No por hacer algo.

Sí, estoy vacunado, dos dosis mas la de refuerzo… Y, no, no sé de qué se compone esta vacuna. Pero es que de esta, ni de las que me pusieron de pequeño. Tampoco sé de qué se componen muchísimos otros medicamentos para cualquier tratamiento, grave o no, ya sea para el cáncer, para el SIDA o para un resfriado. Tampoco sé qué hay realmente en lo conocido como ibuprofeno, paracetamol u otros medicamentos que se venden libremente. Los uso, porque palían mis dolores de cabeza, de rodilla u otros síntomas molestos. La verdad es que tampoco sé de qué esta compuesta la tinta de los tatuajes, ni de que están hechos los famosos hot dogs, ni las hamburguesas, la coca cola o el chocolate. Tampoco sé cuales son los ingredientes que componen mi jabón de manos, champú o desodorante. No sé que efecto tiene sobre mi salud, a largo término, el uso del móvil, ni tampoco a la de los míos. ¿Como puedo saber si en el restaurante en que acabo de comer realmente utiliza alimentos limpios y frescos o si el personal toma todas las medidas higiénicas necesarias y obligatorias? De todas formas hay muchas cosas que no sé y que nunca conoceré.

Solo se una cosa que es muy cierta: La vida es muy corta, demasiado corta y mi intención es hacer bastantes cosas mas que ir a pasear y trabajar cada día o quedarme encerrado en mi casa. Quiero poder viajar, abrazar gente sin miedo y recuperar un pequeño sentimiento de vida, como antes.


De niño y de adulto, me vacunaros contra las paperas, el sarampión, la poliomielitis, el tétanos y muchas otras enfermedades. Mis padres y yo mismo confiamos en la ciencia y nunca padecimos ni trasmitimos ninguna de estas enfermedades antes mencionadas (y, por cierto, que tantas vidas destrozarón antes de que existieran sus vacunas correspondientes).


Por eso confié en mi medico cuando me dijo que la vacunación era necesaria. Estoy vacunado, no para complacer a un gobierno, ni mucho menos, y no, no soy un tonto que hace lo que le dicen, pero me vacuné por muchas, muchas razones, pero algunas puede que interesen:
– Para no morir por las complicaciones que produce el Covid19
– Para no utilizar una cama hospitalaria si caigo enfermo por Covid19.
– Para poder abrazar a mis seres queridos, sin que me invada el pánico.
– Para no tener que hacerme tantas pruebas PCR o antigénicas y, por cierto, no tener que avergonzarme por hacérmelas o vacunarme urgentemente, simplemente para poder salir a beber y a viajar. Es lo más vergonzoso que he vivido en este país.
– Para poder vivir la vida. Solo hay una, por cierto.
– Para que el maldito virus sea un mal recuerdo cuanto antes mejor.
– Para protegerme y protegernos.

Lo sé, cada uno toma sus propias decisiones y sus consecuencias. Yo ya tome la mía.

Actualidad Nepalí

Os cuento algo impresionante que me han comunicado.

Un monje tibetano llamado Takame  Duhermo, ha sido descubierto en las montañas del Nepal. Se le considera la persona más longeva del mundo con 178 años.
Está en un estado de trance o meditación profunda denominado «takatet».
Fue encontrado el pasado mes de octubre del presente año, estaba curiosamente envuelto en pieles y algunos científicos lo consideran una momia, pero en realidad tiene signos vitales.

Entre sus pertenencias, en un bolso de perro flauta budista encontraron un papel que decía:

«Si seguís creyendo todo lo que te envían por las redes vais a llegar muy lejos, por los cojonesQue sois mu tontos«

Este es Takame Duhermo, conocido como Jesús Villacisneros, albañil de las montañas del Nepal, en todo el medio del Himalaya.

© Javier Sánchez Noviembre de 2021

Escondido entre nosotros.

La palabra micromachismo, ya se ha convertido en algo endémico en nuestra sociedad, aunque, por desgracia, es algo que pasa desapercibido o casi desapercibido en esta sociedad que todavía no está curada de décadas de un machismo exacerbado… y consentido, muy consentido. Y escondido entre nosotros.

Los micro machismos son pequeñas, pero no por ello menos importantes,  manifestaciones machistas sutiles, silenciosas, que se deslizan ocultas tras una sonrisa engañosamente empatíca, pero no nos engañemos, no lo es. Son esos ligeros e inapreciables gestos, esos  comentarios y actitudes mucho más que sexistas, son actos habituales y cotidianos que son utilizados consciente o inconscientemente ya que forman parte de la herencia sexista, de la cultura patriarcal y retrógrada de este país, basado en la desigualdad de género que todavía campa por doquier. Se usan constantemente, sin que el entorno próximo lo perciba, lo escabroso de esto es que quien lo produce, casi siempre, es consciente de ello. Hay que tener en cuenta que no es una situación que se considere como algo moderno y ni mucho menos ha surgido de la nada como nos quieren hacer creer, es una situación que se ha relevado moderna porque se ha segmentado el concepto general del machismo y con ello se ha revelado como algo nuevo. Debemos de tener en cuenta que hoy por hoy, año 2021, perdura viviendo en un silencio escandaloso la permisibilidad ente este problema

En la sociedad actual, se ha tratado de  mejorar, que no solucionar, las relaciones sociales igualitarias, a todos los niveles, lamentablemente con un aparente éxito medio y este éxito medio, por cierto, tiende a menguar, silenciosamente, despacio pero de forma inexorable, gracias a que los micromachismos forman parte de la vida doméstica, de pareja, en el ambiente laboral, escolar e incluso de la forma en la cual nos comportamos y comunicamos con conocidos y desconocidos. ¿Os dais cuenta que… se le da la mano a un hombre y dos besos a una mujer? Por ejemplo y sin ahondar en más nada, parece una tontería, pero no lo es, ni mucho menos.

Los micromachismos están tan arraigados en lo más profundo de nuestro comportamiento social que, aunque odiemos y condenemos el machismo, muchas veces sin darnos cuenta nos salen solos. Es la gravísima consecuencia de haber vivido en los ambientes sociopolíticos totalmente patriarcales que perduran como un virus entre varias y muy diferentes generaciones. Y es que el hecho de que esta sociedad este acostumbrada a esta profunda lacra y que siga formando parte de lo cotidiano indica hasta qué punto están incrustadas las ideas machistas en nuestra historia.

Precisamos, para conseguir la equidad y suprimir tamaña lacra, hacerlos visibles, exponerlos y denunciarlos, tanto en público como en el núcleo de la pareja y sobre todo muy importante,.en el núcleo familiar, el que debe de estar vigilante para poder llegar a tiempo del posible desencadenante de  problemas mucho más graves, que por cierto estamos llegando a los límites de asumirlos como algo normal. Esto es algo terrorífico.

Estás acciones son, si se quiere atender a ellas, difíciles de percibir en el día a día. Solo hace falta atender a gestos casi invisibles tanto del ataque como de la defensa.

Todo ello viene desencadenado por un torrente de acciones muy, muy cotidianas, a saber que por ejemplo y solo es uno de tantos: Se sigue pensando que la única meta y obligación en la vida de una mujer es la de traer hijos al mundo y criarlos. Sólo nos hace falta escuchar con atención frases «inocentes».
«Chica, espabila que se te va a pasar el arroz«o «a que esperas para tener niños». La verdad es que si se atiende, son frases terribles.

“Hoy te han dejado de niñera” esto es cuando el padre se queda en casa al cuidado de sus hijos se supone que asume el trabajo de una mujer pero en realidad está haciendo de lo que es, padre de sus hijos. «Qué suerte, tu marido te ayuda en casa” o «¿te ayudo?» o algo peor, «mi marido ayuda mucho en casa» Convivir en igualdad y compartir las tareas, de eso se trata, no de ayudar. El concepto ayudar indica que exime de la obligación a quien ayuda. La verdadera palabra es colaborar, colaborar es compartir y por supuesto hay que compartir en igualdad.

Mamá que es la que suele cambiar pañales, dar el biberón, cantar nanas, etc. Nunca será una madraza, simplemente es madre. Lo que tiene que ser y lo que debe hacer según la educación machista. Si resulta que el padre ejerce sus tareas como tal pasa automáticamente al rango superior de padrazo. “Qué suerte, tu chico es todo un padrazo” Es una frase de lo más terrible, ya que menosprecia a la madre. Nadie es un padrazo, porque no sé es más madre ni más padre.

A los hombres se les priva de poder expresar sus emociones, «los hombres no lloran», se les inculca diferentes roles en lo doméstico y académico / laboral y se les incita a ser mejores que las mujeres, a toda costa. A las mujeres, se las relega a un plano inferior al del hombre, de servicio e inferioridad, aunque sea superior en intelecto y superior a nivel laboral.

Nos esforzamos en educar a nuestras hijas para que tengan cuidado de con quién se juntan, que sean prudentes y cuidadosas ante extraños evitando determinados lugares a ciertas horas, con no vestir provocativas y así, quizás, evitar posibles abusos sexuales ,cuando lo que realmente se debería de hacer, es educar a nuestros hijos varones en el primordial respeto y la igualdad real.

Micromachismos conscientes e intencionados son microabusos y microviolencias que atentan contra la autonomía y dignidad de la mujer. Son las penosas habilidades de reacción frente a las mujeres que han desarrollado algunos hombres para mantener su dominio y control sobre las mujeres por su supuesta superioridad conforme al cómodo ideal de la masculinidad tradicional.

Los micromachismos, cuando se prolongan en el tiempo con una actuación constante y diaria, son una forma de abuso psicológico que genera problemas de salud a las mujeres que conviven habitualmente con ellos, son la posible antesala de una directa violencia física mucho más grave y repercuten directamente en la calidad de vida de las mujeres causando baja autoestima, confusión, inseguridad, estrés emocional, limitación de la libertad, malestar difuso y somatizaciones continuadas y causantes de vuelta de problemas psicológicos por el desconocimiento de tales somatizaciones. Algo terrible que no se ve. Escondido entre nosotros.

La peor cara de todo ello es el  Micromachismo encubierto o indirecto: Son los más sutiles, los que buscan la imposición de las “verdades” masculinas para hacer desaparecer la voluntad de la mujer, coartando sus deseos y haciendo lo que él quiere. Implican el abuso de la confianza y credibilidad de la mujer ocultando su objetivo en la vida. Los micro machismos encubiertos están presentes en el silencio, los paternalismsos protectores, la desautorización, la comunicación de tipo defensiva-obsesiva, la peligrosísima manipulación emocional, engaños y mentiras, la desvalorización, la comparación ventajosa, la minusvaloración de los propios errores, la dejación de vigilancia conjunta y/o colaboración en asuntos doméstico-económicos y el aprovechamiento circunstancial del entorno familiar poco o nada empatico con el rol de la mujer agredida

En definitiva, debemos ser conscientes de lo que se dice, cómo se dice y de lo que nos dicen para así poder visibilizarlo, atajarlo y no transmitirlo a las siguientes generaciones y poder educar en una igualdad real, no una igualdad cuanto menos ficticia, que realmente es la que impera en nuestros tiempos.

La igualdad de género debe conquistarse en todos los ámbitos y a todos los niveles y por ello no podemos seguir poniendo parches a esta lacra social, porque de hecho es lo que se hace, poner parches y damos dos pasos adelante y tres atrás. A este gravísimo problema hay que darle la importancia capital que tiene. Los micromachismos viven escondidos, peligrosamente escondidos creando el caldo de cultivo de la base de otras formas de machismo más visibles y graves como la violencia de género o los abusos y agresiones sexuales. ¿Lo conseguiremos?

© Javier Sánchez noviembre de 2021

Huir no es viajar, emigrar no es viajar.

La oscuridad ha invadido mi vida
Ha contaminado mis alegrías
Después de veinte años, he de partir
Camino de donde no me quieren hacia donde tampoco me quieren.

Vengo enseñando los jirones de piel de  mi sufrimiento, herida el alma, profundos agujeros insondables que da la tristeza, el miedo a la ignominia, a la humillación, la esperanza perdida y lejana, ya muy lejana.

Voy por… a días barro, a días lluvia, a días nieve, a días enfermos, a días hombres, mujeres, niños, gente sin vida en los ojos, con la boca abierta, mirando al cielo perdido. Tumbados a un lado del camino de la huida. Muerte.

Con el alma sangrante y la mirada perdida, veo lo que no quería ver y todos ven tras las cajas de luz. Ni siquiera quiero que nadie lo vea.
Dejó atrás la edad de la oscuridad y me dirigo hacia no sé dónde.

Voy caminando encogido, encorvado por la tristeza de mi pasado, aquel feliz pasado en una mano, el atillo y mi vida, y en la otra mi pequeño futuro incierto, que camina a pasito corto, con su osito mugriento, pero bien cogido para que no caiga a los infiernos.

Camino entre arboles, entre lenguas que no entiendo, entre gente que no me entiende, que me teme o me odia y me hacen temerles. La oscuridad me va atrapando día día, frío a frío.

Pero es que solo quiero llegar a algún cielo, porque camino huyendo del ensordecedor silencio de la muerte, del hambre, de la humillación, de la pérdida, huyendo de mi suelo lleno de sangre y odio que no comprendo. Malditas religiones, maldito dinero, malditos seres.

Vengo del infierno, que otros han creado, por su avaricia y su ansia de poder, por los que habítan las tierras que cruzo, o a las que me dirijo, si es que hay algo tras esa bruma.

Observo a mi futuro incierto, a mi pequeñito futuro, que camina a mi lado, indefenso, con sus grandes ojos mirándome siempre, para no ver a los lados, porque la noche le aterra. Y siento como su miedo corre por mi mano, por mi brazo y atraviesa mi pecho hasta mi alma, como un rayo demoledor.

Y mis lágrimas limpian mi cara a surcos. Mi alma hueca se va durmiendo poco a poco. Cojo en brazos a mi pequeño futuro y lo abrazo fuerte para que rellene ese hueco.

Es que vengo de tan lejos que a dias pienso que todavia estoy allí. En el terror de la religión, de la incomprensión, de la humillación. Terrible vida esta vida que me han inventado los que sonríen en lujosos eventos.

Huyo, que no viajo, con mi futuro hacia un futuro. Porque emigrar no es viajar.

.

©Javier Sánchez Noviembre de 2021

A todos los seres humanos que huyen de otros seres humanos.

El poeta, cubrió de flores las Ramblas de Barcelona

Tal dia como mañana, 18 de agosto de 1936, el genio de pluma y tinta, Federico García Lorca, fue asesinado, si asesinado, por otros locos, por su forma de pensar y por su forma de ser, por la molestia de su presencia, de su arte, de su intelecto, que en aquella época no cabía en las mentes tabernarias de aquella gentuza.

Hoy, día diecisiete, mas que nunca, vale la pena recordar uno de sus escritos. Me apena, me llena de asombro y de premoción pensar en la proximidad de las fechas. Me asusta.

Lloro tu muerte Federico, lloro que este pais de ladrones, pandereta y peineta, de chato vino en la taberna, nadie, que nadie se haya preocupado de buscarte, por las cunetas, en los bosques, en los palacios, entre paredes o en el cielo entre flores blancas. Y lloro las muertes producidas por los otros locos, ciegos de odio convulso.

Y recuerdo tu escrito.

.

«La calle más alegre del mundo, la calle donde viven juntas a la vez las cuatro estaciones del año, la única calle de la tierra que yo desearía que no se acabara nunca, rica en sonidos, abundante de brisas, hermosa de encuentros, antigua de sangre: Rambla de Barcelona».

Federico García Lorca

Federico García Lorca regaló estas bellas palabras a las floristas del paseo, a finales de 1935, tan solo unos meses antes de ser fusilado, el 18 de agosto de 1936.

Hoy, hoy, hace cuatro años de aquel espantoso acontecimiento y me acuerdo de ti, de tu precioso texto dedicado a mi ciudad, a las floristas de las Ramblas.

Federico, ciudadanos de Barcelona, lloremos. Y que el recuerdo no se desvanezca. Nunca.

©Javier Sánchez 17 de agosto de 2021

Confinamiento extradigital, casi exitoso.

Hola a todas y a todos los que me leéis. Digo esto último, «los que me leéis», porque los que no me leeis, no a los que solo me siguen para que les siga y les de «me gusta».a sus publicaciones,(si chicos y chicas, me he dado cuenta del tema, lo he estado estudiando e investigando, gracias a que soy un gran Private Investigator, tengo una inteligencia superior a la media y un don innato para ello) la verdad es que ellos no sabrán nunca que me ausenté durante casi un mes para deshacerme de muchas cosas, ataduras digitales, amueblamiento de mi cabeza y aproximación a la gente.

Después de 1 mes de revisión, valoración, de desconexión de redes digitales que no me dejaban vivir, había una dependencia de ellas, no necesarias, por cierto, os aconsejo que onseveis este tema, de veras, el exceso de información no es bueno para el buen estado mental de la persona humana, pero ha de ser humana sino no sirve de nada el experimento, a ver, aunque yo esté un poco loco, que los que me conocen saben que lo estoy, la verdad sea dicha, es que me ha ido muy bien. Tanto Facebook, como demás redes estúpidas, tiktok, tweeter, Instagram, no sé, la verdad es que no caigo en más nombres, han quedado eliminadas de mi vida. Ciertamente estás redes son como el corrillo de viejos que había en mi barrio, con una mesa en la calle jugando a las cartas y criticando hasta el color del tricornio del picoleto Paco, que siempre es negro, el tricornio, no Paco.

Decidí hacer mi retiro digitoespiritual a ver si me reencontraba con la humanidad de carne y hueso, o sea, la gente, algo importante después de una pandemia que no acaba nunca. Y tambien dedicarme a maquetar, avanzar y perfilar mis libros, cosa que he conseguido, un adelanto, a fecha de hoy muy importante. También arreglar la lavadora, el baño y la bañera que estaba rota. Si, sirvo para todo. Tanto te hago un grupo de reparto, como que te defiendo de una multa de un madero cabrón.

Pero, oyes, también he tenido un fracaso, respecto a la gente no lo he conseguido, solo me he encontrado con más problemas y el circulo se ha reducido más si cabe, me he quedado con menos gente. Joder, me han llamado de todo, pero sorprendentemente de todo, cosas que me han dolido y cosas que la verdad es que no, porque no las he entendido. Bueno en todo ello, también ha ayudado la puta pandemia, está pandemia que ha descubierto silencios y pensamientos ocultos, ha hecho aflorar los pensamientos reales, los que se escondían de lo que realmente pensaban de ti. Vamos, que con respecto a la gente, ha sido un fracaso, moriré entre cartones rodeado de gatos, al lado de mi piscina ubicada en mi mansion de la playa de Tamariu, a lado del restaurante donde sirven los mejores mejillones a la belga que he comido en mi vida.

Pues oye, que ahora ya tengo mis dos dosis de Astra Zeneca y mis tres de Jansen (es que mi sobrina es enfermera y me ha vacunado dos veces, pobre, a parte de enfermera es que tiene poca memoria), ya puedo salir a chupar barandillas y dar besos a la gente por la calle. Lo he hecho y me he llevado varios guantazos y eso que iba con mi QR de que estaba vacunado hasta las cejas, pero nada, no ha habido éxito. Solo un tío se me ha acercado a darme un beso y me lo ha dado en la mejilla. Me ha dicho Algo como «All you need is love»…y name is «John Lennon», me ha sonreído y ha marchado con la guitarra en una mano y el bastón en la otra, joder es que está muy mayor. No sé, ha sido todo muy místico, pero muy real, sin parafernalias ni luces raras. Me ha convertido en alguien feliz.

Pues bueno oye, después de librar batallas con personas, con adicciones, con aprender a guardar silencio, reprimir opiniones que se me convierten en tóxicas, emociones que se me convierten en tumores.
Pues como os comentaba, solo me quedo con esta red, este blog, con menos gente, seguidores, pues la verdad que nadie se ofenda, pero desde hace mucho tiempo, dediqué una hora al día, aprox, a leer todo lo que he podido de toda la gente que me sigue y he comprobado que no hay quid pro cuo. A mi me da igual un me gusta, pero me gusta la interacción. Es por ello que he eliminado a más de 200 seguidores. Igual supongo que habrán hecho lo mismo conmigo.

Pues lo dicho, exitos y fracasos en este confinamiento extradigital. En breve volveré, si la audiencia me acepta y si no, la verdad, es que me da igual, el blog es mío y volveré a escribir. El resto es historia o futuro.

Saludos a todos y a todas. Y gracias por echarme de menos, aunque sé que es mentira, pero queda bien.

Hasta ahorita mismo guey!!!

© Javier Sánchez julio de 2021