ESTUDIO PROTECCIÓN REAL A LA INFANCIA

Actualmente hay muchísima protección a la infancia y me parece del todo correcto, hemos de proteger a nuestros hijos por encima de todo, pero en mi humilde opinion nunca, nunca hemos protegido a la niña más famosa de la historia: A Heidi.

Esta niña tuvo una infancia llena de problemas, lo que pasa es que, a mi entender, le daba a todo, barbitúricos, hachís y demás narcóticos y también hay que tener en cuenta que A Heidi la cuidaba un perro atontao y senil que era más ciego que un pez de goma, un abuelo igual de senil, que estaba todo el día diciendo tonterías y perdido por la montaña. Sus amigos, un niño llamado Pedro, pastor de ovejas y que se tiraba a la carrera por las laderas de las montañas comiendo moscas con la bocaza abierta y con un zurrón de pertoflauta okupa, no se le conocía casa ni padres ni nada. También una amiga, Clara, que iba en silla de ruedas, la pobre era paralítica, capítulos más tarde ya no, pero nunca se supo como realmente subía a aquellas colinas, yo pienso que nunca fue paralítica. También estaba ka jodía señorita Rotenmeyer más mala que un bocadillo de tofu y demás mala gente.

Como iba a estar cuerda y centrada aquella niña, que parecía que estaba todo el día fumada y además al principio se cada capítulo salía en un columpio gigante que no se sabía de donde colgaba, cálculo que volaba a unos cincuenta metros del suelo porque en la foto, que adjunto como «prueba 1A» se aprecia la punta del campanario de la iglesia.

Además, yo me pregunto señores del jurado ¿como se subía la niña a ese columpio? y peor ¿como bajaba de aquel columpio infernal? y más peor todavía ¿porqué estaba todo el día riendo? Es todo muy sospechoso. Por ello a partir de hoy iremos estudiando a todos y cada uno de los personajes que rodearon la vida de la pobre difunta María Jacinta Heidi.

La semana que viene más. Hay que proteger a nuestros niños y niñas.

Prueba 1A

© Javier Sánchez diciembre de 2022

El filosofo

-Oiga, haga el favor de soplar aquí de una vez – le dijo el agente al perroflauta que conducía una furgo de aquellas de los hippys o hippies.
– Mirusted señor agente, es que no se le puede poner puertas al campo.
– Mira atontado acabas de estampar tu coche en el jardín botánico. SOPLAS AQUI O LA TENEMOS, HOSTIAS!!!

Visto ayer en la entrada del parque de la Ciudadela de Barcelona.

Bueno es mentira, lo admito.

Javi

Confusión tonta


Está mañana estaba en el parque con la fresca, mi prima no, me refiero al fresquito de esta mañana de agosto, a treinta grados a las 11 h am (antes de merendar), en un banco de piedra que estaba caliente como el suelo del infierno, pues le había dado 15 minutos de este sol de justicia. Bueno que me enrollo, que estaba sentado en un banco y de repente una señora mayor, de unos cincuenta y dos años grita:

-«Vengaaaa genteeeeee todos los que quieran helado, acérquense aqui, vamooossss!!!.

Joder, pues de un brinco me levanté del asfixiante banco de piedra y me dirigí, con otras personas, donde estaba la señora repartiendo helados.
Les dio helados a todos y cuando me llegó el turno me preguntó
-¿quien eres tú?»
En ese angustioso momento me dí cuenta de que el resto de las personas eran su familia. Por favor que pena de hombre que soy, yo quería morirme tres veces, que me tragara la tierra y que me escupiera en un vertedero.

Os escribo esto detrás de unos matorrales de la vergüenza que he pasado y encima sin helado. Y además veo que viene la policía por qué no sé qué habrán dicho de mi.

lastonteríasdejavier.com
©2022 – 2023 y casi 2024