inteligente, suave o duro, pero sobre todo inteligente, tanto como para impactar en las personas que entiendan y capten la delgada línea roja que separa la lucidez y acidez, del espartano y fácil humor irrespetuoso.

De hecho, el humor, es un juego realmente peligroso. Porque puedes confundir, puedes ofender, aunque no sea la intención, porque quien escribe relatos o textos actuales de tono humorístico, lo debe de hacer con inteligencia, pero mucha, porque si a posteriori has de explicar el porqué de tus palabras, ya pierde su esencia y se convierte en un simple texto que alguien no entiende, y por ende, ese juego finamente peligroso se convierte en una batalla dialéctica, por lo normal, sin sentido y, a veces, hasta virulenta.

El humor, es la sal de esta vida, mantiene la mente activa y los Españoles, si, los Españoles, ya no hablo de nacionalidades, los españoles somos especialistas en ello. Por lo menos los que yo conozco y por supuesto que los hay más sosos que un bocadillo de pan rallado. Pero es que somos capaces de reírnos de todo, de reírnos en un tanatorio.

Hey! Quien no lo haya hecho, miente, yo lo he hecho. De reírnos el uno del otro, a veces sin delicadeza alguna. De decirnos cabrón, o mala puta, sin que el que esta enfrente se inmute e incluso se ría. De llamar “hijoputa” a tu mejor amigo, queriendo a su madre cómo su fuera la tuya, por que casi te ha criado ella. ¿Cierto?, es esa sutileza del tono, expresión facial y corporal, hilo de conversación y momento, es el que marca nuestra diferencia.

Ahí esta la grandeza del sentido del humor, de nuestro sentido del humor, que es capaz de traspasar limites, a veces insospechados, pero permitidos y/o permisibles, no hay mas humor o menos humor en las cosas y/o situaciones. Simplemente es la circunstancia en la que se aprecia la maldad o no. Y nunca debe de existir esa maldad.

De hecho, en mi humilde opinión, el humor llega hasta esa línea, cuando se traspasa esa línea es cuando aparece la maldad y el humor se convierte en crueldad, así, de un brochazo y eso ya no hay manera de aplicar vendajes que palíen esa espantosa crueldad. Lo que la digo, una fina línea.

Tengo dos amigos, ellos son amigos desde el colegio, que se llaman de todo, yo nunca me meto, pero en mi opinión, si no lo hicieran, si entre los dos no existiera ese sentido del humor, esa empatía humorística, estarían perdidos. Esa es la prueba evidente del verdadero sentido del humor. Ese flujo empatico. Y, oye, ese flujo empatico, esa capacidad de recepción, de encaje, algunos carecen de él y ella, y otros, simplemente, solo comulgan con el suyo. E incluso, por suerte, otros lo exponen a los cuatro vientos.

Pero nunca, nunca debe de traspasarse la delgada línea para que nada se convierta en maldad o dura crueldad.

Bueno si eres un asesino en serie, ya es difícil evitarlo, pero ya me entendeis.

Y oye, queeeee… tampoco me hagáis mucho caso, que de esto no tengo ni puta idea, pero mira, me ha apetecido escribir está chorrada mientras me como una ensalada caliente de queso de cabra y miel que me he hecho en cinco minutos y cinco más de horno. Y oye, pues me ha quedado que parece que entiendo, pero vamos, los que me conocen saben que yo, ni idea de psiquiatría, me refiero al artículo, la ensalada se me ha quemado un poco, pero esta buena.

Gracias
-¿Puedo saludar?

– Heyyyyy, hola mamá…



©Javier Sanchez 25 de agosto de 2020

El Julio

images

Dibujo de la época de Julio César, pintado por Gregorius Corbejus, más conocido como “El vistas”, Gran Ilustrado en Bellas Artes y ciego de nacimiento, bueno ciego de la vista, pero se dice de nacimiento para saber, bueno que eso que ya

—————————————————-

-“Veni, vidi, vici’

Eso dicen, los eruditos, que dijo, el general y cónsul romano Julio Cesar, Julio. Mas conocido como Caesar Augusto Heredia, “el Juli” para los amigos del club de petanca.

Descendiente de una larga estirpe gitana, dónde abundaban los familiares de la etnia gitana, hijo de Anuncio Caesar Ramiro, “El Tius Ramirus” y de Cleo Larania “La tía Lara”. Él banderillero y ella alfarera de mármol, tenia unas manos como tapas de water. Procedentes de la ciudad de Emérita Augusta. Que, es curioso, también es una calle de mi ciudad. Que casualidad ¿verdad?

Bueno, pues estas tres palabras, famosísimas, las dijo después de ganar una batalla de esas de nombre raro, la batalla de Zela. Y la verdad es que no las dijo allí, las dijo después ante los tíos esos que se llevaban las sábanas de casa para ir al senado. Según los eruditos, otros eruditos, no los de antes. Aunque yo no me lo creo. Lo de las sabanas si, me refiero a la frase y el sitio.

Y Sisisisisisi, amigos míos, ya estaban ellos, por allí, los senadores. Esto fue en el año 47 antes de comer, creo que es eso porque pone 47 A. C., pues eso y siempre según la Wikipedia, que es de donde lo copio todo. Oye y qué exactitud, ¡el 2 de agosto!, vamos, vamos, no me jodas, no me jodas, hace ya casi 2073 años de eso, ¿y saben que fue el 2 de agosto?, no me lo creo, os pongáis como os pongáis, yo, no me lo creo.

Mira oye, habrá historiadores que se pondrán como un basilisco, como mola esa palabra, basilisco, pero tienen que entenderme, es difícil de creer, quedaría mejor diciendo, en verano del año tal, más o menos. Porque hacía un calor de cojones y todos iban con falda y sandalias, como en Marbella en agosto. Entonces, pensaría en creérmelo y solo me lo pensaría. Queeeeee eso, que me lo pensaría.

A todo ello también hay una leyenda que dice que el Juli, le faltaban varios piños. Que de pequeño su madre lo llevo a los columpium, después de ver Bob Esponjus y hacer los deberes, y se metió un piñazo con toa la cara en el suelo, tirándose del toboganes, es que como ponían adoquines, pues eso, se dejó la piñata y tuvo que continuar toda su vida mellado, que el hombre se ponía pipas de calabaza, pero lo dejo porque estuvo a punto de morirse al tragarse una, comiendo callos con garbanzos.

Bueno, que me disperso. A tenor de la mellaura del Juli, estudios y leyendas, apoyadas por diversas Universidades, no me preguntéis cuales, diversas oye, dicen que el Juli lo que quiso decir es:

– “Beni (de Benicio, un primo suyo que era centurión), vede (vete) y traeme un vidi (Vichi) que tengo el estómago cinchao de tanto vino y uvas.

Oye, cosa de lo más normal. Con el calor que hace allí en Zela, perdido en Turquía, antes Turkia.

Ya lo dijo Brutus, ese que mató al Juli de doscientas dos puñaladas, y que “fue sin querer”, declaro luego, oye y que luego salía en la serie de dibujos de “Popeye el marino”.

– Es que mi primo Julio con el latín se lía, no le sale bien eso de las inclinaciones esas. – dijo el asesino hablando de s estimado primo refiriéndose a su mellaura galopante

Julio, siempre iba con unos laureles en la cabeza. Una toga que enseñaba medio pectoral y siempre iba de lado, del derecho, su perfil bueno.

¿Raro?, si, de cojones de raro, porque con la de pasta que tenía, no sé porque llevaba eso en el tarro, porque mira que lo romanos tenían cascos guays, de esos con escoba, escobilla y otros ya, que parecían la melena de un cantante de heavy.

Pero vamos que se calzaba todas las mañanas DD, después de desayunar las tostadas con mermelada de melocotón y mantequilla. Y salía a dar una vuelta por el pueblo, para ver a la gente, gentuza o la chusma, les llamaba él, en tono cariñoso.

Después se iba a la guerra un rato, comía en “ca Pepus”, menús a 5 sestercios, y ya si eso se pasaba por el senado, no para decir nada, solo para tocar los cojones a los sabaneros, como les llamaba él.

Iba allí, entraba, – eeeeehhhh.!! –
Saludaba a los senadores, – Ave sabaneros.!!! – sacaba tabaco en la maquina, es que fumaba como un gladiador estresado, y ya se iba para casa o si le quedaba un poco de guerra, iba y la terminaba.

Y así pasaba el día el Juli, entre guerras y el logopeda, que lo llevaba su madre por las tardes después de la guerra.

Hasta que se murió a manos del Brutus, su primo hermano, ese, que decía que era hijo suyo, pero es mentira también. Doscientas treinta y tres puñaladas que le metió el animal ese, que ya hay que tener mala leche y puntería.

De esto ya hablaremos otro día. Que hoy ya paso. Que tengo sueño.

“El Juli” Buen chico y mejor estudiante. Y raro de cojones.

.

©Javier Sánchez 2020

P.A.

Yo sé que soy más feo que un frigorífico por detrás. Tengo conocimiento y aceptación sobre ello. Pero es que pienso que los feos también tenemos algún derecho que otro, y no derecho legal, me refiero al derecho a la vida social, a poder hablar con gente guapa y normal, a que no te miren raro. A integrarnos en la “sociedad” que se divierte, que comunica, que habla. A no tener que formar guetos de gente fea. Que mas triste es de robar….

Ademas, tened en cuanta que los feos somos más. Peligro guapos and guapas.

Los feos, a partir de ahora los poco agraciados o P.A., la gente regordeta, bajita, los que tenemos la cara rara, o mal repartida y/o diseñada, (he querido ser suave, con las barbaridades que se oyen, de veras os lo digo, la gente es muy cruel, o en su defecto, muy hija de puta)  vamos la gente que no cumple los estándares actuales de belleza atrayente, también tienen el derecho a ser aceptados, aunque sea minimamente, solo un poquito, por la manada, de ser aceptados en esta sociedad de la belleza, la de la gente guapa.

Y no me refiero a la gente bella y guapa en el sentido literal. Y tampoco digo de la gente supermega guapa ni de belleza extrema, de esas que mean colonia, sin que les escueza. Esos son de otro mundo. Es que me refiero a lo normal.

Todo es una metafóra, ya me entendéis. Y el que no me entienda, pues lo siento, no se explicarlo mejor.

(PUBLICIDAD)

Pon un P.A. en tu vida. Te la alegrará.

(FIN PUBLICIDAD)

Los P.A. tenemos buen sentido del humor, nos adaptamos a cualquier cosa con tal de que nos vean con alguien y poder confraternizar con alguna persona un poco mas guapa (no en el sentido extricto de guapa, repito) que nosotros.

Los P.A. somos buena gente, ojo, a excepción de los asesinos en serie, esos no, los políticos y los banqueros tampoco, que se jodan. Los P.A. somos limpitos, por dentro y por fuera. No tenemos nada que ocultar, si eres un P.A., pues lo eres. No hay mas. Feo de cojones que se dice. Yo soy de esos que cuando me muera, me velarán boca abajo.

Oye bellezón de hombre o mujer, si un dia se te acerca un P.A., no le mires por encima de tu precioso y bello hombro, de forjado perfecto en gimnasios con aparatos de nombre impronunciable y ejercicios de nombres anglosajones (la gimnasia de toda la vida vamos). Mírale a los ojos, ya sé que cuesta, pero joder también te quedas embobado viendo una película de terror o una entrevista a Belen Esteban (que es casi lo mismo) y comes las palomitas sin mirar el bol y no pasa nada. Pues esto es más o menos lo mismo, pero sin sangre. Pues eso, mírale a los ojos y dile .

– Hola XXXXXXXXXX, dime, que tal. – le escuchas educadamente y le dices – Perdona pero he de irme, que me esperan (con una gran sonrisa).

El P.A., no se lo creera, pero se sentirá feliz y en la gloria, estará contento porque un espécimen atractivo le haya sonreído y hablado, y oye no te preocupes no te va a pedir relaciones ni nada simplemente, veras como es una persona normal. Con un par de carreras, hablara un par de idiomas y tendrá una conversación de lo más interesante, de politica, sociopolitica, musica, restaurantes de la zona y temas posiblemente desconocidos para ti, o no. Con esto no quiero decir que los M.A. (muy agraciados) no tengan estas características. Pero es que es muy diferente. Si eres un M.A. no precisas ciertas ayudas para se superguaydelamuerte. Pero si eres un P.A. la vida es mas complicada. Mucho mas.

P.D.

Si al P.A. le adaptas un kit de “fajobilletesfortunaquetecagas”, pasa a ser un M.A. automáticamente, sin examen ni nada. Coherencia social. Y que me lo discutan. Nunca me he creido eso de que lo importante esta dentro, deberia de ser asi, pero conoceis a algun futbolista cachas, guapito y forrao, liado o casado con una señora de la limpiza o charcutera? o alguna actriz, guapa de esas que tiran para atras, liada o casada con un barrendero o un contable de numeros como yo? A que no? Pues ahi lo dejo. Pero no me riñais que estoy muy sensible.

 

.

© Javier Sanchez 2019, por la mañana, sobre las 20:30